"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







viernes, 28 de enero de 2011

Frank Miller y el mito del Superhombre



Por Fernando Trujillo


Introducción

Según el filosofo alemán Friedrich Nietzsche (1844-1900), el Superhombre es aquel individuo mas allá del bien y del mal, un hombre que se ha alejado de la masa para crear sus propias leyes, resumiéndose como un ser que ha dejado de ser un hombre común para convertirse en un ser superior.
Dentro de las novelas graficas del escritor norteamericano Frank Miller podemos ver este mito reflejado en muchos de sus personajes, por supuesto que dentro del mundo del cómic hay muchos ejemplos del mito del Superhombre (desde los superhéroes de distintas editoriales de la Edad de Oro del comic pasando por Jodorowsky y sus Metabarones o Alan Moore y su obra Watchmen) pero por el momento nos concentraremos en Frank Miller y tres de sus obras capitales: Sin City, 300 y El Caballero de la Noche.

Dios está muerto y el Superhombre ha ocupado su lugar

Comencemos con El Caballero de la Noche por ser la obra cumbre de Miller, ya que en ella nos encontramos con un Batman más oscuro y violento totalmente distinto al Batman “Light” de esa época (si vieron los Super amigos ya saben a lo que me refiero). El Batman de Miller era un hombre atormentado y violento, un hombre que impone su propia ley en Ciudad Gótica. Desde los lúgubres edificios de Ciudad Gótica el caballero nocturno vigila las calles, castigando a los criminales a su manera sin importarle lo que la policía o la opinión pública piensen de él. Batman es un proscrito, un justiciero por su propia mano pero que ante todo es un hombre con un alto sentido de honor y justicia; es aquí donde se presenta al Superhombre. Batman crea sus propias leyes, se rebela contra contra la masa, contra el mediocre y corrupto sistema; es un hombre incomprensible para todos (un superhombre) y es aquí donde se diferencia de su contraparte de Metrópolis quien a pesar de autonombrase “Superhombre” es en realidad un parte de la masa.
Sobre este punto, Batman es la respuesta antagónica a Superman, pues el mensaje de este último es pseudo-comunista y de esperanza para todos, ya que Superman es de origen campesino y humilde cuyo principal enemigo es Lex Luthor un poderoso industrial. Los oprimidos se rebelan contra los poderosos, mientras Batman conlleva un mensaje jerárquico, puesto que el es un aristócrata. Ensalza al individuo por sobre las masas, al representar el tope de la perfección humana. (1)
Para finalizar con Batman pasemos a ver las tres transformaciones que Nietszche señalo en “Así habla Zaratustra” y las cuales sufre el personaje de Batman:
Primero tras la muerte de sus padres el pequeño Bruce se encuentra con la figura del camello un simbolismo que representa la sumisión, el alma que lleva las grandes cargas y sufrimientos con resignación. Segundo al iniciar su entrenamiento, Bruce adopta sin saberlo la forma del León; un camello rebelado que impone su voluntad frente a las adversidades, destruyendo sus anteriores cargas. Finalmente el león debe convertirse simbólicamente en niño, esto es un ser capaz de crear sus propios valores, de vivir para si mismo y empezar de nuevo sin que la moral colectiva o “del rebaño” lo afecte (2)
Ahora, pasemos a Sin City. Aquí se nos presenta una ciudad corrupta, viciada e hipócrita, un mundo poblado por borregos idiotizados por el sistema. En este mundo sobresalen tres variantes del Superhombres; Marv, Dwight y Hartigan. Tres personajes diferentes, un mismo héroe.
El primero protagonista de la primera historia de “Sin City” (bautizada como “El Duro Adiós”) es un Conan moderno -como su autor lo define-, un bárbaro que jurando venganza sobre el cadáver de su amada Goldie (una prostituta que le ofreció cariño y amor), se embarca en una sangrienta odisea enfrentándose a la ley y a la sociedad hasta cumplir con su juramento cumpliendo la máxima de Nietszche “Un acto de amor va mas allá del bien y el mal”, expuesta en su obra “Mas Allá del Bien y del Mal”. Marv aniquila a todo el que se cruce en su camino, torturándolos para calmar su ira y su sed de venganza, al final en una escena cumbre, asesina de manera espantosa al cardenal Roark (el Superhombre mata a Dios). Por todo ello, es condenado por una sociedad borreguil que lo considera un “monstruo” y termina pagándolo con su vida al ser enviado a la silla eléctrica.
Dwight, por otro lado, es un hombre común y corriente que se ve envuelto en una intriga pasional, cuando es traicionado por su amante, que casi lo mata a tiros, Dwight es salvado por Marv y las prostitutas de la parte vieja de la ciudad de las cuales se volverá un amigo. Dwight en ese momento cambia su apariencia tras ser desfigurado por su pérfida amante, su apariencia cambia completamente como un renacimiento, de un hombre común a un Superhombre. Acusado por la policía del asesinato del esposo de su amante, Dwight al igual que Marv se involucra en una sangrienta cruzada hasta completar su venganza, pero a diferencia del anterior él escapa volviéndose un proscrito.
En La Gran Matanza (donde volvemos a ver Dwight) somos testigos de cómo tras el asesinato de Jackie, un policía violento, se avecina una guerra entre las prostitutas y los policías (una lucha entre amazonas que viven bajo su propia ley y los lacayos del sistema). Dwight se convierte en general de las primeras con ayuda de su amante, Gail, y juntos logran derrotar a sus enemigos. Esta es otra variante del Superhombre el cual deja de ser un bárbaro para convertirse en un líder, luchando contra el sistema y sus injusticias.
Hartigan protagonista de la historia titulada “Ese Bastardo Amarillo” es un policía honesto que tras salvar a una niña, Nancy Callahan, de las garras de un repugnante pederasta -al que le aplica la golpiza de su vida-, es traicionado por el sistema en el que cree, puesto que el pederasta es hijo de un importante senador (de la familia Roark) y por ello es encerrado acusado de los crímenes de éste. Hartigan es el superhombre incomprendido por una sociedad idiotizada por el gobierno y los medios de comunicación (que injustamente lo presentan como un “monstruo”). Tras ser liberado después de muchos años, se enfrenta otra vez con el pederasta Junior Roark ahora físicamente convertido en un monstruo hediondo para resaltar mas su maldad—el amarillo como dato era un color que simbolizaba a la decadencia en el siglo XIX—el cual desea vengarse del policía que lo destrozo físicamente y de la niña que escapo de su perversidad. Pero, tras acabar con él, comete suicidio para salvar otra vez a esa pequeña niña -ahora convertida en una sensual mujer- de la persecución del corrupto sistema.
En Los 300, el superhombre es Leónidas, rey de Esparta, un hombre que ama a su pueblo y a su esposa, un guerrero fiero y honorable que se ve enfrentado contra el imperio persa y su rey Jerjes (lo opuesto a Leónidas), con ningún apoyo a su favor, desde el parlamento espartano hasta los viejos sacerdotes, que son tentados por las riquezas ofrecidas por Jerjes. Entonces, Leónidas se alza con un puñado de guerreros para enfrentarse con los invasores. He aquí al superhombre que con todo en contra guía a un reducido grupo de seguidores en la lucha con un enemigo aparentemente más poderoso. La voluntad es la única arma a favor en un mundo hostil.
Al igual que Batman, Leonidas es un aristócrata, Nietszche expreso que los aristócratas eran “unos hombres, dotados de un carácter muy cercano a la naturaleza, bárbaros en todo el sentido de la palabra, hombres de presa en posesión de una fuerza de voluntad y de un ansia de poder aun intactos” (3)
Con esto Nietszche nos dice que el ser aristócrata no quiere decir ser un “junior” que vive para comprar autos de lujo o estar todas las noches de antro en antro, ser aristócrata es ser un guerrero, en las historias de Millar tanto los aristócratas de sangre como Batman o Leonidas así como los aristócratas de espíritu como los protagonistas de Sin City son individuos bárbaros, de voluntades enérgicas, que se alzan contra un mundo vil y podrido gobernado por un sistema hipócrita para crear su propia ley, todos ellos regidos por un código de honor indestructible, todos ellos una raza de héroes los cuales crean su propia moral (Honor, Valor, Fidelidad, entre otros) frente a la moral de los plebeyos y los resentidos.
Pasemos a los villanos de dichas obras que serian la representación de la moral de los plebeyos que acabo de mencionar, lo primero Nietszche califica de plebeyos (o esclavos) a aquellos que repudian todo lo que es puro y hermoso pero ante todo que desprecian a los aristócratas y lo que su moral conlleva. Villanos como Joker o Dos Caras en Batman, la familia Roark en Sin City o Jerjes en 300 son representaciones de una sociedad enferma y cada vez mas inhumana, una sociedad que tras los valores de “Tolerancia”, “humildad” y “caridad” esconde un rostro vil y sádico que devora todo lo que sea opuesto a ella (moral de los esclavos), una sociedad de Dos Caras como el popular enemigo de Batman y lo que vendría siendo su arquetipo.
Entre los villanos de Batman a parte del famoso Joker (representación de la locura y el caos) tenemos al clásico Pingüino un mafioso elegante pero que lo opuesto a la idea del Superhombre ya que el Pingüino no va hacia lo alto si no hacia lo mas bajo como un animal (corrupción, violencia, materialismo).
La familia Roark en Sin City por ejemplo representa la apoteosis de la hipocresía social y la involución hacia lo mas bajo de los valores humanos, esta compuesta por el senador Roark un político despreciable que utiliza su poder para hacer su voluntad, cuyo hijo es un violador de niñas que gracias a la influencia de su padre es impune, el hermano del senador es el cardenal Roark que viene a representar ese cristianismo que Nietszche tanto despreciaba y que plasmo de manera tajante en su obra El Anticristo (en la obra de Nietszche los sacerdotes vienen a representar esa moral de los resentidos y los borregos), un hombre influyente y malvado cuyo hijo adoptivo es Kevin un psicópata caníbal y fundamentalista cristiano.
Jerjes a pesar de ser un aristócrata en la sangre, su espíritu viene a ser plebeyo, como dije antes es lo opuesto a Leonidas, ya que Jerjes es un hombre materialista (lleno de joyas y lujos), megalómano que se considera un dios, que desprecia a sus sirvientes los cuales le temen, un cobarde que siempre esta en su trono rodeado de oro y rameras mientras su opuesto lucha al lado de sus camaradas por derrotarlo, la derrota de Jerjes en 300 viene a ser simbólicamente la muerte de Dios en la obra de Nietszche mientras que la muerte fisica de Leonidas viene a ser el nacimiento del Superhombre.
Entonces tenemos como villanos a burgueses (la familia Roark), sacerdotes (los traicioneros sacerdotes en 300), criminales (el Pingüino y Dos Caras) y a un dios mismo (Jerjes) frente a todos estos villanos están los Superhombres en una batalla interminable entre la moral de los plebeyos frente a la moral de los aristócratas, entre la masa y el individuo, entre valores como el honor y la verdad frente a la mentira y al odio, una lucha que trasciende de las viñetas de un comic a la historia de la humanidad. Y la lucha se seguirá repitiendo como un Eterno Retorno, todo lo que muere renace y todo lo que renace tiene que morir.
Como vemos, Frank Miller nos presenta una serie de historias llenas de violencia, tragedia y desolación, pero también nos relata historias con personajes que lejos de todos sus defectos son personajes con coraje, voluntad, heroísmo y un alto sentido del honor. Pueden ser perdedores como Marv, reyes como Leónidas o vengadores como Batman, pero en todos ellos está el superhombre de Nietzsche, aquél que se alza contra el mundo como un dios en sí mismo.


Referencias

(1) Revista Comic Zone No.8: “Verdades del Mito de Batman (Parte 2)”, por David Álvarez Guzmán

(2) Revista Comic Zone No.7 “El Caballero Oscuro Mito de las sombras (Parte 1)” por David Álvarez Guzmán.

(3) Mas Allá del Bien y el Mal por Friederich Nietszche.


Publicado en enero de 2009 en la revista Soma

jueves, 20 de enero de 2011

Los héroes de la Edad Oscura



Por Fernando Trujillo


Introducción

Nos encontramos viviendo en una Edad Oscura donde los seres humanos se han degradado moralmente y en donde el concepto de justicia ha desaparecido por completo. Vemos en la televisión como los peores criminales reciben más derechos que las víctimas, somos testigos de los más atroces actos que cometen los delincuentes en contra de sus víctimas y nos hemos acostumbrado pacíficamente a esto.
Asesinos desalmados como Garavito reciben condenas leves, violadores de niños de la peor ráela son liberados por falta de pruebas y nosotros solo podemos exclamar por justicia para desahogarnos aunque sea un poco. Nuestro sistema judicial es una bazofia, la impunidad es una regla en esta edad y el sentimiento de frustración aflora en cada uno de nosotros.
Ese sentimiento de frustración, esa rabia contenida y ese deseo de justicia es reflejado en la cultura popular como en la televisión y en los tebeos.
La serie de televisión Dexter y el manga Death Note presentan ambos a dos asesinos como héroes, en estos tiempos de frustración los asesinos en serie se han convertido en héroes para una civilización que agoniza y que pide justicia.


El Oscuro Pasajero

En la serie televisiva Dexter el protagonista Dexter Morgan (interpretado por Michael C. Hall) es un joven forense, parece una persona normal y agradable pero en la oscuridad el es un asesino en serie que se dedica a matar a todos aquellos criminales que escapan de la justicia. Dexter presenta todos los rasgos característicos de un psicópata sin embargo desde que era niño su padre adoptivo Harry Morgan lo educo para que pudiera controlar esas tendencias y usarlas para castigar a los criminales que la justicia no castiga, de esa manera también satisfacer sus impulsos homicidas. Dexter se guía bajo este código (al que llama El Código de Harry) para imponer su visión de justicia.
En cada uno de sus asesinatos Dexter sigue un modus operandi habitual en los asesinos en serie, secuestra a la víctima, la lleva a un lugar secreto en donde aplica su castigo para luego extraer la sangre de su víctima y archivarla como un trofeo. En esto no se diferencia de otros asesinos en serie pero a diferencia de los habituales asesinos en serie Dexter se gana nuestra simpatía.
Para el espectador común las acciones de Dexter son reprobables, la moral que heredamos de nuestros padres nos dice que matar es algo malo y que todos los seres humanos (incluso los más viles) tienen derechos pero sin embargo ante tanta impunidad en nuestro interior deseamos el castigo más cruel para los criminales.
Somos una cultura ahogada de frustración, al ver como nuestro mediocre sistema judicial deja libres a los delincuentes nos llena de rabia el ver que la justicia ha muerto.
Es entonces cuando series como Dexter se convierten en una válvula de escape para nuestra frustración, todos en público alabamos los derechos humanos mientras que en nuestro interior deseamos que corra la sangre de los injustos.
Así cuando Dexter atrapa y más tarde ejecuta a un delincuente que ha evadido la justicia nosotros aplaudimos, le vitoreamos como a un héroe.
No lo hace únicamente por justicia si no para satisfacer su necesidad de matar, su sed de sangre, tiene que matar a los malos como le enseño su padre adoptivo o si no terminaría matando a los que están a su alrededor. Desde que aparecieron esos impulsos, su padre lo enseña a usarlos para el bien de la sociedad y así evitar que el termine convirtiéndose en un ser malvado.
Dexter es un héroe (o mejor dicho antihéroe) para esta Edad Oscura, los héroes benevolentes del siglo XX aquellos que no mataban y representaban a la sociedad burguesa han caducado o han muerto. Este mundo cruel ya no los necesita, los héroes de capa han desaparecido y los asesinos en serie han ocupado su lugar.
En la primera temporada conocemos a Dexter, su vida habitual, su trato con los demás, como todos a su alrededor (con excepción del sargento Doakes su compañero en la policía) lo estiman y lo quieren. Nadie sospecha que detrás de su simpatía y amabilidad se esconde un despiadado asesino. Otro rasgo típico de los asesinos en serie.
En cada capítulo Dexter va narrando los hechos desde su punto de vista, su forma de comportarse con los que le rodean, como intenta controlar sus impulsos homicidas y como finge que es normal delante de los demás.
Dexter no tiene ningún sentimiento de afecto por los demás, puede fingir las emociones pero no siente nada, incluso en el libro tiene el impulso de querer asesinar a su hermana Debra. Entonces si su personalidad es la de un psicópata cualquiera ¿Por qué nos fascina tanto? Por su carisma tan atrapante y por qué hace lo que todos en secreto queremos hacer: asesinar a los malos, imponer justicia por nuestra propia mano.
En el primer capítulo de la primera temporada vemos a un asesino que congela a sus víctimas antes de descuartizarla, al ver la escena del crimen Dexter queda hechizado por el trabajo del asesino, lo ve como una obra de arte y sin embargo sabe que debe hacer encontrar al Asesino del Congelador (como la prensa lo ha llamado) y hacer justicia.
A lo largo de la primera temporada Dexter y su contrincante juegan un juego de el gato y el ratón, cada uno persigue al otro, mientras que Dexter quiere atraparlo el otro quiere que se termine aceptando que es un ser malvado, no importa la máscara que use el es y siempre será un monstruo.
En el final se descubre que el Asesino del Congelador es Brian el hermano mayor de Dexter y que al igual que él fueron testigos del brutal asesinato de su familia pero mientras que Dexter fue rescatado por Harry por el contrario Brian es internado en un psiquiátrico.
El objetivo de Brian era que Dexter aceptara que es un asesino, que viva libre sin códigos ni normas asesinando como el pero Dexter se niega a seguir ese camino, Brian secuestra a Debra y amenaza con matarla si su hermano no se acepta a si mismo pero Dexter lo detiene y al final lo mata pero antes de morir su hermano le dice que él es un asesino y que siempre lo será no importa lo que haga. Es en la muerte de Brian cuando Dexter despierta sus emociones y llora frente al cuerpo de su hermano.
La lucha de Dexter con su yo asesino es el épico combate entre el guerrero y la bestia, la Gran Yihad de la tradición islámica o cabalga el tigre de la tradición oriental. En cada capítulo Dexter se enfrenta a sus impulsos homicidas, lucha consigo mismo para no convertirse en el mismo monstruo a los que castiga.
Conforme la serie avanza la lucha en su interior se hace más difícil, en la segunda temporada el sargento Doakes le dice a Dexter que no podrá controlarlo por demasiado tiempo, que tarde o temprano la bestia se liberara haciendo daño a los que lo rodean. En cada lucha el lado humano termina venciendo pero ¿Cuánto durara? No podrá ganar siempre y esa respuesta asusta a nuestro protagonista
En el último capítulo de la primera temporada Dexter reflexiona sobre su vida, el sabe lo que es y en el fondo sabe que su hermano tenía razón, si su hermana y las personas a su alrededor supieran la verdad entonces lo aborrecerían, lo encerraría y probablemente le darían la pena de muerte.
Antes de terminar la primera temporada Dexter tiene una visión en donde el está caminando delante de una multitud y esta lo vitorea, lo apoya y le agradece el protegerlos de la escoria, esa multitud somos nosotros, en una sociedad moribunda elevamos a un asesino en serie al estatus de héroe aunque nos cueste admitirlo.
Dexter Morgan es un símbolo de esta época, el es la justicia en un mundo que ha perdido la justicia. Es una persona normal como tú y yo por que en el fondo Dexter somos nosotros mismos.


