"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 22 de agosto de 2013

En defensa de la eugenesia (IV): rompiendo el tabú



Por Fernando Trujillo

 Hemos llegado al punto de aclarar algunos de los mitos más comunes sobre la eugenesia, en el siglo XXI la eugenesia es el último gran tabú científico de la civilización occidental, su nombre está relacionado con el genocidio, el racismo y la barbarie.
 La eugenesia provoca miedo porque choca con las ideas de igualdad y comunidad global muy en boga en nuestro tiempo. La eugenesia promueve la desigualdad natural y el desarrollo de los mejores elementos de una etnia. Las democracias occidentales han condenado las prácticas eugenesistas al tabú y han permitido irresponsablemente la reproducción humana sin control, el decrecimiento de la calidad en pos de la cantidad y una degeneración del comportamiento.
Eugenesia es aplicar las leyes de selección y crianza que usamos para la mejora de los animales y las plantas en la especie humana.
No es una ciencia de muerte si no de vida y como tal es una ciencia de lucha. Lucha es vida es una ley natural y la eugenesia obedece a esta ley al luchar por preservar la vida en un entorno hostil. En un jardín si no cortas las malas hierbas estas se reproducen y acaban ahogando a las plantas y árboles.
Un buen jardinero corta las malas hierbas y promueve el crecimiento de los árboles, un granjero pone la mejor semilla en el mejor suelo mientras que la peor semilla va destinado al peor suelo.
El granjero que empareja al mejor semental con la mejor hembra para que conciban a una mejor estirpe que la anterior. El buen veterinario sabe que esterilizar a una determinada cantidad de animales evita una sobrepoblación.
Toda nación que olvida estas leyes de selección termina por degenerar, se vuelve una nación corrupta, su cultura se vulgariza y al final viene su caída.
 Es necesario comenzar a romper el tabú, aclarar que la eugenesia se trata de una ciencia que tiene como prioridades preservar la vida y cultivar el mejor material genético para la supervivencia y mejoramiento de una especie. No se trata de crear una “Raza Maestra” como los detractores quieren hacer verla si no de crear nuevas generaciones de mejores seres humanos.
Es por eso que vamos a ir aclarando algunos de los mitos más comunes de la eugenesia para ir poco a poco rompiendo el tabú:


1.-La eugenesia se trata de matar niños discapacitados 

Ya no estamos en Esparta para ir a arrojar bebes a un barranco o dejarlos abandonados en un bosque, esa era una medida de ese tiempo pero hablar de eso actualmente seria abominable.
Con lo avanzada que esta la ingeniería genética se puede detectar los genes defectuosos y aislarlos, se puede evitar el nacimiento de un bebe con discapacidad, se podría detectar la enfermedad a tiempo y curarla.
 Con la investigación e ingeniería genética se podrían llevar métodos más humanos para combatir las enfermedades genéticas y las discapacidades pero eso solo podría lograrse con un estado eugenésico eficaz.
2.-La eugenesia es una ciencia “nazi” y “racista”

 Las practicas eugenésicas vienen desde la Grecia helénica y la India Védica, los romanos y las tribus celtas también tenían su sistema de selección y mejoramiento, no tenía idea de que fueran nazis (sarcasmo).
Si bien el Tercer Reich fue un régimen visionario en este tema no fue el único ni el último estado en llevar a cabo la eugenesia.
Inglaterra y los Estados Unidos tuvieron programas eugenésicos, en el caso de Norteamérica este abandono su sistema en los años sesenta. Después de la Segunda Guerra Canadá y Suecia mantuvieron sus programas hasta la década de los setenta.
Ahora no solo los países de raza blanca han llevado a cabo agendas eugenésicas, los líderes negros Marcus Garvey y W.E.B Du Bois apoyaron la eugenesia para el mejoramiento de los afroamericanos.
 Israel mantiene hasta el día de hoy un programa eugenésico llamado Dor Yeshorim para encontrar enfermedades genéticas. El gobierno chino ha llevado a cabo un eficaz programa eugenésico desde 1994. El argumento de que la eugenesia es una ciencia racista queda invalidado.

  3.-La eugenesia es contra-natura

 Es más contra-natura el tipo de humano que vive en este mundo sin eugenesia, una criatura egoísta, obesa, adicta a la televisión y a los medicamentos contra el estrés.
Neurótico, enfermo de todo tipo de males, depresivo, bipolar con cuerpo flácido, atrofiado de los huesos, incapaz de correr, de cargar un arma o de pensar por sí mismo.
Es totalmente antinatural el cuerpo degenerado, con enfermedades de la piel, muscularmente atrofiado, casi ciego, corrupto, pervertido, egoísta, envejecido prematuramente, holgazán.
 Por otro lado es completamente natural un tipo de ser humano alto, fuerte, inteligente, honesto, dotado de gran belleza física y gran capacidad intelectual. Este tipo de ser humano seria posible gracias a la eugenesia y a la ingeniería genética.

  4.-La eugenesia es jugar a ser Dios

 Absolutamente no, jugar a ser Dios es crear armas atómicas y biológicas, es experimentar con animales para fabricar cosméticos que usan mujeres frívolas y decadentes, es destruir la naturaleza y maltratar especies animales actos que llevan a cabo estos seres humanos nacidos en un mundo sin eugenesia.
Seres sin alma, degenerados genéticamente y cretinos que creen en la tesis semita de que Dios creo la tierra y a los animales para ellos.
La eugenesia busca crear un mejor tipo de ser humano que este en armonía con la Naturaleza y también con Dios.

  5.-La eugenesia es discriminación

 Si pero el mundo natural se basa en la desigualdad, la palabra discriminación asusta en esta época de derechos humanos y democracia pero es esta época moderna la que es dominada por una discriminación material (dinero, autos de lujo, ropa cara, etc.) hay una diferencia entre la discriminación biológica y la económica (para más información vean mi artículo “En defensa de la eugenesia II: Por una aristocracia biológica).

  6.-La eugenesia ya está superada 

El argumento más absurdo entre absurdos, esto lo usan la mayoría de los progresistas y bienpensantes pero lo cierto es que las mentes más brillantes de los últimos cuarenta años han abogado por la eugenesia.
Entre ellos el superdotado americano Christopher Lagan (cuyo coeficiente se encuentra entre el 195 y 210) que ha hablado sobre la idea de crear un nuevo tipo de personas por medio de la eugenesia.
El psicólogo Richard Lynn que ha publicado artículos pro-eugenesistas en la controvertida revista American Renaissance.
 El doctor James Watson biólogo y ganador del premio Nobel de medicina por descubrir la estructura molécula del ADN ha defendido las ideas eugenésicas y el genetista ucraniano Theodosius Dobzhansky cuyas ideas en defensa de la eugenesia no entraron en conflicto con sus profundas creencias cristianas. Algunos ejemplos de que los hombres de más renombre en la ciencia, las mejores mentes de nuestro tiempo han apoyado la eugenesia con bases científicas. ¿Sigues pensando que esta pasado de moda?

 Estos son algunos mitos que aún perduran en nuestra civilización, mitos que son alimentados por la ignorancia, la propaganda y el Pensamiento Único.
Luchar por sacar a la eugenesia del terreno del tabú es una tarea ardua. Nuestra sociedad no quiere ciencia, quiere cosas sencillas, quiere sueños y utopías.
Nos hemos vuelto una especie complaciente y aficionada a las promesas de campaña, a las utopías que nos promete el Sistema y a una vida de materialismo.
 Los aliados de la eugenesia son la investigación del ADN, la investigación del genoma humano, la embriología moderna y la ingeniería genética, más que nada la ciencia y la verdad dentro de un mundo de mentiras.
Por ultimo decir que el espíritu está ligado a nuestra sangre, una buena sangre tiene consigo un espíritu elevado, una sangre decadente lleva consigo a un espíritu degenerado.
Sangre y espíritu son una totalidad dentro del ser humano. Uno no puede tener un espíritu elevado cuando su genética esta atrofiada, ambos elementos tienen que estar en equilibrio. Una mejor especie es posible si rompemos el tabú.

 Agosto 2013

sábado, 17 de agosto de 2013

En defensa de la eugenesia (III): Locos, enfermos mentales y degenerados sexuales



Por Fernando Trujillo

 Existe un proverbio romano que reza “A un rostro torcido sigue una moral torcida”, esto se podría interpretar como los peores instintos y las patologías más aberrantes son producto de una genética defectuosa.
La doctrina dominante afirma que el comportamiento y el carácter son fruto de la educación, que la violencia es producto de la “represión” y que el comportamiento de un ser humano está marcado por la cultura en la que le toco nacer.
El pensamiento moderno afirma que con educación progresaremos hasta que la agresividad y los instintos primarios desaparezcan y evolucionemos a una sociedad pacifica, una ilusión utópica que sin embargo contrasta con la realidad biológica.
 La educación no lo es todo y esta no puede aplacar los instintos agresivos, mucho menos podrá cambiar unos genes defectuosos.
 La mediocridad, la flojera, la estupidez y todo tipo de patologías y parafilias van creciendo a un ritmo acelerado en la genética humana mientras que el genio y la ética son valores genéticos cada vez más escasos. La enfermedad mental se ha vuelto algo común en nuestra civilización, actualmente el número de personas con algún trastorno mental ha crecido, la sanidad se ha vuelto algo ajeno a nuestro tiempo y este tipo de enfermedades se han vuelto tan comunes que ya son toleradas, lo mismo sucede con las parafilias cada vez más extrañas y depravadas que se han vuelto ya algo dentro de la normalidad y más aún son celebradas.
La tolerancia que pregona el actual Sistema ha dado cabida a todo tipo de psicosis, enfermedades mentales, depravaciones y trastornos productos de una genética atrofiada.
 La degeneración está en su punto más alto, parte de la población sufre algún mal genético en mayor o menor grado y la otra parte tiene algún tipo de enfermedad mental, las personas completamente sanas escasean y más aún las personas con un coeficiente intelectual alto.
 El hombre del siglo XXI es la cúspide de la decadencia, un ser de talla mediana, endeble, insano e inepto intelectualmente pero que vive creyéndose lo mejor de su historia.
Una criatura insolente que ve el pasado como algo siniestro mientras que ama el decadente presente y el mediocre futuro que la democracia le ofrece.
 La eugenesia como ciencia se opone a esta decadencia genética y a este tipo de hombre, ofrece una selección entre los mejores elementos y ayuda a su propagación en contraposición al actual Sistema que en defensa de la idea de igualdad ha sacrificado los mejores elementos genéticos por los peores.

 Si en el artículo anterior (Por una aristocracia biológica) vimos que aplicando adecuadamente la eugenesia se puede lograr la formación de individuos con una alta calidad genética.
 Pero en un mundo sin eugenesia sucede lo contrario, los individuos con una baja calidad genética abundan y se propagan sin control.
Seres rastreros, mediocres, psicóticos, enfermos, degenerados, taimados, cobardes e incapaces de resistir al sufrimiento y la fatiga.
Agreguemos a este tipo de humano males como la narcolepsia, el baile de San Vito, el Síndrome de Tourette, el autismo, la esquizofrenia, la bipolaridad y la depresión crónica tenemos una civilización enferma y una especie moribunda.
Las enfermedades de los huesos son cada vez más comunes en los niños, actualmente hay niños y jóvenes con huesos frágiles incapaces de correr, levantar un objeto pesado y de llevar a cabo una vida normal. Actualmente los problemas de aprendizaje son cada vez más severos, hay niños de entre ocho y diez años que les cuesta trabajo leer y escribir, llevar a cabo una sencilla operación matemática o recordar alguna fecha histórica.
La natalidad de niños con un bajo coeficiente intelectual ha ido en aumento y lejos de enfrentar el problema el gobierno y la sociedad lo ven como algo dentro de la normalidad.
Peor aún es que la degeneración de la sangre ha dado como consecuencia un tipo de ser humano orientado a la criminalidad y a los actos más atroces.
Contrario a la tesis actual de que la educación puede cambiar a un hombre, la verdad es que su herencia genética al final termina por sobreponerse a cualquier tipo de educación.
Estamos ligados y condenados por nuestros genes, nos guste o no, en cada especie la genética lo es todo. Si en un mundo con eugenesia el honor, la ética y el heroísmo son valores hereditarios, entonces en un mundo sin eugenesia los instintos más bajos como la pederastia, la violación y la patología se expanden sin control. El Apocalipsis genético de los últimos cien años ha generado una humanidad degenerada, a familias decadentes de locos y asesinos que a su vez tiene hijos atrofiados y mentalmente inestables. Es la genética lo que define a un ser humano no la cultura o la educación.
Un ejemplo es el caso de los asesinos seriales Henry Lee Lucas y Ottis Toole que durante la década de los setenta llevaron una serie de asesinatos atroces, violaciones y actos de crueldad como el canibalismo. Henry Lee Lucas nacido en el año de 1936 era hijo de una prostituta y un alcohólico discapacitado, criado en el sucio y decrepito ambiente de la basura blanca americana.
Desde niño Henry mostro impulsos patológicos como crueldad hacia los animales, violándolos o torturándolos, cometió varios crímenes menores y al llegar a su adolescencia ya tenía un record criminal. Ottis Toole nativo de Florida, deficiente mental que practicaba el travestismo desde los siete años y la prostitución homosexual, cometió su primer asesinato a los catorce años y venia de un hogar desestructurado con una hermana que abusaba sexualmente de el y una abuela que practicaba el culto a Satán. Henry y Ottis se conocieron en Florida, se hicieron amantes y cometieron una serie de asesinatos, según Henry cometió alrededor de 900 asesinatos y aunque su cifra es hasta la actualidad dudosa se convirtió en uno de los asesinos más sangrientos de la historia de su país.
Ambos provenían de familias genéticamente defectuosas con un largo historial de patologías y años de degeneración, años de abuso verbal y físico que los llevo a ser lo que eran.
 Los casos de Henry y Ottis no son un caso aislado, estos monstruos son hijos de un mundo sin eugenesia pero existen varios seres degenerados como ellos.
Otro ejemplo sería el de Cayetano Santos Godino conocido como “el Petiso Orejudo” asesino en seria argentino y deficiente mental que mató a cuatro niños.
En su caso era hijo de un padre con sífilis y alcohólico desde niño presento un comportamiento violento que incluía matar aves y torturar a niños más pequeños.
La criminología argentina ha declarado que el Petiso era un degenerado hereditario y un perverso instintivo, Cayetano vio su fin en la cárcel por causas no esclarecidas aunque se rumora que fue asesinato.
Estos casos podemos ver que vivimos en una sociedad enferma y tenemos un sistema político negligente que ha dado como resultado un grupo de individuos degenerados, monstruos físicos y mentales.
 La civilización de este siglo tan moderna y petulante está poblada por una especie enferma y horriblemente involucionada a grandes animalescos.
Seres repugnantes que son capaces de prostituir a sus hijas y hermanas por unos míseros billetes, físicamente y mentalmente deformes que se reproducen como gusanos.
En los periódicos y en las noticias vemos casos de asesinos de niños, violadores, caníbales y seres de la más baja calidad ética y genética.
Negligentemente permitimos que este tipo de criaturas vivan y se reproduzcan por esa falacia de la igualdad y los derechos humanos que han dañado irreparablemente a occidente.
 Estas noticias espeluznantes y este tipo de seres acabarían si esterilizamos a todos estos monstruos modernos. En conclusión esta especie horriblemente degenerada es el producto de un mundo sin eugenesia que ha dado la espalda a las leyes naturales en pos del progreso y el consumo.

 Agosto 2013

sábado, 10 de agosto de 2013

Disidentes


Pensamiento Único
Una historia oficial
Una dictadura llamada democracia
Disidentes
Por pensar distinto
Por luchar por la verdad
Perseguidos
Acusados
Difamados
Nos llaman apologistas del odio
Nos enjuician
Por pensar diferente
Pedro Varela encarcelado
David Duke perseguido
Robert Faurisson golpeado
Acusados
Perseguidos y golpeados
Pero aun de pie
Sobrevivientes
En un mundo de mentiras
Librerías incendiadas
Libros censurados
Pero aún seguimos en la lucha
Disintiendo en un mundo en ruinas

                ©Fernando Trujillo

                     6-08-13