"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 22 de noviembre de 2012

Caricaturas antiguas y nuevas



Por Fernando Trujillo


El tema del siguiente artículo les puede parecer trivial pero es mucho más importante de lo que cualquiera pudiera pensar. Mi generación y la de aquellos que nacimos en los ochenta recordaran caricaturas como “Caballeros del Zodiaco”, “Mazinger Z”, “Dragón Ball”, “Thundercats”, “He-man” y un largo más a las que éramos aficionados.
Las niñas recordaran “Sailor Moon”, “Candy Candy” y “Remy”, caricaturas si bien enfocadas a un público femenino también veíamos los varones. Todas estas caricaturas tenían algo en común y era que trataban al niño como un ser inteligente, debo decir que mi generación fue afortunada al poder disfrutar de estas caricaturas, de sentirse identificado con sus personajes y de cierta manera ser parte de su mitología. Estas caricaturas presentaban personajes sólidos, altas dosis de violencia que podíamos disfrutar y lo más importante, estimulaba nuestros instintos al ofrecernos grandes peleas y secuencias de acción.
Al mismo tiempo estas caricaturas transmitían valores tales como la amistad, la lealtad, la camaradería en el campo de batalla, la redención y una dosis de drama que nos hacia sufrir pero que también despertaba nuestras emociones como personas.
Todos fuimos testigos de la lealtad de los caballeros de bronce hacia la diosa Atena, vimos la amistad fraternal entre Goku y Krilin, los niños nos sentíamos identificados con un guerrero como He-man mientras que las niñas se identificaban con la feminidad de las sailor scouts o de la dulce Candy. Recuerdo que en el recreo jugábamos a Dragon Ball o a los Caballeros del Zodiaco y nos agarrábamos a golpes simulando ser nuestros héroes favoritos mientras que las niñas se maquillaban y jugaban a ser como las sailor scouts.
No obstante fue esta violencia y derramamiento de sangre que disfrutábamos que atemorizo a una sociedad mojigata, padres de familia, psicólogos asustadizos, sacerdotes y medios de comunicación sin criterio y débiles de mente comenzaron a sentirse asustados por la violencia expuesta en las caricaturas. Así comenzaron a formarse sociedades padres de familia que salían a defender la “moral” y “buenas costumbres”, maestros y “especialistas” hablando de los efectos negativos de la violencia de las animaciones.
Sacerdotes y predicadores hablando de la “influencia satánica” de estas caricaturas. Todo u n grupo de payasos y sesudos seudo-intelectuales que no entienden los instintos humanos ni la naturaleza del hombre, dignos discípulos de la filosofía de la Ilustración pero que sin embargo terminaron por triunfar. Así las viejas caricaturas que amábamos fueron sustituidas por otras más acordes con la filosofía políticamente correcta de “alejar a los niños de la violencia” pero eso si haciendo de ellos seres cada vez mas estúpidos para una sociedad estúpida.

La violencia es un instinto natural, ninguna institución educativa o religiosa ha querido entender esto pero la naturaleza humana para bien o para mal esta inclinada hacia la violencia sin embargo el dogma de la educación moderna es suprimir este instinto por medio de la moral, la educación, las buenas costumbres, un concepto heredero de Rousseau pero que ha fracasado constantemente.
El ser humano es un ser salvaje, dado a pelear y a ser posesivo pero la sociedad moderna teme a la violencia, tiene miedo de su lado salvaje, creen haber superado esto y creen tontamente que la educación eliminara este instinto.
Actualmente existe la manía en el sistema educativo de alejar a los niños de todo lo que es violencia, se prohíbe que peleen entre ellos como una forma de juego, que se alejen de los deportes considerados violentos.
Esto se refleja en las caricaturas modernas cada vez más políticamente correctas y mas estúpidas en cuanto a sus argumentos. Tenemos a “Bob Esponja”, “Los Padrinos mágicos”, “El Chavo animado”, “Phineas y Ferb” y otras aberraciones de cuyo nombre prefiero no acordarme.
Vemos un patrón en estas nuevas animaciones y es que la violencia está en diminutas dosis, los personajes han pasado de ser fieros héroes a ser criaturas amigables, los argumentos se resumen en un humor absurdo y desenfrenado enfocándose más en lo “chistoso” que en algo que realmente haga pensar al niño.
Los padres permiten que sus hijos pudran su cerebro viendo esa basura horas y horas, al fin que están viendo unas caricaturas amigables, alejados de la violencia pero no se imaginan que lo que están viendo es un lavado de cerebro que duerme sus instintos.
Vemos también en estas nuevas caricaturas una tendencia a feminizar a los varones, la atmosfera de estas caricaturas está cargada de flores y arcoíris en cada capítulo, en algunos personajes sin sexo definido se mueven por este escenario en poses amaneradas. En las caricaturas antiguas los personajes principales eran héroes varoniles con los que el niño se podía identificar, tenemos claro ejemplo a Goku, He-man, los caballeros de bronce, a Fly o los Thundercats. Héroes musculosos, viriles y de un espíritu combativo.
Los personajes de ahora son demasiado amigables, se la pasan recogiendo flores y entregándoselas a sus enemigos, se la pasan saltando de forma femenina e incluso sus voces son de mujeres.
Bob Esponja es el caso por excelencia de estos nuevos personajes, una criatura aparentemente masculina pero que tiene rasgos notoriamente femeninos, en cada capítulo Bob aparece disfrazado como una flor o con un arcoíris en las manos y también esta su amistad con Patricio Estrella que a diferencia de la amistad entre los personajes de las caricaturas antiguas, la suya parece una relación de pareja.
Otro ejemplo esta en el personaje de Timmy Turner de los “Padrinos mágicos” que viste una playera y una gorra rosada, a diferencia de Bob, Timmy no tiene rasgos homosexuales pero si tiene una conducta claramente femenina.
Ahora si bien los personajes afeminados y andróginos ya estaban en las caricaturas antiguas estos siempre estaban del lado del mal (por ejemplo el Barón Ashler de “Mazinger Z” o Afrodita de Piscis de “Caballeros del Zodiaco”) y eran una minoría.
El patrón consiste en suprimir el instinto de masculinidad—un instinto claramente violento—por uno femenino, pacifico y amigable para una sociedad cada vez más débil y borreguil.
Si en los niños es una feminización, en las niñas es una masculinización, ahora en las caricaturas vemos a niñas musculosas, vistiendo ropa de hombre, machorras enfrentándose a la antagonista que irónicamente representa el modelo de feminidad (representado en su mayoría por una chica rubia), en las caricaturas antiguas habia mujeres guerreras como las sailor scouts, las guerreras mágicas y los casos de Marin y Sheena de los Caballeros del Zodiaco, todas ellas mujeres valientes, guerreras pero que siempre conservaban su feminidad, un modelo con el que las niñas podían identificarse.
Todos estos modelos positivos son cambiados por personajes sin sexo, sin forma, completamente idiotas, compartiendo flores y esto es lo que los niños ven en televisión.

Un patrón en estas nuevas caricaturas es la falta de valores éticos, en las caricaturas antiguas los personajes enfrentaban las consecuencias de sus actos aunque esto implicara una tragedia, en las caricaturas modernas los personajes hacen lo que quieren de forma irresponsable y mágicamente todo se resuelve para bien del protagonista.
Es decir los personajes no maduran y no enfrentan las consecuencias de sus actos, todo sigue igual en el capitulo siguiente, no hay aprendizaje solo la falsa noción de que se puede hacer lo que uno quiera sin consecuencias.
Tenemos niños cada vez más inmaduros, más caprichosos y más sobreprotegidos, faltos de carácter y de ética. Actualmente los modelos positivos en las caricaturas han sido eliminados en pos de una educación cada vez más políticamente correcta.
No creo que ningún niño se sienta identificado con Bob Esponja o con Timmy Turner pero si lo está entonces su cerebro ha sido lavado por completo.
Ser un hombre viril, aventurero, osado y con instintos sanos está prohibido, ese tipo de hombre era el “pasado”, el futuro es un hombre sensible, amistoso, que comparta flores en vez de puños y cuyo cerebro este anestesiado.
Los padres y maestros permiten que los niños vean esta basura creyendo que es entretenimiento “inofensivo” sin darse cuenta que están criando a una generación de pusilánimes. La historia nos enseña que las buenas maneras y la feminidad causan la caída de una civilización.
El peligro radica en debilitar mas la mente y el instinto de las nuevas generaciones, haciéndolos menos violentos y más dóciles, eso provocara nuestra destrucción.
El mundo es un terreno darwinista en el que sobrevive el más apto, la siguiente generación se hace cada vez más amable con los enemigos y les aseguro que estos no serán amables con nuestros hijos. Querer suprimir la violencia es anti-natural, querer hacer de los niños seres sin instintos los conducirá a la muerte. Prefiero ver a dos niños agarrándose a golpes en la calle que verlos jugar juegos de niñas, esto último es propio de una sociedad decadente.
Las caricaturas antiguas no provocan las violencia, solo estimulaban nuestros sentidos, la violencia es parte del código genético del hombre ¿Por qué no cultivarla? Dejar que los niños se lastimen de vez en cuando, que se den de puñetazos, que presuman sus moretones, eso es parte de una sociedad sana. Lo mejor es que se apagara la televisión de vez en cuando y se le diera al niño un buen libro para leer aunque claro con la educación cada vez mas políticamente correcto puede que el día de mañana los libros de Tolkien y Poe sean prohibidos por ser demasiado “violentos” para los niños.


Noviembre 2012

3 comentarios:

  1. Hola, señor trujillo, de acuerdo fuimos afortunados con este tipo de contenidos, ahora soy padre y mi hijo(de seis años) ayer me comento que una versión de pinocho difundida por un canal nacional colombiano, mostraba como a este se le crecía la nariz cuando respondió que no a la pregunta, que si tenia ropa interior de niña puesta. sobre entendiéndose de esta manera que si, como lo comprendió mi hijo "pinocho usa ropa interior de niña" yo le respondí que en mi época el cuento no era así y que sera que ahora quieren volver a los niños afeminados inculcándoles ideas Gay a ellos y le advertí ojo la televisión es peligrosa. todo esto con total armonía con tu escrito.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo; un claro ejemplo de la sistemática feminización de nuestra decadente sociedad. Me ha dado una excelente idea para realizar un reportaje para mi U. Saludos cordiales. Atte. Patricio Lara

    ResponderEliminar
  3. O sea, que la violencia es un instinto natural... que hay que proteger, mimar y cultivar.... es cierto, pero una buena forma de aborregar a la población es dividirlos entre los "buenos" y los "malos".
    La diferencia es muy simple:
    1. Los buenos son los que hacen el bien a base de dar mamporros a los malos, y les está permitido todo.
    2. Los malos son aquellos que intentan hacer lo mismo que los buenos, pero no les está permitido..

    La pregunta es: ¿Cuantas personas de este violento mundo se consideran malos? ¿Cuantas realmente lo son?.
    La respuesta es simple: Todos nos consideramos buenos, pero hay un porcentaje elevado de personas que no siempre son buenos (la mayoría) y como buenos que somos, podemos machacar....

    En resumen, la violencia siempre va a estar presente pero solo en un reducido número de situaciones es necesaria, por lo cual es un auténtico arte saber usarla de forma equilibrada y justa.

    ResponderEliminar