El dios del nuevo mundo

En el manga/anime Death Note conocemos a Light Yagami, un chico común y corriente, es el mejor estudiante de todo Japón y al igual que nosotros Light ve que el mundo está podrido, lleno de maldad y se siente impotente.
Un día cualquiera Light encuentra el en patio de la escuela la Death Note, al principio la ve con escepticismo pero conforme la usa va poco a poco comprendiendo su poder, es entonces cuando Light decide crear un nuevo mundo libre de maldad en donde él es el dios de ese nuevo mundo, el juzgara a los buenos y a los malos castigando a estos últimos con la muerte imponiendo su justicia.
Conforme mas usa la libreta en el mundo se comienzan a conocer sus acciones, saben que hay alguien castigando a los malvados, lo empiezan a llamar Kira (asesino en japonés) y aunque a Light no le gusta este sobrenombre se siente satisfecho al saber que su obra está siendo conocida en el mundo, el nuevo mundo se está forjando.
Light es como Dexter, ambos son asesinos, ambos son psicópatas pero también ambos son visceralmente diferentes. La diferencia radica en que Dexter tiene un código moral mientras que Light no tiene ética ni moral.
“Hay algo en la Death Note que te hace usarla una vez mas” le dice Light a Ryuk el shinigami (dios de la muerte) cuando lo conoce. En sus manos Light tiene un gran poder y ese poder lo termina absorbiendo.
El mundo está podrido, Dios está muerto y Light lo ha suplantado pero todo dios tiene un adversario y en el caso de Light ese enemigo es L.
L es el mejor detective del mundo, está dispuesto a atrapar a Light y hacerlo pagar por todos sus crímenes.
Aquí se abre un duelo de ingenio entre los dos, cada uno lucha para imponer su propio concepto de justicia.
Mediante avanza la investigación Light no duda en eliminar a todo aquel se ponga en su camino no importa si es inocente, no duda en manipular a los que tiene a su alrededor para lograr sus objetivos. Light justifica sus acciones alegando que todos los que se lo oponen también se oponen al nuevo mundo sin maldad que quiere crear y por eso deben de ser eliminados. No le importa mentirle a su propia familia, jugar con los sentimientos de los demás y manipular a todos a su alrededor. Incluso usa de manera despiadada a la modelo Misa Amane que lo ama de forma sincera y que no sospecha que Light solo la ve como a una marioneta.
Light es una persona sin moral, el no respeta ningún código y carece de ética, es una persona cuyo idealismo y sentido de justicia (un sentido de justicia infantil en palabras de L.) lo llevan a convertirse en un ser tan vil como aquellos a los que ejecuta. Pese a que tiene una personalidad repugnante Light Yagami tiene un gran culto de seguidores.
Porque igual que pasa con Dexter, Light se encarga de matar a los peores criminales, escribiendo sus nombres en la libreta ejecuta a aquellos que están prófugos de la justicia o a quienes están en la cárcel.
Porque lo que queremos ver es como la maldad es castigada aunque sea en la ficción, tenemos hambre de justicia y la cultura popular es una manera de sentirnos satisfechos.
El mismo Light se lo explica a Ryuk en la serie: “Si en la escuela le preguntan a los estudiantes si una persona mala merece morir, puedes apostar que todos darían la respuesta socialmente aceptable, es lo que deben decir por supuesto, es la respuesta correcta que dar ¿Cierto? Los humanos siempre vamos a guardar las apariencias cuando estamos en público pero esto es lo que sentimos, muchos temen apoyarme por lo que dirán los demás o prefieren negar mi existencia en verdad pero en internet donde puedes permanecer en el anonimato el apoyo por Kira está creciendo, quizás las personas temen decirlo en voz alta pero todos entienden lo que está pasando, alguien están desapareciendo a los malos (…) así es como debe de ser”.
Las palabras de Light expresan muy bien quienes somos en realidad, tenemos miedo de decir lo que verdaderamente pensamos por temor. Cuando la gente dice lo que realmente siente es cuando la sociedad se asusta, porque queremos sangre y en el fondo nos importa un comino los derechos humanos, todo lo que queremos es que los delincuentes sufran las torturas mas inimaginables.
Mediante va pasando la historia de Death Note, Light pasa de ser un idealista a volverse un monstruo al que no le importa pasar sobre quien sea para salirse con la suya, volviendo al ejemplo que puse anteriormente sobre la lucha contra la bestia, a diferencia de Dexter, Light ha perdido esa lucha, su lado humano ha sido derrotado y el monstruo que habita en él se ha apoderado por completo de su ser.
Death Note en realidad es la trágica historia de Light Yagami, de cómo consigue un gran poder y como este poder lo corrompe. Con grandes poderes vienen grandes responsabilidades pero esos grandes esos grandes poderes requieren de una gran ética moral por parte de la persona.
Al final de la primera parte de Death Note Light consigue quitar a L. de su camino y acto seguido se apropia de su identidad, elimina toda oposición que le queda y toda sospecha que se tenía de él, ahora es libre para matar a su voluntad, se ha convertido en un dictador que se dedica a matar impunemente. La primera parte termina con Light manipulando a todos a su voluntad, en el mundo hay un gran temor a él, sectas de fanáticos que lo proclaman como un dios han aparecido y el mundo gira a su voluntad.
Así pasan seis años hasta que aparecen los sucesores de L: Near y Mello quienes juran atrapar a Kira. El primero es un niño genio solitario y el segundo es un chico impulsivo, ambos usaran cada uno sus propios métodos para atrapar a Light.
Mientras Mello se une a la mafia para atraparlo, Near se une a un equipo especial para hacerle frente. Nuevamente Light tiene que recurrir a su astucia para salir bien librado, manipula nuevamente a quienes están a su alrededor para poder escapar de toda sospecha y exterminar a sus adversarios.
Sin embargo mientras la segunda parte va avanzando Light comete una serie de errores, no siempre podrá eludir a la justicia, en el ultimo capitulo tiene un plan para aniquilar a todos sus oponentes reuniéndolos en un solo lugar, cuando cree que va a ganar se delata a sí mismo en un ataque de soberbia y eso lo lleva a su caída.
Una vez que ha sido derrotado Light pierde la cordura por completo, Near quien lo derrota le explica que el solo fue una marioneta de la Death Note, sucumbió ante su poder. Una vez derrotado Light huye herido, en lagrimas, recordando todo lo que hizo y encuentra la muerte en manos de Ryuk que escribe su nombre en su libreta, murió de la misma manera en como había matado.
En Death Note triunfa el concepto de justicia tradicional, Near desenmascara a Light como lo que siempre fue: un asesino desquiciado.


Conclusión

Los héroes como tradicionalmente los conocíamos han desaparecido, esos héroes que luchaban por los derechos humanos y que tenían por juramente nunca tomar una vida humana han quedado caducos para la generación de hoy.
Estamos en una Edad Oscura, hace décadas estos fueron héroes para un mundo que los necesitaba pero no para esta edad, los criminales son cada vez más sádicos y la impunidad es cada vez más atroz.
No estamos viviendo en tiempos políticamente correctos si no en tiempos oscuros en donde la maldad reina, los viejos juramentos y los viejos héroes ya no tienen cabida en un mundo cada vez mas podrido como este.
Esta es una época que pide justicia con sangre, así van apareciendo en la cultura popular personajes como Punisher o Rorschach, héroes con otro tipo de moral que imparten su justicia de un modo políticamente incorrecto.
En una cultura obsesionada con los asesinos en serie como la nuestra aparecen estos nuevos héroes, los héroes de la Edad Oscura.
Dexter Morgan y Light Yagami son arquetipos nietzscheanos, ambos desvirtúan los valores establecidos de la sociedad y crean sus propios valores, ambos son los nuevos dioses de un mundo que ha perdido a su dios. La maldad se enfrenta a la maldad y la justicia tiene ha adquirido un color carmesí, así es en la era que vivimos. Light y Dexter son símbolos de nuestro tiempo, oscuros héroes que deambulan en un mundo oscuro.
En el mundo real vemos como la podredumbre moral avanza sin freno, como los malvados son liberados, como sonríen cínicamente ante las cámaras y como burlan nuestro pésimo sistema de justicia, así es en el mundo de los derechos humanos, querías que todos fueran iguales y tuvieran derechos entonces acepta las consecuencias. Pero no te preocupes, todavía puedes desahogarte en la ficción, viendo como los héroes de la Edad Oscura aplican la justicia de la manera más vil, no es real pero por lo menos puedes escapar a este asfixiante mundo decadente.


Septiembre 2010

Imagen extraida de Studiotsang http://studiotsang.wordpress.com/


Opening de Dexter

http://www.youtube.com/watch?v=x5WpxxJpL-g

Opening de Death Note (segunda temporada)

http://www.youtube.com/watch?v=wy_4m-DFCwM

domingo, 16 de enero de 2011

Monologo del guerrero palestino



Fernando Trujillo

Soy un guerrero
Soy un soldado al servicio de Ala y de mi pueblo
He visto a mi gente sufrir
He llorado ante los cuerpos de mi mujer y de mis hijos
He visto a los invasores arrasar con mi pueblo
He sido testigo de la indiferencia de las naciones
Cuando veo los cuerpos sin vida de los niños me digo: No más.
Con mis hermanos combato a los invasores
Somos una minoría pero no nos rendiremos
No descansaremos hasta expulsar a los invasores
No descansaremos hasta ver a Palestina libre
Alrededor del mundo nos llaman terroristas
No me importa
Disparo contra mis enemigos
El invasor es más poderoso
Tiene armas nucleares y biológicas
Armas capaces de destruir al mundo
Nosotros tenemos el espíritu solar y guerrero
Somos los Hijos de Palestina
Somos los defensores de la Patria
Podrán matar nuestros cuerpos pero no mataran nuestro espíritu
Luchamos por un ideal
Luchamos por nuestra gente
Combatimos para ver una Palestina libre, alegre y prospera
Tal vez no viva para verla
Pero no parare hasta hacer realidad ese hermoso ideal


¡Palestina libre!

¡Viva Palestina!


23-05-10

jueves, 13 de enero de 2011

El llanto Palestino



Por Fernando Trujillo

Palestina llora
Llora por sus hijos muertos
Llora por sus hijas violadas
Aquellos que dicen ser el Pueblo de Dios han invadido Palestina
Sus misiles masacran inocentes
Sus balas arrebatan la vida de un pueblo
Padres lloran frente a los cuerpos de sus hijos
La alegría de los niños ha desaparecido
El Ángel de la Muerte está sobre Palestina
Su nombre es Israel
Mata a los recién nacidos con la bala de una ametralladora
Incendia los hogares con un misil
Palestina llora
La sangre de sus hijos clama por ser escuchados
El mundo se tapa los oídos
Mientras Palestina llora el mundo permanece indiferente.


23-05-10


Publicado por primera vez en Aqui no Vale pensar http://aquinovalepensar.blogspot.com/2010/05/el-llanto-palestino.html

viernes, 7 de enero de 2011

La patria inmortal



©Fernando Trujillo


Extraido de Versos de la podredumbre

Patria mía
Patria inmortal
¿Qué ha pasado contigo?
Te han vendido
Te han explotado
Has perdido tu alegría patria mía
No eres más la tierra de los héroes
Han destruido tu belleza
Han asesinado al águila imperial
Ya no le perteneces a tus hijos
Le perteneces a las corporaciones
¿Dónde está Iturbide?
¿Dónde está Vasconcelos?
El capital mato tus ideales
Patria mía
Patria inmortal
No llores más
Algún día el águila volverá a volar
Una nueva aristocracia renacerá
Los farsantes y los traidores tendrán su momento
Al final ellos caerán
La espada de la nueva aristocracia destronara a los traidores
Entonces la bandera volverá a ondear
Y tú volverás a reír patria inmortal.

16-08-10

sábado, 1 de enero de 2011

Gummo, la pesadilla spengleriana


Por Fernando Trujillo

La película Gummo del director americano Harmony Korine es una obra maestra del cine, alabada por cineastas como Werner Herzog, Gus Van Sant y Bernardo Bertolucci es una película iconoclasta, políticamente incorrecta y perturbadoramente original.
La opera prima de Harmony Korine (guionista de la película Kids) ha provocado el odio de los críticos pertenecientes al Mainstream quienes la han atacado llamándola “basura pretenciosa”, en el momento de su estreno en octubre de 1997 la crítica de The New York Times dijo: "Aunque es temprano, ya podemos decir que Gummo es la peor película del año". La película ofendió a los críticos moralistas y a los defensores del establishment.
El cine mainstream de Hollywood nos enseña el triunfo del sueño americano, un mundo donde todos tienen oportunidad de ganar, donde al final el protagonista triunfa y se queda con la chica rubia. A los críticos les gustan esas películas donde los discapacitados, los soñadores y los chicos buenos ganan al final, esa Norteamérica de cuentos de hadas en donde todos los sueños se hacen realidad y donde los valores morales, la bondad y la perseverancia triunfan sobre la adversidad.
Estas películas son aplaudidas, ganan centenares de oscares, las pasan en tv a todas horas y son llamadas obras maestras por la crítica y el público.
Gummo rompe con la tradición del cine hollywoodense, si este último muestra el sueño americano Gummo nos da un paseo por la pesadilla americana, esa otra América alejada del glamour y la felicidad artificial de la televisión.
Cuando uno termina de ver Gummo tiene una sensación de malestar, nauseas y un desconcierto absoluto, la película tiene el mismo impacto que una bomba atómica. Pocas veces el cine ha dado obras tan originales y perturbadoras como Gummo.

El filme se centro en Xenia un pueblo de Ohio donde un tornado arraso la comunidad, Xenia es un lugar donde se han cumplido las mas terroríficas pesadillas de Oswald Spengler sobre la decadencia de occidente.
A lo largo del filme conocemos a una galería de seres degradados respirando pegamento, matando gatos, adorando a Satán, prostitucion y pedofilia. En cada cuadro somos testigos de la cada vez más progresiva degradación total de Occidente.
El desfile de miserias humanas que habitan el pueblo incluye a dos amigos de nombre Salomón y Tummler los cuales se dedican a cazar gatos para venderlos a una carnicería, una pre-adolescente con síndrome Down que es obligada a prostituirse por su hermano mayor, un chico viste de conejo, un enano negro homosexual que seduce a un ebrio (interpretado por Harmony Korine el director) y tres hermanas que mientras buscan a su gato se encuentran con un pedófilo.
Todos ellos seres degenerados, sin esperanzas ni sueños por un futuro mejor, saben que nada va a cambiar, escapan de su realidad respirando pegamento o matando gatos. He aquí la América profunda, el excremento del sueño americano.
Si el infierno es la degradación absoluta entonces las duras escenas que pasan ante nuestros ojos son una visión del infierno, Xenia es un lugar habitado por seres sin alma, olvidados por el resto del mundo, la Modernidad y el progreso material asesinaron el espíritu humano degradando al ser humano a una piltrafa sin sueños ni esperanzas.
El mundo de Gummo es el mundo visualizado por Spengler en sus obras, un occidente sumido en la decadencia moral, sin espíritu de lucha, entregado a sus instintos más oscuros –asesinato, abuso sexual, drogadicción, etc.—para el filosofo Oswald Spengler este progreso material que se desarrolla sin freno no es más que una degradación espiritual hacia un profundo abismo, sin embargo a Spengler al igual que a la vidente Cassandra—la vidente griega a la que nadie le creía sus profecías—nadie lo tomo en cuanto. Esta decadencia que Spengler predijo se ha cumplido.

En una entrevista que Werner Herzog realizo a Haromy Korine el primero le dijo al segundo con respecto a su película:
“Yo vi Gummo como una verdadera película de ciencia ficción, en el sentido de que muestra una asustadora visión del futuro: una pérdida del alma, una pérdida de espiritualidad… y ahora tu [Korine] lo ves todo claramente con unos ojos muy tiernos…”
Lo que el director alemán ve en Gummo es una visión no muy lejana de un Occidente en ruinas, carcomido por la decadencia, cuando el hombre ha quedado reducido a nada. Este Occidente es un hijo de las ideas de progreso y globalización, cuando todo haya quedado consumido y ya no haya nada por lo que luchar ni por que soñar solo quedara la miseria y el olvido.
La atmosfera de la película es un ambiente irreal en donde lo grotesco se combina con lo tierno, lo insano se mezcla con lo trágico, lo patético y lo onírico van de la mano danzando através de cuadros que nos van desvelando la vida en un pueblo donde el espíritu humano ha dejado de vivir. La pesadilla spengleriana hecha realidad.
Con su visión de una America decadente la película de Korine supera el género dramático y realista, Gummo supera el racionalismo al que Hollywood continúa atado, es una superación al cine mismo. Estamos ante un nuevo tipo de cine para un nuevo tipo de espectador y para un nuevo tiempo.
Gummo vino a romper con todo lo tradicional en el cine: la técnica, la estética, la narrativa y el clásico Happy End. Korine vino con una revolución visual para nada conservadora y nada complaciente. Un cine rebelde e iconoclasta para un espectador rebelde.
Esta aterradora visión del futuro no ha hacho más que cumplirse, el pueblo tiene por nombre Xenia pero puede ser Buenos Aires, Londres, Ciudad de México, puede ser el pueblo donde tu vives o tu calle más cercana. El futuro está aquí.
Una de las últimas escenas de Gummo es donde aparece el Chico Conejo sosteniendo el cuerpo de un gato muerto, enseña al espectador el cuerpo del gato. El cadáver putrefacto del occidente moderno.

Febrero 2010