"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







miércoles, 22 de agosto de 2012

Las armas como un derecho


Por Fernando Trujillo


“Después de un alboroto en el que aparecen armas, siempre se quiere restringir el uso de las mismas a la gente que no ha tenido nada que ver con él. Me niego a vivir en una sociedad en la cual las únicas personas a las que se les permite la posesión de armas sean la policía y los militares.”

William S. Burroughs


El pasado 20 de julio se registro un tiroteo en un cine dentro del estado de Colorado, durante el estreno de la tercera película de Batman, James Holmes abrió fuego matando a doce personas. Un nuevo tiroteo en Colorado a trece años de los trágicos acontecimientos ocurridos en el colegio Columbine.
Casos de tiroteos en distintas ciudades de los Estados Unidos se han reportado en los últimos años, balaceras en universidades, en centros comerciales y ahora en cines. Tal parece que los tiroteos se han convertido en una tradición dentro de Norteamérica.
Poco después de estos trágicos acontecimientos se llevan a cabo las controversias sobre el derecho a portar armas. Polémicas y debates en televisión sobre prohibir el uso de armas, presiones por parte de los liberales para las leyes del control de armas, debates que en su mayoría nunca llevan a nada y son olvidados una vez que la conmoción pasa.
Actualmente tras lo sucedido en Colorado líderes demócratas en tres importantes estados del país de manera oportunista han utilizado la tragedia para impulsar leyes para restringir la venta de armas. Todo este asunto de control de armas y prohibir su venta al ciudadano obedece a una agenda oculta para convertir a los pueblos en carne de cañón, debilitarlos y desprotegerlos.
Se ha dado en todo el mundo occidental una propaganda pacifista en contra del derecho a portar armas, en las escuelas se les inculca a los niños por la fuerza una educación políticamente correcta basada en ese pacifismo liberal.
No violencia, no usar armas, las maestras y los padres de familia se escandalizan cuando un niño dibuja una pistola pero consideran normal que un niño escuche reggaeton o vea la programación basura del canal Disney Channel.
  La educación de este siglo raya en la estupidez políticamente correcta y lo que están logrando al reprimir la violencia es convertir a las futuras generaciones de occidente en débiles mentales, pusilánimes y seres incapaces de defender su nación.
Pueblos armados pueden luchar, pueblos desarmados y aborregados por la propaganda pacifista son fáciles de conquistar y someter. Así estas leyes en apariencia pacifistas obedecen a un plan del Nuevo Orden Mundial para dominar a las naciones.

Prohibir las armas porque un loco dispara en un lugar público es una cuestión absurda e infantil, si a esa vamos entonces deberíamos prohibir los autos porque algún adolescente ebrio atropello gente, deberíamos prohibir la cerveza porque hay gente que muere por una ingestión etílica.
El portar armas es un derecho que todo ciudadano tiene para defender a su familia y a su patrimonio, para proteger a su nación en caso de una invasión armada. Si un ladrón entra a tu casa, tu familia está dormida tranquilamente y tienes un arma lógicamente lo mataras pero si estas desarmado el criminal puede asesinarte junto con tu familia y huir.
Pongamos el ejemplo de un negocio en una gran ciudad, un hombre que atiende su negocio tiene un arma, entran dos chavos a asaltar, el hombre podrá descargar su pistola contra los asaltantes pero si esta desarmado perderá sus ganancias.
Al mantener a los ciudadanos desarmados se les quita un derecho, el derecho que tiene todo ser humano a defenderse. Los liberales que tanto aclaman por los derechos humanos al querer restringir las armas violen uno de esos derechos fundamentales, ya que todo hombre tiene derecho a portar un arma para defender a los suyos y por desgracia en la totalidad del mundo occidental se priva a los ciudadanos de ese derecho.
En México el uso de armas está prohibido para los ciudadanos y por eso los delincuentes pueden ir por allí haciendo su voluntad, matando y asaltando a quien sea con total impunidad y como sabemos en este país las leyes benefician más a los criminales en la mayoría de las ocasiones.
Los mexicanos están hartos de que se violen sus derechos, de que asalten sus negocios, violen a sus mujeres y asesinen a sus familiares, es hora de tomar nuestras propias armas y defender a los nuestros. Hace unos años se estaba proponiendo en el senado el legalizar las ventas de armas y los liberales, los periodistas políticamente correctos de las televisoras pegaron el grito en el cielo. Como ciudadano tengo el derecho a defender a mi familia y a los míos en caso de una agresión, es un derecho básico ¿O no?
En Estados Unidos predicadores de muchas iglesia cristianas usan pasajes de la Biblia para convencer a sus feligreses de que estén en contra de las armas.
En México se da una propaganda similar a través del programa católico “La Rosa de Guadalupe”, en muchos capítulos de dicho programa se fomenta el miedo a las armas, el rechazo a portarlas e incluso se inculca a los padres el prohibir a sus hijos juegos considerados violentos como el clásico juego “Policías y ladrones”. La propaganda políticamente correcta llega a niveles absurdos.
La programación de Televisa y Tv Azteca en general hace campaña en contra del derecho a portar armas basándose en la noción borreguil de que el poder tiene derecho a defender al ciudadano, un paso para un estado totalitario. Si este estado únicamente tiene el derecho a defender al ciudadano entonces se justifican las represiones del ejército, la brutalidad policiaca, casos como Atenco en los que un pueblo desarmado era terriblemente reprimido por el ejército.
Este será el Nuevo Orden Mundial un mundo de ciudadanos desarmados, con el cerebro lavado por la propaganda liberal, temerosos, débiles, asustadizos y controlados por un estado tiránico.

Estamos viviendo tiempos violentos, tiempos en los que debemos enseñar a nuestros hijos a usar un arma para defender su vida.
El tiroteo en Colorado es la excusa para un plan de desarme mundial, en donde solo el estado podrá usar armas, en un estado como ese no habrá posibilidades de una rebelión o de defender a los nuestros, todo estará controlado.
Las armas no deben de ser un privilegio si no un derecho, el crimen esta sin control en muchos países de occidente y los ciudadanos tienen el derecho a defenderse.
Quienes dicen que legalizar las armas sería crear un caos como Estados Unidos mienten, países como Suiza los ciudadanos pueden portar armas y nunca he escuchado de balaceras o tragedias por las armas.
El problema con Estados Unidos es el desequilibrio moral y espiritual de su gente, es la cantidad de personas adictas a los medicamentes, frustradas y con fantasías de ser como sus personajes favoritos de videojuegos que hay y que provocan este tipo de tragedias. No se debe al simple hecho de portar un arma.
Contra la propaganda del Nuevo Orden Mundial se debe poner como ejemplo a los niños el uso de armas con responsabilidad, enseñarles que no es un juguete y que es para defender su vida y la de los suyos. Más que nada es inculcar una cultura de las armas diferente a la de Norteamérica, las armas como un derecho y como todos los derechos estos vienen con responsabilidades.
Educar a los niños la responsabilidad de usar un arma, en lugar de alejarlos acercarlos y enseñarles, en lugar de reprenderlos por dibujar o imitar una pistola con sus manos, explicarle lo que es una pistola de verdad.
Si esto no sucede entonces el resultado será que las futuras generaciones de occidente sean dóciles y mansas en comparación con otras naciones.
Mientras que en otros pueblos se enseña la violencia y los niños saben cargar un arma aquí clamamos por una paz que no existe, debilitándonos física y mentalmente con una propaganda basada en flores y arcoíris.
Mientras nuestros hogares y negocios son asaltados seguimos creyendo en milagros que nunca llegaran, mientras el ejercito somete violentamente a las poblaciones indígenas aun seguimos creyendo en esa falacia llamada paz.
Prefiero que me tachen de radical por defender mi derecho a usar un arma antes de someterme a esta propaganda esclavista y si occidente no despierta pronto entonces seremos carne de cañón.

Agosto 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario