"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







martes, 15 de mayo de 2012

Por una nueva economía



Por Fernando Trujillo



“Toda vida económica es la expresión de una vida psíquica. Una economía puede moldearse según el alma de una generación. La economía tiene un deber moral. Desde Adam Smith hasta Marx se utiliza un análisis eminentemente materialista. Tenemos una concepción nueva de la economía que está situada más allá del capitalismo y del marxismo”



Oswald Spengler



Desde el año 2008 Islandia está dando una lección al mundo con una revolución económica que ha sido silenciada por los medios occidentales, de esta revolución no se habla en los periódicos, en las escuelas, en la televisión, nadie habla de ella.

Cuando en el año 2008 el país quedo en bancarrota el pueblo se lanzo a las calles, su moneda estaba devaluada y el país estaba obligado a pagar una deuda externa—con intereses incluidos—a Gran Bretaña y Holanda.

El pueblo se lanzo a las calles en manifestaciones negándose a pagar la deuda y oponiéndose a que sus familias pagaran por la crisis, la revolución estaba comenzando, manifestaron con mascaras de “Guy Fawkes” y con la bandera islandesa en mano exigiendo una nueva economía.

En el año 2010  se celebra un referéndum respecto al pago de la deuda y el no al pago de la misma arrasa con un 93% de los votos. En ese mismo año comienzan varias detenciones de banqueros y políticos traidores culpables de la crisis.

Sin embargo esto es silenciado, nadie en la prensa toca el tema de Islandia, sin embargo a pesar de la cortina de silencio que los medios imponen, en  países como España o Grecia el pueblo se ha levantado e manifestaciones, han marchado exigiendo una alternativa a este decadente sistema económico.

Islandia ha triunfado en donde otras revoluciones—o intentos de revolución—han fracasado. Egipto fue una revuelta a medias, al final se conformaron con un nuevo mandatario pero colaborando con el mismo Sistema, Libia y Siria son dos movimientos financiados por el poder sionista mientras que el movimiento “Occupy Wall Street” está siendo olvidado por el mismo pueblo americano.

Es en Europa donde se está formando una nueva revuelta contra el Sistema capitalista y la lección más importante que nos está dando Islandia es que existe una tercera opción, otro camino al comunismo y al capitalismo.



Dos sistemas económicos nos rigen en la actualidad, ambos diferentes en apariencia pero iguales en esencia. Ambos dos sistemas fallidos.

El capitalismo sistema que ha provocado crisis económicas, devaluación de la moneda, inflación y globalización. En este sistema solo una elite triunfa a costa de la nación pero su principal ilusión consiste en que nos da una falsa idea de prosperidad.

Tenemos entretenimiento, futbol, votos y urnas pero estamos esclavizados por una deuda externa, por los intereses de nuestras tarjetas de crédito, por la hipoteca, por cada vez más excesivos impuestos  pero aun así creemos tener prosperidad.

Estamos bajo una dictadura pero no lo sabemos, creemos que es lo mejor pero estamos equivocados.  En el capitalismo se admiten los peores crímenes disfrazados como “formas de comercio” tales como la usura, el fraude o la privatización.

El segundo sistema el comunismo es un anacronismo en nuestro tiempo, fue un sistema que dejo en la miseria a los países donde se implemento. El legado del comunismo fue hambruna, pobreza, represión, retroceso y uno de los mayores genocidios de la historia pero eso si su casta dirigente tenía todas las riquezas y el poder en sus manos.

En la actualidad el comunismo esta extinto y comprobado como un experimento fallido con excepción de Corea del Norte y Cuba, el primero tiene al 95% de la población en la hambruna mientras la elite gobernante gasta millones en un programa nuclear que ha resultado deficiente, el segundo es una reliquia del siglo XX, el país vive en un estado total de miseria y retroceso, gobernado por dos abuelos que continúan con la mentalidad de Marx y Lennin.

Sin embargo hay un tercer camino, una opción a estos deficientes y corruptos sistemas, que comienza a cobrar vida.

Esta tercera vía económica se llamada corporativismo y es una doctrina que defiende un sistema económico basado en la unificación de empresas, organizaciones sindicales, laborales, profesionales dentro del estado.

En este sistema no hay partidos ni un partido único si no que todos los miembros de la comunidad tienen una participación política en la actividad económica.

Lo importante para esta tercera vía es el bien común en beneficio de la nación, la continuidad del estado basada en los principios de Verdad y Patria como en los regímenes tradicionalistas. A este respecto el corporativismo es un sistema que defiende los valores tradicionales de un pueblo frente a los anti-valores del liberalismo (usura, estafa, robo).

Se defiende en este tipo de regímenes la nacionalización antes que la privatización, Islandia nacionalizo su banco ante el comienzo de la crisis y el riesgo de perderlo todo y enfrentándose a los inversionistas extranjeros, la nacionalización de los recursos de un pueblo hace que este salga adelante mientras que la privatización ofrece la ilusión de “progreso” pero quienes realmente progresan son la elite plutocrática a costa de la nación.  

La tesis de “lucha de clases” propia del marxismo es rechazada en su totalidad, esta idea provoca división dentro del pueblo. En su lugar está la unión de trabajadores y empresarios ¿Por qué ser enemigos? Ninguno funciona sin el otro, se necesitan para ayudarse mutuamente, para sacar adelante a la nación.

Si ambos se enfrentan esto provocara la destrucción de una nación y los buitres capitalistas lo aprovecharan para aprovecharse del patrimonio del pueblo. En cambio trabajando juntos, promoviendo la unión y la armonía entre ambos grupos se puede sacar adelante a la patria.

Lo principal en una nueva economía es sustituir el Patrón oro por el Patrón trabajo, eliminar la falsa idea de que el dinero lo es todo. La moneda debe de estar respaldada por el trabajo y la riqueza real de la nación, la masa monetaria real debe de estar basada en la riqueza real del país. La economía debe de estar al servicio de las personas, no al revés.

El régimen Nacional Socialista entendió esta gran verdad y creando una verdadera alternativa al sistema económico imperante logro salir de la decadencia en solo dos años y en tan solo cuatro años era una potencia entre potencias.

Gottfried Feder la mente detrás de la economía Nacional Socialista creo todo un sistema nuevo que hoy en día es ignorado y silenciado en las escuelas de economía.

¿De qué otra forma se explica el auge de una nación en ruinas? No fue gracias a la nefasta economía del dinero sobre las personas, ni a los préstamos extranjeros (que Hitler prohibió) si no a una alternativa que ponía primero a la nación antes que al oro.

A pesar de la destrucción del Tercer Reich la lección es la misma que con Islandia, que existe una alternativa económica.

La nueva economía debe de abolir el interés del dinero, la usura y la despreciable tesis del préstamo que solo beneficia a los parásitos de la Elite plutocrática a costa del pueblo.

En esta nueva economía se deben de evitar las devaluaciones pues aunque el sistema liberal diga que tiene algo de positivo no lo tienen, solo traen desempleo y pobreza.

Las finanzas deben de estar al servicio del pueblo, la nefasta tesis capitalista de “dejar hacer, dejar pasar” debe de ser suprimida, la solidaridad debe de ser lo primordial.

Las pequeñas empresas deben ser impulsadas por medio del crédito sin interés, al igual que con las pequeñas empresas se debe de impulsar la agricultura y la educación suprimiendo cualquier tipo de usura.

Si esta economía se llegara a impulsar realmente entonces los demonios de la usura y el Patrón oro serian derrumbados, serian conocidos por lo que realmente son y exiliados de la historia humana, entonces solo entonces vendría una verdadera revolución en el que el capitalismo sería derrotado y considerado un terrible error humano.

Actualmente en Islandia se está trabajando en una nueva constitución elaborada por el pueblo directamente, más específicamente por los representantes elegidos por este en lo que es un ejemplo de verdadera democracia.

Es tiempo de que la revolución nacida en Islandia se dé a conocer al mundo, de que existe una verdadera alternativa al Sistema y de que la primera semilla ha sido sembrada ya, es tiempo de una verdadera revolución.



Mayo 2012




No hay comentarios:

Publicar un comentario