"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







miércoles, 25 de septiembre de 2013

En defensa de la eugenesia (V): Educación y selección



Por Fernando Trujillo

La misión de la eugenesia es la selección y educación de los mejores elementos genéticos de una nación, hemos visto hasta este momento como nuestra civilización se encuentra en un Apocalipsis genético que ha dado como resultado una casta de seres degradados física y moralmente (capítulo tercero) y la disminución del mejor material genético, alarmantemente cada vez más escaso.
Hemos visto hasta este punto algunos tabús más típicos sobre la eugenesia (capitulo cuarto) y hemos visto como es necesaria una nueva aristocracia biológica (capitulo segundo), decía en el tercer capítulo (Locos, enfermos mentales y degenerados sexuales) que contrario a lo que pregona el actual sistema la educación no es lo único que define el carácter de un ser humano, existen ciertos factores como la cultura y la genética quienes tienen más peso.
Sin embargo no sirve de nada poseer un buen material genético cuando eres educado por un sistema mediocre, comes comida transgénica, engordas mirando la televisión y jugando videojuegos, vives dentro de un estado que no está interesado en el desarrollo de los mejores genes. No sirve de nada tener un gran potencial intelectual y genético si lo desperdicias y no lo cultivas adecuadamente.
La civilización occidental moderna está sumida en el materialismo y el consumismo más desbordado, el mejor material genético se pierde y se degrada, los mejores quedan impedidos de sobresalir y se vuelven parte de la masa.
El sistema educativo ha fracasado porque impone un mismo modelo educativo para todos, en una escuela primaria ponen en un mismo salón a todo tipo de niños con un mismo modelo a seguir: los agresivos, los tímidos, los superdotados, los tontos, los neuróticos y los depresivos están todos juntos siendo educados de la misma manera.
Poner a un superdotado en una clase con niños promedio es atroz, impides su crecimiento intelectual y el desarrollo de todo su potencial.  
La eugenesia busca un equilibrio entre la selección y la educación, una buena selección genética necesita una buena educación.
En esto Esparta puso el ejemplo cuatro mil años antes al aplicar los criterios de selección con una severa disciplina pudo dar como resultado una casta de guerreros feroces, ascéticos y de carácter severo.
La Alemania nacionalsocialista puso en práctica los mismos criterios que los espartanos para la formación de mejores seres humanos, en su momento el Tercer Reich estuvo a la vanguardia en cuando a la aplicación de la eugenesia y a la educación de niños y jóvenes, proyecto que termino abruptamente con el triunfo aliado en la guerra.
El mejor material genético está disperso, encerrados en escuelas públicas, ignorantes de la calidad de sus genes, arrojando a la basura todo su potencial en tareas mundanas y hundiéndose en el materialismo.
Urge rescatar el mejor material genético y ponerlo en comunidades aisladas donde podrán cultivar todo su potencial y lejos de la podredumbre de esta civilización.
Siendo realistas el estado en el que vivimos no se interesa por proteger la calidad genética y está más interesado en destruirlo que en cultivarlo.
Las escuelas para superdotados son caras, escasas y poco conocidas y la mayoría de estos niños superdotados tienen que estudiar en escuelas mediocres con una calidad inferior a su intelecto. Los criterios de educación y selección han sido reemplazados por la educación masiva y mecanizada.

En una época de envenenamiento, salvar y cultivar la mejor calidad genética debe ser la misión de nuestro tiempo.
El sistema educativo es cada vez es un criadero de niños gordos y mimados, niños asustadizos y débiles a los cuales se les alimenta con coca-cola y papas fritas en los recreos, se les educa de una manera que se anule su identidad y sus instintos.
En algunas escuelas se piensa eliminar el futbol y otros deportes por ser demasiado agresivos, en las competencias a todos los niños se les dan medallas para no herir sus sentimientos y en países como México está por prohibirse reprobar a un niño para no herir sensibilidades.
La educación va por caminos patéticos, se premia la mediocridad y se anula el instinto de sobresalir sobre los demás. Igualdad es la palabra que rige al sistema educativo, quieren que todos sean igual de mediocres, debiluches y llorones pero no quieren ganadores, niños sobresalientes que se impongan frente a los demás.
La educación esta envenenada por un sentimentalismo peligroso y femenino, antes a los varones se les decía que “llorar no era de hombres” ahora se les dice que deben de llorar, antes los niños se vestían de azul y repudiaban a las niñas, ahora se les educa para “sacar su lado femenino”, es totalmente patético.
Antes los niños jugaban con armas de juguete, se agarraban a golpes y se reconciliaban, escupían, se agredían, se tiraban entre ellos y al que lloraban lo llamaban maricon.
Ahora se inventó la palabra bullying (palabra por demás patética) para clasificar cualquier forma de agresividad, el sistema educativo busca anular la rivalidad, la violencia,  la agresividad, la brutalidad y las peleas que forman el carácter.
La rivalidad es un instinto que permite desarrollar instintos como el sentido de alerta, de fuerza, de inteligencia ¿Qué pasara si no tenemos rivales? Entonces seremos seres sin instintos ni fuerza para combatir a enemigos más feroces.
Ahora en las escuelas se asustan si un niño tiene armas de juguetes, soldados de juguete porque temen a la agresividad, si un niño dibuja a un soldado entonces llaman a los padres, al psicólogo y arman un escándalo.
Claro el Sistema quiere niños débiles y femeninos porque teme a los hombres de carácter, a los hombres violentos y con los instintos sanos porque son un obstáculo para ellos.
Mientras en occidente se da este tipo de educación, en China los niños aprenden artes marciales y se les da una educación desigual y que pone al más apto por encima del incompetente, no está por más decir que China tiene en la actualidad el mejor programa eugenésico del mundo.
Corea del Norte educa a los niños de forma militarizada, dando prioridad a la educación física, mientras que en occidente el sistema intenta anular el instinto natural por la violencia, en países de medio oriente y África los niños saben usar un arma, saben pelear por su comida, saben sobrevivir en un entorno hostil.
A la Naturaleza no le importa el sentimentalismo o el pacifismo, solo la supervivencia de los más aptos, a los que no son aptos para la vida los elimina y se quedan las especies que poseen sus instintos de supervivencia y de lucha.
Aquí en occidente quienes aún poseen los instintos intactos son los eslavos, pueblo arraigado a su tierra y con una fuerte identidad nacional y fundamentalista ortodoxa, hostiles y desconfiados de otros, son la casta guerrera del futuro.
La vida es lucha, es guerra constante, anular los instintos de agresividad y violencia es una completa estupidez.
Es vital proteger el mejor material genético y cultivar el poder de los hombres, la virilidad, la violencia, el instinto de rivalidad, aislarlo de la sociedad y educarlo en comunidades de hombres donde puedan desarrollar sus instintos de agresividad y supervivencia.
Es necesaria una estricta política eugenésica que permita la reproducción de los mejores, seleccionar a los niños más aptos e inteligentes para darles una educación a su nivel.
¿Es fomentar la desigualdad? Si, si lo es pero cada grupo de niños y jóvenes es desigual entre sí, darla la misma educación a un superdotado que a un niño promedio es impedir el desarrollo de ambos.
Toda nación debe tener una elite fuerte, vigorosa y orgullosa que la defienda, una aristocracia biológica que pueda dirigir y luchar, una elite que posea este poder para llevar adelante a su nación.
Pero mientras exista un estado bienpensante y disgenesico eso no podrá lograrse, es necesario que los mejores genes estén en comunidades autosuficientes donde puedan desarrollar todas sus habilidades.
La eugenesia tiene como misión desarrollar a esta elite y la misión de los eugenesistas es promover severos criterios de selección y educación para una nueva generación.
Con una efectiva política eugenésica podemos tener músicos más talentosos, políticos más honestos, mujeres más hermosas, soldados más valientes, hombres y mujeres más altruistas, valientes, más inteligentes y más capacitados para las tareas mas arduas.
Entonces es necesario dejar atrás la educación políticamente correcta, los criterios de igualdad y mirar hacia un mundo mejor, hacia una educación de vanguardia en el que prevalezca siempre el desarrollo de los mejores.


Septiembre 2013

sábado, 14 de septiembre de 2013

Se acabo la libertad de expresión



Por Fernando Trujillo

Si en el anterior articulo hable de como el concepto político de tolerancia era usado para callar todo pensamiento disidente en este artículo analizare como el concepto de libertad de expresión ha dejado de existir en nuestra sociedad.
Día con día creemos que vivimos con libertad de expresión, escribimos en las redes sociales como nos sentimos, que comimos, que nos gusta y que no, creemos que dar nuestra opinión en un periódico ejercemos esta libertad y creemos que en lejanos países de medio oriente y Asia es donde existe la represión a esta libertad.
En realidad en la sociedad occidental hace mucho tiempo que se acabó la libertad de expresión, quedando solo una quimera a la que nos aferramos.
Usted puede decir libremente si le gusto o le pareció vulgar la presentación de Miley Cyrus en ese concierto de Mtv, puede decir que película le gusto y cual el pareció mala, puede poner en su estado en la red social su descontento con los políticos de turno y usted continuara creyendo que ejerce su libertad de expresión.
Pero nuestra sociedad está construida con base a tabús, existen ciertos temas sobre los que no se puede hablar, ciertas fronteras que no se pueden romper o entonces toda la represión e intolerancia de este Sistema caerá sobre usted.
En Europa escritores revisionistas son perseguidos y encarcelados por poner en duda el Holocausto, en varios países decir un chiste considerado “racista” u “homofóbico” puede llevarte incluso a la cárcel, en México el congreso estudia propuestas para penalizar el revisionismo histórico e incluso penalizar con multas palabras consideradas incorrectas.
Irónicamente en nombre de la libertad de expresión estamos permitiendo la censura, la penalización de muchas expresiones verbales, la prohibición de libros y el nefasto concepto de “crimen de odio”.
Si has visto el capítulo de South Park en el que Cartman jugando le tira una piedra a Token y es sentenciado a una pena de prisión por cometer un “crimen de odio” entonces puedes ver el absurdo y el grado de politicismo correcto al que se ha llegado.
Tal como se explica en ese mismo capítulo todos los crímenes son de odio, es ridículo ese concepto y es una contradicción a un sistema que dice basarse en la igualdad. Da igual si la víctima es blanca, negra u gay es un acto producido por la violencia y el odio.
El absurdo del concepto de ese episodio se da en las escuelas americanas donde cualquier pleito de niños puede ser considerado un crimen de odio por los medios y autoridades escolares.
Pondré un ejemplo dos niños de diferentes razas (uno blanco y otro negro) son amigos pero se pelean por la razón que usted quiera, otro niño lo graba y lo sube a alguna red social, en minutos una riña infantil se convierte en un tema sobre el racismo, el crimen de odio, la xenofobia en las escuelas, el bullying y cientos de usuarios comentaran sin bases ni argumentos sobre el racismo blanco o alguna cosa así.
En nombre de la seguridad y la ley estamos permitiendo que se aprueben leyes para censurar palabras, libros y cualquier cosa que vaya contra lo políticamente correcto.

Está claro que la libertad de expresión se acabó en occidente, en esta época al negro no le puedes decir negro sin que te acuse de racismo, al gay no le puedes decir gay sin miedo a que te acuse de homofóbico, como maestro a un niño no puedes llamarle la atención sin que la Comisión de Derechos Humanos te acuse de fomentar el bullying.
No puedes decir un comentario o un chiste considerado políticamente incorrecto en televisión o en un video de internet porque entonces te caen los activistas de derechos humanos y llaman a un boycott en contra de tu persona.
El congreso mexicano ha aprobado una ley para prohibir las palabras “maricon”, “puto” o “joto” por ser consideradas incorrectas. Estas palabras son parte del vocabulario mexicano, los niños lo usan en las escuelas no como una forma de homofobia si no para denotar una actitud cobarde o para acusar a alguien de chismoso pero debido a que a una minoría considera incorrecta la palabra entonces deciden prohibirla.
En nombre de la seguridad estamos permitiendo la formación de una neolengua en el sentido orwelliano, las palabras incorrectas se prohíben, se tergiversan, se modifican de manera que estés sometido por el lenguaje del partido.
Ya el lenguaje no te pertenece, esta mutilado y encadenado, ahora usas una neolengua creada por el Sistema para someterte.
Censurar palabras es el más grande acto de estupidez hecho por una democracia agonizante y que quiere mantenerse vigente ante una muchedumbre temerosa.
Actualmente este modo de neolengua está censurando palabras consideradas “racistas” u “homofóbicas” mutilando el vocabulario e imponiendo el miedo a la expresión.
A las lista de palabras prohibidas se suman las palabras “navidad”, “pascua”, “villancicos”, “oración” y esta tendencia ha nacido en los países de Europa y Norteamérica donde la libertad de culto está siendo atacada sobre todo a lo que respecta al cristianismo.
En varios de estos países a los niños en las escuelas y a la población se les está prohibiendo practicar su religión, esto para no ofender a la mayoría musulmana e hindú que va de inmigrantes, la palabra pascua se ha puesto al mismo nivel de las palabras consideradas ofensivas, tanto desean una libertad de cultos que están sacrificando el derecho a practicar la fe de sus padres y ancestros.
En la neolengua de este Sistema las palabras asociadas a la cristiandad están también en el index de palabras prohibidas como parte de la estrategia de suprimir la identidad religiosa de los pueblos occidentales y lo peor es que se permite, se considera bueno y multicultural pero mientras que las palabras asociadas a la cristiandad son condenadas, las palabras Ala, Corán y Buda son celebradas como parte de la diversidad.
Las personas tienen miedo de hablar por temor a decir algo incorrecto y ganarse el odio de una sociedad temerosa. No puedes decir nada, ni expresarte por miedo a una multa, una demanda o a ser expuesto en las redes sociales.
El miedo a hablar se ha vuelto una tendencia cada vez más marcada y nuestra sociedad sigue encerrándose en un politicismo correcto más severo.
Ahora se habla de censurar libros como “Tom Sawyer” de Mark Twain por tener la expresión negro, se habla de censurar palabras en la “Divina Comedia” por ser consideradas antisemitas.
El miedo al lenguaje escrito o hablado es parte de esta sociedad, si escribes algo considerado incorrecto en tu estado de face (sea broma o en serio) te expones a que te dejen en ridículo en memes o que te cierren la cuenta incluso.
Uno ya no puede hablar sin temor a la censura, cualquier cosa que uno diga se toma a mal, si críticas a los emos te caen asociaciones “culturales” y de derechos humanos por el acto de “denigrar” a una minoría, si hablas a favor de las corridas de toros entonces los defensores de derechos de los animales te harán la vida imposible en redes sociales.
Las diversas asociaciones autodenominadas antifascistas que dicen luchar por los derechos humanos se han dado a la tarea de atacar a quienes disientan del actual sistema, incluso llegando al grado de agredir físicamente a la persona que tengan en la mira.
Le paso a los historiadores revisionistas David Irving y Robert Faurisson que fueron golpeados brutalmente por antifascistas.
El antifascismo es el matón personal del Sistema, si a la elite que domina este sistema no le gusta lo que escribes o dices entonces manda a los antifascistas a darte una golpiza o a agredirte verbalmente en el internet.
Los grupos antifascistas incendian librerías que venden material “inapropiado”, golpean a historiadores, queman libros que ni leen pero que odian y son apoyados por el Sistema.
Pero luego estos grupos salen con que son defensores de la libertad de expresión y de los derechos humanos ¿No es un derecho humano expresarse libremente? Así funciona la lógica de estos grupos.
La libertad de expresión en occidente se ha acabado, no puedes hablar, no puedes escribir, la Policía del Pensamiento vigila tus estados, vigila tus twits, vigila tus pasas y cada palabra que salga de tu boca.
Censurar el lenguaje es parte de la opresión del individuo por parte de este sistema, oprimidos exteriormente e interiormente. Ya tenemos algo en común con China y no es la alta calidad genética de su gente o su poderío militar, somos esclavos en mente y alma de una sociedad mecanizada y tirana pero no se preocupen aún podemos elegir entre la opción “A” y la opción “B”, que película podemos ver, que marca de ropa podemos escoger y porque partido votar.

Septiembre 2013



jueves, 5 de septiembre de 2013

Contra la tolerancia



Por Fernando Trujillo

Hace un mes aproximadamente la atleta rusa Yelena Isinbayeva condeno públicamente la propaganda homosexual y se mostró a favor de las leyes antigays recientemente aprobadas en Rusia sin embargo en estas mismas declaraciones aclaro que ella no estaba en contra de la libre elección de una persona a escoger su orientación sexual si no de su promoción.
Estas declaraciones las hizo en respuesta a las provocaciones que hizo la atleta sueca Emma Green a favor del lobby gay durante los juegos realizados en Rusia.
Este acto de patriotismo y lealtad a su gobierno le ha valido el odio de la comunidad gay y la persecución mediática.
Unos días después el beso de dos atletas rusas fue manipulado por los medios para hacerlo ver como un acto de protesta, dicho beso solo fue una expresión de amistad y no tenia ningún matice sexual. Las atletas en cuestión se mostraron molestas y asqueadas por la manera en la que el lobby gay distorsiono las cosas.
En Estados Unidos el actor homosexual Rupert Evert se mostró en desacuerdo con el matrimonio gay y la adopción de niños por parejas del mismo sexo, lo que le ha valido el linchamiento mediático, se calificado de homofóbico y recibir amenazas de muerte.
En estos casos se puede ver como los “amigos de la tolerancia”  persiguen mediáticamente y atacan a aquellos que no piensen como ellos.
Intolerante, racista, homofóbico, antisemita, fanático, fascista, nazi, machista se han vuelto el vocablo que los “amigos de la tolerancia” usan para poder descalificar, agredir y perseguir a aquellos que piensen distinto a sus intereses.
“Intolerancia contra los intolerantes” bajo esta frase se excusan antifascistas y demás de los autoproclamados “amigos de la tolerancia” para poder violentar y censurar a aquellos que se atrevan a poner en duda esa farsa llamada tolerancia.
Dentro de la sociedad tolerante si usted se opone al matrimonio gay entonces será llamado homofóbico, si usted es cristiano será llamado fundamentalista, si se opone a la inmigración masiva será llamado racista, en conclusión si usted disiente del pensamiento de este sistema entonces usted es un intolerante.
La tolerancia como concepto político se usa para poder reprimir las voces disidentes, en este sistema no puedes opinar distinto al pensamiento oficial. La tolerancia es la dictadura de los idiotas, de los mediocres y resentidos en la cual se da una falsa idea de libertad y democracia pero que impide el debate, la opinión diferente y la libertad de expresión.
¿Usted está a favor del matrimonio gay? ¡Bien! es un amigo de la tolerancia ¿Está a favor de los derechos humanos? ¡Fantástico! Es usted un buen amigo de la tolerancia ¿Está a favor del aborto? ¿No? Entonces usted es un enemigo de la tolerancia, un intolerante y un machista que debe ser segregado y su opinión invalidad (por más coherente y bien fundamentada que este), es así como funciona la sociedad tolerante.

La tolerancia es la gran dictadura en nuestro tiempo, todo debe ser permitido, todos los absurdos y conceptos deben coexistir siempre y cuando no afecten al Sistema, la sociedad tolerante ha dado a luz a un Pensamiento Único que no admite oposición.
Si la sociedad tolerante está a favor de legalizar la prostitución, usted no debe oponerse o será llamado intolerante y machista, si usted está en contra de la legalización de las drogas entonces será llamado además de intolerante, conservador o reaccionario por más buenos argumentos que dé a su favor.
El concepto político de tolerancia nos da una falsa idea de libertad de expresión, dentro de la sociedad tolerante no convergen multitud de opiniones si no un Pensamiento Único que no se puede cuestionar sin ser calificado de intolerante.
Este concepto de tolerancia ha llevado a la civilización occidental a su ruina, por la tolerancia hemos permitido inmigraciones masivas, formaciones de pandillas y que la criminalidad se haya apoderado de las calles: grupos delictivos como la Mara salvatrucha y los Latin Kings son mostrados como sociedades culturales y gente “incomprendida”.
Por la tolerancia hemos permitido que la prostitución, la pedofilia, las peores aberraciones sexuales sean ahora vistas como algo normal: los amigos de la tolerancia dicen que hay que entender a estos enfermos mentales, incluso hay muchos que se atreven a defender la pedofilia como una forma de vida.
Por la tolerancia hemos permitido la destrucción de la familia, el divorcio, el que parejas del mismo sexo puedan adoptar niños desestabilizando el modelo de familia tradicional y de paso perjudicando al menor.
Hemos tolerado que la inmigración masiva se apodere de las grandes ciudades, que se construyan mezquitas en nuestras ciudades y que estos mismos inmigrantes se burlen de nuestras costumbres.
Hemos permitido que las pandillas cometan crímenes brutales y que sean vistos como “chicos confundidos”, hemos permitido el nacimiento de monstruos genéticos y morales.
Es por la tolerancia que occidente ha perdido su instinto de lucha y supervivencia, que hemos sacrificado lo mejor de nuestra civilización en pos de un falso progreso.
La tolerancia impide el libre intercambio de opiniones, impide el debate y el intercambio de ideas y más que nada impide una libertad de pensamiento.
Los así llamados intolerantes debemos ir atacando a este sistema, a esta sociedad tolerante, ir derrumbando sus muros y sus mentiras, atacar sus pilares e ir construyendo una verdadera diversidad política en nuestra sociedad.
Contra la tolerancia hay que quemar la bandera del arcoíris, romper fotos de Martin Luther King, Anna Frank y otros héroes de este sistema, se debe cuestionar las ideas personales y ajenas para poder lograr un libre debate, el intolerante debe ser un iconoclasta para el que ningún dogma sea sagrado y lograr que se cuestione nuestro entorno, nuestro pasado, presente y nuestro futuro.
La sociedad tolerante no quiere esto, ellos quieren continuar en su zona de confort, pensando de una forma políticamente correcta y cómoda, es aquí cuando debe de entrar la intolerancia, cuestionar sus principios, sus ideales, cuestionar este Pensamiento Único y las bases de este sistema.
Cuando la idea de tolerancia haya sido derrumbada podrá hablarse libremente del Holocausto sin temor a la represión, se hablara libremente de la inmigración y de la sexualidad sin temor a ser detenido, de la eugenesia y de ciencia sin ningún tabú, se podrán derribar mitos, se tiraran ídolos de pies de barro, se cuestionara la historia y la política pero todo eso no se lograra mientras la idea de tolerancia siga siendo el dogma imperante en la civilización occidental.

Septiembre 2013