"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







miércoles, 24 de abril de 2013

El enemigo antropocéntrico



 Fernando Trujillo 

La idea que tenemos del hombre heredara por la Revolución Francesa es la idea más aborrecible de la historia, todas las doctrinas humanistas desde el cristianismo hasta el antropocentrismo pasando por la Ilustración y recientemente las diversas asociaciones de Derechos Humanos han predicado el amor hacia la humanidad, el amor hacia el hombre como el ser más importante, la idea de que el hombre nace bueno por naturaleza y el progreso como una evolución del hombre. 
Esta Religión del Hombre no es más que un conjunto absurdo de falsos principios y falacias, este error llamado antropocentrismo le ha costado muy caro a occidente, las masas humanas han ido creciendo pero la calidad de sus individuos ha ido disminuyendo al mismo tiempo. 
El antropocentrismo ha destruido las elites, la democracia ha ascendido al poder y ha creado un caos de corrupción y decadencia en todo el planeta. 
Hay cincuenta millones de seres humanos, todos portan una cruz o una virgen mientras engañan a su pareja o huyen de su cobrador de impuestos, todos viven su existencia viviendo en su egoísmo, todos van a misa los domingos mientras que el resto de la semana usurpan a otros, son hipócritas y traicionan. 
Todos predican su amor hacia la humanidad mientras destruyen los bosques y atropellan pequeños animales en sus lujosos autos. El ser humano contrario a lo que dicen los pensadores humanistas, no es un ser bueno, es todo lo opuesto, una criatura salvaje, cruel, egoísta.
 En la búsqueda de su “felicidad” han arrasado con bosques, han asesinado animales para ponérselos como piel, se han enriquecido a costas de otros, han engañado y han cometido los más atroces actos con tal de satisfacer sus deseos. Los seres humanos se han vuelto más cobardes, más débiles, más mezquinos, más egoístas y absolutamente más imbéciles. 
 ¿Merece la humanidad ser amada? Esta masa humana que consume comida rápida y se embrutece horas frente a la televisión no merece nada. 
Nuestro amor es hacia el Hombre-Cultura, hacia todo lo que es grande y hermoso. Un roble, un orgulloso lobo y un noble halcón son mucho más grandes e importantes que cualquier hombre, su vida es más valiosa que la de cualquier ser humano ¿Quién dijo que el hombre era el ser más hermoso del universo? Las plantas y los animales tienen el mismo valor (o más) que cualquiera de los “honrados” votantes de las ciudades. 
La idea del Hombre-Cultura es aborrecida por los “amigos del hombre” quienes ven en este ideal un peligro para el mundo democrático de las masas, es el resentimiento natural de los mediocres en contra de los genios. 
Los humanistas son los seres más intolerantes, cualquiera que contradiga su amor hacia la humanidad inmediatamente es tachado de fascista, psicópata y demás peyorativo. Odian a cualquiera que le quite la máscara a su fe mostrándola como un fraude. 
Ellos son los enemigos de la vida, odian todo lo que los grandes hombres han creado (Cultura, Belleza, Jerarquía, etc.) y con sus ideas humanistas han demolido las ideas de los grandes hombres. La doctrina humanista ha fracasado, los seres humanos continúan siendo bestias crueles ni si quera los animales se comportan de la manera tan vil con la que se comportan los seres humanos. 
 En la Era del Deseo los hombres para satisfacer sus caprichos prostituyen a inocentes, violan, matan por una herencia, traicionan por dinero, en esta era los hombres han dejado de ser hombres para ser menos que bestias, seres degradantes que existen para cumplir sus caprichos sin ideales y sin un propósito más que consumir a costa de lo que sea. 
Esta era es una era de demonios, seres sin alma que no merecen el nombre de humano. No somos iguales, no somos buenos por naturaleza, la agresividad y la superioridad de una minoría esa es la verdadera naturaleza. Los Hombres-Cultura son quienes deberían estar por encima de los Hombres-Masa porque ellos son los únicos que han podido crear todas las grandes cosas, las grandes ideas provienen de ellos y las grandes eras fueron forjadas por ellos. 

 La desigualdad natural de los hombres, el espíritu de la guerra, la superioridad de los Hombres-Cultura y las elites estuvieron escritos en La Republica de Platon y el Código Manu siglos antes de Nietszche, Pareto y Spengler. Estos son valores eternos, los tiempos cambian pero estos valores son inamovibles como el hierro. La democracia está hecha para satisfacer los deseos de los hombres, para mantenerlo en un perpetuo estado de bienestar, de la misma manera se trata al ganado. 
Esta democracia surgida del humanismo es el más inhumano de todos los gobiernos, los hombres trabajan como maquinas horas y horas a cambio de un pequeño tiempo libre para aturdirse con televisión. Las mujeres son rebajadas a objetos sexuales en la televisión y en las calles, mujeres son orilladas a la prostitución y al aborto. 
Niños y jóvenes refugiándose en las drogas ante el vacio de la existencia. Los verdaderos logros de la democracia han sido crear una civilización apática, materialista, temerosa, es dentro de este sistema donde se encuentra una gran falta de oportunidades para sobresalir, si no tienes dinero o influencias no puedes superarte, no eres nadie dentro de este sistema. 
La única oportunidad que tienes dentro del mundo democrático es convertirte en ladrón, en puta o en vendedor de drogas. 
Los creyentes del progreso afirman que pronto con ayuda de la tecnología el hombre alcanzara un estado perfecto, las maquinas harán todo el trabajo mientras el hombre pasa su tiempo viendo televisión, el cine, jugando videojuegos, preso de una realidad virtual diseñada para mantenerla en letargo. 
El Hombre-Cultura ha permanecido arrodillado demasiado tiempo ante las masas sin vida, en esta democracia no hay espacio para el honor, los hermosos ideales, ni para los grandes hombres. 
Las masas en toda su estupidez están conduciendo al mundo a una catástrofe. No hay nada por salvar, todo lo que tenemos son desiertos de cemento poblados por una masa idiota que pide ser borrada del planeta. El antropocentrismo es un cáncer en occidente y los Hombres-Cultura son el bisturí que lo extirpara. 

 Marzo 2010 

 Publicado en Biosocialismo Aztlan el 15 de julio de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario