"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







viernes, 10 de febrero de 2017

Los Diarios de Turner, una reseña políticamente incorrecta



Por Fernando Trujillo

Publicada en 1978 por el nacionalista blanco William Pierce bajo el seudónimo de Andrew McDonald, Los Diarios de Turner es uno de los libros más censurados del siglo XX. Se le conoce como “La Biblia de la extrema derecha norteamericana” y cobro una fama negativa tras los trágicos atentados en Oklahoma perpetrados por Timothy McVeidt el cual supuestamente influyeron. Es posible que sea el libro más prohibido y desconocido del siglo pasado, más que el Mi Lucha de Adolf Hitler, este último se puede encontrar a la venta en librerías comerciales (eso si en ediciones con comentarios y notas con ataques hacia el autor) pero en cuanto a los Diarios existe un silencio total, no existen reseñas ni positivas y negativas, todo lo que encontraras serán comentarios negativos a su alrededor.
Si preguntas en una librería en México te dirán que no lo conocen, si preguntas en una librería en Estados Unidos—mala idea por cierto—el encargado te dirá que no lo tienen y te mirara como si fueras una especie de loco. La mejor forma de conseguir el libro es descargarlo de la red.
A todo esto ¿Qué va la novela? La historia se abre en el futuro (el año 2099 para ser exacto) pero esto es un preámbulo, cien años después del triunfo de una gran revolución blanca y para conmemorar el centenario se publican los diarios de Earl Turner uno de los primeros miembros de esta revolución que desde su perspectiva narra la lucha entre los nacionalistas blancos contra el Sistema multirracial.
Lo primero que puedo decir es que la estructura del libro, es parecida al Talón de Hierro de Jack London, ambas novelas se ambientan en un futuro utópico donde se encuentran unos diarios del siglo XX, en ambos desde la perspectiva de los autores de los diarios (Avis Everhard en el Talon y Earl Turner en sus Diarios) se van narrando las luchas entre dos fracciones, los rebeldes contra un Sistema opresor, la novela de London está escrita desde una idea socialista, el movimiento obrero contra las grandes oligarquías (el Talón de Hierro) mientras que en la novela de Pierce son los patriotas blancos contra el gobierno sionista. Es posible que Pierce se inspirara en la obra de London para su novela.
La historia comienza en los años noventa cuando el gobierno americano aplica la Ley Cohen que prohíbe la portación de armas para los ciudadanos, pisoteando lo que es la Segunda Enmienda, es entonces cuando hombres blancos empiezan lo que es una resistencia contra el orden establecido por medio de guerrillas, actos terroristas y por supuesto siempre buscando formas de escapar de la policía y el ejército.
Pierce narra con gran detallismo escenas de violencia, de balaceras, las descripciones de los muertos en ataques terroristas, torturas y asesinatos masivos casi rayando en el gore, dando un gran realismo a la narración y plasmando la crudeza de la lucha armada, sin estética ni tratando de endulzarlas, posiblemente a algunos les pueda disgustar estas descripciones pero si ya has visto películas gore o las escenas censuradas de los noticieros en Internet, estas escenas son menos violentas que todo lo que se ve en cine y televisión.
Personalmente para alguien que ha leído demasiadas historias sangrientas (American Psycho, Los Libros de Sangre, etc.) no tengo ningún problema con esto.
Los patriotas blancos son descritos sin ningún idealismo romántico, son una organización despiadada, saben que la lucha es de vida o muerte y no dudan en emplear la tortura, sangrientos ataques terroristas o ejecutar sin remordimientos a traidores, en una parte de la novela se ejecuta a un hombre de derecha por plantear la idea de negociar con el Sistema.
La Organización es un grupo que no permite dudas, no permite la debilidad entre sus hombres y mujeres, tienen una fe fanática en su misión y donde se es duro con los camaradas pero se debe ser más duro con uno mismo. Esta idea del fanatismo es parecida a la de Eva Perón en Mi mensaje donde elogia el fanatismo en una idea sobre el relativismo o la moderación. A la Organización no se le adjudica ninguna religión en particular (aunque se entiende que sus miembros son cristianos), siendo Pierce un agnóstico, su fe era en la raza blanca, la raza era toda su religión, Pierce fue el fundador de una religión llamada Cosmoteismo basada en el panteísmo racial blanco.
Algo que también se ve en la novela es el rechazo del autor por los libertarios y grupos conservadores, en el transcurso de la narración Turner dice que estos grupos tienen algunas ideas en común con la Organización pero que al fin y al cabo siempre se alinean al Sistema, algo que se plantea es que los conservadores atacan constantemente a la Organización hasta el grado de acusarla de ser un organismo creado por el mismo Sistema para generar odio en la población y desaprobar sus ideas. El protagonista califica a este grupo como estúpidos.
Otro capítulo interesante es cuando el narrador conoce a una adolescente que es parte de unas comunidades “antisistema” conformadas por drogadictos, anarquistas y bohemios los cuales aprueban superficialmente las acciones de la Organización e incluso algunas de estas células realizan ataques similares pero Pierce deja claro que estos grupos nunca van a poder ser aliados de su causa.
El ritmo de la novela va aumentando y las escenas de acción son cada vez más violentas, la lucha entre ambas fracciones se va volviendo más encarnizada, durante parte de la novela los patriotas toman toda California y realizan una purga racial, incluyendo la ejecución de celebridades de Hollywood a los que acusan de traidores raciales.
Las ideas plasmadas por Pierce son un fuerte radicalismo, el orgullo racial, la acción violenta contra el Sistema y un ascetismo del patriota blanco, un fanatismo ciego en su causa, ideas que lo han convertido en un best seller entre grupos nacionalistas.
Dejando a un lado las ideas políticas y raciales Los Diarios es una novela atrapante, vitalista, muy sencilla en su lectura, de no haber una fuerte censura políticamente correcta creo que sería un best seller entre el público amante de la ciencia ficción y de la ficción distopica en general.
¿Recomiendo leerla? Aun si te desagradan las ideas del autor te la recomiendo como una lectura llena de acción, posiblemente te llegue a gustar o la tires a la basura.
El libro no es para todos los gustos, los sensibles no soportaran muchas de sus escenas y otros les disgustaran las descripciones raciales, debo decir que no es un libro para todos pero si se tiene la suficiente mente abierta para leer otro tipo de lectura muy diferente a lo que los best sellers nos tienen acostumbrados puedes encontrar en los Diarios el libro que te guste.
¿Puede inspirar ataques terroristas? Balaceras o el llamado terrorismo doméstico siempre se encontraran chivos expiatorios, los videojuegos, la música de Marilyn Manson, los tebeos, la prensa sensacionalista le encanta usar el satanismo y el nacional socialismo para tener audiencia, el acto despreciable de McVeidt no fue culpa de una lectura sino de una mente trastornada y otros factores más profundos que por supuesto la prensa no se molestó en investigar.
¿Debe estar prohibido? Prohibido o no los Diarios es un libro que se difunde de manera secreta, se leerá con la prohibición o no, pediría que se publique abiertamente pero sería hablarle a oídos sordos, algunos libros están mejor en la oscuridad.
¿Es una novela abominable? Eso depende de que tan políticamente correcto o incorrecto seas, en una sociedad donde puedes encontrar todo tipo de literatura aborrecible resulta una hipocresía que los Diarios estén prohibidos pero como dije algunos libros están mejor en la oscuridad, si eres lo bastante atrevido entraras a ella y tomaras su lectura.
Porque en la oscuridad solo los que se atreven a dejar el mundo luminoso de lo políticamente correcto pueden entrar y descubrir un conocimiento prohibido. Ahí están los Diarios como otros tantos libros prohibidos esperando a ser leídos, solo se tiene que dejar de lado los prejuicios políticamente correctos.
Recordando a Oscar Wilde, las obras no se juzgan moralmente, sino como buenas o malas. Juzgando Los Diarios de Turner puedo decir que es una buena novela.


Febrero 2016

miércoles, 1 de febrero de 2017

La izquierda histérica y la izquierda nacional




Por Fernando Trujillo

El texto a continuación puede ser considerado una continuación de mis artículos anteriores Marxismo y Marxismo cultural y Perdieron y siempre van a perder publicados en este espacio el año pasado, recomiendo su lectura primero para poder comprender este. Aclarado esto podemos empezar.
El viernes veinte de enero durante la toma de protesta de Donald Trump como presidente de Estados Unidos se registraron protestas masivas, actos de violencia y una mega marcha feminista el fin de semana, no solo en USA sino en otras partes del así llamado primer mundo. Estas protestas y esta marcha estuvieron encabezadas por celebridades de Hollywood tales como Robert De Niro, Michael Moore y Mark Ruffalo, actrices y cantantes marcharon con pancartas, gorros rosas, la cantante Madonna en un discurso bromeo sobre poner una bomba en la Casa Blanca, todo por un berrinche de que no ganara la candidata que ellos querían.
Toda la fauna posmoderna estuvo ahí con sus cafés de Starbucks, subiendo sus fotos a Instagram, millenials acompañados de celebridades de televisión, la actriz Melissa Benoist de la serie Supergirl tenía una pancarta en la que retaba a Trump a sostenerle el coño, irónicamente cantantes como Madonna y Lady Gaga que en toda su carrera artística han degradado a la mujer como objeto sexual ahora enaltecían la causa del respeto a la mujer y contra el supuesto sexismo imperado en uno de los países más feministas del mundo.
De pronto el velo islámico, considerado hace algunos años por los liberales como símbolo de opresión de la mujer se volvió un símbolo de resistencia, la imagen de la recién fallecida Carrie Fisher como la Princesa Leia se volvió un símbolo de una resistencia pero ¿Resistencia a qué? Ah ya me acorde, a un hombre al que llaman “nuevo Hitler”, un hombre casado con una eslava y con una hija casada con un judío multimillonario.
A estas alturas ya no podemos hablar de izquierda propiamente, esta izquierda de caviar se han alejado del proletariado, de la clase trabajadora, está ocupada en buscar “espacios seguros” en Internet, en acusar todo lo que le desagrade de racismo, homofobia, misoginia, etc. La izquierda de caviar es un liberalismo cultural que se devora asi mismo, ahora en los colegios estadounidenses se ha prohibido la lectura del libro Matar a un ruiseñor (libro considerado hasta hace poco como una de las Biblias de los liberales americanos) por ser considerado racista.
Puedo decir como señale en mis anteriores artículos que existe una separación entre esta izquierda histérica conformada por millenials, feministas y celebridades de Hollywood y la izquierda política y nacionalista, ambas son diferentes entre sí y aunque la primera use símbolos y personajes de la segunda como emblemas, son antagónicas.

Un error muy común en el que muchos caen es asociar la izquierda al comunismo y la derecha al nacionalismo, Fascismo y Nacional Socialismo, cada uno de estos regímenes tuvo una parte de derecha y un sector de izquierda en lo político y económico.
Como explique en Marxismo y Marxismo cultural el Fascismo de Mussolini fue una superación al socialismo decimonico, pero posteriormente y con la toma del poder el Fascismo italiano sufriría un aburguesamiento al relacionarse con la derecha monárquica, un error que Mussolini más tarde lamento frente a su liberador Otto Skorzeny (dicho en sus memorias “Vive peligrosamente”), en el clímax de la guerra y el rescate del Duce se erige la Republica Social Italiana o Republica de Salo durante la cual se aplicó ese socialismo fascista puro, en este gobierno estuvieron el fascista Alessandro Pavolini y el antiguo fundador del partido comunista italiano Nicola Bombacci quienes aplicaron la verdadera esencia de un fascismo cercano a una izquierda nacionalista.
Muchos de los héroes de la izquierda histerica como Castro, el Che, Allende y Sandino tuvieron ideas opuestas a ellos, en el caso de este último, el líder nicaragüense ha sido usurpado y tergiversado por comunistas y liberales hispanos, el verdadero Sandino fue un católico ferviente, anticomunista y nacionalista.
Así mismo la revolución de Castro fue en un principio una revolución nacional para derrocar el gobierno decadente de Batista, lamentablemente Castro se pactó con el comunismo soviético y el gobierno norteamericano tergiversando el sentido de la revolución y volviéndose un satélite de la Unión Soviética.
Es irónico ver a los liberales admirando el castrismo cuando su gobierno encarcelo homosexuales, realizo abortos forzados y realizo ejecuciones de quienes quisieron desertar de la isla.
Salvador Allende figura venerada por los grupos de liberales y asociaciones de derechos humanos fue homofóbico, antisemita y racista, escribió una tesis llamada Higiene mental y delincuencia donde apoyaba la eugenesia y sostenía que la delincuencia era hereditaria. Esta tesis ha sido causa de espanto entre los liberales quienes niegan que la haya escrito o han sostenido que fue malinterpretada.
Es aquí donde se abre un camino y una diferencia entre el liberalismo cultural y la vieja izquierda.
En 1973 Salvador Allende con AKA 43 en mano peleo contra los militares golpistas hasta que se pegó un tiro a la cabeza mientras que en principios de 2017 los millenials lloran a través de su iphone por que no gano Hillary Clinton.
Este liberalismo cultural es solo una horda de niños caprichosos, estrellas de Hollywood, feministas y oligarcas que ignoran y desprecian a la clase obrera blanca (esa que es retratada en cine y televisión como rednecks).
Allende y los montoneros argentinos pese a todas las diferencias que se puedan tener por lo menos estaban del lado del pueblo, con sus errores y aciertos defendieron al proletariado mientras que Pinochet y Videla estaban del lado de las oligarquías, de Estados Unidos, de la burguesía. Los primeros eran representantes de una izquierda nacional mientras que los segundos eran representantes de la derecha yanqui.
Pinochet y Videla llevaron ejecuciones masivas que entre las víctimas se llevó al músico Víctor Jara y al argentino Héctor German Oesterheld guionista de tebeos y creador del Eternauta (un hito del comic hispanoamericano), después de que su familia fue ejecutada fue uno de los tantos desaparecidos de la dictadura de Videla.
Se debe decir que por lo menos Allende y los montoneros tenían valor, eran luchadores mientras que los millenials, hipsters y feministas que se encuentran dentro de las filas del liberalismo cultural solo hablan de “espacios seguros” en la red y de que las palabras les ofenden. Esta izquierda histérica o liberalismo cultural está financiado por corporaciones como Starbucks, celebridades, bancos y grandes oligarcas como George Soros, jamás serán o apoyaran al obrero.

El Nacional Socialismo alemán tuvo su ala izquierda conformada por los hermanos Strasser quienes representaron la parte más socialista y más violenta dentro del movimiento NS, posteriormente las diferencias con Hitler y su creciente deseo de rebelión los llevo a ser purgados del mismo en la Noche de los Cuchillos Largos.
Pero el Nacional Socialismo nunca fue de derecha (entendiéndose por derecha, esa derecha neoliberal y rancia), tampoco fue de esa izquierda asociada al comunismo sino de una genuina izquierda, si el Nacional Socialismo fue de izquierda y si no me creen pueden leer el texto del nacional socialista danés Povl Riis Knudsen quien escribió un ensayo llamado Nacional Socialismo, un Movimiento Izquierdista.
Dice Knudsen en su ensayo:

Mientras que el Marxismo comparte una filosofía igualitaria básica con el Antiguo Orden y se define como un movimiento materialista orientado a la mera redistribución de los bienes materiales, el Nacionalsocialismo procura construir un completo Nuevo Orden basado en el idealismo y en un respeto profundo por las leyes de la Naturaleza en todos los aspectos de la vida. Ésta, definitivamente, es la idea más revolucionaria de este siglo —¡y por ello bastante izquierdista!—, y ciertamente no es marxista. Comparado con el Nacionalsocialismo, el marxismo no es sino una idea pseudo-revolucionaria, inventada por el cristianismo y respaldada por la democracia liberal”

El Nacional Socialismo se separa del marxismo y el liberalismo para ser un concepto revolucionario y sobre todo constructor de un nuevo mundo sobre las cenizas del viejo.
Knudsen ve el Nacional Socialismo como una revuelta total contra el viejo orden y las ideas burguesas.
La izquierda histérica jamás aceptara las ideas fascistas y nacional socialistas, ellos son burgueses, son los chicos ricos que juegan a la revolución. Ellos están representados por los medios de comunicación, Hollywood, las grandes corporaciones, revistas, ellos jamás serán perseguidos ni ejecutados por sus ideas políticas. Irónicamente y bajo la premisa de Knudsen ¡Ellos representan a la derecha!
Solo hay dos bandos, una derecha y una izquierda, hace años fue entre el Fascismo contra el liberalismo, ha ido mutando, cambiando. La guerra ideológica que comenzó con la Segunda Guerra Mundial y ha continuado hasta entonces toma una nueva forma en el siglo XXI, las viejas nociones de derecha e izquierda son desechadas, la izquierda como la conocemos ha evolucionado a un liberalismo cultural, globalizador, incongruente y grotesco.
La lucha cultural es entre la globalización y el nacionalismo, un liberalismo cultural intolerante, cada vez más violento contra quienes se oponen e hipócrita frente a los movimientos nacionalistas.
El combate sigue y esta izquierda histérica por fin se ha quitado la máscara para revelar lo que siempre fue, un monstruo al servicio de la banca mundial y la globalización.


