"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







viernes, 28 de enero de 2011

Frank Miller y el mito del Superhombre



Por Fernando Trujillo


Introducción

Según el filosofo alemán Friedrich Nietzsche (1844-1900), el Superhombre es aquel individuo mas allá del bien y del mal, un hombre que se ha alejado de la masa para crear sus propias leyes, resumiéndose como un ser que ha dejado de ser un hombre común para convertirse en un ser superior.
Dentro de las novelas graficas del escritor norteamericano Frank Miller podemos ver este mito reflejado en muchos de sus personajes, por supuesto que dentro del mundo del cómic hay muchos ejemplos del mito del Superhombre (desde los superhéroes de distintas editoriales de la Edad de Oro del comic pasando por Jodorowsky y sus Metabarones o Alan Moore y su obra Watchmen) pero por el momento nos concentraremos en Frank Miller y tres de sus obras capitales: Sin City, 300 y El Caballero de la Noche.

Dios está muerto y el Superhombre ha ocupado su lugar

Comencemos con El Caballero de la Noche por ser la obra cumbre de Miller, ya que en ella nos encontramos con un Batman más oscuro y violento totalmente distinto al Batman “Light” de esa época (si vieron los Super amigos ya saben a lo que me refiero). El Batman de Miller era un hombre atormentado y violento, un hombre que impone su propia ley en Ciudad Gótica. Desde los lúgubres edificios de Ciudad Gótica el caballero nocturno vigila las calles, castigando a los criminales a su manera sin importarle lo que la policía o la opinión pública piensen de él. Batman es un proscrito, un justiciero por su propia mano pero que ante todo es un hombre con un alto sentido de honor y justicia; es aquí donde se presenta al Superhombre. Batman crea sus propias leyes, se rebela contra contra la masa, contra el mediocre y corrupto sistema; es un hombre incomprensible para todos (un superhombre) y es aquí donde se diferencia de su contraparte de Metrópolis quien a pesar de autonombrase “Superhombre” es en realidad un parte de la masa.
Sobre este punto, Batman es la respuesta antagónica a Superman, pues el mensaje de este último es pseudo-comunista y de esperanza para todos, ya que Superman es de origen campesino y humilde cuyo principal enemigo es Lex Luthor un poderoso industrial. Los oprimidos se rebelan contra los poderosos, mientras Batman conlleva un mensaje jerárquico, puesto que el es un aristócrata. Ensalza al individuo por sobre las masas, al representar el tope de la perfección humana. (1)
Para finalizar con Batman pasemos a ver las tres transformaciones que Nietszche señalo en “Así habla Zaratustra” y las cuales sufre el personaje de Batman:
Primero tras la muerte de sus padres el pequeño Bruce se encuentra con la figura del camello un simbolismo que representa la sumisión, el alma que lleva las grandes cargas y sufrimientos con resignación. Segundo al iniciar su entrenamiento, Bruce adopta sin saberlo la forma del León; un camello rebelado que impone su voluntad frente a las adversidades, destruyendo sus anteriores cargas. Finalmente el león debe convertirse simbólicamente en niño, esto es un ser capaz de crear sus propios valores, de vivir para si mismo y empezar de nuevo sin que la moral colectiva o “del rebaño” lo afecte (2)
Ahora, pasemos a Sin City. Aquí se nos presenta una ciudad corrupta, viciada e hipócrita, un mundo poblado por borregos idiotizados por el sistema. En este mundo sobresalen tres variantes del Superhombres; Marv, Dwight y Hartigan. Tres personajes diferentes, un mismo héroe.
El primero protagonista de la primera historia de “Sin City” (bautizada como “El Duro Adiós”) es un Conan moderno -como su autor lo define-, un bárbaro que jurando venganza sobre el cadáver de su amada Goldie (una prostituta que le ofreció cariño y amor), se embarca en una sangrienta odisea enfrentándose a la ley y a la sociedad hasta cumplir con su juramento cumpliendo la máxima de Nietszche “Un acto de amor va mas allá del bien y el mal”, expuesta en su obra “Mas Allá del Bien y del Mal”. Marv aniquila a todo el que se cruce en su camino, torturándolos para calmar su ira y su sed de venganza, al final en una escena cumbre, asesina de manera espantosa al cardenal Roark (el Superhombre mata a Dios). Por todo ello, es condenado por una sociedad borreguil que lo considera un “monstruo” y termina pagándolo con su vida al ser enviado a la silla eléctrica.
Dwight, por otro lado, es un hombre común y corriente que se ve envuelto en una intriga pasional, cuando es traicionado por su amante, que casi lo mata a tiros, Dwight es salvado por Marv y las prostitutas de la parte vieja de la ciudad de las cuales se volverá un amigo. Dwight en ese momento cambia su apariencia tras ser desfigurado por su pérfida amante, su apariencia cambia completamente como un renacimiento, de un hombre común a un Superhombre. Acusado por la policía del asesinato del esposo de su amante, Dwight al igual que Marv se involucra en una sangrienta cruzada hasta completar su venganza, pero a diferencia del anterior él escapa volviéndose un proscrito.
En La Gran Matanza (donde volvemos a ver Dwight) somos testigos de cómo tras el asesinato de Jackie, un policía violento, se avecina una guerra entre las prostitutas y los policías (una lucha entre amazonas que viven bajo su propia ley y los lacayos del sistema). Dwight se convierte en general de las primeras con ayuda de su amante, Gail, y juntos logran derrotar a sus enemigos. Esta es otra variante del Superhombre el cual deja de ser un bárbaro para convertirse en un líder, luchando contra el sistema y sus injusticias.
Hartigan protagonista de la historia titulada “Ese Bastardo Amarillo” es un policía honesto que tras salvar a una niña, Nancy Callahan, de las garras de un repugnante pederasta -al que le aplica la golpiza de su vida-, es traicionado por el sistema en el que cree, puesto que el pederasta es hijo de un importante senador (de la familia Roark) y por ello es encerrado acusado de los crímenes de éste. Hartigan es el superhombre incomprendido por una sociedad idiotizada por el gobierno y los medios de comunicación (que injustamente lo presentan como un “monstruo”). Tras ser liberado después de muchos años, se enfrenta otra vez con el pederasta Junior Roark ahora físicamente convertido en un monstruo hediondo para resaltar mas su maldad—el amarillo como dato era un color que simbolizaba a la decadencia en el siglo XIX—el cual desea vengarse del policía que lo destrozo físicamente y de la niña que escapo de su perversidad. Pero, tras acabar con él, comete suicidio para salvar otra vez a esa pequeña niña -ahora convertida en una sensual mujer- de la persecución del corrupto sistema.
En Los 300, el superhombre es Leónidas, rey de Esparta, un hombre que ama a su pueblo y a su esposa, un guerrero fiero y honorable que se ve enfrentado contra el imperio persa y su rey Jerjes (lo opuesto a Leónidas), con ningún apoyo a su favor, desde el parlamento espartano hasta los viejos sacerdotes, que son tentados por las riquezas ofrecidas por Jerjes. Entonces, Leónidas se alza con un puñado de guerreros para enfrentarse con los invasores. He aquí al superhombre que con todo en contra guía a un reducido grupo de seguidores en la lucha con un enemigo aparentemente más poderoso. La voluntad es la única arma a favor en un mundo hostil.
Al igual que Batman, Leonidas es un aristócrata, Nietszche expreso que los aristócratas eran “unos hombres, dotados de un carácter muy cercano a la naturaleza, bárbaros en todo el sentido de la palabra, hombres de presa en posesión de una fuerza de voluntad y de un ansia de poder aun intactos” (3)
Con esto Nietszche nos dice que el ser aristócrata no quiere decir ser un “junior” que vive para comprar autos de lujo o estar todas las noches de antro en antro, ser aristócrata es ser un guerrero, en las historias de Millar tanto los aristócratas de sangre como Batman o Leonidas así como los aristócratas de espíritu como los protagonistas de Sin City son individuos bárbaros, de voluntades enérgicas, que se alzan contra un mundo vil y podrido gobernado por un sistema hipócrita para crear su propia ley, todos ellos regidos por un código de honor indestructible, todos ellos una raza de héroes los cuales crean su propia moral (Honor, Valor, Fidelidad, entre otros) frente a la moral de los plebeyos y los resentidos.
