"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 30 de abril de 2015

El anti-yanquismo



Por Fernando Trujillo

El siguiente artículo no es un discurso antiyanqui tan presente en los círculos disidentes y de protesta social pero tampoco es una apología al americanismo, sino un texto que profundiza en la cuestión antiyanqui.
El repudio por la política expansionista americana con su Doctrina Monroe que ha estado latente por casi doscientos años y que ha intervenido a nivel mundial a lo largo de la historia, la Operación Cóndor en Iberoamérica que causo desapariciones y mucho dolor así como las actuales intervenciones en medio oriente son algunas de las principales razones de este profundo odio antiyanqui en el mundo.
El discurso antiyanqui es usado tanto por la izquierda como por los grupos nacionalistas como critica a la globalización, al capitalismo y a las intervenciones militares. Esta crítica es totalmente valida pero llega un momento en el que se llega a un punto que se vuelve risible, que se vuelve odio puro, incluso he visto en redes sociales como se usa la burla con el atentado a las Torres Gemelas—dudo mucho que fuera un autoatentado como aseguran los conspiranoicos—y alabar la inmigración masiva para extinguir a un pueblo.
Sin meternos en la cuestión migratoria a Estados Unidos que en si es un tema que abarcaría un ensayo completo, hacemos una dura crítica a la inmigración masiva europea pero de alguna manera alabamos la inmigración masiva a Estados Unidos a la que vemos como una reconquista ¿Alguien ve la incongruencia? Primero decir que esta ola migratoria no es una hispanizacion como la ven muchos, es una chicanizacion ¿Qué significa esto? Es chicano es un hispano nacido en Estados Unidos, su primera lengua es el inglés, su indisocracia es una mezcla entre los valores yanquis y latinos, la música hip hop, la mezcla entre español e inglés, no siente ningún lazo afectivo por la herencia hispana—su mentalidad está influenciada por la leyenda negra antiespañola—tienden a formarse en clicas delictivas como una forma de identidad con rituales que incluyen el asesinato y la violación. *
Quienes aprueban leyes para la inmigración masiva a Estados Unidos y Europa son las élites financieras que controlan la cúpula en el poder no el pueblo americano, que como todos los pueblos en la actualidad sufre de un sistema corrupto e injusto.
Volviendo a la cuestión del anti-americanismo lo que más me llama la atención en grupos de izquierda es que estos no atacan el estado multicultural sino al pueblo blanco, la cultura anglosajona a la que ven como dirigente del país. Dejemos algo en claro el sistema yanqui hace mucho dejo de estar en manos de los anglosajones, quien controla esta cúpula lo que menos le interesa es el pueblo blanco al que ha estado destruyendo desde hace décadas.
Deberíamos preguntarnos ¿A quién sirve el anti-americanismo? ¿Cuál es la línea entre la crítica política, totalmente valida y el odio antiblanco encubierto?

Spengler apuntaba en sus “Años decisivos” que la Norteamérica (refiriéndose a Estaos Unidos) rural, anglosajona, de los pioneros y los vaqueros fue derrotada en la guerra civil por la Norteamérica de los banqueros, de los hombres de ciudad con ideales progresistas y liberales, del imperio del dólar. No se equivocaba, fue esta visión del mundo la que se terminó imponiendo en aquel conflicto fratricida.
Nuevamente se debe preguntar ¿A quién beneficia el anti-americanismo? Para grupos de música de protesta como los mexicanos de Molotov la actitud antiyanqui sirve para vender su música a los ingenuos, para después hacer comerciales para Pepsi o vender sus conciertos al país al que critican. Para los políticos populistas como Morales y Maduro sirve para tener un enemigo al cual culpar de la situación del país, para unir a sus pueblos bajo sus políticas y acusar a rivales políticos de estar relacionados con este imperio.
En estos casos el odio anti-americano les sirve a los políticos iberoamericanos como un falso patrioterismo, como una forma de tener al pueblo en el bolsillo, ocurrió en México durante el gobierno de Echeverría que públicamente mantenía un odio antiyanqui y lo usaba como propaganda política. Claro para estos políticos populistas es fácil después reunirse con el mandatario americano de turno, tal como paso cuando Chávez le regalo a Obama “Las Venas Abiertas de América Latina”.  
Irónicamente estos grupos anti-globalización y antiyanquis también sirven a los mismos intereses de la globalización al querer la caída de una nación, la destrucción de un pueblo y (repito) la especifica destrucción del pueblo anglosajón. La globalización anhela destruir todos los pueblos, las identidades raciales para crear un mundo sin fronteras, sin identidad, un infierno tercermundista y multicultural. El odio anti-americano es una estrategia precisamente de la globalización.
Es irónico también que muchos de estos grupos de izquierda sean defensores de las Farcs—entrenadas y armadas por el gobierno yanqui al que supuestamente odian—colaboren con organizaciones de derechos humanos y pseudo-ecologistas asociadas a este mismo gobierno.
La crítica a la política intervencionista, al capitalismo es algo valido pero muchos grupos antiyanquis al mismo tiempo que odian la política y la cultura de masas, son los primeros consumidores de esta política. Tienen sus ipads, sus iphones, ven series como Breaking Bad y Friends, escuchan la música de Nirvana, ellos mismos consumen esta cultura degenerada y odian la América tradicional, que ha desaparecido.
Los grupos antiyanquis desconocen la cultura americana, muchos de ellos creen que la cultura americana es lo que ven en la televisión, lo que ven en las revistas, lo que ven en las películas y lo cierto es que toda es la imagen es diseñada por las oligarquías, como una forma de degenerar a un pueblo y al mismo tiempo mover un odio en otros pueblos.
La cultura americana es mucho más que Hollywood, Mtv, Wall Street, Bush, Obama, la verdadera cultura americana es la de los colonos, el amor a la tierra, el derecho a portar armas, a la familia, a la vida rural, a la libertad.
Esta verdadera cultura americana (ajena a esa basura de los medios) ha dado a genios como Ezra Pound, Lovecraft, Henry Ford, Jack London, Francis Parker Yockey y Norman Rockwell por mencionar a algunos.
Todo esto representa a una gran cultura en decadencia, a una cultura opacada por esa parodia mostrada en los medios, por un gobierno regido por las oligarquías bancarias que han destruido esa cultura desde dentro.
El enemigo deben ser las oligarquías no un pueblo, una cosa es odiar un sistema político y otra odiar un pueblo. Así como el pueblo británico no es su gobierno, así como México no es el PRI, así como Europa no es la OTAN.
El pueblo anglosajón tiene derecho a tener su propia cultura y su derecho a defenderla, mismo derecho que tienen todos los pueblos de este mundo.
Al momento de hacer crítica política y social seamos congruentes, analicemos todas las perspectivas y no caigamos en el odio absurdo del antiyanquismo.

Abril 2015

*Para saber más de este tema recomiendo leer el extraordinario ensayo Globalistan, construyendo el archipiélago Gulag del futuro tercermundismo global de Europa Soberana, sobre todo la segunda parte dedicada a la cuestión de Norteamérica y la inmigración masiva.




2 comentarios:

  1. un excelente articulo, realmente me encanta leerte oye deberías hablar sobre suecia y su politica ridicula de multiculturismo que la a llevado al extremo

    ResponderEliminar
  2. Es una buena idea para un nuevo articulo pero tengo que leer a fondo sobre el tema para poder dar una reflexion. Saludos

    ResponderEliminar