"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







domingo, 24 de febrero de 2013

La melancolía



Por Fernando Trujillo


¿Te sientes atrapado? ¿Sientes que esta no es tu época? Llega un momento en el que “quieres volver atrás”, a una época más simple pero mucho más satisfactoria que la que estás viviendo actualmente. Para muchos esta época es la infancia, para los viejos es la época de juventud pero siempre esta esa sensación de querer volver atrás.
Llega un momento en el que sientes una insatisfacción total, en la que te encierras en tu cuarto y una sensación de nostalgia te invade.
Viejos amigos, viejos amores, viajes que realizaste, sueños que nunca cumpliste, cuando eras niño y viajaste con tus padres al campo o a la playa.
El sentimiento está ahí. Algunos diccionarios han definido a la melancolía como un sentimiento de tristeza sin causa definida, otros la definen como nostalgia, añoranza o anhelo.
Algunos diccionarios médicos ponen a la melancolía como un trastorno depresivo. La vida moderna tan acelerada, tan mecanizada y tan llena de ocupaciones muchas veces no te permite tener un sentimiento melancólico, estas tan ocupado con los amigos, haciendo informes de trabajo o corriendo temprano en la mañana para no llegar tarde a tu trabajo.
La melancolía llega en la soledad, cuando estas solo en tu recamara o en la calle rodeado de gente que nunca conocerás.
Muchos la suprimen con medicamentos, a nadie le gusta tener esa sensación de vacío, prefieren tomar una pastilla y fingir que son felices.
No creo que la melancolía sea una enfermedad, en una época en la que ser feliz es una obligación cualquier sentimiento que se salga del molde clasifica como patología pero pienso que la melancolía es una puerta.
Cuando tu mente se encuentra en un estado melancólico sientes añoranza por el pasado, este pasado como dije anteriormente puede ser la infancia o un periodo de felicidad verdadera, quizás en realidad ese periodo no fue tan feliz como te lo imaginas pero el sentimiento ahí se encuentra.
Sabes que el mundo moderno es tan vacio y decadente, tu inconsciente lo sabe y a través del sentimiento de la melancolía te lo esta diciendo.
Esa sensación de querer volver atrás es la voz de la sangre que te está diciendo que tu raza fue algo más grande que esta modernidad tan vacía y superficial.
Hubo un origen en el que hubo una felicidad absoluta y fuiste arrancado de ese origen, esa melancolía es la voz que te grita para despertar y volver a ese origen.

La melancolía es una puerta que te permite a acceder a las regiones más sombrías de tu interior, es cuando se activa brevemente el lóbulo derecho del cerebro donde están almacenados los instintos creativos, artísticos y mágicos los cuales en esta sociedad racional se encuentran dormidos e inactivos. Cuando nos encontramos en un estado melancólico se liberan temporalmente estos instintos, es en ese momento alejado de la histeria moderna cuando temporalmente el cerebro entra en un estado de añoranza que permite alcanzar esos instintos dormidos.
Nuestros pensamientos se vuelven liricos y vemos el mundo en el que vivimos como un lugar patético y sin sentido.
La melancolía nos permite en ese sentido comprender que somos seres insatisfechos y que vivimos vidas sin un sentido, sin un destino, es ahí de donde viene nuestro fracaso como seres humanos.
Esta insatisfacción total de la vida es lo que nos lleva a refugiarnos en nuestro mundo interno, en nuestras viejas memorias y en nuestra melancolía.
En este sentido la melancolía es un sentimiento estético que nos permite acceder a nuestro lado creativo, el arte como una forma de soportar el vacio de la existencia, ante una existencia sin propósito y una realidad insatisfactoria entonces el arte se convierte en una espada y un escudo que nos permite defendernos.
La obra pictórica de Edvard Munch llena de tristeza y colores sombríos, la literatura de Knut Hamsum con sus descripciones nostálgicas de los bosques y la naturaleza de su natal Noruega son ejemplos del poder de la melancolía en el arte.
A este punto parece ser que existe una relación entre los países del norte de Europa y la melancolía, en un lugar frio y sombrío donde el sol casi nunca sale y rodeado de bosques entonces la melancolía y la nostalgia ejercen un poder superior en el alma del hombre nórdico.
Los ya mencionados Munch y Hamsum son un ejemplo pero también podíamos mencionar al pintor Theodor Kittelsen y su obra fantástica no exenta de un sentimiento de añoranza por esa Noruega mágica o el músico Varg Vikernes cuya música refleja una poderosa melancolía y una nostalgia por una época dominada por la espada y la fe en Wotan.
Varias bandas de black metal y pagan metal provenientes de estos países tienen una música lirica y melancolía que añora el pasado y festeja las antiguas tradiciones paganas.
Es la voz de la sangre despertando, el viejo instinto liberado y que clama por retornar a un tiempo más bárbaro pero más noble que este mundo.

La melancolía nos separa del mundo y nos introduce a las regiones más profundas de nuestro ser, nos aísla de la masa humana y nos aproxima a la Nada, un vacio cuyos límites resultan indefinidos. Este desapego hacia la existencia y este abandono de si mismo elevan al hombre a mirar hacia lo alto y ver en lo infinito su propia limitación.
La mujer resulta ser la criatura melancólica por excelencia, en tiempos antiguos la mujer era considerada una criatura mágica dada su naturaleza sensible e intuitiva, es común ver a mujeres hermosas y de carácter melancólico ya que la belleza y la melancolía van de la mano.
Las mujeres más hermosas siempre son las más tristes y de carácter depresivo, aunque muchas de ellas no entiendan el porqué de su estado, han llegado a comprender el vacio y dolor de la vida de forma inconsciente.
Al ser una criatura melancolía la mujer desarrolla mejor que el hombre sus instintos estéticos e incluso mágicos.
Entonces la melancolía resulta ser parte esencial de la naturaleza femenina, recordemos que la mujer está asociada al elemento agua y a la luna, es decir a fuerzas sombrías y mágicas.
El hombre por el contrario es un alma ardiendo, un ser dado a la violencia y a la guerra que ha sido educado para controlar sus estados de ánimo y sentimientos pero cuando este furor violento descansa brevemente es entonces cuando entra en un estado melancólico, se sume en la tristeza e incluso en el remordimiento.
Esto les sucedía a los guerreros berserks poco después de una feroz batalla, cuando este fuego interno se apagaba entraban en un estado de depresión.
Así mientras que el hombre es dado a suprimir sus sentimientos, la mujer posee más libertad en cuanto a estos y es cuando se puede permitir un estado melancólico y triste casi perpetuo.
La melancolía resulta ser una experiencia secreta que anula los demás estados de ánimo y sentimientos para sustituirlos por un estado inmaterial que nos eleva a una visión total de las cosas. Desapegados por completos de este mundo demiurgico vemos el mundo como algo temporal y finito mientras que nos permite ver más allá de nuestra consciencia, hacia el infinito, lejos de esta realidad. El estado melancólico es una ascensión fuera de este universo de formas e individualidades, hacia una totalidad de la existencia. La melancolía es el grito del espíritu que busca ser liberado y regresar a su origen, es al mismo tiempo un grito de odio y rebeldía contra un mundo industrializado que ha perdido su alma.

Febrero 2013

3 comentarios:

  1. Me agrada lo que dices en relación a que la belleza y la melancolía van de la mano. En general, comparto cada punto que expresas. A mi parecer, no hay ningúna otra complementación que hacerle.

    Un fraternal saludo desde CHILE, Fernando. Comento vuestras notas en Facebook y soy ávido lector de sus escritos, pero es la primera vez que le escribo con mi blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Coincido y estoy de acuerdo a toda tu entrada. Me gusta la perspectiva que tomas respecto al tema y me encanta tu forma de redactar.
    Por cierto una pregunta, ¿Tu escribiste el Libro "La última jugada"?

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por sus comentarios y disculpen la demora en contestarlos, he estado muy ocupado ultimamente. Un saludo Aktionheart y gracias por los comentarios, he entrado al blog y agradezco la difusion que le das a mis textos. Por otra parte Debassofot no escribi ese libro, ese es Fernando Trujillo Sanez, mi ultimo apellido es Peña, la lista de mis libros esta en la parte que dice "Libros". Un saludo

    ResponderEliminar