"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







viernes, 17 de mayo de 2013

La decadencia del campo mexicano



  Por Fernando Trujillo

 Durante su periodo como presidente de México Lázaro Cárdenas impulso las reformas agrarias que les quitaban las tierras a los terratenientes y se las entregaban a los campesinos, esta fue una idea de Emiliano Zapata que Cárdenas término llevando a la realidad pero el resultado lejos de dignificar al campesino termino por desencadenar la decadencia del campo mexicano, una ruina de la que aún no se recupera. Lázaro Cárdenas es un mito que se ha inculcado a generaciones de mexicanos, antes de ser presidente y bajo el mando de Plutarco Elías Calles reprimió a movimientos sindicales y a los cristeros, durante su gobierno se formó el PRI como partido e inicio la dictadura partidista que aun continúa.
Pero me ya otros escritores han destrozado con pruebas y hechos el mito de Cárdenas, continuemos con el campo mexicano.
Las reformas agrarias al entregarle las tierras a gente que no tenía la capacidad técnica ni la preparación para trabajarlo, los campesinos no supieron organizarse ni salir adelante.
El gobierno entrego tierras sin ton ni son, una vez que las entrego si olvido de ellas y de los campesinos, no las financio ni dio la ayuda necesaria.
 A los campesinos se les lavo el cerebro, se les dijo que tendrían sus propias tierras aunque sean pobres pero no se les dio educación ni apoyo.
 Para impulsar la creación de ejidos se comenzó a despojar de sus tierras a los terratenientes y entregarlas a los ejidos, forzados por las fuerzas paramilitares llamadas “los agraristas”, ellos controlaban a los jefes ejidales según las órdenes del gobernador de turno, hasta que se implantó completamente el sistema ejidal. Todo esto tuvo como consecuencia una baja de la productividad del campo por la nula cooperación entre los ejidos para sembrar en conjunto y aumentar de esa manera el rendimiento por hectárea de sus productos. Este despojo de tierras tuvo por nombre el eufemismo “reparto de tierras”.
Otra de sus causas fue el sistema de riego, a principios de la reforma agraria se confió demasiado en las temporadas de lluvia, por lo que se construyeron presas solamente en las tierras en las que las lluvias eran escasas.
Poco a poco la mayor parte del campo ha sufrido de sequias debido a la deforestación que no se había tomado en cuenta.
La deforestación ha causado la desertificación de varios territorios agrícolas, la seguía que aun continua ha dado un golpe duro a los agricultores.
Hoy en día los campesinos emigran a Estados Unidos a trabajar, donde ganan 12 dólares por hora sin seguro médico.
A esta crisis hay que sumar el narcotráfico que se ha adueñado de gran parte del campo, la corrupción y la ineptitud del gobierno federal y la introducción de empresas de productos transgénicos como Monsanto.
 El problema continua, los campesinos representan el 27% de la población pero apenas generan el 6.8% del PIB. Además el 25% de la población es analfabeta y muy pocos han recibido capacitación para el trabajo. La falta de educación agrícola ha sido algo que ha contribuido a esta crisis, desde las reformas agrarias de Cárdenas no se ha hecho nada por educar al campesino.
No existe una cultura de dejar descansar para no agotarla y sembrar diferentes cultivos para alternar una temporada con otra.
 Otro factor de la crisis es la falta de investigación y tecnología que ayuden al campo, el gobierno proporciona un apoyo económico pero no proporciona educación a los campesinos respecto a nuevas tecnologías, ni investigación, el gobierno solo se limita a dar dinero pero no a dar ningún apoyo verdadero.

 Existe aún en la actualidad el mito de que los terratenientes era una clase poderosa y casi omnipotente que oprimía a los campesinos e indígenas.
Este mito se originó después de la revolución y se ha hecho parte de la cultura popular mexicana, la realidad es que la así llamada “casta divina” no era tan rica y poderosa como se especula en el imaginario popular. Estudios realizados por Francisco Bulnes y Don José Lorenzo Cosio (quien fuera partidario de la repartición de tierras) demostraron que a pesar de tener grandes hectáreas pocas de estas eran sustentables y que la clase terrateniente no tenía el poder adquisitivo que tuvo durante los tiempos del virreinato.
 Los terratenientes eran quienes habían sacado la tierra adelante y quienes tenían la capacidad y conocimientos para trabajar el campo, la leyenda revolucionaria ha establecido que eran los terratenientes quienes tiranizaron al campesino.
 Una generalizaron totalmente polarizada, hubo terratenientes déspotas si los hubo pero también hubieron hombres de honor y con humildad, así como también hay campesinos flojos y taimados. Polarizar los hechos es un problema histórico que da pie a mitos y medias verdades.
El concepto de “lucha de clases” ha desunido a la sociedad mexicana desde los tiempos de la revolución y de Cárdenas, enfrento a los campesinos y a los terratenientes, en la actualidad a pesar de que el marxismo haya desaparecido como tal este concepto sigue dividiendo a las naciones.
Los trabajadores y los empresarios no tienen por qué ser enemigos, trabajando juntos pueden sacar adelante a la sociedad, de la misma manera los campesinos y  los terratenientes no deben de estar enfrentados, pueden ayudarse mutuamente y trabajar unidos por el bien del campo.
Al quitarle la tierra a los terratenientes y dárselas a los campesinos sin capacitarlos ni educarlos fue lo que ha provocado esta crisis, a priori darle la tierra a los campesinos suena justo pero no darles los conocimientos necesarios fue un error que los ha llevado al fracaso.
Mismo caso sucedió en Zimbabwe durante el gobierno de Robert Mugabe se despojó a los granjeros blancos de sus tierras para entregárselo a la población negra pero estos no tenían el conocimiento ni el interés de trabajar las tierras lo que ocasiono que estas se erosionaran y que los cultivos se perdieran provocando una crisis que tiene sumido al país en una crisis económica que lo ha dejado en la ruina.
 Hoy en día los campesinos se niegan a aprender nuevas técnicas y sobre el uso de nuevas tecnologías, ya sea por falta de educación o de interés.
 La población rural en su mayoría aun apoya al PRI el partido que les entrego las tierras y creo el sistema de ejidos. Es este mismo partido el que le ha dado la espalda al campo, el que abrió las puertas a productos extranjeros cosa que termino por destruir la economía rural y que ha dado el permiso a empresas como Monsanto para experimentar con cultivos transgénicos lo que ha dañado la tierra y la agricultura.
Un ejemplo de esto es las comunidades rurales del estado de Yucatán que le tienen un gran apoyo y lealtad al PRI pese a todas las vejaciones y hurtos de los que han sido víctimas sin embargo cada periodo votan por el mismo partido.
Es triste ver como las comunidades campesinas apoyan al partido que ha destruido al país y sobre todo que más los ha perjudicado.
 No hay interés por parte del gobierno ni por parte de los campesinos por salvar el campo, si se quiere salvar se tiene que estar a la vanguardia en nuevas tecnologías y nuevas formas de sembrar, formas que por supuesto sean naturales y no conlleven transgénicos.
 Pero el campesino no lucha por sus derechos ni le interesa aprender, no quieren salir de su zona de confort que el gobierno ha creado para ellos.
 Mientras sigamos llenos de mitos, prejuicios e ignorancia el campo mexicano seguirá en una decadencia sin solución y el país seguirá estancado cultural y económicamente.

 Mayo 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario