"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 9 de mayo de 2013

La eutanasia



  Por Fernando Trujillo

 El 3 de junio del año 2011 muere el medico Jack Kevorkian una de las figuras más controversiales dentro de la medicina americana de los últimos tiempos. Kevorkian fue condenado por darles la muerte a 130 pacientes en el año 1999, su sentencia le fue indultada en el año 2007 por razones de salud.
Entre los años de 1990 y 1998 Kevorkian asistió a la muerte de 130 pacientes terminales, su objeto como el siempre defendió fue “evitarles el sufrimiento” y su lema de vida “Morir no es un crimen”.
 El doctor Kevorkian fue hasta sus últimos días un defensor de la eutanasia.
La eutanasia viene de los vocablos griegos “eu” (bueno) y “thanatos” (muerte) lo que viene a significar “buen morir”, práctica usual en tiempos antiguas y en la actualidad centro de controversias y debates entre opositores y defensores.
Uno de los casos más comentados fue el de Terri Schiavo en 2005 en el que los defensores de la práctica y los conservadores dieron un acalorado debate en los medios sobre la vida, la dignidad humana y el derecho a morir. A pesar de ser un tema de actualidad la práctica de la eutanasia es muy antigua y se remonta a la antigüedad pre-cristiana, entre algunos pueblos primitivos se acostumbraba a matar o abandonar a los ancianos y personas enfermas.
Algunas tribus celtas tenían como costumbre dar muerte a los ancianos, entre algunas tribus se imponía el derecho sagrado al hijo de matar al padre viejo.
Para la mentalidad moderna esto llega a ser bárbaro pero estamos hablando de una época en la que la fuerza y la brutalidad eran indispensables si querías vivir un día más, en donde la vejez era más una enfermedad que una virtud.
Para los barbaros matar a un anciano era un acto de compasión más que de egoísmo y una forma de eliminar la debilidad dentro de su tribu.
 En la Grecia helénica existía la concepción de que una mala vida no era digna de ser vivida, dentro de las ciudades griegas como Atenas el estado podía administrar suministrar veneno a quienes lo solicitaban para poner fin a sus sufrimientos.
 Platón escribió en el tercer libro de la Republica: "Por consiguiente, establecerás en nuestra república una jurisprudencia y una medicina tales cuales acabamos de decir; que se limitaran al cuidado de los que han recibido de la naturaleza un cuerpo sano y un alma hermosa. En cuanto a aquellos cuyo cuerpo está mal constituido, se les dejará morir y se castigara con la muerte a aquellos otros cuya alma sea naturalmente mala e incorregible".
 Casos como el del filósofo Diogenes que se suicidó al caer gravemente enfermo y de Zenon de Sitio nos muestran una postura en la que es mejor una muerte digna antes que una vida de sufrimiento.
Esta mentalidad sana y de amor a la vida cambio con la llegada del judeo-cristianismo, a partir de ese momento y hasta la actualidad toda vida humana pasó a considerarse valiosa y pasó el considerarse un pecado el acabar con ella.
La eugenesia, el suicidio, la eutanasia pasaron a convertirse en tabúes, el judeo-cristianismo trajo el pathos del sufrimiento, la agonía y la anti-natural concepción de los derechos humanos e igualdad que acabo con arrasar toda concepción natural de jerarquía y fuerza. Hasta el día de hoy occidente no se recupera de dicho trauma.

 Los hospitales están llenos de enfermos terminales y cuadripléjicos, a estos enfermos se les dicen palabras y discursos vacíos sobre la esperanza y se les niega el derecho a morir con dignidad.
 La medicina moderna lejos de volverse una ayuda se ha convertido en una cadena para aquellos que deberían tener una muerte piadosa.
Tenemos enfermos de cáncer a los cuales se les administran costosos tratamientos médicos con radiaciones y que prolongan más sus sufrimientos, en muchos casos estos tratamientos resultan inútiles.
Tenemos a cuadripléjicos que están condenados a pasar su existencia en una cama, condenados a nunca valerse por sí mismos y a estar encadenados a una vida de sufrimiento y humillación.
 Para todos estos pacientes que sufren una agonía que nunca comprenderemos, está el suicidio asistido, darles una muerte digna no es un asesinato si no un acto de bondad.
¿Para qué sirve la vida de estas personas? En una civilización regida por las leyes naturales, a estos individuos se les daría una muerte piadosa.
En esta sociedad moderna regida por valores anti-naturales y la patología de que la vida humana prevalezca ante todo entonces se sacrifica la dignidad de estos individuos y el presupuesto medico es destinado a su cuidado.
Claro a la familia del paciente le pueden sacar mucho dinero, mientras que darle una muerte piadosa acabaría con su negocio, la industria de la medicina moderna está repleta de estos vampiros que se hacen llamar médicos y se alimentan del dinero y sufrimiento de los pacientes.
La ciencia médica occidental está llena de tabúes, prejuicios y falsas ideas que nos dan una errónea idea de progreso y evita el desarrollo de una ciencia más acorde con las leyes de la naturaleza, la ciencia médica ha ignorado de estas leyes y se ha apegado a ideales absurdos y falsos de origen anti-natural que ha causado el fracaso del sistema medico moderno.
A un enfermo terminal se le puede recetar marihuana para aliviar su dolor, hasta hace poco la marihuana era un tabú en la ciencia médica que en países de primer mundo ya se usa como un remedio temporal pero esto es solo un alivio efímero, en cuanto la marihuana se termine volverla el dolor pero aun así es preferida antes que la muerte por eutanasia.
Darle a un enfermo terminal una dosis de veneno es aun considerado un homicidio que acapara los titulares de la prensa, la gente aun teme a la muerte y la ciencia médica se ha propuesto combatirla de todas maneras. Darle la muerte a un individuo que lo necesite no es un crimen ni un tabú, es propio de una mentalidad sana ¿Es preferible mantener a los enfermos terminales y a los que sufren con vida? Estos individuos buscan la muerte y negárselas es un acto atroz que se disfraza de compasión.
 La elección de morir es de uno mismo, ni el estado ni unas leyes absurdas tiene que interferir con la decisión personal de morir.
La eutanasia es aún un acto de piedad no un ridículo tabú, el derecho a morir no es un crimen, muchas veces la vida puede ser una prisión y la muerte la libertad.

 Mayo 2013

1 comentario:

  1. Que tal!!

    excelente post!!

    Me permito compartir mi E-book sobre Eutanasia.

    https://payhip.com/b/7BGd

    Adquiérelo a través de Paypal.

    saludos!

    ResponderEliminar