"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 6 de junio de 2013

El mito de la sangre



 Fernando Trujillo

 La sangre es el tesoro más valioso de un pueblo, en ella se encuentra su destino, su pasado, su presente y su futuro. Para los antiguos la sangre era de vital importancia, la sangre era lo que engrandecía el espíritu de un pueblo. Para el capitalismo y el bolchevismo la sangre pierde su significado sagrado pasando a ser meramente un liquido, los científicos modernos alegan que todo lo antiguamente relacionado con el mito de la sangre ha quedado superado por la ciencia moderna. La sangre ha perdido todo su valor espiritual convirtiéndose en algo meramente bilógico, en el occidente moderno la sangre no tiene ningún valor salvo lo material. La ciencia y las presuntuosas ideologías modernas creen haber terminado con el mito de la sangre pero se equivocan.
El Sistema democrático-capitalista-burgués ha querido exterminar el mito de la sangre en sus propias palabras para acabar con los llamados “prejuicios de sangre” pero en realidad es para así mutilar el destino de un pueblo, su pasado y su futuro. Antes de continuar me gustaría aclarar el titulo, mito se refiere a un estado superior al plano material, es algo que supera el tiempo y espacio.
No es algo inexistente si no que ha superado las barreras del tiempo, que estuvo antes y está presente aun ahora. Aclarado esto puedo continuar con el tema.
 La sangre no es solamente un concepto biológico si no espiritual también, el espíritu de un pueblo radica en su sangre. Las hazañas de los héroes, la sabiduría de nuestros ancestros radica en nuestra sangre, pasa de generación en generación, pasa de los padres a los hijos como un legado sagrado, esa es la idea que nuestros ancestros tenían de la inmortalidad.
 El marxismo asegura que el mito de la sangre es un invento las clases acomodadas para oprimir al proletariado, mismo pensamiento tiene el capitalismo, el mismo pensamiento pero dicho de diferente forma al decir que la sangre es un mito creado por la aristocracia y la iglesia para oprimir al pueblo.
 Ambas doctrinas con su racionalismo estéril, progreso lineal y su materialismo científico combatieron la Cosmovisión de los antiguos hasta imponer su propia visión del mundo.
 Nos dicen que todos somos iguales, que la sangre no tienen ninguna importancia, que las ideas sobre la sangre vienen de la ignorancia. Para los progresistas solo somos un grupo de bestias sin pasado, sin memoria y sin identidad que viven para consumir y venerar al poderoso dinero.
 Para los sistemas capitalista y marxista no tenemos pasado, la visión del mundo de los pueblos antiguos ha quedado superada por las nuevas ideas, esa es la mirada del progreso lineal que vamos caminando hacia una evolución positiva en donde la “superstición” de nuestros antepasados ha quedado atrás para dar paso a un mundo racional donde todos somos iguales.
Toda lo anterior expuesto es la Cosmovisión de los idiotas y los resentidos, aquellos que mas predican la igualdad son en realidad los más intolerantes e ignorantes. Aquellos que no saben que hay algo más elevado que lo material: la sangre.

 La democracia trajo confort, igualdad y un gobierno que eligen las mayorías pero el precio fue muy alto. Aportó la apatía, la pérdida del pasado, la carencia de objetivos y la falta de acción. Vivimos fingiendo que “todos somos amigos”, que todos los pueblos son “hermanos”, hemos olvidado nuestra sangre pero eso no lo tomamos en cuenta, lo único para que existimos es para ir al centro comercial y combatir al aburrimiento. Décadas bajo los gobiernos capitalistas y marxista han debilitado la sangre de los pueblos, los han convertido en apáticos esclavos.
La calidad de la gente de occidente ha bajado en décadas, han crecido en un ambiente sin memoria, sin un orgullo por el pasado y sin voluntad.
 La sangre de occidente es débil, la raza de los fuertes ha desaparecido en este mundo de igualdad. El legado de nuestros antepasados se ha perdido, lo que le debemos a la democracia es una sangre débil y una raza afeminada. Los pueblos de sangre vigorosa son los que triunfan sobre los pueblos de sangre débil, así como el lobo desgarra al cordero y el águila atrapa a la libre así los pueblos de sangre fuerte someten a los pueblos de sangre débil. El fuerte triunfa sobre el débil.
Es la ley natural a la que también están sometidos los seres humanos. Todos los grandes imperios de la humanidad fueron forjados por hombres de sangre fuerte, hombres pertenecientes a la Raza de los Genios, ellos han triunfado sobre los pueblos débiles e impuesto su ley por medio de la espada. Julio Cesar, Alejandro Magno, Gengis Khan, Carlomagno, el zar Pedro el Grande, don Sebastián I, todos ellos miembros de la raza de los fuertes, guerreros audaces que se enfrentaron al mundo hasta tenerlo bajo su voluntad. Ellos forjaron poderosos imperios pero con el paso de los años el poder se fue haciendo hereditario, los nuevos monarcas ya no eran aristócratas-guerreros si no herederos despreocupados, interesados en el lujo de su corte.
La aristocracia que nació por medio de la sangre y la guerra se fue haciendo débil, los monarcas modernos dejaron el poder a funcionarios corruptos y a mercaderes oportunistas.
 Roma la Grande cayo cuando la sangre de su raza se debilito, cuando sus gobernantes se volvieron corruptos y tontos, fueron derrotados por los barbaros paganos quienes portaban una sangre joven y fuerte a la par de una religión viril y solar.
 Los barbaros que arrasaron con Roma eran hombres que no conocían el miedo, de una voluntad fuerte y sobre todos guerreros audaces que se lanzaron a la conquista del imperio más poderoso que la humanidad conoció. Caso opuesto fue el de la Rusia zarista, la sangre débil del linaje de los Romanov fue derrocada por la parte baja del pueblo, ellos no tuvieron el privilegio de caer contra un enemigo noble y audaz si no traicionados por su propio pueblo.
El pueblo ruso engañado por los bolcheviques y la dinastía Romanov seducida por el intrigoso Rasputín fueron los factores del desplome de la Rusia de los zares.
Así cayo el zar Nicolás, triste destino para él y su familia al ser acribillados por su mismo pueblo al que tanto amaron. La única superviviente fue la legendaria Anastasia Romanov, quien en sus venas porta la sangre sagrada de su familia, quienes creemos en la legenda de Anastasia sabemos que ella y sus descendientes son el grial que guarda el recuerdo de la Rusia imperial.
 Ese es el destino de los pueblos de sangre débil el ser conquistados por pueblos de sangre fuerte o el de ser devorados por su propio pueblo en una guerra fratricida. La historia se repite y el occidente moderno tendrá el mismo final de Roma y Rusia.

 No hay que ser un gran investigador para saber que estamos viviendo en la ignorancia, según los progresistas todo lo relacionado con la sangre está superado, solo son prejuicios que están obsoletos en esta época moderna.
 Las pruebas de que la sangre de nuestra tierra está debilitada la podemos ver con solo salir a la calle. Por ejemplo los mayas quienes fueron una civilización de grandes sabios y matemáticos, sus descendientes con trabajo saben leer y escribir, la mayor parte de la población maya viven en la miseria ¿Qué fue lo que sucedió? ¿Cómo una civilización de genios quedo reducida a la ignorancia? Muchos culparan a la conquista española pero el problema es mucho más profundo.
La sangre de su gente se fue debilitando con el paso de los años, aun después de la independencia su falta de identidad y apatía fueron debilitando más su sangre.
Otro ejemplo, Grecia que fuera cuna de los grandes sabios de la humanidad, patria de guerreros y de genios ahora están en la ruina económica, su gente ya no son los grandes hombres del pasado, son un país del tercer mundo con un crecimiento pobre en la calidad de sus individuos.
España que fuera la cuna de la cultura del Siglo de Oro y la raza de los visigodos están hundidos en la miseria tanto moral como económica.
 Así puedo citar ejemplos en Japón, Egipto y tantos más que podría mencionar en donde la sangre es débil. ¿Esto es evolución? ¿Esto es el progreso indefinido? Son patrañas, la sangre de las sociedades humanas esta moribunda y esa es la verdad.
Pueblos que miles de años antes fueron civilizaciones elevadas ahora están sometidos a una deuda externa, con una población sin espíritu y sin la sangre guerrera de sus antepasados.
Todas las ideas modernas han contaminado la sangre de nuestra gente, los así llamados “amigos del hombre” con sus absurdos humanistas han matado a la sangre fuerte de la juventud contemporánea.
 Hay algo que es inmortal y eso es la sangre, hay algo que la democracia no puede borrar y es nuestro enlace con el pasado.
Es en la sangre en donde se encuentra la clave para construir un nuevo occidente cuando este colapse. Los nuevos barbaros se alzaran, portadores de una sangre joven y viril, arrasaran con todo para con su misma sangre edificar una nueva edad solar. El espíritu guerrero y la voluntad indomable no se han perdido aun, por lo menos eso quiero creer.

 Julio 2010

Publicado en Biosocialismo Aztlan

No hay comentarios:

Publicar un comentario