"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







domingo, 20 de febrero de 2011

Tolkien y el mundo de los arquetipos



Por Fernando Trujillo

El mundo de los arquetipos es un mundo que permanece cerrado a los ojos de las masas humanas, solo el soñador y el poeta pueden ver este mundo, este mundo está aquí entre nosotros, en una realidad paralela a la nuestras. Estos arquetipos nunca mueren, permanecen dormidos esperando el momento de despertar en el inconsciente colectivo.
En el siglo XX en pleno siglo del arte basura y la cultura del consumo el mundo de los arquetipos vuelve a resurgir en el inconsciente humano de la mano de un viejo profesor sudafricano de nombre John Ronald Reuel Tolkien.
Tolkien profesor de Oxford, fumador de pipa, católico devoto y amante de la naturaleza forjo una mitología compleja en donde resurgen los mitos, las tradiciones y en donde imperan valores como el Honor y el Coraje, valores perdidos por el occidente moderno.
La Tierra Media el mundo creado por Tolkien era su universo interior proyectado en sus libros, un lugar donde existían valientes caballeros, pacíficos hobbits, sabios elfos y en donde se levantaban grandes reinos que coexistían con la majestad de la naturaleza pero también era un lugar peligroso poblado de dragones y orcos. La magia, la jerarquía, la fuerza y la caballería eran valores imperantes en la Tierra Media, un mundo ajeno al mundo moderno cuyos valores se diluyen en la oscuridad de la industrialización y el racionalismo.
La mitología de Tolkien es junto a la mitología del escritor americano Lovecraft, una de las cosmovisiones más complejas y fascinantes en la literatura fantástica. Una mitología que ha causado admiración, ha despertado los sueños y ha causado también el rechazo de ciertos círculos de literatos “serios” que no dejan de tachar a Tolkien como un escritor “para niños”. Tolkien siempre defendió la idea de que el hombre es un sub-creador, un ser capaz de crear un propio universo por medio de la imaginación.
Tal vez la palabra “crear” no sea la apropiada para hablar de la obra literaria del Tolkien, es posible que el nacimiento de la Tierra Media se haya dado al mismo tiempo que el de su autor, oculta en su inconsciente. En este contexto entonces Tokien fue un explorador del mundo de los arquetipos, viajando por la parte oculta de nuestro cerebro (esa que es reprimida cuando somos niños) y descubriendo un mundo de hadas, duendes, magos y héroes.

Los escritos de Tolkien reflejan todo un mundo heroico al que pobló de mitos, entrego un lenguaje y forjo una Cosmovisión fantástica de espadas y magia para un mundo que agoniza en los abismos de la tecnología y la ciencia. Comenzó escribiendo el Hobbit su primer libro como unas historia para niños pero pronto se dio cuenta de que había creado algo mucho más grande de lo que imagino y que culminaría en su posterior obra El Señor de los Anillos una epopeya épica de heroísmo, fe y sacrificio.
El Señor de los Anillos novela dividida en tres partes y publicada entre 1954 y 1955 narra la mítica lucha entre el bien y el mal. Esta obra por la complejidad de su lenguaje, por su narrativa vigorosa y heroica esta a la altura de las obras de Homero, Dante y Cervantes. Se podría decir que El Señor de los Anillos es la obra más grande del siglo XX (aunque a muchos de los sesudos intelectuales serios les moleste) es una obra que está por encima de su tiempo, que ha superado todo lo que conocemos como literatura moderna y que continuara siendo leída en mil años cuando la mayor parte de la literatura del siglo XX sea carcomida por las polillas y olvidada. Dentro de su obra Tolkien deja ver su pensamiento religioso y social opuesto a la podredumbre moderna. El catolicismo de Tolkien era un catolicismo medieval, aristocrático y tradicional, se oponía a la modernidad, a la pérdida de valores y a la destrucción de la naturaleza en pos del progreso material.
Las convicciones políticas y religiosas de Tolkien eran conservadoras lo que hace de Tolkien una personalidad incomoda para muchos intelectuales asociados al establishment. Como ejemplo durante la guerra civil española, Tolkien apoyaba al general Francisco Franco en su lucha contra los rojos puesto que ellos estaban destruyendo templos religiosos, asesinando sacerdotes, violando monjas y masacrando a la población civil. Esto refleja sus firmes creencias religiosas.
Lo que más amaba era fumar pipa en compañía de sus amigos, hablar de literatura inglesa y pasear en bicicleta en los campos de su amada Inglaterra. Aborrecía como se destruían los bosques para forjar carreteras y se oponía a conducir un automóvil prefiriendo usar su bicicleta así como también le llenaba de repugnancia como las fábricas y el progreso material hacía trizas la naturaleza de su país. También veía con horror como la ciencia estaba acercando al mundo a su destrucción, como los nefastos casos de la bomba atómica y expreso en su poema “Mitopoeia” su idea de que los mitos acercaban al hombre con lo divino. En definitiva el pensamiento de Tolkien se oponía al mundo moderno.

La historia del Señor de los Anillos narra cómo los pueblos de la Tierra Media se unen contra las hordas del mal y narra el viaje de un hobbit por destruir el Anillo Único del Señor Oscuro en medio del conflicto.
El elegido para destruir el anillo es Frodo un hobbit quien viene a representar el arquetipo del héroe, la misión de Frodo será la de ir a los Montes del Destino a destruir el Anillo pero en todo momento deberá resistir a las tentaciones que este le ofrece y pondrá a prueba toda su resistencia espiritual para no sucumbir a la maldad del Anillo.
A lo largo de la saga varios personajes son tentados por el Anillo algunos resistirán al mal pero otros caerán bajo su poder y esto los llevara a su ruina.
El Anillo viene a representar la usura internacional, su poder maligno es tan fuerte que incluso tienta a seres poderosos como Gandalf o Galadriel. El Anillo es en síntesis todo lo que Tolkien odiaba: opresión, maldad, avaricia, traición y esclavitud.
Entonces se podría decir que El Señor de los Anillos visto desde una perspectiva sociopolítica es la historia de los pueblos libres contra la usura internacional.
En la historia se oponen el bien contra el mal, la Tradición contra la Modernidad, la defensa de la naturaleza contra el progreso industrial.
Las fuerzas del bien son representadas por los hombres, los hobbits, los enanos y los elfos, todos ellos viven en sociedades feudales donde gobierna una jerarquía medieval de reyes y caballeros regidos por un estricto código de honor.
De todos las criaturas que pueblan Tierra Media son los elfos los seres más elevados y los únicos que no pueden envejecer siendo una especie de semidioses (o ángeles) de la Tierra Media, conocidos como los Primeros Nacidos son seres de gran belleza física y espiritual, amantes de las artes y la belleza son también poseedores de una enorme sabiduría. Su contraparte vienen siendo los orcos criaturas oscuras provenientes de Mordor y servidores de Sauron el Señor Oscuro. Su lenguaje hosco, su fealdad física y espiritual los hace una parodia grotesca de los elfos. Según el Silmarillon los orcos fueron una tribu elfica que fue tentada y degenerada por Morgoth –el primer Señor Oscuro—convirtiéndose en seres malignos y hostiles que sirven con temor y odio a su amo.
Los orcos vienen a ser un reflejo de la sociedad moderna, seres monstruosos sin alma y sin sentimientos, afectos a la brutalidad y a la suciedad.
Las fuerzas del mal son representadas por los antes mencionados orcos y su oscuro amo Sauron quien busca el Anillo para que la oscuridad domine sobre la Tierra Media. En su búsqueda de conquista la gente de Mordor destruye los bosques, arrasa y esclaviza ferozmente los pueblos con los que se topa en el camino.
Para encontrar a los hobbits Sauron ha enviado a los Nazgul antiguos reyes esclavos del Amo Oscuro (los gobernantes esclavos de la usura) y también detrás del Anillo esta el siniestro Gollum un hobbit degradado física y espiritualmente por el poder del Anillo (el hombre degenerado por el poder de la usura).
Entre los personajes buenos que hacen frente a las fuerzas de la oscuridad nos encontramos con toda clase de héroes inspirados en el folklor medieval: el hobbit Frodo (el héroe) en conjunto con sus amigos Sam, Merryn y Pipin, el mago Gandalf el Gris (el arquetipo del mago), Aragorn (el emperador, el guerrero), el enano Gimli y el elfo Legolas quienes harán una peculiar amistad. Los acompañara también Boromir quien será tentado por el Anillo lo que lo llevara a su perdición.
Estos héroes comenzaran su camino juntos pero a la larga se separaran, mientras Frodo y Sam van a los montes del destino, los otros se encargaran de reunir a todos los aliados posibles, se unirán los pueblos libres en la lucha por la libertad contra las hordas del mal.
A esta lucha épica se le llamara la Guerra del Anillo en donde todos los pueblos se unirán para enfrentar a la usura internacional. El Orden, la Belleza, la Jerarquía, la Bondad, la Aristocracia y la Caballería se enfrentaran a la Decadencia, la Oscuridad, el Caos, la Fealdad y la Usura. Habrá muchas muertes, muchos pesares pero los que queden con vida seguirán siempre fieles en la lucha.

Las historias de Tolkien han cautivado a generaciones, cada una de ellas mas oprimidas por la asfixiante sociedad mecanizada, estas jóvenes generaciones encuentran en Tolkien un salvavidas en un mar de podredumbre.
Los arquetipos resurgen en la memoria cada vez que leemos sobre las hazañas de los héroes de la Tierra Media. Después de su publicación el Señor de los Anillos ha causado que millones de lectores se acerquen al mundo de los arquetipos.
Se hizo una película animada y Kubrick tenía la intención de hacer una adaptación musical con los Beatles que—gracias a Illuvarta— Tolkien se negó a que se llevara a cabo.
Finalmente en el año 2001 el director Peter Jackson dirigió la primera parte de la saga la cual culminaría en el 2003. Si bien la adaptación dio a conocer a las masas la obra de Tolkien también la perjudico enormemente, fue mucho más el daño que el beneficio lo que le causo.
Antes de las películas “El Señor de los Anillos” era una obra iniciática, accesible únicamente a una minoría de soñadores y aficionados a la literatura fantástica. Con su adaptación al cine, Jackson convirtió a Tolkien y su obra en un objeto más de consumo.
Entonces el mundo secreto de Tokien es invadido por las masas que todo lo consumen y la altura de la obra es bajada al nivel de la horda de consumidores para que la entiendan. La gran mayoría no le importaba Tolkien solo querían una moda que seguir, querían un personaje del cual disfrazarse en Halloween, querían algo épico en sus vidas sin siquiera leerlo.
Ahora todo mundo se refiere al “Señor de los Anillos”, se hacen parodias de sus personajes en programas de comedia, en las franquicias de comida rápida puedes ver afiches y juguetes basados en los personajes. Encuentras referencias en las caricaturas, en chistes y en cualquier programa de televisión, con su adaptación al cine se convirtió en un entretenimiento mas, perdiendo su sentido y significado.
Es más fácil sentarse en el cine comiendo palomitas de maíz, consumiendo una coca viendo una adaptación fílmica en una oscura y fría sala de cine, es más fácil que sentarte a leer y recrear en tu mente una gran historia.
Personalmente he escuchado comentarios que dicen “prefiero ver la película que leer el libro” y “la película es mejor que el libro” no sé cuál de estos dos comentarios me da más nauseas o peor aun escuchar al señor Peter Jackson hablar con pedantería de lo orgulloso que esta de “su trilogía” (sic).
Ahora cuando lees algún libro del “Señor de los Anillos” no puedes dejar de imaginar la cara de Ian McKellen en Gandalf. La película corto la imaginación de los lectores al leer la épica del Anillo.
Los valores presentados en las obras de Tolkien son valores eternos, el heroísmo, la jerarquía, la aristocracia está por encima de las masas, estas no entienden nada de estos altos valores si no quieren ver luchas de espadas pero sin entender el significado.
En el mundo de la Tierra Media los ejércitos del bien triunfaron sin embargo el mundo real está bajo el dominio de Mordor.
Tolkien no vivió para ver el mundo sumido en la decadencia, la lección más importante que nos dejo aquel profesor de Oxford que se convirtió en un forjador de mitos es que la imaginación es la totalidad de la existencia humana, para crear, para soñar y para luchar en un mundo en ruinas. La imaginación abre las puertas al mundo de los arquetipos aquel que está por encima de la putrefacta sociedad mordoriana de la actualidad.

Enero 2011

sábado, 12 de febrero de 2011

Revuelta a través de la magia



Por Fernando Trujillo

Somos prisioneros, nuestra prisión se llama realidad, tú eres un prisionero de esta realidad diseñada por el Sistema.
Tu vida desde el momento de nacer está controlada, tu eres un numero más en la civilización de los Hombres-Masa, tus pensamientos están siendo manipulados constantemente por los medios del Sistema desde los libros de la historia oficial hasta los medios masivos de televisión y prensa.
Ellos son los grandes manipuladores de la mente, reescriben la historia que tú debes creer, ellos te adormecen con entretenimiento basura, te dicen que es real y que es ficción, te dicen en que debes de tener fe. Ellos te imponen una religión, una historia, un modo de vivir, un modo de pensar. Tu realidad es una cárcel creada por el Sistema, tú y tu estirpe son esclavos y al mismo tiempo lo desconocemos.
Este mundo diseñado por nuestros captores está lleno de crímenes, de seres mezquinos y crueles, de niños depresivos y suicidas. Es el mundo materialista, un mundo ilusorio de sueños rotos, aquí no hay cabida para los sueños, aquí todos usan una máscara para esconder su repugnancia, aquí todos fingen que son felices. Este es el mundo gobernado por la Razón, por el poder del dinero y por un gobierno que nos da una falsa libertad mientras nos mantiene dormidos.
Pero detrás de la realidad de la economía capitalista, la democracia y el mundo material esta el mundo secreto de la magia, otra realidad superior a la inmundicia que representa la vida moderna. Un escape a la realidad virtual del Sistema.

¿Qué es la magia? ¿Sacar conejos del sombrero? ¿Un espectáculo para niños? ¡No! La magia es una forma de ver el mundo, es saber que existe algo superior a la modernidad, es un arma para liberarnos de nuestra prisión.
La magia es real está aquí presente, lo estuvo hace siglos en los tiempos antes de la llegada de la religión del crucificado y lo estará mil años en el futuro. La magia es el arte de causar cambio en conformidad con la voluntad como diría el mago loco Aleister Crowley. Es saber que nuestra realidad es una ilusión y hacer cambios mediante nuestra voluntad.
Pero para ser un mago hay que liberarse de muchos prejuicios tales como las cárceles mentales (“esto no es real”, “esto es fantasía”, etc.,) para empezar o las creencias impuestas por la sociedad racional, lo primero son los prejuicios impuestos por uno mismo y lo segundo son los impuestos por la sociedad, lo más importante es que para ser un mago hay que tener imaginación.
Nuestra sociedad castra nuestra imaginación, esto empieza por nuestras propias familias y más tarde por la sociedad en general. Unos medicamentos para controlar tus pensamientos, unos golpes o unas burlas para que sigas el camino que ellos consideran correcto. Es irónico pues nos dicen que todo lo relacionado con la magia es irreal pero al mismo tiempo nos obligan a seguir una religión establecida y políticamente correcta, según nuestra sociedad es tonto creer en los dioses paganos o en el poder de la magia pero es correcto creer que un judío resucita a los muertos y convierte el agua en vino ¿Paradójico no?
En nuestra civilización moderna si quieres creer en algo sobrenatural tienes únicamente tres opciones: cristianismo, judaísmo o islam, cualquier otra cosa en la que quieras creer es considerada una herejía o una tontería.
Si te haces llamar un mago o un pagano entonces serás considerado un loco pero si apedreas a una mujer por considerarla una puta o llamas a tus hermanos a una guerra contra los infieles serás considerado una persona cuerda.
Por otro lado está el ateísmo fruto de la revolución francesa y el comunismo, mucho más feroz que las religiones establecidas, el ateísmo es una fuerza que combate todo lo que considera irracional (magia, mito, arquetipos, etc.) en pos de la cordura y la Razón. La única fe que sigue el ateísmo es la fe en la ciencia y en progreso.
La dictadura de la Razón enseña que lo sobrenatural no existe, que eso es para las sociedades primitivas y que nuestra civilización ha progresado a un grado más alto de cultura y sin embargo lo sobrenatural existe, está presente en nuestro entorno.
Los arquetipos son eternos, se encuentran en nuestra civilización, escondidos, dormidos en el interior de nuestro inconsciente. Detrás de nuestra realidad cotidiana esta el mundo de los símbolos, los arquetipos y la magia.
Este otro mundo paralelo lo ha intentado destruir nuestro Sistema opresor negándolo o intentando borrarlo de nuestra memoria de sangre por medio de su propaganda y su educación represora pero cualquier ataque que intente será inútil.
El universo de los arquetipos es superior al mediocre mundo de los cristianos, los judíos, los musulmanes, los comunistas, los capitalistas, los burgueses y los Hombres-Masa. El universo de los arquetipos y la magia es eterno, es libre de cualquier atadura racional y sus puertas están abiertas para el guerrero, el mago y el poeta.

Este Sistema es un egregor creado por nosotros mismos, nosotros lo construimos para protegernos, fue nuestro miedo el que le soplo vida. Este Sistema es un golem al que nosotros forjamos y al igual que el mito del golem y Frankenstein el Sistema se volvió en nuestra contra.
Algo que debemos de entender del Sistema al que combatimos es que es una entidad viva que se nutre de nuestra desesperación y nuestro miedo, que nos mantiene bajo un sueño por medio de lo que amamos (comida chatarra, entretenimiento, espectáculos, vicios, etc.), este Sistema nos conoce y por eso nos tiene dominados.
El Pensamiento mágico es la forma de escapar de esta ilusión este vendría siendo el romanticismo, lo sobrenatural y el mito, es la voz de nuestros antepasados que vive en nuestra sangre y que nos recuerda que hubo un tiempo que fuimos más que una sociedad de números. Este pensamiento es opuesto al pensamiento racional que vienen siendo la lógica, la ciencia evolucionista y la razón. Uno libera mientras que el otro esclaviza, en el siglo XXI el pensamiento racional domina sobre las masas mientras que el pensamiento mágico esta aprisionado en el abismo, aprisionado pero no muerto ni derrotado.
Hagamos una revuelta por medio de la magia, una revolución irracional y caótica que destruirá la realidad del Sistema.
Antes de comenzar los disturbios caóticos invoca al Joker de las historias de Batman, King Mob de los Invisibles o al Duque Arioch de las historias de Michael Moorcock, estos personajes son arquetipos disfrazados, llámalos con pensamientos disidentes y caóticos para que sus espíritus te guíen o te posean al momento de iniciar tu propia revuelta.
Incendia tus tarjetas de crédito, ten pensamientos blasfemos dentro de una iglesia, pinta con pintura roja la puerta de un McDonalds, deja muñecos vudú en las puertas de los hogares de banqueros, entra a los centros comerciales y corta las etiquetas de la ropa de marca, raya los automóviles con frases mágicas (Nada es real. Todo es permisible o Somos Hijos del Caos por poner un ejemplo), asalta los camiones de coca y pepsi, arroja el refresco por las alcantarillas mientras repites “he herido a mi enemigo, derramo su sucia sangre al infierno”.
Estas bombas molotov metafísicas pueden parecer delirantes (y lo son) pero le estamos haciendo un daño espiritual al Sistema.
Recuerda las palabras de Crowley “Haz lo que quieras y será toda la ley” lo que queremos es destruir al Sistema y esa será nuestra ley.

Una revuelta a través de la magia nace del odio contra el Sistema y el deseo por volver a restaurar la magia en un mundo racionalista.
La palabra revuelta ese esa restauración, re-vuelta que es volver al origen o volver a una nueva edad de oro.
Este Sistema ha cortado nuestros sueños, nos ha robado el pasado, ha convertido a la especie humana en una raza de hombres-maquina, de seres sin voluntad y sin pensamientos. La mayoría podrá ser una horda de esclavos pero nosotros no.
El mago es un hombre libre de prejuicios, libre de cualquier grillete espiritual, el mago es un ser capaz de ver con otros ojos el mundo, es un ser que moldea la realidad de acuerdo con su voluntad y su imaginación.
El mago es también un guerrero en la guerra espiritual, nuestra magia se enfrenta a la magia negra del Sistema. Nuestra lucha es una lucha metafísica contra los demonios del Sistema, una lucha espiritual por romper las cadenas que nos atan, es liberar nuestra mente y nuestro espíritu de la esclavitud del enemigo metafísico. Solo hay dos opciones en esta lucha: liberarnos o ser esclavos.
La magia esta aquí presente, aunque sea como una forma de entretenimiento pero se encuentra a nuestros ojos en forma de tebeos, películas o como un simple espectáculo pero está presente en la vida diaria.
Los arquetipos se encuentran en esas formas de entretenimiento popular, esperando a que llegue el iniciado a reconocerlos y a abrazarlos como tales. Estos arquetipos están disfrazados, dormidos en la espera de renacer y construir una nueva edad de oro.
El objetivo final será crear una nueva era de la magia, una era que vendrá tras la destrucción de la era de la democracia y la razón. La luz de la dictadura de la razón ha cegado por mucho tiempo al ser humano, nosotros traeremos la oscuridad.
Como diría Marina Vólkov en mi cuento La Casa de la Bailarina “La humanidad tendrá una nueva Era de Tinieblas, quiera o no quiera”.
Entonces ¿Qué esperamos? Comencemos la revuelta mágica, unámonos todos los magos, poetas y locos del mundo en una insurrección de caos y nihilismo que derribaran los muros de la razón.

Noviembre 2010


Publicado en Aztlan Biosocialismo el día 28 noviembre 2010

jueves, 3 de febrero de 2011

Baphomet, el dios con cuernos



Por Fernando Trujillo


Comencemos este ensayo por aclarar que Baphomet no es el diablo ni tiene ninguna relación con el satanismo ni con la masonería o con cualquier corriente contra-iniciática muy en boga de la época moderna. Si en este ensayo buscas encontrar algo relacionado con Satanás, magia negra o una manera de cómo invocar demonios para venderle tu alma entonces deja de leer que este ensayo no es para ti.
Baphomet es junto con Lucifer, una de las figuras más tergiversadas del paganismo antiguo, cuando el nombre Baphomet es mencionado viene a la mente la imagen del macho cabrío, imagen claramente satánica diseñada por el mago judío Elías Levi y que ha sido utilizada como emblema de la Iglesia de Satán y cientos de bandas de metal afines al satanismo la han usado como portada en sus álbumes. Esta imagen muy famosa es una triste distorsión de lo que es y representa Baphomet.
¿Qué representa entonces esta imagen paródica de Baphomet? Representa la distorsión, la oscuridad del mundo moderno y la ignorancia, como veremos más adelante Baphomet representa la luz y la iniciación pues entonces su parodia representa una caída hacia las tinieblas y la ignorancia. La imagen del macho cabrío relaciona al satanismo y el paganismo como una misma cosa, esta relación es condenada por las diferentes iglesias cristianas quienes ven a los dioses paganos como demonios y viceversa. El paganismo y el satanismo no son lo mismo, la misma concepción de Satán es tan judío como los términos Yave o mesías, es un término ajeno a la Cosmovisión de los paganos.

Uno de los arquetipos más antiguos en el hombre es el del Dios con Cuernos también conocido como el Cazador o Gran Padre, contrapartida de la Gran Madre el arquetipo femenino. Esta figura era venerada por nuestros antepasados cazadores, puedes encontrar su imagen en cientos de pinturas rupestres que decoran las cavernas. Es el arquetipo de la masculinidad, de la guerra, una versión primitiva del Wotan nórdico y el Zeus olímpico. Este Dios con Cuernos lo puedes encontrar en varias tradiciones del mundo antiguo, es el Cernnuno de la tradición celta y en la antigua cultura egipcia lo puedes ver en los jeroglíficos de los dioses Hathor y Thot. Lo puedes encontrar también como Pan en la cultura griega o Herne el Cazador en la tradición británica. En el mundo primitivo los cuernos (ya sean de ciervo, toro o alce) eran signo de sabiduría y de una conexión con el cielo, mas tarde con la llegada del judío-cristianismo los cuernos pasaron de representar una sabiduría divina a un signo del diablo.
Acerca del simbolismo de los cuernos cabe mencionar que durante el Renacimiento el escultor e iniciado Miguel Ángel crea una escultura representando al Moisés bíblico con cuernos. Esta escultura se encuentra en la catedral de San Pedro Ad Vicula y es muy interesante por la representación que el escultor italiano hace de Moisés. Los cuernos para ese entonces habían adquirido su carácter satánico que les dio la iglesia, cualquier obra que contenía los cuernos era considerada una herejía entonces ¿Por qué Miguel Ángel le puso unos cuernos a Moisés? ¿Blasfemia? No lo creo, verán a través de un personaje judío el escultor nos entrega el arquetipo del hombre sabio, el dador de leyes, el Manu de la India y el Menes de los egipcios por citar unos. En conclusión el Moisés de Miguel Ángel es un arquetipo pagano disfrazado.
Volvamos al Dios con Cuernos que su presencia no está en los pueblos de la Europa pagana y los pueblos de oriente si no también en América y en la Europa medieval.
Para los indios americanos el Dios con Cuernos tenía el nombre de Gran Espíritu el padre de sus antepasados y al cual se le veneraba en una danza alrededor del fuego, el chaman vestía con pieles de carnero o de ciervo mientras realizaba una danza ritual en la cual el Gran Espíritu se manifestaba entre ellos.
Este Gran Espíritu se manifestó en los herejes medievales conocidos como templarios bajo el nombre de Baphomet quienes lo veneraban como una gigantesca cabeza de dos caras de piedra. Ha habido una controversia por el origen del nombre Baphomet, algunas teorías apuntan a que es una derivación del nombre de Mahoma mientras que otros aseguran que se trataba de la cabeza momificada de Juan el Bautista.
Si el nombre es una derivación del culto a Mahoma o la cabeza de Juan el Bautista eso es secundario, lo primordial es que el Baphomet era una manifestación del Dios con Cuernos y un símbolo iniciático.
Los caballeros templarios eran poseedores de un esoterismo muy secreto, entre sus ritos se encontraba la veneración a las Vírgenes Negras (representaciones de diosas paganas) así como pisar la cruz en señal de afrenta a la iglesia y al papado. Pero volvamos al tema de la cabeza Baphomet.
En los cultos celtas existía la tradición de venerar a las cabezas que poseían la energía vital para sostener el cuerpo. La doble faz de la cabeza tiene relación con la dualidad del hombre, su parte humana y su parte divina separadas pero habitando en un mismo cuerpo.
Cuando los caballeros templarios cayeron en desgracia la cabeza de Baphomet se perdió y su ubicación actual resulta ser un misterio.
¿Pero que representa esta cabeza? Recordemos que en el Medievo las cabezas de tres caras eran comunes en las representaciones cristianas. Como dije antes las dos caras de la cabeza de Baphomet representan la parte humana y la parte divina del hombre habitando un mismo ser, cuando las dos se unen abren la puerta al mundo de los símbolos y la sabiduría.

El Dios con Cuernos aun continúa moviéndose entre nosotros, en esta época racionalista y tecnológica. Lo puedes encontrar en festivales neopaganos, puedes encontrar sus cuernos en los distintos clubes de caza del mundo y puedes encontrar su presencia en el festival "Horn Dance" de Abbots Bromley que aun hoy en día se realiza y cuyos participantes portan unos cuernos de alce.
El Gran Espíritu aun sigue vivo en la época de la comida rápida y las computadoras, corriendo en los bosques libre de la inmundicia de la modernidad.
Hemos visto que Baphomet es un símbolo de sabiduría y no un demonio como nos quieren hacer creer ciertas doctrinas que manejan un esoterismo de segunda (masones, iluminatis, satanistas por citar ejemplos) pero aun hay otra cuestión y es de la androginia de Baphomet de la cual hace énfasis Levi.
Como hemos visto el Dios con Cuernos es un arquetipo de virilidad, de guerra y relacionado con el eterno masculino. Su complemento es la diosa madre, arquetipo de feminidad, asociado con la tierra y la fertilidad. Juntos forman el Gran Espíritu, el Andrógino divino, la complementación de los opuestos y el Hombre Total.
Este Andrógino divino no tiene nada que ver con las parodias modernas de transexualismo o travestismo. El andrógino de Levi es un ser grotesco que representa los aspectos oscuros, telúricos y animalescos del ser humano, una caída hacia la oscuridad del alma. El Andrógino es una superación de estos aspectos, una ascensión al mundo de lo divino, el verdadero Baphomet.
El Gran Espíritu es entonces los arquetipos masculino del Dios con Cuernos y el arquetipo femenino de la diosa madre, arquetipos escondidos en el inconsciente colectivo del hombre y la mujer respectivamente.
Baphomet es la puerta hacia el mundo de lo sagrado, de los arquetipos y de lo Perenne, para todos aquellos que tengan el valor de abrirla y entrar a la Eternidad.


Diciembre 2010