Febrero 2017

jueves, 19 de enero de 2017

Conan como símbolo de masculinidad



Por Fernando Trujillo

Conan el bárbaro personaje creado por Robert E Howard en el año de 1932 dentro de la revista pulp Weird Tales es la creación más famosa de su autor, tanto que después de la prematura muerte de Howard Conan continuo teniendo aventuras de la mano de autores como Sprague de Camp, Michael Moorcock y Roy Thomas quien lo introdujo al mundo de los tebeos de la mano de Marvel Comics.
Conan ha influido también en diversas historias, parodias, desde su creación ha pertenecido al panteón de héroes pulp y de la cultura pop actual.
Howard creo muchos grandes personajes como Kull de Valusia—barbaro anterior y prototipo de Conan—el puritano aventurero Solomon Kane, el líder picto Bran Mak Morn, bien este articulo puede titularse Kull como símbolo de masculinidad o algún otro personaje pero elegí a Conan por ser el más reconocido.
No es mi intención escribir un artículo relatando el origen y trayectoria del bárbaro cimerio, para eso están otros ensayos y libros muy interesantes, sino analizar al personaje como un símbolo de masculinidad dentro de un mundo posmoderno.
Los héroes viriles que poblaron las revistas pulp tales como Tarzan, Flash Gordon, Doc Savage y el antes mencionado Conan se han desvanecido, los héroes de la generación Tumblr son manginas, psicópatas como el Joker de Suicide Squad, los personajes trastornados de American Horror Story, prototipos de las nuevas masculinidades patrocinados por las feministas. Los héroes blancos y viriles ahora resultan “retrógrados” y “ofensivos”, reliquias de una época pasada recordada por las feministas y sus manginas como una época “oscura”.
El arquetipo heroico del hombre posmoderno es el geek, el hombre feministo, los superhéroes que luchan por los valores globalizadores de igualdad, democracia, multiculturalismo y feminismo como los Vengadores de la franquicia cinematográfica de Marvel, los superhéroes marginados y perdedores que luchan contra la normalidad y quieren imponer una igualdad forzada como los X-Men. Héroes posmodernos portadores de valores globalizadores.
Es por eso que Conan es un símbolo de masculinidad, existen otros ejemplos por supuesto pero vamos a centrarnos en el bárbaro cimerio.
Conan es un seguidor de Crom, un dios de la guerra de su tribu que no acepta plegarias sino lucha, que otorga valor al hombre al nacer y nada más, el hombre tiene que arreglárselas por sí mismo.
Así Conan vive de la guerra, no le debe nada a ningún dios, vive por la lucha, por el botín, las mujeres, el vino, es el hombre libre que ejerce su propia ley frente al mundo.
Conan no pelea por valores globalizadores como la igualdad, ha vivido en una época brutal donde solo la espada rige, todo lo que conoce es la lucha para sobrevivir a un mundo hostil.
El bárbaro es el hombre primordial, el que estuvo antes de la civilización y volverá cuando esta colapse, Conan no es el símbolo de un hombre de los años treinta sino que es un arquetipo que va más y más lejos, hasta el principio cuando no existían los grandes edificios, más lejos, cuando el hombre vivía y moría por la lucha, vivía en un terreno hostil y solo sobrevivía gracias a la lanza y la espada. No tenía nada más que su voluntad.
Generalmente cuando hablamos de masculinidad nos remontamos a la época de los cincuenta, los años treinta, si fue una buena época para el hombre pero la decadencia ya había comenzado en ese entonces, silenciosa pero estaba presente en el hombre occidental, la decadencia no llego de golpe sino que fue germinando en el hombre del siglo XX de forma silenciosa.
En la época en la que Howard escribió sus historias veía un hombre atado por la civilización burguesa, perdiendo su energía en trabajos mecanizados e inútiles, viviendo dentro de grandes ciudades sometido por hombres enclenques que tenían un título de estudios superior al de ellos.
En masculinidad era superior el proletariado que trabajaba en las fábricas que el burgués que vivía cómodamente, esto lo vio Jack London un antecesor de Howard y por eso se unió a la causa socialista, por eso escribió historias y ensayos reivindicando al proletariado blanco frente al capitalismo.  
Si, la decadencia del hombre había empezado desde mucho antes, por eso Howard escribió sobre épocas pretéritas, épocas anteriores a lo que conocemos como historia donde el hombre dotado de una férrea voluntad masculina podría ser libre y conquistador.
Conan es un símbolo de la masculinidad primordial, anterior a la civilización, el hombre pretérito portador de una virilidad incorrupta, superior que le permitió sobrevivir a un mundo hostil y frente a enemigos tan violentos como él.
En este sentido Conan es el símbolo de nuestros antepasados como barbaros, símbolo de la masculinidad primigenia que hemos olvidado.
Los jóvenes ahora buscan espacios seguros en Internet donde no hieran sus sentimientos, buscan como héroes a asesinos en serie, trastornados mentales, suicidas, geeks, drogadictos y perdedores con superpoderes.
Conan es la anti-tesis del superhéroe que todo lo consigue con sus poderes, Conan si quiere algo lo consigue con su espada, toma a las mujeres que quiere—hoy seria visto como un machista o un misógino—las seduce como un macho alfa, mata sin piedad a sus enemigos, sin pensar en los derechos humanos o en comprender sus sentimientos.
Por eso Conan es la anti-tesis del héroe posmoderno, Conan es el arquetipo del poder masculino, por eso la generación Tumblr que tanto ama lo vintage jamás tendrá a Conan como héroe. Porque representa todo lo que ellos temen y odian.
Necesitamos reivindicar a Conan como símbolo de todos los hombres, como un arquetipo heroico en un mundo en ruinas.
Necesitamos activar el arquetipo barbero para luchar contra el estado, para tener una vida libre, para pelear contra la invasión jihadista, contra las hordas antifascistas y cuando la civilización colapse, necesitamos ser Conan.
Leamos las historias de Howard, si tenemos hijos leámosles las historias de Conan, invitemos a jóvenes a acercarse al mundo creado por Robert Howard para que se involucren en su lectura, no digo que hagamos de Conan y los mitos de Howard algo mainstrem porque sería contraproducente pero sí que a los que estén a nuestro alrededor, familia (sobre todo jóvenes, niños y adolescentes) a leer la vitalista literatura de Bob Dos Pistolas (como cariñosamente lo llamaba su amigo Lovecraft) y alejarlo de las películas de superhéroes de Hollywood y de Tumblr, descubrirán un mundo fascinante.
Ya Jack Donovan en sus ensayos reivindico a Crom como una forma de espiritualidad masculina, por eso busquemos en Conan un símbolo de masculinidad sana dentro de una cultura plagada de basura.
Conan es el símbolo del hombre libre, aventurero, violento, el hombre que su espada es su ley y conquista, Conan es el símbolo del hombre antiguo y el hombre nuevo que vendrá cuando el mundo civilizado colapse.
Conan es la virilidad, está en todo hombre esperando a ser liberado.

Enero 2017



lunes, 9 de enero de 2017

Todo es una conspiración



Por Fernando Trujillo

“El secreto de los Illuminati es que no sabes que eres miembro hasta que es demasiado tarde para salirse.”

Robert Anton Wilson

La semana pasada en México han sucedido una serie de disturbios, saqueos, actos de violencia irracional impulsados por el aumento del precio de la gasolina (coloquialmente llamado “gasolinazo”), las redes sociales se han llenado de noticias falsas, acusaciones por parte de grupos de izquierda de infiltrados del gobierno, en cada protesta organizada por colectivos de izquierda siempre termina en disturbios y violencia inmediatamente sus portavoces salen con la excusa de que no fueron ellos, sino que la culpa la tiene la mafia del poder (termino para llamar al gobierno mexicano) para dejar mal a estos colectivos.
No se duda que puedan haber infiltrados en movimientos políticos pero actos masivos de vandalismo y saqueo son algo que no pueden ser controlados, estos saqueos son una forma irracional de reacción frente a un sistema pútrido, no es una forma de lucha contra el capitalismo sino reafirmar tu condición como esclavo del capitalismo.
La izquierda mexicana se lavó las manos como siempre, culpo de todos estos destrozos a supuestos infiltrados, tal como los gobiernos de Maduro y otros líderes de izquierda hacen con manifestaciones, oposición política, culpándolos de ser infiltrados de Estados Unidos (llamado el Imperio). Cuando las cosas se salen de control o no tienen una respuesta se recurre a un enemigo imaginario.
Las teorías de conspiración tienen una doble función social, por un lado mantienen con un halo de omnipotencia a las elites bancarias, por otro lado son una forma segura de ver el mundo. Bajo la primera premisa, la conspiranoia mantienen al Sistema neoliberal como un ser omnipotente capaz de manipular todos los acontecimientos mundiales, generador de todas las revoluciones, de todos los hechos, ataques terroristas, nada puede escapar a su control (hay un episodio de South Park que lo explica de forma sencilla), entonces todas las organizaciones terroristas, rebeldes, todos los movimientos, manifestaciones son obra suya y por lo tanto derrocarlo es imposible.
Las teorías de conspiración siempre han existido pero es en la era de las redes sociales, del Internet donde han encontrado su hogar, a diario se difunden noticias falsas de portales falsos, se distorsiona información en beneficio de ciertos colectivos, se postea fotos falsas, manipulaciones, hipótesis sin fundamento nacen y se esparcen ante millones de crédulos que las comparten sin cuestionar.
Sucede un atentado terrorista islámico, entonces cientos de teorías aparecen en un momento diciendo que fue un montaje de la CIA, el Mossad, la ultraderecha (elija el organismo que quiera) para explicar un hecho violento y que no comprendemos.
El atentado del once de septiembre es uno de los favoritos de los conspiranoicos, alegando que un autoatentado, que fue equis grupo para tener poder, para librar una guerra por el petróleo, no se duda que el atentado fuera una excusa para iniciar una guerra pero cada teoría alrededor del atentado mismo va de lo poco posible a lo absolutamente absurdo. Blogs, noticias, portales en línea de muchos autodenominados “expertos” han hablado de esta supuesta conspiración con cada vez menos credibilidad.
Los atentados terroristas son la excusa perfecta para inventar una teoría de conspiración, una vez que pasa entonces aparecen noticias y blogs de estos “expertos” hablando de complicadas y absurdas maniobras, compartiendo fotos trucadas, hablando de que incluso no sucedió y que tanto victimas como terroristas eran actores que realizaron un montaje, aunque cueste creerlo mucha gente lo piensa.
La conspiranoia llega a niveles de máximo ridículo cuando sus creyentes (fieles a grados casi sectarios) buscan mensajes masones e Illuminati en videos de Lady Gaga, en las películas de determinado director de Hollywood, en anuncios, caricaturas, los Simpsons, esta gente vive rodeado de conspiraciones.
El guionista de tebeos Alan Moore explico muy bien cómo funcionan las teorías de conspiración:

“Lo más importante que he aprendido sobre la teoría de la conspiración es que los teóricos de la conspiración creen en ella porque es más que reconfortante. La verdad es que el mundo es caótico. No es la conspiración de la banca judía, ni de alienígenas grises, ni de reptiloides de doce pies de altura que controlan desde otra dimensión. La verdad es más aterradora, nadie tiene el control. El mundo carece de timón.”

Aquí va la segunda función de estas teorías, son reconfortantes, nos sentimos bien al saber que todo está controlado, que existe un orden, nos decimos a nosotros mismos que el terrorismo y todas las cosas malas a nuestro alrededor son obra de un ente invisible que lo controla todo, así las protestas en México que terminan en saqueos son culpa de supuestos infiltrados, esto dice que no fue nuestra culpa como pueblo sino de un ente invisible que lo controla todo.
En cierta manera esta segunda función inconscientemente te hace amar a tu opresor, no hay caos, solo orden y ese orden lo asegura ese ente invisible.
El mundo es un caos, la naturaleza es un caos pero mis teorías de conspiración me mantienen en una zona segura donde hay un orden que lo controla todo.
A todo esto ¿Existen conspiraciones? Por supuesto que existen, en toda la historia ha habido conjuras, golpes de estado, alianzas secretas con sus niveles de complejidad pero la excesiva conspiranoia resulta no resulta solo ser hilarante sino nociva.
El más grande daño causado por la conspiranoia es negar la voluntad humana, la voluntad de un pueblo para rebelarse contra su opresor, la voluntad de una nación para poder salir adelante sin el factor dinero.
La conspiranoia afirma que nada puede hacerse sin dinero negando de esta manera la voluntad y continuando reafirmando el precepto materialista que únicamente lo económico mueve la historia.
Los teóricos de conspiración acusan a los movimientos nacionalistas de ser infiltrados sionistas, nada nuevo ya que muchos teóricos de la conspiración piensan que Hitler fue un espía británico y un sionista cuyo objetivo fue crear el actual estado de Israel. A este respecto el antisionismo puede resultar nocivo ¿Por qué? Sabemos que las elites bancarias son sionistas, sabemos que las elites de Hollywood son sionistas, sabemos que pertenecen a logias masonicas pero el antisionismo más que beneficioso resulta perjudicial, los mantiene unidos bajo una misma ideología y puede caer en la conspiranoia, como mencione muchos antisionistas piensan que Hitler fue un sionista encubierto.
La conspiranoia es enemiga de los nacionalismos, parece que el último fin de esta tendencia es una aldea global, un mundo sin fronteras ni identidades donde toda la humanidad viva unida, bajo su mirada los nacionalismos son parte de los Illuminati, reptilianos, sionistas o gringos que no quieren una humanidad multicultural sin fronteras.
La más grande victoria de la tendencia conspiranoia ha sido negar la voluntad humana y reafirmando el dominio de lo económico sobre ella.
En este sentido las teorías conspirativas en Internet cumplen su cometido como forma de control social, mantienen al ser humano sumiso ante un ente omnipotente, dan seguridad de que todo es parte de un orden, da la sensación de que todos los disidentes contra el Sistema están controlados, no hay escapatoria de este orden.
El gran error del ser humano del siglo XXI es creer que el mismo es librepensador, se siente intelectual por leer portales “alternativos” de Internet, por compartir teorías de conspiración en el trabajo o la universidad, cree que todo lo que sucede es parte de un intrínseco plan que solo los “despertados” como él pueden entender pero en realidad es el tipo de humano más manipulable de toda la historia.
Si tú lo contradices entonces te etiqueta de dos maneras: eres un infiltrado o eres un ignorante que no lee la “verdad” oculta en blogs de dudosa reputación de la red.
El Internet ha sepultado la Verdad entre tanta desinformación, entre tanta basura conspiranoica que uno ya no puede diferenciarla o descubrirla.
Lejos de la conspiranoia la verdad puede ser dolorosa, los pueblos europeos se llenan de inmigrantes más que por la financiación de las elites plutocráticas (la cual es real) es por la debilidad de los pueblos, el sometimiento del pensamiento políticamente correcto y la ineptitud de sus políticos, los saqueos y fracasos de las manifestaciones en México se deben más a un pueblo sin ética y sin unión nacional más que a supuestos infiltrados. Se busca culpables externos para autocomplacernos y decirnos que no tenemos la culpa.
No es ninguna teoría conspirativa, es un ciclo histórico que se cumple.
Illuminati, reptilianos, el Yunque, los yanquis, la ultraderecha, Donald Trump, Hydra o el Heteropatriarcado, póngale el nombre que quieran a su conspiración en la que decidan creer, si necesitas un enemigo imaginario para sentir seguridad entonces eres un cobarde.
Lo cierto es que el mundo es un caos y en las cúpulas de poder existen elites bancarias interesadas en acumular más dinero y poder manteniendo un falso orden mientras tu estas ocupado leyendo un portal “alternativo” y creyendo que eres un “despertado”.

Enero 2017


lunes, 2 de enero de 2017

La Guerra de las Galaxias, propaganda y cultura de masas




Por Fernando Trujillo

La mundialmente famosa saga de películas La Guerra de las Galaxias es amada por todos, crecimos con sus personajes, su música, su historia, es parte de la cultura universal, todos crecimos viendo y amando La Guerra de las Galaxias, compramos sus juguetes, jugamos los videojuegos basados en la saga, leímos sus tebeos, hasta el día de hoy esta saga fílmica creada por George Lucas y comprada por la compañía Disney es una máquina de hacer dinero.
Puedo resumir mi sentir acerca de esta serie de esta manera: si de niño no te gusto o no viste La Guerra de las Galaxias no tienes corazón, si te gusta después de los treinta entonces no tienes cerebro.
¿Por qué afirmo esto? Para nadie es un secreto que Hollywood es una industria de propaganda ideológica, ya trate este tema hace casi tres años con un texto llamado Metafísica de Hollywood en el que brevemente hablo de como la maquinaria de Hollywood sirve como una anestesia al hombre moderno y una poderosa arma de propaganda.
Es un dato poco conocido que todas las películas de Hollywood pasan por una revisión por parte de agencias como el Pentágono o la CIA, ellos aprueban los guiones, revisan y editan el contenido, lo financian y le dan todo el apoyo mediático. Los guiones que no tienen esta aprobación no reciben este masivo apoyo o no es permitida su distribución. Esto no es una fantasía conspiranoica, esto es real.
Menciono este dato para conocer cómo funciona las películas de la saga, el mes pasado se estrenó a nivel mundial la película Rogue One: A Star Wars Story como parte de una serie de películas financiadas por los estudios Disney.
La nueva entrega de la saga fílmica ha tenido críticas muy positivas que alaban el tono oscuro de la misma y ha sido vista por círculos progres como una alegoría a la oposición a la administración Trump haciendo paralelismos entre el reciente presidente de ese país y el Imperio, no es nada nuevo, la serie siempre ha tenido un claro matiz propagandístico orientado hacia los valores democráticos y con la compañía Disney hacia el liberalismo cultural.

Si recuerdan, las primeras películas de la serie fueron estrenadas a finales de los setenta, por esa época el mundo pasaba por la etapa final de la Guerra Fría, hay claros paralelismos entre los hechos relatados en la saga y la situación mundial de esa época (y la actual).
La valiente república democrática de los Jedi enfrentándose al autoritario Imperio de los Sith, la Republica presentada en el universo de las películas no es como la republica romana sino la representación de una república democrática moderna, el mundo libre mientras que su opositor el Imperio es un gobierno totalitario y militarista que reprime al individuo, en ese entonces era claro que los Jedi simbolizaban al mundo libre liderado por Estados Unidos mientras que su opositor era una síntesis entre el Tercer Reich y la Unión Soviética.
En la mente del espectador se presenta entonces la republica con sus valores de democracia, igualdad y diversidad (todos los rebeldes son humanos de diferentes razas, sexos y razas alienígenas) mientras que su opositor el Imperio se asocia a la represión, el totalitarismo, la dictadura y el hombre blanco, en todo el bando imperial solo hay hombres blancos, ninguna mujer y solo humanos, se da a entender que existe un racismo contra los alienígenas, salvo por Jabba el Hutt y su pandilla de mafiosos (que no son parte del Imperio sino aliados) todos los villanos son humanos, hombres y blancos.
El Imperio en su matiz tradicional representa el Orden, la Jerarquía, la Unidad bajo el mando de un monarca sagrado. En La Guerra de las Galaxias el Imperio resulta una mezcla exagerada y grotesca del régimen nacional socialista, el comunismo soviético y el imperio romano, los uniformes, las formas de los cascos, sus marchas militares todos recuerdan al Tercer Reich, por otra parte si uno distingue bien el atuendo del emperador Palpatiane vera que tiene similitudes con el vestuario del emperador romano Augusto en su atuendo sacerdotal.
A este respecto la figura del emperador tiene un símbolo sagrado, luminoso, como un representante del poder divino y terrenal, en la saga fílmica de Lucas se invierte este arquetipo de forma aberrante para hacer ver la figura imperial como representante de las tinieblas y el mal.
Otro aspecto a tratar en el universo de la Guerra de las Galaxias es la religión, al parecer la única religión (o la más conocida por lo menos) es la creencia en la Fuerza, una energía universal o algo así que mueve al universo pero salvo por la orden Jedi y su antagonista los Sith parece que nadie cree en la Fuerza, no existen templos, no existen ritos ni sumos sacerdotes, no existe una teología de esta Fuerza y al parecer salvo los Jedis y los Sith no hay ninguna creencia en la Fuerza por parte del resto del Universo.   
Esto me recuerda un poco a las “religiones” new age, los hijos de la teosofía, seudo-religiones modernas que niegan dogmas y una fe establecida para hablar de “buenas vibras” o una “energía universal”, todas ellas acusadas de ser creaciones de la ONU para abolir las religiones tradicionales y crear una sola fe para el Nuevo Orden Mundial.
Recordemos nuevamente que la saga fue creada a finales de los setenta cuando el new age y las sectas seudo-orientales estaban (y aún siguen) de moda.
En las precuelas dirigidas por George Lucas más tarde se habla de los miclodians, partículas que componen la Fuerza despojando a esta de un elemento espiritual y dándole un matiz más racional. De esta manera el universo de La Guerra de las Galaxias es un universo ateo, racional, sin dioses ni una espiritualidad ancestral.

Las películas de La Guerra de las Galaxias con su propaganda tienen un nuevo capítulo con la adquisición de Disney, ahora como parte de la agenda del liberalismo cultural.
La nueva heroína Rei es una Jedi para el público feminista e incluyente, en la séptima entrega de la saga el héroe viril Han Solo ahora un hombre viejo, muere de forma deshonrosa asesinado por su psicótico hijo Kylo Ren.
Porque dentro de todo Han Solo era un símbolo de heroísmo y masculinidad, parte de los buenos si pero un arquetipo retrogrado al que matan para darle protagonismo a Rei la heroína feminista.
Disney también en una decisión que molesto a los fans de antaño quito todas las representaciones de la princesa Leia como esclava de Jabba, ese atuendo icónico ha sido suprimido por la agenda feminista y políticamente correcta.
Donde se mueve la saga ahora es en resaltar los valores feministas, incluyentes, multirraciales (con personajes de atuendos islámicos por ejemplo) y democráticos del liberalismo cultural al mundo.
En Rogue One se muestra un lado más oscuro de los rebeldes donde una facción de rebeldes más extremista es más despiadada, mata sin remordimientos a soldados imperiales, tal como en Bastardos sin gloria de Tarantino.
Esta facción es llamada Partisanos nombre que se le da a los guerrilleros y que ineludiblemente alude a los partisanos italianos que se dedicaban a matar, violar y torturar a la población italiana que no simpatizara con ellos durante la Segunda Guerra.
Los rebeldes republicanos están conformados por personas de varias razas, esto en las nuevas películas es más marcado que en las primeras, así en la mente del espectador surge la sociedad multirracial como buena mientras que un Imperio con una homogeneidad racial como el mal.
En la nueva entrega hay similitudes entre los rebeldes y los grupos jihadistas que asolan medio oriente, la Primavera Árabe, brutales, dispuestos a autosacrificarse por derrotar al Imperio, por otro lado la heroína Jyn Ergson me parece que la diseñaron justo en la campaña de la heroína de los progres gringos Hillary Clinton, el grupo rebelde esta con ella creando un cierto paralelismo entre ambas.
Rogue One resulta ser la película más ambigua de la saga, los rebeldes son mostrados como tan faltos de piedad como el Imperio y sin ninguna ideología clara, siguen a ella en lo que es una esperanza vacía.
Darth Vader en toda la saga y sobre todo en esta última se afirma como un símbolo del totalitarismo, para Battercup Dew del sitio Counter-Currents Vader es “una perfecta expresión de los Ideales Fascistas, una brillante expresión de la suprema tecnología Aria y de masculinidad agresiva” todo lo que un progre odia.
¿Llamaría a boicotear la saga? No sirve de nada hacer un boicot a un producto que tiene millones de seguidores, solo quedarías como un “hater” típico. Si vas o no vas a verla eso no cambia el resultado.
¿Diría que la vean? Háganlo, sepan distinguir el grano de la paja, disfrútenla si son fans pero no olviden que esta saga es producida por el enemigo de los pueblos, el mundialismo, la globalización, la destrucción de las identidades por la sociedad multirracial.
Todos toman a los rebeldes como ejemplos de valores progres, tomemos como ejemplo a Darth Vader y los chicos malos como nuestros símbolos, somos el lado oscuro, representamos el Orden, la Masculinidad, la Violencia y el Imperio por supuesto.

Enero 2017


Fuentes:






domingo, 18 de diciembre de 2016

Vacaciones de Navidad



Por este medio, les aviso a todos mis lectores que tomare un descanso durante todo el mes de diciembre y principios de enero, el blog no esta abandonado sino que usare este tiempo para poner en orden mis ideas, reflexionar y enfocarme en otros proyectos que tengo pendiente y los cuales por una u otra razón no he podido darles el seguimiento que se merecen.

Regresare en 2017 con nuevos textos, por el momento les deseo a todos una feliz Navidad y un buen inicio de año, les deseo victoria en todas sus peleas.

Gracias por leer y visitar este espacio.

Atte

Fernando Trujillo

Aprovecho mandarles una invitación para que visiten mi librería virtual y vean mi mas reciente novela Las gemelas que nunca regresaron espero sea de su agrado.

P.D: No conozco al ilustrador de la imagen, si lo conocen escríbanme en los comentarios para darle el crédito correspondiente.

martes, 22 de noviembre de 2016

Perdieron y siempre van a perder





Por Fernando Trujillo

Han pasado ya unas semanas desde la elección presidencial en Estados Unidos, la más polarizada y polémica posiblemente en su historia, superando por mucho la campaña de 2008 en el que resultó ganador Barack Obama.
La victoria aplastante de Donald Trump género en los seguidores de Hillary una serie de reacciones que van desde el llanto, el berrinche típico de un niño mimado, la ira, cientos de titulares amarillistas en la prensa liberal, la negación y protestas violentas, agresiones a los votantes republicanos, hasta un intento de independencia del estado de California (por demás patético), celebridades como Stephen King, Bill Maher, Miley Cyrus llorando, despotricando contra el pueblo americano. Mismos síntomas que tiene un niño malcriado al que no le dan lo que quiere en el momento que quiere. Misma reacción cuando sucedió la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y la derrota de Podemos en las elecciones españolas. La autodenominada “generación más despierta de la historia” solo son un montón de niñatos con la cabeza llena de ideas liberales que piensan que están haciendo un mundo mejor sin homofobia, xenofobia, transfobia e invéntense todas las fobias habidas y por haber.
Dejemos algo en claro antes de continuar, esto no es izquierda, en un régimen de izquierda no hay derechos humanos ni flores, es un régimen totalitario donde los criminales y homosexuales van encerrados al gulag a trabajos forzados. No es ninguna izquierda, esto es puro liberalismo cultural.
Esta autodenominada “nueva izquierda” no le preocupa en absoluto el proletariado, el campesino, está conformada por un montón de chicos de universidades caras con pretensiones de artistas y de activistas sociales, más preocupados por meter “refugiados” a los países occidentales, denunciar cualquier cosa que les parezca ofensiva en redes sociales, el matrimonio gay y el feminismo que en las necesidades del pueblo.
Pero ellos perdieron y no solo en las elecciones yanquis, en el Brexit, en el voto colombiano, sino que siempre van a perder.
Perdieron porque están peleando con enemigos imaginarios como un supuesto patriarcado opresor, una sociedad “fascista”, el supuesto sexismo y misoginia en los videojuegos y porque todo el mundo (bajo amenaza de cárcel o multas) acepte los matrimonios gays, los transgenero, las familias “diversas” pero no ven al proletariado, al pueblo ni ven que solo son marionetas de las grandes oligarquías.
Perdieron no porque solo los “viejos” votaron a favor de lo que ellos odiaban, sino porque el pueblo mismo está harto de esta repelente generación de maricas, porque al pueblo norteamericano, español, colombiano, británico le importa un bledo los transgenero, los matrimonios homosexuales y legalizar la hierba, el pueblo quiere un salario justo, tener un trabajo asegurado con jornadas laborales justas, quiere vivir en un vecindario tranquilo sin temor a ser asaltados o amenazados, sus necesidades son más prioritarias y realistas que la de toda esa nueva izquierda.
Ellos no están haciendo un nuevo mundo sin fronteras y donde el amor gana, porque para su desgracia ese mundo no existe ni existirá. Hace cincuenta años que se acabó la segregación racial en los países occidentales ¿Ha cambiado algo? El racismo continúa, la violencia racial es cada vez más elevada, pandillas de negros asesinan blancos, se crean milicias blancas para combatir la violencia negra y Estados Unidos es un campo de batalla entre razas.
La religión cristiana ya no tiene influencia como antes y los ateos celebran esto como el “fin de la religión” pero mientras las iglesias cierran y son demolidas se abren mezquitas, refugiados islámicos crean sus propias milicias, buscan leyes que favorezca su cosmovisión religiosa por encima de los nativos occidentales.
Ellos creen que han ganado porque tienen leyes que les benefician, tienen a organismos internacionales que los financia, se aprueban leyes de cárcel para los “comentarios de odio” y se aprueban leyes sobre leyes para beneficiar a las feministas, homosexuales, refugiados, transgenero pero en realidad han perdido.
Porque ellos al igual que nosotros (a los que llaman deplorables) padecen el mismo sistema usurero, el desempleo, la inseguridad en las calles, los altos impuestos, la depresión, la ansiedad nerviosa, la falta de oportunidades. No hablo de los líderes que viven en el lujo mientras predican la igualdad, hablo de sus militantes, los milenials, los chicos universitarios, los activistas en las calles, todos ellos perdieron.
Todas sus “grandes” ideas están basadas en nada, solo son inorgánicas fantasías, el racismo no es una construcción social como tampoco lo es el sexo, la cultura o la religión, nuestra verdad se basa en realidades biológicas.
Existen las diferencias raciales así como las diferencias entre los sexos, existen culturas mejores que otras, ni el racismo ni la violencia se van a acabar, son elementos que están en nosotros, en nuestros genes, marcar tu territorio y defenderlo de los extranjeros es parte de nuestro instinto, como los lobos defienden su territorio de otra especie. Es parte del Orden Natural.
Quieren ignorar este orden, ignorar las leyes biológicas a su conveniencia pero por mas dramas y exigencias por derechos al Sistema que dicen odiar no se pueden cambiar estas realidades y en cada intento que hagan van a fracasar.
No importa lo que hagan la Verdad está del lado de nosotros los deplorables, ustedes son parte del mismo sistema corrupto que los usa como carne de cañón, no son luchadores ni buscadores de justicia son un montón de niños berrinchudos.
Mientras ustedes buscan un mundo multicultural, sin nada ofensivo, tolerante, feminista, una nueva era sin religión ni fronteras en el otro lado del mundo el Califato gana terreno y no busca amor y flores sino exterminarlos a ustedes sobre todo.
Mientras buscan perseguir mediáticamente, censurar en harás de este mundo utópico las viejas y odiosas ideas fascistas resurgen con mas fuerza, la realidad racial golpea con fuerza en los sangrientos disturbios alrededor del mundo occidental, el proletariado y el campesino ya no están con ustedes, todo su mundo rosa caerá ante la realidad y entonces verán que los que ustedes llamaron deplorables tenían razón.
Ustedes perdieron y siempre van a perder.

Noviembre 2016