"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







martes, 24 de abril de 2012

El genio de Walt Disney



                             Por Fernando Trujillo


Walt Disney es un hombre que no necesita introducción, nacido en el medio oeste americano Disney fue unos de los más grandes genios de la animación a la par de uno de los hombres más queridos de la industria del cine. Todos crecimos con las películas animadas de Disney, todos lloramos con la muerte de la mama de Bambi y con Dumbo, todos cantamos las canciones de Mary Poppins y todos disfrutamos de los finales felices de sus películas. El genio de Walt Disney es indiscutible pero más que un animador, Disney fue un creador de mundos fantásticos. El hombre es un sub-creador, es capaz de crear mundos y universos y de poblarlos de arquetipos, mitos y maravillas. La mente de un genio no tiene límites, ha abierto las puertas de la percepción que lo conducen al infinito y ahora es capaz de crear su mundo interior. Disney dio vida a Mickey Mouse el personaje animado más famoso del mundo y a infinidad de personajes, héroes y villanos que pertenecen al colectivo arquetípico de la infancia. El mangaka Osamu Tezuka (conocido como el “Dios del manga”) expreso que los diseños y dibujos de las películas de Disney le inspiraron para crear sus propios personajes como el entrañable Astro boy. Una de las características de las producciones de Disney es la dualidad en sus historias, el bien y el mal, la belleza y la fealdad, la bondad y la maldad, los valores humanos y el poder del dinero. En cada una hay una lucha entre estos dos opuestos. La belleza de sus princesas contrasta con la fealdad de las brujas que quieren destruirlas, la alegría de Peter Pan se opone a la amargura del Capitán Garfio mientras que en la película “Mary Poppins” hay una lucha entre los valores familiares (que Disney defendió toda su vida) contra la Usura Internacional. Este dualismo se puede ver también en los segmentos de su obra maestra “Fantasía” desde la oscura escena del alzamiento del tenebroso Chernaborg hasta los segmentos de flores danzando y de una fiesta dionisiaca. Las mujeres en las animaciones de Disney son poseedoras de una belleza insuperable, trazadas con maestría se puede ver reflejada en esa beldad femenina su inocencia y bondad. Blanca Nieves, la princesa Aurora, Cenicienta, Wendy y Alicia todas tienen esos rasgos angelicales que capturan la atención de los sentidos de los espectadores. Las películas de Disney son en conclusión una representación de la cosmovisión personal de su creador y un reflejo de sus ideales.


La primera producción de Walt Disney fue Alicia (basada en la obra de Lewis Carrol) la cual puso sus innovadoras técnicas cinematográficas como combinar personajes animados con actores reales. Sin embargo necesitaba un distribuidor para su obra y eso lo puso en contacto con el mundo del entretenimiento controlado por fríos e inescrupulosos empresarios. Por aquel entonces Walt junto con su hermano Roy habían fundado un pequeño estudio llamado Walt Disney Company y se habia mudado a Nueva York produciendo los cortos de Alicia para Margaret Winkler esposa del Carlos B. Mintz un antiguo representante de la Warner Bros. Pese al éxito de los cortos de Alicia, el sueldo de Disney fue reducido y engañado por Mintz fue cancelado. Poco después crearía y produciría “Oswaldo el Conejo afortunado” la cual dio muchas ganancias a sus agentes pero mientras producía esta caricatura en secreto Mintz estaba vendiendo los derechos a Carl Laemmle fundador de Universal Pictures. Esta traición hizo a Disney perder los derechos sobre su obra y su estudio sufrió un drástico golpe al perder ingresos y la mayor parte de su personal, no obstante a pesar de esa derrota el genio de Disney lo ilumino al crear a Mickey Mouse el personaje animado más famoso y querido de todos los tiempos. A pesar del éxito que tuvo Oswaldo en manos de su creador, poco a poco se fue marchitando hasta caer en el olvido, mientras que las producciones de Disney remontaron el vuelo hacia el éxito. Fue esta traición la que provoco un despertar en Walt Disney sobre quienes controlaban los medios y el mundo. Desde entonces Disney fue un opositor al poder de la judería. Si en efecto Disney fue antisemita en el sentido de que se oponía a la influencia semítica en la política y en los medios, los veía como un peligro para los valores familiares que su estudio defendía en sus producciones. A mediados de los años treinta los estudios Disney eran una empresa familiar en la que los animadores eran los mejores pagados del sector y con condiciones de empleo ejemplares pero eso no impidió una huelga en los estudios. Esta huelga fue organizado por Arthur Babbitt un trabajador judío simpatizante del comunismo y que además era un colaborador en secreto del FBI (Disney se refirió a él como “rata de alcantarilla”), esta huelga daño la reputación de la compañía como una empresa familiar. Esto ha provocado que a Disney se le acuse de racista, nazi, explotador y capitalista siendo todo lo contrario a esto. La biografía sensacionalista “Walt Disney: El Príncipe Oscuro de Hollywood” de Marc Eliot dice que en los años cuarenta Disney se convirtió en miembro del Partido Nazi Americano algo ilógico ya que dicho partido fue fundado hasta 1958. Las reuniones a las que asistió Walt Disney eran dirigidas por los “Camisas Plateadas” una pequeña organización nacionalista pero no un partido que tenía como agenda la neutralidad de Estados Unidos en la guerra. Disney fue un pacifista que se oponía a la entrada de su país a la Segunda Guerra, dando conferencias y discursos en apoyo a la paz, otros opositores a la guerra fueron el aviador Charles Lindbergh y el empresario Henry Ford. El supuesto racismo de Walt Disney también es una falacia, en 1946 produjo “Songs of the South” en el que actores reales se mezclaban con personajes de caricatura y en el que James Baskett da vida al adorable Tío Remus. En esta película convivían personajes de raza blanca con personajes de raza negra, algo insólito en la América de esos tiempos. A pesar de eso la película ha sido acusada de “racista” al presentar estereotipos de los negros que sin embargo eran comunes en esa época. Lo cierto es que Disney fue anti-capitalista y anti-comunista mostrando claras simpatías por el régimen hitleriano. Muchos dirán que esto es mentira alegando que Disney produjo cortos anti-nazis, bueno estos cortos fueron hechos con imposición del gobierno. El anti-capitalismo de Disney está reflejado en Mary Poppins en la que los banqueros están representados como hombres avaros y amargados, enemigos de la vida. Su opuesto Mary y sus amigos representan la unión familiar, la alegría y la vida.


Tras la muerte de Walt Disney en 1966 su estudio paso a sus herederos pero sus riñas e incompetencias los llevo a perder el estudio y a un declinar del mismo. Hubo discusiones, pleitos y traiciones para ver quien se quedaba con el estudio, al final quien se apodero de todo fue el empresario judío Michael Eisner definido como “un monstruo del control” por algunos medios. Una vez en el poder Eisner organizo despidos masivos y recortes de los hombres de confianza de su fundador. En manos de Eisner la productora Disney creció en poder mediático y económico pero sacrifico su calidad artística. Las producciones posteriores a la muerte de su fundador carecen de merito artístico aunque fueron éxitos de taquilla. Los viejos animadores de la compañía, fieles a la figura de Disney y al viejo estilo estaban disgustados por la animación computarizada del estudio. Aunque Walt Disney fue un pionero en innovaciones técnicas, el estudio habia abandonado su herencia creativa en pos de las ganancias. La baja calidad en las películas de la productora reside en hombres de negocios que controlan los estudios Disney. Las animaciones posteriores a la muerte de Walt Disney son una copia tras copia de las obras hechas en vida de su creador. En la actualidad la más grande abominación hecha por los estudios Disney es ese aborto llamado Disney Channel un canal totalmente opuesto a los ideales de su fundador. Dicho canal dirigido a niños y pre-adolescentes carece totalmente de calidad artística y sus programas están hechos con los fines de obtener jugosas ganancias de su ingenuo público. Programas como Hannah Montana y Lizzie McGuire promueven un estilo de vida basado en el consumo, la mediocridad, lo políticamente correcto y la estupidez. Ninguna persona amante de las obras originales de Walt Disney podría sentir alguna simpatía por ese canal y Disney Channel es un reflejo de lo que la Compañía es en la actualidad: un semillero de mediocridad y podredumbre. Ni más ni menos. Ahora lector si usted ingenuamente cree que Disney Channel promueve valores familiares está muy equivocado, los “valores cristianos” que este canal dice promover no son más que una máscara en la cual se esconden los anti-valores de consumismo, la sexualizacion de niños y pre-adolescentes y el poder del dinero. Basta ver el capítulo de una de sus series para ver el mensaje que transmite: el americanismo más descarado, la destrucción de la identidad de la juventud no solo americana si no a nivel mundial. ¿Recuerdan la película Pinocho? Bueno en esa película hablan de la “Isla de los Juegos” un lugar al que los niños malos van dirigidos por el Cochero (el Sistema) a un lugar donde pueden comportarse como bestias y al final en bestias se convierten. Pues bien eso es Disney Channel. Con la muerte de Walt Disney murió una era en la animación y murió un ideal, la compañía que creo fue corrompida. No obstante aun podemos disfrutar las animaciones hechas por este gran nombre. Verlas una y otra vez para apreciar el genio de Walt Disney.


Abril 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario