"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







sábado, 8 de diciembre de 2012

El Reino de la Televisión



Fernando Trujillo


La televisión, esa bestia insidiosa, esa medusa que convierte en piedra a millones de personas todas las noches mirándola fijamente, esa sirena que llama y canta, que promete mucho y que en realidad da muy poco.

Ray Bradbury


En sus obras literarias 1984 y Un Mundo Feliz tanto Orwell como Huxley predijeron un mundo oprimido por la tecnología pero mientras que en la novela de Orwell la opresión era externa, en la obra de Huxley la opresión es interna y el ser humano moderno ha llegado a amar esa opresión.
El ser humano de antes se levantaba en contra de sus opresores, el ser humano de ahora prefiere quedarse sentado a ver televisión, un partido de futbol o el nuevo reality show mientras sus pensamientos van desapareciendo a la par de las imágenes brillantes de la caja idiota.
Por medio de la televisión y la industria del entretenimiento el Sistema ha creado una esclavitud interna mucho más poderosa y efectiva que la esclavitud interna, porque la esclavitud del entretenimiento es mucho más placentera y lo mas importante: el ganado no sabe que es esclavo.
La televisión como toda creación humana puede ser usada para el bien o para el mal, querer entretenerse no está mal al contrario es bueno para la salud distraerse, relajarse y entretenerse es bueno para renovar la mente y continuar pensando pero el Sistema no quiere que pienses, no quiere que disientas ni que tu mente genere ideas.
Al contrario el Sistema quiere que tu mente este dormida y la televisión es una gran droga para mantener callados los pensamientos y dormida la mente.
Es aquí cuando la televisión ha sido usada para el mal, para fines del opresor capitalista.
Hoy en día la televisión es un miembro más de la familia, ha pasado de ser una maquina a ser un hijo, un educador y un amigo para todos los miembros de una familia.
En cualquier hogar moderno podrá faltar agua, comida, dinero, calefacción y las medicinas de la abuela pero nunca un televisor, el hombre la necesita para ver su partido de futbol y la mujer para ver su telenovela. En las últimas décadas la televisión ha adquirido una vital importancia para las familias modernas.

El nuevo dios del hombre es la televisión, desde finales del siglo XX la televisión se ha ido erigiendo como el ídolo de las masas, frente a su pantalla el hombre pierde la capacidad de pensar y queda horas hipnotizado frente a ese aparato, fascinado por las millones de imágenes que aparecen cada segundo frente a sus ojos.
El Sistema ha saturado los medios de comunicación de pura basura, antes el Sistema ocultaba información pero ahora nos ahoga de información pero pura información trivial para distraer al hombre promedio.
Que si el nuevo escándalo de Paris Hilton, que la píldora del día siguiente, que un nuevo concierto por los derechos humanos. Toda esa información es puro entretenimiento para evitar que uno piense, para mantener al pueblo pegado frente al televisor y evitar que lea un libro.
El exceso de entretenimiento nos está asfixiando y aun así queremos más, estamos nadando en toneladas de imágenes y comerciales mientras nuestros cerebros se secan.
Sentados frente a la pantalla del televisor nuestros estómagos crecen, nuestra capacidad de pensar disminuye y nuestro libre albedrio es aun más limitado.
Los medios nos están divirtiendo hasta matarnos lentamente, nadie lee salvo las revistas y los periódicos controlados por el Sistema, dichos medios impresos dicen la misma mierda que dicen los medios televisivos.
Un libro es un arma muy poderosa y temida contra el Sistema, los libros te hacen pensar y te hace libre, mientras más leas más libre serás. Leer es aburrido te dice el Sistema, leer es para nerds es otro slogan de la cultura moderna, es mucho más importante la libertad de pensar que ser un esclavo de las mentiras de la industria mediática.
Orwell y Bradbury temían que en el futuro se prohibieran los libros, Huxley en cambio sabía que no sería necesario, con tanto entretenimiento visual en nuestros hogares a nadie le interesaría leer un libro. ¿Sabes cuantos chicos leen? El número es limitado y conforme pasan los años disminuye aun más, los chicos prefieren pasar sus ratos libres viendo televisión, jugando videojuegos, viendo más televisión, chateando con su novia virtual, viendo más televisión y matando sus neuronas en el antro de moda. El pensamiento moderno dicen que mientras más avanzados tecnológicamente menos es el trabajo físico, menos es el cansancio del hombre y más tiempo tenernos para nuestro ocio. Un ocio que para el hombre moderno es estar acostado viendo televisión con una coca al lado.
Un hombre así no es peligro para el Sistema, es un esclavo más que consume de ese excremento llamado cultura moderna. Futbol, reality shows, comerciales, comida rápida, programas de concursos, noticieros, concursos de belleza, la lotería, las conejitas de playboy.
Todo lo que al hombre promedio le gusta, todo lo que la familia promedio ama. Un mundo de entretenimiento que nos alejan de la realidad de las deudas, el desempleo, la violencia, la corrupción y la pobreza, la broma irónica es que lo que más amamos es lo que nos está matando poco a poco. Los hombres ya no piensan, ya no hay idealistas ni revolucionarios, ya no hay disidentes ni pensadores solo patéticos esclavos del monstruo mediático.
La civilización esta colapsando y nosotros preocupados por el Mundial y el nuevo ganador de American Idol.

Spengler nos advertía en Años Decisivos que se sufre de la descomposición de la cultura, un síntoma de la gradual decadencia de Occidente, ¿Merece el nombre de Cultura este abismo de pamboleros, afeminados modelos, espectáculos carentes de calidad y frivolidad? Occidente le ha dado la espalda a la verdadera Cultura y la ha cambiado por una cultura trivial y pasiva.
Al prender la televisión podemos ver a personas denigrándose por unos cuantos dólares, hombres vestidos de mujer intentando hacerse los graciosos, más que un pueblo cautivo somos un pueblo trivial, preocupado únicamente por cosas sin importancia, por ir al restaurante de moda y por ver el programa con mas rating de la televisión.
Esta cultura moderna solo merece dos cosas: lastima y odio. Mientras el Apocalipsis mediático continua en cada hogar y en cada país devorando los cerebros de las familias los disidentes podemos cultivar nuestras mentes con un libro.
Ahí afuera hay una librería donde nos esperan títulos de Shakespeare, Tolkien, Jorge Luis Borges entre otros esperando a que venga un joven a descubrir sus páginas, apaga la televisión y lee.
Lee a los grandes disidentes, lee a los revolucionarios, lee sobre las mentiras de la democracia, lee sobre los héroes de tu patria, lee sobre héroes y dioses mitológicos.
Piensa, sueña, lee y no te dejes hipnotizar por la caja idiota, si tus padres y tus hermanos están viendo el nuevo reality show tu enciérrate en tu habitación y lee, si toda tu familia está reunida en un sillón viendo el Mundial acompañados de toneladas de coca y botanas tu enciérrate en tu cuarto a leer, ponte un mp3 para escuchar a Wagner o al músico de tu preferencia, así no tendrás que escuchar los gritos de tu familia cada vez que insultan al árbitro o festejan un gol.
  En lugar de ver la película El Señor de los Anillos, lee la trilogía completa en la soledad de tu alcoba. Escribe poesía, compón una canción, pega propaganda anti sistema en las calles y ante todo piensa. Pensar por ti mismo es un reto en este mundo moderno pero es mejor estar solo que ser uno más del rebaño.
Apaga o destruye de una vez tu televisor, si lo conservas entonces decide que esa máquina no te controlara, tú la controlaras a ella y decidirás cuando prenderla y cuando apagarla, decidirás que ver y cuando veas vas a pensar, no te dejaras envolver por sus mentiras.
Este amigo lector es la era de los medios de comunicación, la era de la televisión y el entretenimiento basura pero ¿Qué pasara cuando esta era colapse? ¿Qué pasara cuando todo llegue a su fin? Todo lo que el imperio mediático transmitía llegara a su catastrófico final y en unos cuantos años nadie recordara la basura que transmitía, caerán en el olvido y aquellos que lucraron con la basura serán olvidados también, desterrados de la memoria para siempre.
No hay un gran futuro por delante para Occidente, las masas tienen sus cerebros atrofiados debido a las largas horas que pasan delante de un televisor, tragando las mentiras del Sistema, la calidad mental de los individuos ha quedado reducida a nada.
Vivimos en una sociedad en donde se premia a la mediocridad, donde amamos la mediocridad y hemos hecho de esta mediocridad algo superior, algo por lo que vivir, es para las masas mucho más sencillo estar acostados viendo las obscenidades de un nuevo reality show que abrir un libro y pensar. Este amigo lector es el fin de la civilización, lo que más amamos y nos divierte es lo que nos esta matando.
Leer es ser libre, un libro es el arma más poderosa contra el Sistema así que arroja tu televisor a la basura y lee un libro.

Mayo 2010

Publicado en el Frente Negro Nro. 7 el 22 de junio de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario