"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







lunes, 7 de octubre de 2013

En defensa de la eugenesia (VI): Dos concepciones diferentes



Por Fernando Trujillo

A pesar de que las practicas eugenésicas se remontan a la India Védica, la eugenesia moderna nace en la Inglaterra del siglo XIX, fue el antropólogo y geógrafo Sir Francis Galton (primo de Charles Darwin) quien acuño por primera vez el termino eugenesia, siendo uno de los pioneros en esta área llevo a cabo exhaustivos estudios en diferentes genealogías que lo llevaron a descubrir que el genio esta en los genes.
Galton fue un defensor de la eugenesia en una época en la que la eugenesia era respaldada por la comunidad científica y la comunidad científica no estaba atada a intereses políticamente correctos.
Durante el siglo XIX y principios del siglo XX varios países de los más avanzados tuvieron sus programas eugenésicos, esta fue la época de oro de la eugenesia moderna, hasta la caída del Tercer Reich cuando la eugenesia fue condenada al tabú varios países comenzaron a cancelar sus programas eugenésicos, desapareciendo finalmente a principios de los setenta.
¿Qué diferencia hay entre la eugenesia antigua y moderna? Que la primera está basada en las leyes naturales mientras que la segunda no. Para entender la eugenesia en la antigüedad tenemos que remitirnos a la India Védica y Esparta.
En India los arios impusieron un estricto sistema de castas formada por una nobleza guerrera, dura, ascética y con altos valores espirituales mientras que el dalit, el paria sin casta era condenado a un estilo de vida bajo, sufrían de enfermedades endogámicas, morían  en las peores condiciones.
En este sistema los mejores elementos de la población estaban en las castas más altas mientras que los peores en los más bajos.
El sistema de castas hindús represento un ejemplo de eugenesia negativa, es decir eliminar y limitar la procreación de los peores.
Esparta fue un sistema eugenésico diferente, los espartanos no querían tener una aristocracia fuerte con un pueblo que no lo fuera, para los espartanos no había opción, la población entera seria ascética o no lo seria.
Los espartanos aplicaron su sistema eugenésico a la población en general que genero a los guerreros más fieros y a las mujeres más bellas de su tiempo—las espartanas eran vistas como las mujeres más hermosas de toda Grecia—aplicando severos criterios de selección y educación la sociedad espartana tuvo a los mejores guerreros de su tiempo y como dije a las mujeres de una belleza inigualable.
El Tercer Reich heredo la misma visión de los espartanos, el Tercer Reich no quería una elite sana con un pueblo embrutecido y débil, quería un cambio total en su población, quería un pueblo ascético y noble.
En su día los periódicos más leídos y la comunidad científica elogio el programa eugenésico de la Alemania Nacional Socialista, el control que se estaba llevando en la población, la educación de los niños y jóvenes, los avances científicos que se llevaban a cabo en el campo de la eugenesia.
En tan solo once años Alemania fue el estado eugenésico más avanzado de su tiempo, todo el proyecto eugenésico alemán fue destruido con la derrota de Hitler, posteriormente la eugenesia seria estigmatizada como “ciencia nazi”, se borró cualquier referencia en libros  y paso a ser perseguida mediáticamente, los mismos periódicos que la elogiaron ahora la acusaban de genocida, sus científicos encarcelados y la eugenesia paso a ser un tema tabú.

Para entender la eugenesia moderna tenemos que remontarnos a los siglos XIX y XX sobre todo a las naciones que estaban a la vanguardia: Inglaterra y Estados Unidos.
Tanto la comunidad científica como intelectuales, políticos, magnates y economistas entre otros eran defensores de la eugenesia, podíamos poner como ejemplos a hombres como George Bernard Shaw, el ya mencionado Francis Galton, el presidente Theodore Roosvelt, escritores como D.H Lawrence y Jack London, la enfermera americana Margaret Sanger y el medico americano John Kellogg.
Estos programa eugenésicos incluían la esterilización obligatoria, abortos forzosos, la segregación (tanto racial como de enfermos mentales), la restricción del matrimonio y el control de natalidad.
Sin embargo pese a ser la edad de oro de la eugenesia, esta época estuvo dominada por un capitalismo salvaje y un proceso de industrialización que termino por dar origen al hombre-masa de las grandes ciudades.
La eugenesia moderna no estaba basada en las leyes biológicas si no en criterios económicos y productivos. La burguesía aplicaba la eugenesia a vagabundos, trabajadores, gente de clase baja. No querían un tipo de ser humano superior si no obreros productivos que rindieran más en largas jornadas de trabajo.
Así mientras la burguesía tomaba el té en sus lujosas mansiones se aplicaban esterilizaciones a la clase baja aunque en esta podrían encontrarse hombres y mujeres con un material genético sano y de alta calidad.
Estamos en una época en la que comienza la masificación y lo que las clases dirigentes querían eran ciudadanos productivos que trabajaran duramente para que ellos pudieran tener una vida de lujos.
Aquí comenzó una distorsión de la eugenesia y el origen de una de las acusaciones más comunes sobre ella (que exalta la diferencia entre ricos y pobres), el propósito de un verdadero estado eugenésico es un tipo de ser humano física, mental y espiritualmente superior aplicando las leyes naturales.
Un obrero de clase baja puede tener una calidad genética superior a una persona nacida en el seno de la burguesía, una verdadera biopolitica no hace distinción de clases sociales sino de genes, en este sentido los anglosajones habían distorsionado la misión de la eugenesia al hacerla una ciencia que distinguía clases sociales en lugar de la calidad de los hombres.
No sirve de nada tener un programa eugenésico cuando la mayor parte de la población sufre de hambre, se degenera en los barrios bajos, aumenta la cantidad en disminución de la calidad y se entrega a los peores instintos mientras que la burguesía vive cómodamente en su opulencia.
No obstante y pese a estos defectos, esta época se caracteriza por una libertad científica libre de prejuicios políticamente correctos.
La burguesía estaba conformada por individuos cultos y creativos los cuales dieron grandes aportaciones a la ciencia, la literatura y la filosofía.
Sin trabas ni tabúes la eugenesia pudo avanzar como ciencia, se dieron grandes aportes desde las perspectivas biológicas y antropológicas que ayudaron a aportar fuerza a la eugenesia, poner frenos y prejuicios detiene el avance científico mientras que la libertad científica es progresar.
Actualmente esta libertad científica que se gozaba en estos siglos es absolutamente nula en esta época en la que la ciencia está llena de tabús y moralismos.
Hoy en día las opiniones del dramaturgo George Bernard Shaw sobre aplicar un gas venenoso a los indeseables serian vistas como una apología al genocidio, las opiniones de D.H Lawrence sobre meter a los indigentes en una cámara de gas harían que al autor de “La Serpiente Emplumada” lo llevaran a un linchamiento en los medios y a un juicio por promover el odio.
A pesar de sus obvios defectos la eugenesia moderna permitió mantener una población relativamente sana en las naciones que la practicaron, con la caída de la eugenesia y el advenimiento de una ciencia atada al prejuicio y a los intereses del Sistema estos países cancelaron sus programas.
Los últimos países en abolir sus programas eugenésicos fueron Canadá y Suecia a principios de los años setenta. El resultado fue una sobrepoblación en estos países con una baja de la calidad de sus habitantes.

Hemos visto un breve análisis de dos concepciones diferentes de la eugenesia, mientras que en Esparta se buscaba un hombre superior la potencias imperialistas de hace dos siglos solo querían un hombre productivo sin interesarse en superar la mera condición humana, cada época tuvo sus aciertos y errores.
Estas dos concepciones tuvieron su momento y su época, ya no podemos hablar de llevar a cabo una política eugenésica como en la antigua Esparta, esos procedimientos hoy en día son demasiado primitivos, tuvieron su momento pero la ciencia ha avanzado y la eugenesia también.
No podemos hablar tampoco de una eugenesia como la veían los anglosajones, demasiado clasicista, tuvo su momento pero en este nuevo siglo ha quedado superada.
Tanto la eugenesia antigua como moderna son referencias obligatorias para cualquier estudioso de esta ciencia pero no se puede hablar de volver a resurgir estos dos sistemas, toda ciencia avanza y la eugenesia no es la excepción.
Sin embargo si algo ha sobrevivido es la concepción de los espartanos, la eugenesia para beneficiar al pueblo no solo a una elite, un pueblo sano y vigoroso de hombres libres, en armonía con la naturaleza.
Un tipo de hombre física, mental y espiritualmente superior parte de una comunidad sana y de acuerdo a las leyes naturales.
En conclusión mientras que los anglosajones querían una clase aborregada y dominada por una elite, los espartanos querían un pueblo ascético y vitalista. Esa es la gran diferencia y yo me quedo con la concepción espartana.
Una verdadera política eugenésica debe de estar establecida por el bien del pueblo y no por el provecho de una elite.
No se puede tener un pueblo enfermo con una elite sana, eso es un desequilibrio que causo mucho daño durante los dos siglos pasados, un pueblo sano debe tener una aristocracia sana que lo dirija.
Aunque estas dos concepciones han quedado superadas siempre se debe de mantener el ideal de un mejor pueblo conformado por una mejor humanidad, una comunidad de individuos libres con altos valores éticos y espirituales.
Este nuevo siglo ha dado paso a una nueva concepción de la eugenesia pero que aún no ha visto su historia por los tabús y trabas de un corrupto y decadente sistema científico. El tiempo está por llegar.


Octubre 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario