"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







miércoles, 14 de marzo de 2012

Las vacunas y la circuncisión masculina, dos peligros para la salud




Por Fernando Trujillo


La industria médica ha generado la disminución de la salud en la civilización occidental, la salud del hombre occidental está totalmente deteriorada y cree ingenuamente que tomar unos medicamentos, un jarabe para la tos o someterse a un tratamiento lo hará sentir mejor y lo hará pero será efímero, se volverá a enfermar y volverá a un tratamiento médico en lo que es un ciclo sin fin.
Somos una civilización que consume coca-cola, que respira smog, que come alimentos transgénicos, que consume comida rápida, que recibe altas dosis de radiación gracias a los celulares y la televisión. Somos una civilización de gordos, enfermos, diabéticos, débiles y apáticos. Pero somos modernos.
Al Sistema y a sus lacayos de la industria médica no les interesa una civilización sana si no una sociedad enferma a la cual dominar fácilmente.
En la sociedad actual hay cientos de peligros para la salud y todos ellos a la venta, tenemos miles de comerciales que venden dichos productos a toda hora del día, incluso en las escuelas mismas venden estos venenos.
Tenemos coca-cola, McDonalds, Burger King, KFC, celulares, televisiones, perfumes, cosméticos, pastillas, cereales, dulces, comida instantánea y todos a corto o largo plazo tienen consecuencias negativas para nuestra salud.
No obstante hay dos peligros para la salud que se aplica a los niños desde que nacen, la vacunación y la circuncisión masculina. Ambos son la génesis de las enfermedades en el ser humano, son ataques contra el hombre desde que nace, la primera es obligatoria mientras que la segunda es una opción que peligrosamente se hace más popular y de la cual se carece de información acerca de las consecuencias.
Hablo de estos dos peligros específicamente porque por ellos se empieza esta larga cadena que es la destrucción de la salud humana, ambos tienen daños irreparables que el Sistema oculta a la vista del público, las masas no saben de los riesgos que tienen el vacunar a un niño o practicarle la circuncisión, carecen de esta información.
Ingenuamente los padres de familia aplican estos métodos por el bienestar de sus hijos (lo mismo que dice la propaganda del Sistema) ignorando que están destruyendo la salud de los mismos desde ese momento.

Investigaciones científicas han comprobado que la vacunación es la causante de muchas enfermedades, esto la industria medica lo oculta a las masas. Muchos médicos reconocidos han hecho público su rechazo a la vacunación pero sus opiniones han sido acalladas por las mafias que controlan el sistema médico.
Cada temporada en las escuelas empiezan las campañas de vacunación, estas campañas son obligatorias en su mayoría, todos los niños están obligados a vacunarse, todos los jóvenes tienen que aplicarse la vacuna contra la enfermedad de moda.
Si las vacunas son tan efectivas entonces ¿Por qué todos se enferman? Porque a pesar de las intensas campañas de vacunación todavía hay resfriados, malestares y las enfermedades como lo son el sarampión, la influenza, el polio sigue existiendo. La respuesta es sencilla, las vacunas no curan si no que destruyen los sistemas de defensa del hombre haciendo que quede vulnerable ante las enfermedades.
Las vacunas contienen sustancias venenosas para el ser humano tales como el mercurio, formaldehido, aluminio por solo citar algunas, los doctores saben esto y ocultan estos datos a sus pacientes.
Además de esto las vacunas contienen tejidos alterados genéticamente de animales y seres humanos. Por ejemplo la vacuna “Biavax la rubeola” contiene sorbitol y tejido de células diploides humanas provenientes de tejido fetal abortado.
La vacuna “Attenuvax sarampión” contiene sorbitol e hidrolizado de gelatina de embrión de pollo. La vacuna “Imovax” contiene indicadora de rojo de fenol y albumina humana, ls células diploides humanas de tejido fetal abortado.
La vacuna conocida como “BioThrax ántrax adsorbida” contiene los metales hidróxido de aluminio, cloruro de bencetonio y formaldehido. La vacuna conocida como “Ipol” además de contener las sustancias formaldehído, y 2-phenoxyethenol contiene entre sus subproductos animales phenoxyethenol línea continua de células de riñón de mono.
Todas estas sustancias se las estas inyectando a tus hijos y tu medico de confianza lo sabe, tu sistema médico lo sabe y tu gobierno lo sabe.
Cuando se aplica una vacuna esta daña al cerebro de un niño provocando incluso lo que se conoce como “Síndrome de Muerte Súbita Infantil” en muchos niños.
Consecuencias de la vacunación son autismo, retraso mental, hiperactividad, dislexia y enfermedades degenerativas a largo plazo entre las que se encuentran la artritis, el cáncer, la leucemia, el Alz Haimer por solo mencionar algunas.
Lejos de curar a nuestros niños los estamos matando por dentro, se está anulando su sistema inmunológico y se le está abriendo las puertas a numerosos males.
Los médicos han ignorado y negado todas estas reacciones adversas, la mayoría dicen el eufemismo de que es “normal” sin embargo a ellos no les importa el paciente, les importa ganar toneladas de dinero.
Las campañas masivas de vacunación abundan cada temporada, vacunando a miles de ingenuos ciudadanos que desconocen sus efectos negativos, la falta de ética en los médicos les hace mentir y desinformar a sus pacientes. Todo esto lo hacen con complicidad de los gobiernos, si los mismos gobiernos por los que votamos son los mismos quienes permiten que nos enfermen.
A parte de enfermarnos los promotores de vacunas usan las “ordenes de mordaza” una defensa legal que impide a los afectados hacer públicos los detalles y verdades de los peligros de la vacunación.
En 1987 se aprobó el Acta Nacional Infantil de Lesiones de Vacunación lo cual no es más que una farsa de la industria medica, este programa consiste darles inmunidad a los productores de vacunas en caso de demandas e irónicamente este programa es patrocinado por los mismos consumidores de vacunas a los que destruyen por dentro.
Esta mafia médica opera impunemente con complicidad del gobierno, envenenando a la civilización occidental, muchos dirán que las vacunas es un mal necesario para mantener a salvo a los niños. La realidad es otra.
En una sociedad sin vacunas hay cien niños y de estos cien mueren cincuenta por enfermedad entonces los que queden vivos serán los niños sanos y de salud fuerte, los mejores elementos. En una sociedad con vacunas hay cien niños y después de una plaga todo viven, vivirán los débiles y enfermizos mientras que los de buena salud ahora verán su sangre y sus cuerpos dañados por las sustancias químicas de las vacunas conformando lo que es hoy la civilización moderna, una sociedad enferma y agonizante.
Tenemos generaciones y generaciones de niños enfermos, dañados biológicamente desde sus primeros meses de vida y atrofiados cerebralmente que forman parte del insano estilo de vida civilizado. Es un error terrible pensar que las vacunas son un mal necesario ya que como vimos el ejemplo, por la mayoría se sacrifica a los mejores.

Hablo de la circuncisión masculina en específico porque la circuncisión femenina tiene un total rechazo en la sociedad occidental aunque irónicamente su contraparte tiene total aceptación debido en gran parte a la manipulación de la industria medica y la falta de información sobre el tema.
Según la OMS la circuncisión es una práctica saludable que disminuye el riesgo de padecer una enfermedad de transmisión sexual, lo cual es como veremos un argumento estúpido.
Existen gran variedad de mentiras alrededor de la circuncisión entre ellas que evita enfermedades, que es más higiénico y todas estas mentiras son sostenidas por interese monetarios, las circuncisiones se cobran muy caro y obviamente el médico en cuestión es quien sale ganando.
Por todas estas mentiras los padres deciden mutilar los genitales de sus hijos, sin embargo es una práctica dolorosa para el bebe y absolutamente innecesaria, estamos mutilando una parte que es sana y funcional en el cuerpo humano por motivos idiotas.
Muchos médicos asustan a los padres diciéndoles que el niño nace con el prepucio retraído y que hay que cortárselo, todos los niños nacen con el prepucio pegado y con el tiempo (sucede tarde o temprano en la pubertad o adolescencia) la piel por si sola se va soltando sin embargo por la ignorancia esto no se sabe.
La circuncisión es dolorosa para un bebe y para cualquiera, cuando el médico te dice que los bebes no sienten dolor te están mintiendo, cualquiera siente dolor si le cortan en la parte más sensible del cuerpo.
Aunque digan que el riesgo de una circuncisión es mínimo aun existe y más si se trata de un bebe basta con que pierda un poco de sangre para ponerlo en peligro y una circuncisión lo expone a un sangrado fuerte.
La circuncisión no evita enfermedades de transmisión sexual esto es totalmente carente de fundamentos, tampoco es necesaria en casos de infecciones urinarias esto se trata con limpieza, higiene y paciencia esperando que el cuerpo haga su trabajo.
Lo que si provoca y está demostrado es que afecta la vida sexual de quien se la práctica, al cortar el prepucio reduce la sensibilidad en el glande, las parejas de hombres circuncisos presentan casos de irritación y dolor en la relación. Psicológicamente esta cirugía provoca trastornos al hombre circunciso, al carecer de esta sensibilidad en el pene buscara otra forma de placer y esto lo llevara a cometer aberraciones tales como la violación anal de otros hombres, mujeres e incluso niños.
Entonces tenemos como consecuencia a hombres circuncisos, degenerados, trastornados sexualmente y acomplejados que toman la vía de una sexualidad patológica para tener el placer que los médicos y sus padres les negaron.
Hay estudios que relacionan la circuncisión con la disfunción eréctil, esto se empieza a notar después de los cuarenta años.
Vemos que la circuncisión como las vacunas no traen ningún beneficio y si muchas consecuencias negativas.
Para aquellos que defienden la circuncisión como un ritual religioso y por lo tanto creen que es un pecado intentar abolir les digo que asociaciones de judíos y musulmanes están abogando para abolir esta espantosa cirugía.
La circuncisión es una violación a los derechos de los niños (esos que el Sistema dice defender), le estas arrebatando una parte de su cuerpo y es decisión de él si quedársela o quitarse en el futuro pero nadie más que uno mismo tiene derecho sobre sus propios genitales.

La medicina moderna al creerse más sabía que la Naturaleza está cometiendo las peores atrocidades contra el hombre y su entorno.
Las vacunas y la circuncisión son dos peligros que se aplican a diario contra los niños, contra toda ética médica y contra la Naturaleza.
Nos creemos más sabios que los designios de la Naturaleza al mutilar una parte del cuerpo humano moldeado según sus designios, nos creemos tan invencibles al crear vacunas evitando las enfermedades que Ella misma envía para mantener el Equilibrio.
El precio que hemos pagado es una raza de seres atrofiados genéticamente, circuncisos, neuróticos, enfermos, degenerados y vacunados. Una raza moribunda que vive tras las murallas de una civilización en decadencia.
Tenemos hijos vacunados y circuncisos, tenemos hijos enfermos y mejor curados, más enfermos y mejor curados, un ciclo cada vez más repetitivo.
Las vacunas son una farsa y el sistema médico lo oculta, la circuncisión es innecesaria y el mismo sistema lo oculta.
Nuestra salud está en manos de empresas médicas sin escrúpulos que juegan con nuestra salud en pro de sus intereses monetarios y que en su soberbia se creen más grandes que la Naturaleza ignorando que Ella está por encima de cualquiera.
Actualmente en África el plutócrata Bill Gates está emprendiendo una campaña masiva de vacunación en niños en lo que es un nuevo genocidio en el llamado continente negro, están diezmando la salud de los niños del tercer mundo para hacerlos más vulnerables a la colonización capitalista.
Lo mismo ocurre en Europa, en América Hispana y en Asia, este es un genocidio medico que destruye la salud de los pueblos de la tierra.
La Naturaleza es sabia y estas afrentas cometidas por el hombre no pasan desapercibidas, el castigo de la civilización occidental son las enfermedades como el cáncer, la leucemia, el Sida, la disfunción eréctil que ellos mismos provocaron.
La vacunación y la circuncisión masculina dos armas del sistema médico, dos peligros para la salud humana de un sistema que es el cáncer de este mundo.


No a la vacunación!


¡No a la circuncisión!

Marzo 2012

2 comentarios: