"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 29 de septiembre de 2011

La industria de los medicamentos



Por Fernando Trujillo


Cada día estamos más enfermos y mejor curados


Savitri Devi


En la actualidad la industria médica lejos de servir al ser humano se ha convertido en un negocio que ha desafiado las leyes naturales y ha amenazado la biología humana con tal de llenar sus bolsillos de dinero.
La industria farmacéutica es un gran monstruo corporativo que cada año tiene altas ganancias lucrando con la ignorancia y la salud de la gente. Por citar algunos ejemplos en el año 2004 la empresa Pfizer gano 46, 133 millones de dólares, la empresa Novaris gano 18, 497 millones de dólares y la farmacéutica AstraZeneca gano 21, 426 millones.
Las grandes farmacéuticas se excusan alegando que el costo de la investigación médica es cada vez más alto. La versión de la industria es que el precio de la investigación de un nuevo fármaco requiere 800 millones de dólares sin embargo según estudios los costos de las investigaciones rondan entre los 75 y 80 millones de dólares.
Para una familia de clase media baja o de clase baja los precios de los medicamentos significan la ruina económica. Cada año el costo de los medicamentos son más altos y menos accesibles a los que menos tienen.
En este sistema si te enfermas de cáncer, de leucemia, de sida, de lo que sea tendrás que empeñar hasta tu auto para pagar medicamentos cada vez más caros y costosas operaciones, terapias de rehabilitación, pagar los salarios cada vez más altos de los médicos. En conclusión lo peor que le puede pasar a una familia de escasos recursos es que uno de sus miembros tenga una enfermedad
La venta de medicamentos está más orientada a enriquecer a los dueños de las grandes farmacéuticas en lugar de beneficiar la salud del ciudadano.
Ahora debemos hacernos unas preguntas ¿Son los fármacos un beneficio para la salud? ¿Las vacunas nos protegen de verdad? ¿Qué efectos negativos tienen los fármacos y las vacunas? ¿Necesitamos a la industria farmacéutica? La industria de los medicamentos mantiene escondidas las respuestas a todas estas interrogantes para seguir lucrando con la salud de millones de personas.

El sistema sanitario moderno con su ciencia distorsionada y su tecnología capitalista ha causado un daño a la biología humana.
Somos una civilización enferma que nos hemos hecho dependientes de todo tipo de medicamentos que nos proveen las industrias farmacéuticas. Hay pastillas para todo, para dormir, para no dormir, para el dolor de estomago, para la atención, para el dolor de cabeza, uno no puede dejar de consumirlas. Las pastillas contra la depresión producen ansiedad, las pastillas contra la ansiedad producen diarrea, las pastillas contra la diarrea producen insomnio y las pastillas contra el insomnio causan dolor de cabeza.
Con cada pastilla que uno tome su integridad orgánica va disminuyendo, con cada nueva pastilla que vamos introduciendo a nuestro organismo vamos introduciendo nuevos químicos que a largo o corto plazo afectaran nuestra salud y la de nuestra descendencia.
Puedo decir sin temor a equivocarme que vivimos en una sociedad yonqui, dependiente de todas las drogas que las multinacionales farmacéuticas nos recetan, irónico viniendo de una sociedad y de un Sistema que hace campañas contra ciertas drogas. Hemos escuchado en todos los medios de comunicación los lemas “Vive sin drogas” o “Las drogas destruyen” claro que estas máximas se refieren a las drogas que permanecen ilegales, decimos aborrecer todas estas drogas y decimos proteger a nuestros hijos contra ellas pero nosotros consumimos todo tipo de pastillas para aliviar cualquiera de nuestros problemas y lo peor es que se las damos a los niños sin saber el terrible daño que les causamos.
Las multinacionales como Pfizer o AstraZeneca no tienen reparos en dañar la salud con tal de tener millones de dólares. Sus productos causan el debilitamiento del ser humano y este debilitamiento pasa a su progenie, creando una humanidad más enferma y dependiente.
Medicamentos como el antidepresivo Paxil tiene entre sus efectos secundarios las nauseas y el vértigo. El ritalin un famoso medicamento para tratar la hiperactividad en los niños tiene entre sus efectos secundarios una disminución de la capacidad cerebral, problemas cardiacos y posibilidades de padecer cáncer de hígado a largo plazo. La mayoría de la gente ignora sobre estos efectos secundarios y los padres les dan estos venenos a sus hijos por recetas de un psiquiatra. Nadie los cuestiona, tienen doctorados y títulos, son eminencias y los padres-borregos los llaman “genios” y no los cuestionan a la hora de recetar sus medicinas.
Entre algunos efectos secundarios de los antidepresivos están el vértigo, las nauseas, dolores en el pecho y en el corazón, disminución cerebral y problemas de erección ¿Te parece justo que un niño o un joven padezca esto? Los psiquiatras son unos incompetentes que únicamente recetan sus pastillas porque son incapaces de ver más allá de los medicamentos.
Estos niños que ahora toman medicamentos de grandes tendrán problemas tales como el mencionado cáncer, problemas fisiológicos y estos males se los pasaran a sus hijos.
El consumo de medicamentos, las vacunas y las radiaciones de las quimioterapias afectan de forma perjudicial la salud de sus pacientes.
Cada vez nacen más niños con mutaciones genéticas, niños enfermos, niños sin brazos y esto se lo debemos en gran parte al sistema médico actual con sus sustancias antinaturales que destruyen la salud.

Las vacunas son obligatorias para los niños, cada temporada hay una campaña en las escuelas para aplicar las vacunas contra el virus de moda (sarampión, influencia, polio, etc.) sin embargo son muy poco conocidos los efectos negativos de las vacunas.
Las vacunas contienen sustancias toxicas tales como el Mercurio o el Aluminio que atacan el sistema nervioso y la biología humana en general.
Antes de cumplir los seis años un niño ha sido vacunado más de cuarenta veces contra todo tipo de enfermedades (algunas reales y la mayoría inventadas) ¿Te imaginas el gran daño a su organismo? Los efectos de estas sustancias químicas a largo plazo no están claros aun pero puedo decir que no son nada buenos.
Entre las enfermedades causadas por las vacunas están el autismo, la sordera, un daño cerebral irreparable. Esto no se menciona en ningún medio, en ninguna escuela se hace mención de esto a los padres de familia, un niño se tiene que vacunar y ya.
Otro de los efectos negativos de la vacunación es que anula la selección natural, las plagas son obras de la Naturaleza para reducir la sobrepoblación humana, esta anulación de la selección natural hace que los enfermos (los menos aptos) prevalezcan en nuestro entorno y contribuye a la sobrepoblación en las sociedades.
En la Naturaleza las enfermedades sirven cuando en una determinada población de especies hay un índice de sobrepoblación, esto ayuda a mantener el equilibrio natural al eliminar a los menos aptos. El hombre por medio de las vacunas ha escapado a estos designios y el precio ha sido alto, quienes mueren a causa de alguna plaga son los débiles y los enfermos, quienes sobreviven son los sanos y los fuertes. Al preservar a los enfermos estos se mezclan con los sanos causando un daño genético en la naturaleza del hombre y evitando una sociedad sana. Como bien dijo Nietzsche: “Bajo el estandarte de la compasión se han cometido las más grandes y perjudícales estupideces humanas”
A lo largo de su vida una persona habrá tenido más de sesenta vacunas, estos químicos en su organismo se mezclaran en su sangre y en su cerebro causando serias deficiencias que pasaran a sus hijos.
Nuevamente volvemos al tema de generaciones enfermizas, dañadas genéticamente por el uso de medicamentos y vacunas por parte de los padres. El precio que pagamos por librarnos de nuestros males es cada vez más alto.

Si el día de mañana se acabaran el cáncer, el sida, el déficit de atención y otras enfermedades el sistema médico actual quedaría en bancarrota. A ellos no les conviene que las enfermedades se extingan, ellos quieren ganar dinero a costa de nuestra salud.
Un pueblo sano y fuerte no necesita ir a la farmacia cada tercer día, ni necesita de pastillas para el estrés. Un pueblo con individuos sanos no necesita de la industria farmacéutica y ellos lo saben muy bien.
Mientras más enfermos estemos mas seremos esclavos de las multinacionales de los medicamentos. El Sistema enferma a nuestro pueblo para tenerlo sumiso, para extirparnos hasta el último centavo de nuestros bolsillos.
No necesitamos todos esos venenos que nos recetan, no necesitamos ni vacunas ni antidepresivos, eso en lugar de ayudarnos nos enferma aun más.
Hace ya cuatro años abandone mi tratamiento médico, mando al diablo a mi psiquiatra y abandone el uso de medicamentos. En lugar de ayudarme me perjudicaron pero ahora puedo decir que soy libre de toda esa mierda.
Tengo depresiones, tengo ansiedad, tengo un déficit de atención pero no volveré a usar ninguno de esos venenos ni volveré a confiar en un psiquiatra de mierda, desde hace cuatro años me sostengo o me caigo por mi propia cuenta.
El estrés, la ansiedad, la tristeza podemos controlarla sin ayuda de ninguna pastilla, como seres humanos tenemos la voluntad para hacerlo y podemos enseñarles a nuestros hijos a mantenerse de pie sin recurrir a estos venenos.
Un pueblo sano y fuerte no necesita de la industria de los medicamentos, mandémoslos al diablo a toda esa industria nociva para nuestra salud.
Si me queda claro algo es que las únicas drogas dañinas para nuestra salud son la industria de los fármacos y el Sistema que la apoya.

Septiembre 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario