"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







lunes, 29 de agosto de 2011

El concepto de civilizacion



Por Fernando Trujillo


El progreso, esa gran herejía de la decadencia

Charles Baudelaire


Desde un punto de vista antropológico la historia de la civilización comienza con la agricultura, cuando el ser humano descubre que puede cosechar sus alimentos se vuelve un ser sedentario, se establece en una zona especifica y comienza con la construcción de chozas que más tarde evolucionarían hasta convertirse en murallas y edificios.
A partir de ese momento el hombre conoció el concepto de civilización y nació uno nuevo dentro del lenguaje, el de barbarie que significaba todo lo opuesto a la vida civilizada.
El concepto de civilización aun rige la vida en la tierra, esta palabra en nuestro lenguaje viene a significar progreso, perfección, seguridad, confort, bienestar, mientras que su antagónico viene a ser todo lo contrario, lo salvaje.
Sin embargo el concepto de civilización es subjetivo, mientras que para unos es un avance para otros es una caída de la humanidad. Es entonces cuando surge la pregunta ¿Es la civilización el estado natural del hombre o es lo salvaje? Pregunta que ha desconcertado a muchos, que muchos otros evitan y que la gran mayoría teme su respuesta.
¿Qué es civilización? Para el hombre moderno—en específico el occidental—civilización es la cumbre del progreso humano, son las grandes metrópolis pobladas de autos, grandes supermercados, gigantescos edificios, consumismo desbordado y avance tecnológico.
Miles de años bajo el “progreso indefinido” han llevado al hombre a la civilización moderna, la “cumbre” de la evolución humana. Esta sociedad es el producto de todos estos siglos de progreso lineal.
Ya no tenemos que cazar para tener comida ahora tenemos comida enlatada, ya no tenemos miedo a las bestias solo a los criminales que se esconden en las sombras, ya no tenemos un único jefe ahora tenemos un ejército de políticos, ya no hay necesidad de caminar con los vehículos hechos para nuestro transporte.
Pasamos de vivir en manadas a vivir encerrados en grandes ciudades, a esto le llamamos progreso. Resumiendo en una palabra la idea general de civilización es la perfección, mi pregunta es si vivimos en esta supuesta perfección ¿Por qué existe tanta insatisfacción? A diario se venden pastillas contra la depresión, todos los días en los periódicos leemos sobre jóvenes que se suicidan, los salones de terapia están repletas de personas insatisfechas con sus vidas. La civilización está lejos de ser perfección, mientras que hemos avanzado en materia de tecnología en calidad humana hemos declinado.

Las ideas de civilización y progreso indefinido vienen de la Ilustración francesa, sus pensadores decían que el ser humano viene de un pasado primitivo e ignorante, que con la ayuda de la lógica y la razón avanzaría hacia un futuro luminoso, mejor y materialmente superior. Han pasado casi tres siglos desde la Ilustración y contrario a lo que sus pensadores predicaban hemos avanzado hacia el declive de la raza humana.
La vida dentro de la civilización ha estropeado el código genético humano, habilidades como la cacería o la supervivencia se han ido deteriorando, el legado de la civilización a la humanidad ha sido la obesidad, la alienación, la apatía y la esclavitud.
Muchos defensores del concepto de civilización dirán que gracias a ella tenemos seguridad, leyes y paz. Para ser sincero no lo creo ¿Seguridad? Con tal solo salir a la calle puedes sufrir un asalto, ser atropellado por un conductor imprudente o en caso de ser mujer sufrir una violación en un callejón ¿Leyes? Cualquiera que tenga dinero puede comprar las leyes ¿Paz? No sé de qué paz hablan cuando hay tiroteos en las calles y en las escuelas, crímenes, manifestaciones que terminan en golpes.
Vivimos encerrados en grandes urbes donde reina la neurosis colectiva, vivimos insatisfechos con nuestra vida y trabajamos no para satisfacer nuestras necesidades si no las necesidades de un sistema económico que nosotros mismos hemos creado.
El tipo de hombre que ha engendrado la civilización es un ser triste, amargado, emocionalmente inestable y sobre todo enclenque. Mirémonos estamos gordos, estamos cansados, estamos enfermos. Nuestras habilidades natas como especie están desapareciendo, somos una especie cada vez mas conformista y más débil.
Encerrados en nuestros hogares con todo nuestro arsenal tecnológico hemos cambiado la lectura por el entretenimiento audiovisual, hemos cambiado la naturaleza por lo artificial, combatimos nuestro aburrimiento por medio de videojuegos.
Todo lo que la especie humana ha vivido se encuentra en sin salir de casa, está almacenado en un videojuego. El deporte, la aventura, el romance, la investigación, solo hay que sentarse en el sofá, prender la consola y tendremos toda la emoción que queramos sin salir de casa y sin sentir peligro.
Corremos el peligro de volvernos una especie débil, nuestro organismo se va haciendo más enfermizo debido a la comida enlatada, los huesos se van haciendo más frágiles por culpa de los refrescos de cola.
El hombre está perdiendo sus habilidades naturales, encerrados en sus palacios de lujo se va haciendo temeroso, dependiente de las maquinas. Nuestra especie corre el peligro de volverse cada vez más débil y según las leyes de la naturaleza a la especie más débil lo que le espera es la extinción.

Estoy seguro de algo y es que el hombre no nació para ser civilizado, la naturaleza del hombre es lo salvaje.
En su soberbia el hombre al crear la civilización creyó poder imponer su dominio sobre la tierra. Mientras más va creciendo la población humana mas zonas naturales son destruidas en pro del crecimiento de la sociedad.
Le hemos dado la espalda a la naturaleza y lo hemos pagado muy caro. Cada vez aparecen nuevas enfermedades más difíciles de controlar, desastres naturales, cambios climáticos y los niños nacen con problemas genéticos.
Todas estas catástrofes naturales son producto del crecimiento humano sin control, la deforestación, la contaminación del aire y del agua, los efectos de los pesticidas sobre la tierra, las pruebas nucleares y la construcción.
El concepto de civilización es contrario a la naturaleza y todas estas catástrofes son su venganza. Desde el huracán Katrina sobre Nueva Orleans hasta el tsunami que arraso con Japón son pruebas de la ira de la naturaleza sobre la civilización.
En nombre del progreso hemos sacrificado miles de hectáreas naturales, hemos contaminado, hemos extinto especies animales y hemos destruido todo a nuestro alrededor.
Actualmente corporaciones sin escrúpulos tratan de comprar terrenos naturales en México y en toda América Hispana en general, para explotar su tierra, para satisfacer sus necesidades egoístas y eso lo hacen en complicidad con los políticos de turno. Lo que significaría un terrible desastre ambiental que a largo o corto plazo la raza humana terminara pagando.
Mientras las áreas naturales son vendidas y destruidas nosotros estamos encerrados en la civilización moderna con nuestra buena comida, nuestros hospitales, nuestra higiene y nuestro entretenimiento. La calidad de las nuevas generaciones va disminuyendo, a diario se detectan nuevos males genéticos, a diario nacen niños sordos, sin miembros, con huesos débiles, ciegos, lisiados y todo producto de los químicos, de la comida enlatada y de las medicinas que la civilización moderna ofrece.
La calidad de los individuos va haciéndose cada vez mas defectuosa conforme progresa la civilización, a cambio del avance material hemos sacrificado nuestra sangra y nuestra herencia. Me viene a la mente una reflexión del médico y partidario de la eugenesia Alexis Carrel: "Los hombres no pueden seguir adelante el curso actual de la civilización moderna. Porque están degenerando. Se han dejado fascinar por la belleza de las ciencias de la materia inerte. No han comprendido que sus cuerpos y su consciencia están sujetos a leyes naturales, más obscuras, pero tan inexorables como las leyes del mundo sideral. Tampoco han comprendido que no pueden transgredir esas leyes sin ser castigados". No queda opción la civilización tiene que morir si queremos sobrevivir como especie.

Agosto 2011

miércoles, 24 de agosto de 2011

Canto al acero regimontano



©Fernando Trujillo

Extraido de Versos a la podredumbre

Amanece
Los fornidos obreros van a la fundidora
Van cantando alegres para otra jornada
Ellos trabajan el acero regimontano
El orgullo del norte
Jornada tras jornada
Van los trabajadores moldeando el acero
Con martillos le dan forma
El fuego le da vida
Los grandes obreros trabajan con orgullo
Es el acero la fuerza de la patria
Es el trabajador quien forja el país
A través de la jornada forjan el acero
Con acero se forjan los ideales
Con acero se levantan los sueños
Es el acero la fuerza de una nación
Es el trabajo el alma de la patria
Orgullo del norte
Orgullo del país
Es el acero regimontano

16-08-10

jueves, 18 de agosto de 2011

El Apocalipsis de Pasolini




Fernando Trujillo

La última película de Pier Paolo Pasolini, Salo o los 120 Días de Sodoma es un retrato de la maldad innata en el ser humano y la degradación espiritual del hombre hasta lo más bajo. La película basada en la novela Los 120 Días de Sodoma del Marqués de Sade fue como bien se sabe la última obra de Pasolini antes de su homicidio. No hablare sobre el asesinato de Pasolini ni de ninguna de las teorías que abundan alrededor de su muerte (hay cientos de artículos sobre esto), de lo que hablare es sobre su particular visión del Apocalipsis.
Poeta, comunista, homosexual, católico, dramaturgo y director cinematográfico, Pasolini es una de las figuras más controversiales, contradictorias e interesantes del cine mundial, su variada obra cinematográfica y literaria han despertado un interés en los jóvenes cineastas así como también en los estudiosos del cine.
Salo es una de las películas más duras de la historia del cine, ha sido objeto de censura y ha sido considerada una de las películas más malditas de la historia, Pasolini cierra su carrera artística con esta brutal pieza que ha dejado impactado a los cinéfilos del mundo.
Después de terminar su Trilogía de la Vida (compuesta por Las Mil y Una Noches, El Decamerón y Los Cuentos de Canterbury) Pasolini se dedica a filmar una película opuesta a sus anteriores obras. Si en la Trilogía de la Vida Pasolini nos retrata una visión optimista sobre la vida y la sexualidad en Salo es todo lo contrario. La película Salo ubicada en los últimos años de la Italia fascista es una visión sobre la degradación de la vida humana, la muerte de la sexualidad y el triunfo de la maldad. En su última película no hay alegría, no hay optimismo si no la pesimista verdad sobre la muerte del espíritu humano. Ya no hay seres humanos si no maquinas decía Pasolini en su última entrevista. No se equivocaba.

Si el Evangelio Según San Mateo es su interpretación sobre la muerte de Cristo, Salo es su interpretación del Apocalipsis. Bien Salo podría llamarse El Apocalipsis según Pasolini, pues a pesar de estar desarrollada durante la ocupación nazifascista, la película es una visión de un oscuro futuro para la civilización occidental.
Salo ha superado su época, nació siendo una crítica al fascismo pero también es una crítica a la civilización moderna.
La película está dividida en cuatro segmentos: Anteinfierno, Circulo de las manías, Circulo de la mierda y Circulo de la sangre. Simulando al Infierno de Dante, conforme la película avanza vemos un descenso a los infiernos del alma humana.
La película comienza con los cuatro señores (el Duque, el Presidente, el Magistrado y el Obispo) quienes se encuentran desarrollando su plan. Durante cuatro meses estarán encerrados en un castillo, aislados del mundo externo acompañados de un grupo de colaboradores y jóvenes adolescentes quienes serán utilizados como esclavos sexuales.
Tanto Sade como Pasolini ven en la relación entre los jóvenes y los Señores un paralelismo entre el pueblo y sus gobernantes. Los jóvenes de Salo son objeto de humillaciones, vejaciones, han sido despojados de su dignidad y de su humanidad, convertidos en objetos para el placer de sus amos. La actitud de los gobernantes actuales no se diferencia de la de los Señores de Salo, la misma explotación a la que son sujetas las jóvenes victimas de Salo son también sujetos los sumisos pueblos del mundo.
Uno de los temas de Salo es la destrucción del concepto de familia, en una de las escenas iniciales las cuatro hijas son obligadas a casarse con los señores, uno de los soldados le escupe a una de las hijas a la cara antes de que sean llevadas ante los señores. Durante toda la película las hijas serán parte de las víctimas, estarán desnudas todo el tiempo y son obligadas a servir la comida en ese estado, su desnudes es un despojo de su dignidad como mujeres. En otra escena una niña que llora por la muerte de su madre (que murió al intentar salvarla) es obligada a comer las heces del Duque como castigo. La familia ya no significa nada, el concepto de familia ha quedado destruido en la civilización moderna.
La película así como la novela son una violenta critica al poder establecido, en la novela de Sade se narra el triunfo del mal sobre el bien, el mal aquí es representado por los cuatro señores a los que se les describe como seres amorales y físicamente desagradables mientras que el bien es representado por las victimas a las que se les describe como jóvenes virtuosos y físicamente hermosos. Los representantes del mal son hombres temerarios, crueles, astutos, de gran poder y sin límites mientras que los representantes del bien son niños atemorizados, sumisos y sin carácter pero ante todo obedientes a los caprichos de sus amos. Su sumisión es total, se les prohíbe tener sentimientos y una religión, son objeto de las humillaciones más viles como orinar en público y fingir ser perros para el deleite enfermizo de sus amos.
Los niños son escogidos como si se trataran de objetos, se les desnuda y se les revisa para que no tengan ningún defecto, en una escena el Duque inspecciona a una niña y ve que a esta le falta un diente lo que hace que sea desechada. Desde esta escena podemos ver que los seres humanos han dejado de tener algún valor para ser solo objetos. Sade estaba haciendo un paralelismo de la selección de los niños con la revolución industrial y la selección de maquinas, Pasolini hace por su parte una crítica al consumismo de nuestros días. Los hombres ya no son hombres si no objetos, esto se puede ver en la trata de personas, la prostitución y el secuestro. Los seres humanos ahora nacen con un código de barras, les ponen un precio y son objetos dentro de un mundo que adora al dinero.

Una de las escenas más perturbadoras de Salo es el banquete de heces que sucede en el tercer segmento titulado Circulo de la mierda. Esta escena es una metáfora sobre la comida basura de la modernidad. La comida de nuestra época sabe a mierda decía Pasolini, la mierda que comen las victimas de Salo es la misma comida que producen los macs, los KFC, los negocios de comida rápida, la comida congelada e instantánea. Se producen alimentos en masa que no saben a nada, que no nos ayudan en nada y que inconscientemente nos producen asco. Cuando vamos a uno restaurante de comida rápida o compramos comida congelada estamos comiendo la mierda del Sistema, ver a unos chicos comiendo en un mac me recuerda esa escena cuando se sirven las heces y las víctimas son obligadas a comerlo, así de triste y patético.
Durante el banquete hubo una escena que me llamo la atención, dos niñas estaban comiendo y una escupe la mierda, la otra le dice que no puede mas y esta le contesta que lo haga en el nombre de Santa María.
Las víctimas tienen una voz, a diferencia de la novela de Sade, Pasolini dota a las víctimas de una voz. Las dos chicas que se consuelan mutuamente durante la narración de unas de las prostitutas seria un ejemplo, la esposa que es violada por uno de los colaboradores durante la comida grita desesperadamente seria otro ejemplo, esa misma esposa exclama en una de las escenas finales un reclamo a Dios ante tantas vejaciones, los personajes lloran y gritan dejando escapar su dolor. El dolor de vivir en una sociedad inhumana.
El personaje de la pianista que se avienta de una ventana escapando de todo el horror que sucede en el castillo, ese personaje representa al espectador y al mismo Pasolini que prefiere la muerte antes de vivir bajo un Sistema tiránico, la muerte es el único escape a tanta infamia y tanta inhumanidad parece decirnos con esta escena Pasolini.
En una de las escenas del último segmento (el Circulo de la sangre), uno de los señores después de tener relaciones con uno de los colaboradores, se va a vigilar a los muchachos.
Comienza en esta escena un juego de traiciones, uno de los muchachos temeroso delata a una muchacha que ha roto las leyes de sus amos, la muchacha es descubierta con la fotografía de un chico y ella delata a dos chicas que sostienen una relación lésbica por las noches. Las chicas delatan a un colaborador que está sosteniendo relaciones con la sirvienta negra. Cuando los señores descubren a este último, el colaborador desnudo se levanta y hace el saludo fascista enfrentando a los señores quienes lo acribillan junto a la sirvienta.
Analizando estas escenas podemos apreciar la cobardía del pueblo para enfrentarse a sus opresores, la mezquindad del mismo al traicionarse los unos a los otros en pro de sus propios intereses al mismo tiempo también somos testigos de la muerte del amor. Las únicas dos escenas de amor ocurren en la noche, ocultas tras la oscuridad. La pareja de lesbianas y el affaire del colaborador con la sirvienta se ocultan en las noches, disfrutan de su amor en las tinieblas hasta que son descubiertos y este ultimo castigado con la muerte, el amor está prohibido en un mundo en el que los sentimientos han muerto. La intimidad ha muerto, todo debe ser público y a la vista de las masas inertes. En Salo la única sexualidad valida es la que se practica en público, con la degradación de la persona como diversión para los señores y sus colaboradores.
Cuando el colaborador hace el saludo podemos apreciar un acto de rebelión, los señores quedan sorprendidos y por un momento bajan las armas antes de matarlo. En la novela de Sade nunca hay un acto de rebelión por parte de las víctimas o colaboradores, en Salo un hombre se rebela contra el sistema antes de ser asesinado. El colaborador en cuestión es un hombre atractivo, su físico es muy parecido al ideal del Superhombre Ario del nacional socialismo, veo en esta escena una metáfora del levantamiento del superhombre contra el Sistema y como es aplastado por las fuerzas que están en el poder. Con el acto de rebeldía castigado comienza la hora del Apocalipsis, el final de Salo.
Los muchachos y las hijas son torturados y violados en un patio mientras uno por uno de los señores disfrutan de esas vejaciones como si se tratara de la opera. Acompañados de la música de Carl Orff vemos como los señores cercenan lenguas, ojos, queman pezones y arrancan los cueros cabelludos de sus víctimas. Una de las hijas es colgada después de ser violada mientras uno de los señores azota con crueldad a unos muchachos. Es una escena llena de locura, maldad y donde reina la decadencia. Es el fin del mundo, ya no queda nada más que el nihilismo y la muerte.
Mientras afuera suceden simultáneamente una masacre adentro del castillo dos soldados bailan juntos un vals, insensibles a lo que pasa afuera. Es el fin de la humanidad como la conocemos, se ha realizado el Apocalipsis y todo lo que queda no es más que un fétido olor a la degradación. La muerte del espíritu humano y el inicio de una era de seres sin alma eso parecen decirnos la última escena de la película. Pasolini murió antes de que sus pesadillas se hicieran realidad o tal vez el mundo de Salo era el mundo en el que vivió y que al final lo mato. Triste y trágico como la civilización moderna.

Julio 2010


Publicado en Aztlan Biosocialismo el 24 de abril del 2011

lunes, 15 de agosto de 2011

La Mente es una Prision

Estimados amigos lectores les invito a descargar y leer mi mas reciente obra "La Mente es una Prision" disponible en mi espacio en Lulu.com

La poesía es un conjuro mágico que invoca a nuestros demonios para enfrentarlos, que invoca nuestra parte femenina, que llama a despertar del sueño de la razón. La poesía es transgresión, es romper tabúes y miedos en uno mismo. La poesía es un camino para encontrar al Si-Mismo. La poesía es rebelión, es un golpe a la razón, a la vida conformista, es romper las cadenas mentales que la sociedad nos impone. La poesía es combate, locura, sufrimiento, amor, tristeza, magia, caos, destrucción, creación y redención. La poesía no es una caída al abismo de la locura, es una superación a la cordura.


Fernando Trujillo

http://www.lulu.com/product/ebook/la-mente-es-una-prision/16546388

miércoles, 10 de agosto de 2011

Espiritualidad y arte



Por Fernando Trujillo


En la actualidad existe una tendencia dentro del arte que es la del ateísmo, ser ateo dentro del mundo del arte está de moda, criticar la religión (sobre todo la cristiana) está de moda más que nunca. Creer en la ciencia, en el progreso, en la democracia y en la economía son los nuevos valores del artista del siglo pasado y de este.
Se ha creado dentro del mundo cultural moderno una lucha entre el arte y la espiritualidad. La mayoría de los “intelectuales” modernos se han propuesto a criticar cualquier forma de espiritualidad acusándola de ser un obstáculo para el progreso humano. Estos nuevos “intelectuales” se ponen la etiqueta de ateos como una moda, por qué ser ateo en nuestra época significa ser liberal y de mente abierta.
La gran mayoría de estos “artistas” han despreciado cualquier tipo de espiritualidad (a la que llaman “superstición”) para ser adeptos de un frio racionalismo. Estos nuevos “artistas” son creyentes en la ciencia y el progreso tecnológico, tienen como sus dioses a Marx, Lenin, Einstein, Freud y Ayn Rand entre otros promotores del ateísmo y del mundialismo.
Entonces cambiaron el espíritu por lo material, por el dinero, la tecnología, el racionalismo científico y una democracia burguesa más orientada en conseguir votos que en ayudar al pueblo.
Estos nuevos “intelectuales” pertenecen a una burguesía atea que se jacta de “pensar por sí misma”, que se hace seguidora de nuevas modas y que se dice liberal.
A todo esto queda la pregunta ¿Está peleado el arte con la espiritualidad? Para cualquier artista moderno la espiritualidad es un impedimento en el arte. Si esto fuera cierto ¿Por qué ha habido grandes obras basadas en la espiritualidad? El arte pagano, el arte medieval, el arte del Renacimiento, el romanticismo, el simbolismo todo ese arte influido por la espiritualidad son tan solo un ejemplo de que esta no es un freno en el arte si no que es parte esencial del arte.
El arte es la expresión de los sentimientos más elevados del hombre, no tiene sentido enfrentar el arte y la espiritualidad, ahora cuando hablo de espiritualidad me refiero a un sentimiento superior a este mundo, la creencia en algo superior que libere al hombre de sus cadenas materiales.
Hablar de un arte sin espiritualidad, es hablar de un arte vacio, hecho para vender, que no despierta ningún sentimiento en el alma humana.
Es estúpido y hasta presuntuoso calificar el arte moderno como la “culminación del arte” al mismo tiempo que desdeña el arte antiguo calificándolo de primitivo. Quien hace esta afirmación no es un verdadero artista si no un idiota.
Desgraciadamente en nuestro tiempo hay muchos cretinos con pretensiones artísticas que desdeñan el arte antiguo y religioso, calificándolo de inferior y sin valor al mismo tiempo que admiran el arte moderno, un arte que en su mayoría es sin trascendencia espiritual y sin contenido.

La gran mayoría de los artistas modernos alegan que el ateísmo y la ciencia son una superación para el progreso de la humanidad. Mientras que comparan cualquier creencia religiosa o espiritualidad con superstición.
La expresión marxista “La religión es el opio de los pueblos” ha sido una influencia muy fuerte dentro del arte moderno. Diversos movimientos culturales del siglo XX adoptaron un fuerte rechazo a cualquier tipo de espiritualidad muchas veces acusándola de ser “fascista” o “primitiva”.
El progreso es el siguiente pasamos de una dictadura religiosa a la dictadura de la ciencia, en donde no se puede cuestionar el progreso científico ni los avances en la tecnología quien lo hace es de “mente cerrada” o un “fanático”.
El ateísmo por otro lado es mucho más opresivo e intolerante de lo que cualquier religión pudo haber sido antes. Es una doctrina que no libera si no que atrapa al hombre en las redes del racionalismo.
Si no existe un ser o un ideal superior entonces el hombre es esclavo del dinero, de la ciencia, de la razón, de una vida ordinaria e industrializada.
Una existencia sin poder soñar o sin poder creer en algo es el infierno y un arte sin espiritualidad es un arte sin trascendencia.
Así tenemos a un ejército de artistas modernos que cada año sacan una nueva galería, una nueva muestra de sus esculturas y todo su arte es olvidado en poco tiempo.
Porque no expresa nada más que la pretensión del que se dice artista, no tiene sentimientos y carece de sensibilidad.
El ateísmo es una falacia por que el hombre necesita creer en algo, esta necesidad no es únicamente biológica si no que es también emocional y espiritual. El objetivo del ateísmo es eliminar cualquier tipo de creencia en lo sobrenatural pero esta necesidad de creer es parte del código genético del hombre y eso no se puede cambiar.

El arte es un camino para una trascendencia espiritual, que une al hombre con la iluminación y que lo ayuda a descubrir su propia divinidad interior.
Desde tiempos inmemoriales el arte ha estado unido con la religiosidad, desde el arte de los paganos, hasta las catedrales medievales, pasando por la escultura y pintura del Renacimiento. Las esculturas de los antiguos dioses no son producto de mentes “primitivas” si no de mentes y espíritus elevados.
Las catedrales medievales, las representaciones artísticas de vírgenes y ángeles son el producto de espíritus sensibles conectados con una forma de religiosidad.
El arte hindú está influido por completo por la espiritualidad budista e hinduista, está en su música, en su literatura y en sus templos. La misma religiosidad budista se encuentra en que cada templo del Tíbet. No es de extrañar que el gobierno comunista de China se haya empeñado en destruir templos y burlarse de las creencias religiosas de su gente. Las mentes pequeñas no entienden (y odian) a las almas más elevadas.
El arte islámico está totalmente complementado por el Corán, se puede ver en sus mezquitas, en sus artesanías, en su pintura, hay una enorme influencia religiosa en su arquitectura y en sus libros.
Puedo dar el mismo ejemplo en Japón, los indios americanos y otras naciones del mundo pero llegamos a la misma conclusión que el arte y la espiritualidad son parte de un Orden Total que eleva al hombre.
No estoy diciendo que para ser un verdadero artista es requisito creer en Dios. La espiritualidad tiene muchos caminos y la Divinidad es poseedora de múltiples aspectos, algunos de ellos son bondadosos mientras que otros son crueles, algunos son masculinos y otros femeninos. La Divinidad es un Todo así como el arte.
El arte moderno es en su mayoría basura por que el hombre se ha alejado de la Divinidad y al alejarse de ella ha perdido su alma.
En este tiempo el arte se ha racionalizado, se ha hecho un arte de masas, creado para vender o para ganar algún premio pero sin trascendencia.
Las galerías de arte moderno están llenas en su totalidad de pinturas y esculturas vacías de contenido. No inspiran nada en el alma, ninguna emoción ni ningún sentimiento y que serán olvidadas en la siguiente exposición.
Nuestro tiempo está dominado por Pollock, Picasso, Miro, Warhol y las corrientes abstractas, impresionistas y cubistas. Este arte ha sido creado para satisfacer las necesidades de su tiempo y de su gente pero no para perdurar a través de los siglos.
Si miramos la obra de Pollock o Miro estaremos viendo la corrupción y el vacio del alma del hombre de nuestro tiempo.
La fealdad de este tipo de arte es al mismo tiempo la fealdad del alma humana, de un ser vil e incompetente, insatisfecho con su propia existencia.
Los imitadores de Andy Warhol y de la escuela impresionista llenan las galerías con esculturas hechas de basura, cuadros llenos de manchas, una lata de sardinas abierta y a toda esta basura se le llama arte moderno.
En galerías, incluso en las mismas calles podemos encontrar unas cajas apiladas una sobre otra y lo llaman arte, un bote de basura con un grafiti al que llaman arte y unas latas de sopa una sobre otra a lo que llaman arte.
Si expresas que todo esto es basura seros tachado de ignorante pero si dices que es muy artístico serás considerado una persona culta.
¿Alguien recuerda al artista que expuso la otra semana? ¿La galería de la semana pasada? ¿Alguien recuerda la expo de culturas del mes pasado? Este tipo de arte y quienes lo crean están destinados al olvido.

En realidad el arte moderno no es una evolución como sus defensores quieren hacernos creer, si no una involución. El arte moderno es el más primitivo de todo el arte, es una vuelta a la pintura rupestre de los cavernícolas.
Los cuadros impresionistas nos recuerdan a los dibujos de nuestros antepasados con la excepción de que estos expresaban algo.
Todo el arte moderno que va desde la escultura, la pintura, la literatura, arquitectura está condenado a ser olvidado. Porque cada corriente es una nueva moda que va pasando ya no con el paso de los años si no de los días.
Un arte hecho para trascender es una obra hecha para la eternidad, no para una civilización en crisis o una civilización en su apogeo si no para perdurar a través del tiempo. A pesar de los siglos aun nos fascina la Venus de Milo o nos quedamos maravillados con la arquitectura de los templos hindúes.
Arte y espiritualidad son un Todo, una unión perfecta que ha existido desde tiempos antiguos. ¿Por qué cambiar esto? El arte nos acerca a la belleza, a la armonía con el universo y a la Divinidad.
Si Gaudí, Rodin, Wagner, Tolkien, Heidegger, Dalí, Papini, Lawrence y Norman Rockwell han sido creadores de un arte hermoso que rebasa las barreras de nuestro tiempo es porque tenían una fe y una espiritualidad más allá del progreso industrial y la ciencia moderna.
Miremos las pinturas del Renacimiento y miremos las pinturas impresionistas, en las primeras vemos a un ser humano sensible y elevado mientras que en la segunda vemos a un hombre vacio y caído.
El arte es amor, espiritualidad, rebelión, belleza, transgresión, honor, valor y ante todo es la redención a un mundo en crisis.
Urgen nuevos artistas quienes combatan al arte burgués, conformista e inhumano, que formen un nuevo camino entre el hombre y lo divino.

Agosto 2011

viernes, 5 de agosto de 2011

Creyendo en Hadas



Por Jaq D. Hawkins


El reino de la creencia es una criatura escurridiza en los mundos del Paganismo, la Brujería y la Magia. Hay variaciones de tradición entre un camino y otro, o aun de un grupo dentro de una tradición específica y otra, pero la mayoría comparte algunos elementos comunes. Una de estos es a menudo la creencia en alguna clase de espíritus de la naturaleza.

Las hadas clásicas de la pintoresca diversidad victoriana generalmente dan lugar a ideales menos fantásticos de espíritus de la naturaleza en el Paganismo moderno, pero aún así hay algunos que se aferran a las visiones de elfos como Tolkien o visiones folklóricas como las de Spriggans, Kobolds y Brownies, entre otros. Aun así otros insistirán en descripciones gnómicas de los espíritus de la naturaleza, y muchos afirmarán haber visto su propia versión de dichos espíritus en el parque local o los bosques.

En mi serie de escritos Espíritus Elementales (Capall Bann), intento evitar que alguna de estas interpretaciones de los Espíritus, sea más válida que otra. Las personas divisarán los espíritus de la naturaleza en sus formas preferidas. Nuestra percepción de los espíritus se basa más en una interpretación psíquica que en el tipo de discernimiento visual que usamos cuando interpretamos seres más sólidos. Mientras que algunos pueden dejarse llevar en sus fantasías alcanzando considerable magnitud, ninguna percepción de mundo de las hadas está equivocada de por sí. Es sólo interpretación personal, lo mismo que dos artistas nunca percibirán o bosquejarán algo con exactamente la misma forma.

A pesar de nuestras representaciones de los espíritus de la naturaleza, la mayoría de los Paganos estarán de acuerdo que ellos existen en alguna forma u otra. Muchos sólo aceptan las clases arquetípicas de gnomos, sílfides, salamandras y ondinas en sus rituales, pero a pesar de eso se reconoce de que el espíritu de un árbol específico es algo que separado de estas categorías clásicas, el cual fue originariamente mencionado por los Alquimistas y popularizado por Paracelso.

Creer en hadas, o espíritus de la naturaleza con cualquier nombre, parece una progresión natural en las sendas de la magia. En cualquier rama del Paganismo, el culto por algún tipo de elementos de la naturaleza juega un papel importante, ¿cómo podría uno venerar algo que uno no cree sea alguna forma de Espíritu? Algunos hablan de "reverenciar la naturaleza" en lugar de adorar, pero el resultado es el mismo. Reverencia o adoración, todos buscamos lo espiritual en nuestros caminos. Aunque mi camino mágico me aleja de las religiones, creo que la magia requiere una creencia en el Espíritu, y esto también incluye el reconocimiento de las diferentes formas de espíritus de todas las cosas en naturaleza.

Si son presionados, muchos de aquellos que afirman haber visto hadas en el parque local reconocerán que realmente no las vieron, pero que sabían que estaban allí. Personalmente no tengo ningún problema en creer en esto. Hay algunos que naturalmente ven espíritus de la naturaleza, y otros pueden aprender a obtener tal habilidad pero generalmente la mayoría los percibe a otro nivel, el cual no requiere validación visual. Lo importante aquí es que la creencia precede a la percepción.

Demasiado a menudo, muchos de nosotros sabemos de los espíritus de la naturaleza pero no hablamos de esto en nuestra vida de todos los días, porque suponemos que las personas 'comunes' que nos rodean, como nuestros compañeros de trabajo, pensarán que estamos locos si confesamos creer en hadas. Personalmente, siempre he sido muy franca acerca de mis intereses por lo oculto y no dudo en discutir mis libros con mis compañeros de trabajo. A menudo, se muestran interesados y a la larga alguien vendrá y me preguntará si creo en hadas. ¡Mi respuesta es absolutamente si! Ellos no se espantan. De hecho, algunos de ellos inevitablemente admitirán que siempre han sabido que algo había, pero no hablaban de eso por miedo a las reacciones negativas de las personas conocidas. Esto le hace a uno preguntarse simplemente cómo muchas personas comunes comparten nuestras creencias en los espíritus de la naturaleza de algún modo.

Intencionalmente integrando a los espíritus de naturaleza en rituales diarios como la tradición de dejar un poquito de leche o miel fuera para las hadas es, a mi parecer, un acto de espiritualidad que amite que el mundo Espíritual podría ser una realidad diferente. Realizando rituales que también incluyan a los espíritus, incluso la tradición de llamar a los cuatro elementos, es otra manera de traer a los espíritus de la naturaleza a nuestra conciencia, si esto se hace muy a menudo. Un huerto de hadas cuidado a diario, como es descrito en Espíritus de la Tierra, es un más directo método de comunión diaria con los espíritus de la naturaleza y un reconocimiento y recordatorio diario de la creencia de uno en estas criaturas.

Los beneficios de este reconocimiento nos llegan no sólo a través de paz interior espiritual, sino que también en las opciones que uno tiene para la práctica mágica. Las hadas pueden ser muy serviciales en la magia si deciden serlo. No siempre cooperarán y cualquiera que trate con espíritus de la naturaleza tarde o temprano se enterará del por qué de tantas historias tradicionales acerca de hadas dañinas, pero a pesar de esto los espíritus que se familiarizen a ti pueden ser de genuino valor para el trabajo mágico. Ellos extraen la magia fuera de uno mismo, y le añaden sus toques especiales a la intención. A menudo esto es bueno, aunque nuevamente, uno debe ser un poco cuidadoso ante la posibilidad de una pérdida de perspectiva (aqui la autora usa la palabra "misdirection" que significa distraer al público para que no se dé cuenta del truco que el prestidifitador está realizando). Los espíritus de la naturaleza son, como la naturaleza misma, criaturas del caos. La naturaleza trabaja en patrones que siguen parámetros, pero no siempre puede ser pronosticados con precisión. En consecuencia, la magia que involucra espíritus de la naturaleza puede desviarse de la intención de uno si los parámetros no son específicamente determinados.

Cada percepción individual del mundo de las hadas es única, pero lo que nos vincula es la creencia de saber que están allí. Espíritus hogareños, espíritus de la naturaleza y espíritus etéreos al igual que hadas, no importa con qué nombre se los denomine, ellos/ellas continúaran brindando magia a las vidas de aquellos que eligen reconocerlos, y yo personalmente siempre creeré en hadas.

Traducido por Kaosmos

Texto extraido de Zona Caos