Pasemos a los villanos de dichas obras que serian la representación de la moral de los plebeyos que acabo de mencionar, lo primero Nietszche califica de plebeyos (o esclavos) a aquellos que repudian todo lo que es puro y hermoso pero ante todo que desprecian a los aristócratas y lo que su moral conlleva. Villanos como Joker o Dos Caras en Batman, la familia Roark en Sin City o Jerjes en 300 son representaciones de una sociedad enferma y cada vez mas inhumana, una sociedad que tras los valores de “Tolerancia”, “humildad” y “caridad” esconde un rostro vil y sádico que devora todo lo que sea opuesto a ella (moral de los esclavos), una sociedad de Dos Caras como el popular enemigo de Batman y lo que vendría siendo su arquetipo.
Entre los villanos de Batman a parte del famoso Joker (representación de la locura y el caos) tenemos al clásico Pingüino un mafioso elegante pero que lo opuesto a la idea del Superhombre ya que el Pingüino no va hacia lo alto si no hacia lo mas bajo como un animal (corrupción, violencia, materialismo).
La familia Roark en Sin City por ejemplo representa la apoteosis de la hipocresía social y la involución hacia lo mas bajo de los valores humanos, esta compuesta por el senador Roark un político despreciable que utiliza su poder para hacer su voluntad, cuyo hijo es un violador de niñas que gracias a la influencia de su padre es impune, el hermano del senador es el cardenal Roark que viene a representar ese cristianismo que Nietszche tanto despreciaba y que plasmo de manera tajante en su obra El Anticristo (en la obra de Nietszche los sacerdotes vienen a representar esa moral de los resentidos y los borregos), un hombre influyente y malvado cuyo hijo adoptivo es Kevin un psicópata caníbal y fundamentalista cristiano.
Jerjes a pesar de ser un aristócrata en la sangre, su espíritu viene a ser plebeyo, como dije antes es lo opuesto a Leonidas, ya que Jerjes es un hombre materialista (lleno de joyas y lujos), megalómano que se considera un dios, que desprecia a sus sirvientes los cuales le temen, un cobarde que siempre esta en su trono rodeado de oro y rameras mientras su opuesto lucha al lado de sus camaradas por derrotarlo, la derrota de Jerjes en 300 viene a ser simbólicamente la muerte de Dios en la obra de Nietszche mientras que la muerte fisica de Leonidas viene a ser el nacimiento del Superhombre.
Entonces tenemos como villanos a burgueses (la familia Roark), sacerdotes (los traicioneros sacerdotes en 300), criminales (el Pingüino y Dos Caras) y a un dios mismo (Jerjes) frente a todos estos villanos están los Superhombres en una batalla interminable entre la moral de los plebeyos frente a la moral de los aristócratas, entre la masa y el individuo, entre valores como el honor y la verdad frente a la mentira y al odio, una lucha que trasciende de las viñetas de un comic a la historia de la humanidad. Y la lucha se seguirá repitiendo como un Eterno Retorno, todo lo que muere renace y todo lo que renace tiene que morir.
Como vemos, Frank Miller nos presenta una serie de historias llenas de violencia, tragedia y desolación, pero también nos relata historias con personajes que lejos de todos sus defectos son personajes con coraje, voluntad, heroísmo y un alto sentido del honor. Pueden ser perdedores como Marv, reyes como Leónidas o vengadores como Batman, pero en todos ellos está el superhombre de Nietzsche, aquél que se alza contra el mundo como un dios en sí mismo.


Referencias

(1) Revista Comic Zone No.8: “Verdades del Mito de Batman (Parte 2)”, por David Álvarez Guzmán

(2) Revista Comic Zone No.7 “El Caballero Oscuro Mito de las sombras (Parte 1)” por David Álvarez Guzmán.

(3) Mas Allá del Bien y el Mal por Friederich Nietszche.


Publicado en enero de 2009 en la revista Soma

1 comentario:

  1. Excelente post, muchas gracias por publicar. Te agradeceré mucho si me recomiendas más historias inherentes al tema del superhombre o a temáticas con un alto valor moral y/o unprofundo sentido de la existencia. De antemano gracias.

    ResponderEliminar