"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 22 de enero de 2015

La unidad de la cultura occidental



Francis Parker Yockey

Desde el principio, la Cultura Occidental ha sido una unidad espiritual. Este hecho básico y formativo universalmente contrasta del todo con el punto de vista ignorante y superficial de aquellos que mantienen que la idea de la unidad de Occidente es nueva, un elemento técnico que sólo se puede producir a partir de una base limitada y condicionada.


Desde su llanto de nacimiento en las Cruzadas, la Cultura Occidental tuvo un Estado con su emperador a la cabeza, una iglesia y una religión, el Cristianismo gótico, con un papa autoritario, una raza, una nación y un pueblo que se sentía distinto y unitario, y que también era reconocido por las fuerzas exteriores. Había un estilo universal, el Gótico, que inspiró y dio forma a todo el arte, desde los oficios hasta las catedrales. Había un código ético para la relación entre los estratos culturales, la caballería occidental, creado a partir de un sentimiento del honor puramente occidental. Había un idioma universal, el latín, y una ley universal, la ley romana. Incluso en la adopción de formas más antiguas, no-occidentales, Occidente fue unitario. Convirtió esas formas en una expresión de su propia alma y las universalizó.



Más importante que todo esto, esta Cultura se sentía a si misma como una unidad de poder en contra de todas las fuerzas externas, fueran bárbaros, como los eslavos, turcos o mongoles, o civilizados, como los moros, judíos o sarracenos. Diferencias nacionalistas embrionarias existieron desde entonces dentro de Occidente, pero estas diferencias no eran sentidas como contrastes, y no tenían todavía la posibilidad de convertirse en el foco de una lucha por el poder. Un caballero Occidental estaba peleando por su patria ya fuera en una batalla contra los eslavos o los turcos en las ciénagas orientales alemanas, contra el moro en España, Italia o Sicilia, o contra los sarracenos en el Levante. Las fuerzas externas reconocían también esta unidad interna de Occidente. Para el Islam, todos los occidentales eran catalogados como el mismo tipo de infieles.

Esta elevada unidad Cultural desarrolló consigo sus ricas posibilidades en las Naciones-idea, en las que se realizaría gran cantidad de la historia occidental, ya que formaban parte del plan divino que una Alta Cultura crea como fases de su propio desarrollo; no sólo elevadas unidades estéticas, escuelas de música, pintura, y lírica, elevadas unidades religiosas y filosóficas, escuelas de misticismo y teología, grandes instituciones de conocimiento natural, escuelas de técnica e investigación científica, sino también elevadas unidades de poder dentro de si misma; Emperador contra Papado, Estados contra Emperador y Papa, sublevaciones contra el Rey, Nación contra Nación. Durante los tiempos góticos, la lucha por el poder intercultural entre emperadores y Papa estuvo siempre estrictamente subordinada, por la conciencia universal, hacia la amenaza exterior de los miembros ajenos a la Cultura, el bárbaro y el pagano. Las Naciones existían entonces, pero no como unidades de poder, no como organismos políticos. Los miembros de las distintas naciones se sentían a si mismos diferentes de los demás, pero las diferencias en ningún caso determinaban por completo una distinta orientación de la vida. Un ataque eslavo, turco, o moro era recibido en Europa por fuerzas conformadas de todas las partes de Europa.

La primera expresión política de Europa fueron las cruzadas, en donde Europa fue una unidad de poder, actuando unitariamente en contra del mundo externo en una auto-afirmación de su alma recién nacida. Paralelamente a esta forma de política se originó la tensión, que duraría tres siglos junto a la Cultura, entre las facciones gemelas de Emperador y Papa. Y entonces durante la mitad del siglo 13 comenzó la revuelta de los grandes barones y obispos contra el poder absoluto de los emperadores y el papado. Este fue un paso adelante contra la unidad cultural primaria, pero en ningún modo afectó la gran idea esencial de unidad de Occidente vis-á-vis cualquier fuerza extra-Cultural. Inclusive, durante este período, el Papa decretó que la ballesta era una arma barbárica y prohibió su uso contra todos los miembros de la cristiandad occidental, pero expresamente aprobó su uso contra los bárbaros y paganos. 

El incremento de la diferenciación política dentro de la Cultura fue el simple proceso orgánico para conformar las múltiples posibilidades del alma de la cultura Occidental. Todo este proceso era necesario orgánicamente, e incluso divinamente, ya que el alma de una Alta Cultura es una emanación directa de la mente creadora de Dios. El desarrolló desembocó con el rompimiento de la unidad religiosa de Occidente, en el Renacimiento, la Reforma y Contrarreforma. Este fenómeno, religioso de origen, nos muestra el significado verdadero de lo político: donde sea que una idea o movimiento suprapersonal ascienda en intensidad hasta el punto donde se involucre una cuestión de vida o muerte, entonces se convierte en político, independientemente de si su origen perteneciera a la esfera de lo no-político. A partir de ese momento, los competidores son Estados, organismos políticos, independientemente de cómo se denominen ellos mismos, y la manera en que el organismo se conduce es de manera política: dividiendo el mundo en amigos y enemigos; buscando el poder, y no la verdad; persiguiendo la alianza, la guerra y la negociación, y no la conversión y la salvación. Esta es la lección que nos dejan los siglos tanto de la Reforma como los del conflicto Imperial-Papal.

El acompañamiento al rompimiento de la unidad religiosa, que se convirtió a sí misma en una lucha política, fue el ascenso del Estado dinástico, y el inicio de guerras interculturales a grandes escalas entre los estados Occidentales. De nuevo, el proceso desunificador de la Cultura fue limitado. Las guerras inter-europeas que tomaron lugar estuvieron condicionadas con un gran Pacto, sentido y comprendido por todos, de que los Estados Europeos pertenecían al mismo mundo Cultural. En consecuencia estas guerras nunca procedieron al aniquilamiento político del oponente. Eran llevadas sólo hasta el punto limitado en donde la guerra se convirtiera en objeto de negociaciones, las cuales satisficieran ambos bandos.

La entrega de una franja de territorio, o el reconocimiento de una herencia, eran las cuestiones a las que se limitaban estas guerras interculturales. La escala de estas guerras dinásticas incrementó gradualmente, hasta que la forma dinástica llego a su fin, hacia el final del siglo 18, cuando una nueva forma de lucha por el poder intercultural emergió. Fue también durante estos siglos de política dinástica, con sus guerras limitadas, y su consecuente preservación de la unidad Cultural, que otro tipo de política, con otra forma de guerra, se introdujo entre la unidades políticas Occidentales y las fuerzas externas: La Política Absoluta.

Estas guerras no estaban condicionadas bajo la mutua afiliación a la Alta Cultura, ni la presencia de un código de honor en común, ya que el bárbaro y el pagano no compartían el sentimiento de las obligaciones de la caballerosidad Occidental. Las Guerras Husitas, 1420-1436, nos muestran la naturaleza de la guerra entre un pueblo perteneciente a la Cultura Occidental y un pueblo bárbaro. Por 16 años, los ejércitos husitas ocuparon largas áreas de Alemania, quemando, ultrajando, asesinando, destruyendo. Esta explosión de nihilismo eslavo estaba desconectada por completo con cualquier objetivo militar, y fue entonces una temprana expresión de lo que hoy llamamos Bolchevismo, el espíritu de negación y destrucción, donde sea que se manifieste, que clama por la aniquilación de todo lo Occidental. Durante los siglos del Gótico y el Barroco, fueron primordialmente Alemania y España quienes protegieron el cuerpo de Occidente, y lo salvaron de los horrores bárbaros, los cuales serán su destino, si es que las fuerzas externas prevalecen. 


LA PROCLAMACIÓN DE LONDRES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario