"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







lunes, 31 de marzo de 2014

La herencia latina



Por Fernando Trujillo

Existe mucha confusión sobre el tema de la herencia latina, en América asociamos el termino con la música samba, cumbia, merengue y otras formas musicales de origen afroamericano pero que no tiene nada que ver con la verdadera herencia latina.
Se nos ha inculcado que somos latinos, que tenemos herencia latina y hemos creído erróneamente que el termino está relacionado con los así llamados “pueblo originarios” y con una confusa mezcolanza cultural.
En realidad lo que creemos que es la herencia latina es un hibrido entre las culturas indígenas y africanas que dieron nacimiento a una cultura basada en ritmos tribales, sensualidad, hedonismo—propio de los países caribeños—el ambiente carnavalesco de fiesta y alegría pero también sin responsabilidades y sin una ética de honor y lucha.
Dentro de esta “cultura latina” se ha eliminado el elemento europeo mutilando la identidad de los pueblos de habla hispana.
Por décadas el termino latino se ha malinterpretando y ha sido usado por políticos, cantantes de reggeton, indigenistas, artistas y la población en general que expresan con mucha ignorancia la proclama “orgullosos de ser latino” y la mayor parte de la población usan este término, se sienten orgullosos de definirse de esta manera pero desconocen por completo su origen y su historia.
Por décadas hemos usado la palabra “latino” para definirnos como sociedad y realmente no sabemos nada de él.
Tenemos una herencia latina pero la desconocemos por completo, en cambio nos sentimos orgullosos de una cultura que no tiene nada que ver con esta herencia, este total desconocimiento de nuestra identidad ha sido una de las principales causas del porque en América Hispana no hemos podido salir adelante como potencia.
¿Qué es Latinoamérica? La expresión fue usada en Francia en los años 1862 y 1863 por Michel Chevalier en sus obras sobre México después el emperador Napoleón III uso esta expresión para justificar la intervención en México alegando que franceses y mexicanos son “hermanos latinos”, de ahí paso en la actualidad a ser un término que excluía a Europa y a la hispanidad de nuestra cultura.
El  concepto de “Latinoamérica” es una invención moderna, una idea usada por movimientos de izquierda de tendencia indigenista para sus luchas de liberación de la influencia occidental.
De esta manera este concepto usurpa el nombre latino pero excluye la verdadera herencia latina de los pueblos americanos, quedándonos con una caricatura, una invención en la que creemos nuestra identidad.
¿Qué lo latino? Una herencia puramente europea, una cultura que tiene entre sus valores lucha, grandeza y conquista.
Latinos era el nombre de los habitantes del Lacio en Italia donde estaba ubicada Roma, cuando Roma comenzó a expandirse primero por la Península itálica y después por Europa conquistando y unificando diferentes pueblos que adoptaron la cultura del Lacio y por lo tanto eran latinos.
Entre esas provincias se encontraba la Hispania Romana de la cual surge España ¿Ha llegado integra la herencia del Lacio a América? Usamos una lengua romance heredara del latín, nuestro alfabeto es latino y nuestro código de leyes está basado en el derecho romano por solo citar algunos ejemplos.
Nuestra cultura, nuestro arte, toda nuestra filosofía y nuestra arquitectura son la herencia latina, estos aportes y esta herencia no son una “imposición cultural” es parte de nuestra vida y nuestro orgullo.
Está en nuestra sangre, aporte de los hombres que llegaron aquí, herederos de la tradición imperial de Roma que fluye dentro de nuestras venas.
Fueron los españoles, los criollos y sus herederos quienes forjaron las naciones de América, quienes construyeron las universidades, quienes nos legaron la arquitectura y una gran cultura que permanece en la ignorancia hasta el día de hoy.
Nos han inculcado una tergiversación del término latino, nos han enseñado a avergonzarnos de esta herencia y nos han enseñado a repudiarla. En general en todos estas décadas se nos ha inculcado un auto-odio y una ignorancia sobre nuestra identidad.
Algunos dirán que España—y por lo tanto América—tiene más influencia árabe por el dominio musulmán que latina pero esto es otro error, los árabes enviaron un ejército beberé del norte de África, casi todos los musulmanes eran españoles convertidos que con la reconquista volvieron al cristianismo, los que se rehusaron fueron expulsados.
Existen aportes árabes a la cultura hispana pero son mínimos en comparación con lo que nos quieren hacer creer.
La herencia del Lacio llego a América con algunas modificaciones culturales pero podemos decir que América tiene una herencia hispanorromana completa.
¿Quiénes quieren borrar esta herencia? Políticos, movimientos populistas de carácter indigenista, intelectuales comprometidos por el establishment y por supuesto la élite anglo-sionista que rige desde Washington, a ellos les conviene que pensemos que somos unos salseros fiesteros orgullosos de una parodia en vez de personas con una identidad firmes y con conocimiento sobre nuestra herencia.
Cuando comencemos a abrazar este legado en lugar de escupirlo seremos capaces de comenzar un nuevo paradigma que se oponga al paradigma democrático actual, no me siento orgulloso de la paródica cultura latina pero si me siento orgulloso de la herencia que vino de Roma y formo a España y a sus hijos. Ese legado que nos dio la filosofía estoica, la aristocracia, el honor y la belleza.


Marzo 2014

domingo, 23 de marzo de 2014

El Poder del Patriarcado (I): Introducción





Por Fernando Trujillo

En el siglo XXI la violencia, la masculinidad, la fuerza, el coraje, el instinto de aventura y de peligro, el ser hombre es ahora políticamente incorrecto.
Estamos viviendo en el siglo del feminismo, de la estrongenizacion, en el siglo del matriarcado donde en Occidente se ha censurado, perseguido cualquier instinto vitalista, la naturaleza masculina se ha visto sometida por dos regímenes intolerantes y que en los últimos años han adquirido un poder casi omnipotente: el lobby gay y el lobby feminista.
Este sometimiento, este régimen comenzó a gestarse en los años sesenta hasta los ochenta en donde fue adquiriendo más poder hasta que en este siglo ha logrado una conquista en todos los medios, en la vida diaria y en el gobierno.
La victoria del matriarcado consiste en haber castrado espiritualmente al hombre occidental, en haberlo domesticado, en haber logrado un control en los medios que censura cualquier muestra de instinto masculino.
Irónicamente a pesar de estar viviendo dentro de un régimen matriarcal las feministas siguen en los medios hablando del patriarcado, ellas siguen insistiendo en que el patriarcado las somete, continúan hablando de una supuesta conspiración “heteropatriarcal” que las persigue y las somete.
Para el lobby feminista y gay cualquier instinto viril es repugnante, ellos no quieren igualdad ni derechos, ellos tienen un odio hacia el hombre, hacia la naturaleza viril y hacia  los instintos masculinos.
Los lobbies gay y feminista están en guerra contra el hombre, el concepto marxista de lucha de clases ha cambiado a “lucha de géneros”, bajo este concepto una mujer exitosa, hermosa y con una posición económica alta sigue siendo una oprimida, mientras que un hombre de clase baja, un obrero es un opresor.
El Patriarcado ha sido tergiversado, acusado de ser el principal opresor de la mujer, ha sido acusado de intolerante, tiránico, sangriento pero este patriarcado existe mayormente en las mentes de los lobbies feminista y gay.
A todo esto ¿Qué es el Patriarcado? En esta serie de textos vamos a ver que significa, su historia y su importancia para salvar la civilización occidental.

El Patriarcado fue la primera gran revolución de la historia, el mundo se moría de matriarcado con su igualdad, su culto al hedonismo y al sedentarismo. La llegada del Patriarcado fue como un golpe, como un rayo que vino a destruir el viejo mundo y construir uno nuevo basado en la lanza, el coraje y la acción.
El Patriarcado es el poder de los hombres, la fuerza humana que triunfa sobre las adversidades, nos mueve a la aventura y construye imperios. Es la voluntad de un pueblo genéticamente sano, de moral elevada y espíritu guerrero que se sobrepone a las guerras, que lucha hasta conquistar.
Este es el principal motivo de la persecución del Patriarcado, porque está ligado a un gobierno fuerte como lo fue Esparta, la Roma imperial o los regímenes fascistas del siglo pasado. Es un sistema que cría a líderes y hombres de carácter que hagan frente al Sistema y eso es lo que no quieren, el Sistema que nos rige actualmente quiere borregos, hombres afeminados y débiles para dominarlos. Por eso su persecución y estigmatización.
A lo largo de estos articulo veremos lo que es el Patriarcado, esto fue una pequeña descripción pero veremos lo que representa, su espiritualidad, su poder a lo largo de la historia y esperemos que su pronto resurgir.
Veremos su contraparte lo que es el matriarcado, las civilizaciones matriarcales con su espiritualidad y su dominio sobre el mundo moderno. Del matriarcado podemos decir primeramente que no es una sociedad regida por mujeres como se cree mayormente—las sociedades gobernadas por mujeres son ginecracias—sino por un tipo de mentalidad y espiritualidad en los que predominan el culto a la igualdad, a la promiscuidad y a la debilidad. Veremos el papel de la mujer dentro del Patriarcado que contrariamente a la idea feminista no era oprimida sino que tenía un sitio al lado del hombre. Veremos los falsos patriarcados o también podríamos decirles patriarcados tergiversados de las sociedades semitas en los que la mujer es un objeto sin valor.
El objetivo de estos artículos será limpiar al Patriarcado de las mentiras y mitos a su alrededor, ver la importancia vital de su resurgir en este siglo, su poder y su historia.
Quisiera aclarar también que esta serie de artículos no es apta para manginas, hombres feministas (termino bastante risible), personas “open mind”, metrosexuales, hipsters, bienpensantes, veganos, hippies, ambientalistas, feministas radicales y bronies. Por el contrario estos artículos son para los hombres y mujeres que quieran conocer la verdad sobre el Patriarcado, personas con amplio criterio, todos aquellos que estén hartos de esta sociedad feminista y quieran la verdad sobre el poder del Patriarcado.
Esta serie de artículos defienden la violencia, la cacería, el consumo de carne, la masculinidad y la heterosexualidad todo lo que esta prohibido en la sociedad feminista de este siglo.
El tema del Patriarcado como veremos está ligado a la eugenesia, una genética sana está ligada a este tipo de gobierno. Todo pueblo necesita hombres y mujeres de una alta calidad genética para llevar adelante a su nación.
Solo existen tres elementos que podrán salvar a la civilización occidental de su catástrofe: la eugenesia, la paleodieta y el Patriarcado.
El poder del Patriarcado, es el poder de los hombres, la fuerza humana que está en letargo en este siglo. Es tiempo de despertarla.


Marzo 2014

viernes, 14 de marzo de 2014

El victimismo como instrumento político



Por Fernando Trujillo

Dentro de la piscología el victimismo es una patología en la que la persona suele tener un sentido de autocompasión, paranoide y fingir constantemente ser la víctima para llamar la atención de otros.
En la política esta tendencia es manifestada por una minoría para poder adquirir beneficios económicos alegando daños históricos, persecución o hechos del pasado que no deberían tener repercusión en el presente.
A este le sigue una demonización de un rival ideológico, cualquiera que haga ver públicamente la actitud victimista de un grupo es rápidamente será tachado con cualquier palabra del Sistema (racista, homofóbico, etc.) para devaluar su opinión.
Esta actitud está presente en los grupos indigenistas de América usando constantemente la Leyenda Negra anti-española para justificar la pobreza en la que se encuentran las comunidades indígenas, esta pobreza no se debe a algo que sucedió quinientos años atrás si no a la falta de interés del gobierno e ignorancia de mucha de esa gente en cuestiones tecnológicas que pudieran usar para su beneficio y en la demagogia de ciertos grupos de indigenistas que no quieren que estos avancen. .
No obstante para los grupos indigenistas—conformados en su mayoría por gente de las ciudades, de la burguesía que no conocen el medio indígena—toda la culpa la tiene un hecho que sucedió siglos antes y siguen usando esa acusación una y otra vez.
En lugar de trabajar duro y encontrar métodos para poder sobresalir estos grupos culpan  a terceros para así tener beneficios gratuitos de un gobierno al que supuestamente detestan.
El siglo XX y XXI son los siglos del victimismo, el tiempo en el que no se lucha para sobresalir sino que se piden derechos tal cual mendigo.
La así conocida “culpa blanca” ha movido a los pueblos occidentales a abrir sus fronteras y a tolerar la destrucción de su cultura. Este sentimiento de culpa lo ha llevado a un patético sentimiento de tolerancia y sumisión que le ha hecho perder su orgullo.
El hombre occidental debe pedir perdón constantemente, debe arrodillarse, sentirse avergonzado de su pasado, de su historia y de su sangre. Esa es la máxima que se le ha enseñado por años y años de lavado de cerebro multicultural.
El victimismo es un instrumento de grupos parasitarios para conseguir fondos económicos, votos, una posición de poder, sin embargo quienes menos reciben son los miembros de la comunidad a la que dicen representar.
Podemos ver el victimismo entre los negros que constantemente culpan al hombre blanco de su desgracia, incluso cuando pertenecen a un nivel socioeconómico alto, de fama y prestigio se siguen viendo a sí mismos como víctimas de racismo.
Tanto los negros como los indígenas están amparados por organizaciones de derechos humanos pero los que son los tres lobbies más poderosos y ha usado el victimismo a su favor han sido el lobby judío, el lobby gay y el lobby feminista. Los tres incuestionables, los tres con el poder de destruir la vida de alguien con solo tronar los dedos, los tres intolerantes y dispuestos a perseguir mediáticamente a aquellos que los cuestionen.
El temor es un factor clave para este tipo de organizaciones, el lobby gay difunde el temor a la sociedad homofóbica, el lobby feminista el temor al supuesto patriarcado para mantener una unión mientras que el lobby judío mantiene la idea del antisemitismo para tener a su comunidad adherida a sus ideales.
El miedo a los gentiles, el miedo a los heterosexuales, el miedo a los hombres, la persecución mediática de estos tres grupos, el miedo es el arma que usan estos tres lobbies para mantener unidos a los suyos.
Lo que está detrás de estas organizaciones es la demagogia pura, el vivir del trabajo de otros, el prestigio y poder de los medios.
En la actualidad el victimismo se puede ver en los criminales, un violador o un asesino siempre aparecerá como una “victima incomprendida” en los medios mientras que el sistema de justicia y las verdaderas víctimas aparecerán como villanos.
Las organizaciones de derechos humanos han volteado las cosas a favor de los criminales, de esa manera los pederastas son incomprendidos, los peores asesinos en serie son “víctimas de la sociedad”, el que apuñala y roba es otra “victima de las circunstancias”.
Por ejemplo si unos indigentes violan y asesinan a una mujer, entonces en los medios se les vera como “jóvenes incomprendidos”. Si un negro asalta y viola entonces en los medios aparecerá como una “víctima del racismo”.
El victimismo se ha vuelto un instrumento para obtener beneficios legales, para no tener culpas y para tener la opinión pública a su favor.
Los países tercermundistas adoptan esta actitud para recibir compensaciones económicas del “opresor” europeo a pesar de que su independencia ocurrió tiempo atrás.
Claro es más fácil exigir dinero que trabajar duro para poder salir adelante, es mejor decir que fuimos “saqueados”, “explotados”, “esclavizados” en lugar de buscar soluciones a nuestra condición. Es mejor exigir derechos que luchar por ellos.
Nadie tiene porque ayudar a los países del tercer mundo, esta actitud de donar constantemente dinero es negarles la oportunidad de que salgan de su situación por ellos mismos y al mismo tiempo alentar una actitud parasitaria.
El victimismo terminara cuando cada quien acepte sus responsabilidades, cuando cada raza tenga su orgullo y cuando dejemos de llorar por el pasado pidiendo compensaciones en el presente. No hay que arrodillarse, no hay que pedir perdón ni avergonzarse de nuestra sangre.


Marzo 2014

jueves, 6 de marzo de 2014

Optimismo es cobardía



El mundo es un lugar oscuro
Esconderse tras el optimismo es cobardía
Son tiempos crueles
Tiempos que requieren una espada
Crisis financiera
Hipocresía
Violencia
El optimismo no cambiara nada
Pensar positivo
Son actos de cobardía
Llueve
Sobre las ruinas de este mundo
Solo queda luchar
Optimismo es cobardía


© Fernando Trujillo



20-06-13