"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







martes, 26 de mayo de 2015

La inquisición digital




Por Fernando Trujillo

Hace unos días las redes sociales se armaron de polémica por las declaraciones “racistas” de Lorenzo Córdova presidente del INE en el que hace unos comentarios bromeando sobre una etnia indígena.
A través de las redes sociales se hicieron memes, usuarios exigieron su renuncia, hablaron sobre la marginación de los indígenas y la importancia de su cultura—personalmente dudo que la mayoría sepa lo básico de alguna de estas culturas—y se hicieron comentarios contra el racismo. Todo este circo hipócrita propio de las redes sociales solo me hace confirmar que vivimos en una sociedad vigilada y con una inquisición digital.
Claro dentro de nuestros perfiles de Facebook, Twitter, somos personas cultas, optimistas, triunfadoras, humanistas pero esto es un disfraz, en el mundo real hacemos chistes de los indígenas, usamos las palabras “indio”, “naco” para referirnos a alguien y claro cuando a un personaje importante como es el caso de Córdova le sucede esto entonces sacamos nuestra doble moral, nuestro discurso hipócrita y defendemos una causa que no nos interesa.
Hace unos años sucedió algo similar con la atleta Yelena Isinbaeva que por unas declaraciones que se alejaban del discurso políticamente correcto de inclusión, fue insultada, criticada severamente por la inquisición de las redes sociales, toda esa masa de usuarios que detrás de un monitor esperan la oportunidad para agredir, violentar y ridiculizar a cualquier persona por un comentario, una broma o una decisión pública.
En todo este asunto de Córdova nadie vio lo más inquietante y es que independientemente de sus declaraciones, está el tema del espionaje telefónico, de la vigilancia en internet, de que como sociedad nos vamos acercando cada vez más al modelo orwelliano.
Todas tus conversaciones en Facebook son registradas, a través de tu celular, de tus cuentas en alguna red social, saben dónde estás, con quien estas, si estamos en una sociedad vigilada pero esto nadie lo vio, todos se fueron por la superficie.
Esta inquisición librepensadora no vio esto, solo les interesa atacar personajes públicos, insultar y crear memes pero sin conocer a fondo una cuestión o darse de aires de superioridad moral con sus conocidos y extraños.
Y esto al sistema político le funciona, crear un pan y circo para que las masas se distraigan y no prestar atención a lo verdaderamente importante.
Si haces un chiste sobre los homosexuales o sobre algún tema políticamente incorrecto y eres grabado, subido a youtube entonces tendrás a miles de usuarios insultándote, haciendo memes de tu persona, incluso llegando a investigar tus datos personales y los de tu familia todo por un comentario o una opinión propia.
Contrario a la creencia popular no estamos viviendo en una época de libre expresión o pluralidad de opiniones, estamos en una época represiva, en donde salirse de la línea de pensamiento te puede llevar a la cárcel.
Lo hemos visto en Francia—país que presume de defender la libertad de expresión—donde el comediante Diudonne ha sido condenado por los medios debido a su actitud antisionista, donde una persona que hizo una sátira de Charlie Hebdo está condenado a una pena de cárcel y en donde las redes sociales se han vuelto una inquisición digital condenando, burlándose y sacando todo su odio por una persona.
Esto lo pudimos ver recientemente con el caso del torero Saúl Jiménez que sufrió una cornada en el cuello, cientos de animalistas que predican la no-violencia y el amor por los animales se burlaban del hecho, pedían más sufrimiento y muerte de toreros, de la manera más vil—como solo la chusma sabe hacerlo—humillaba y se regocijaba con el sufrimiento de un ser humano.
También viene al caso recordar el caso de Gabriela una chica obesa que se suicidó y los usuarios de estas redes hicieron burla del hecho con memes y comentarios despectivos, mismos usuarios que hipócritamente dicen amar a los animales, indígenas y comparten fotos de niños obsesos y gatos mutilados.
Una vez alguien dijo—no recuerdo quien—que Twitter era el reino de los mediocres y resentidos, le falto agregar Facebook pero tuvo razón en esas palabras. En las redes sociales se ha gestado una inquisición conformada por una chusma de usuarios que creen tener el poder de juzgar y de condenar a cualquiera que haga una declaración impropia o diga algo que salga del limitado pensamiento de las masas.
El ser humano no ha cambiado, continua siendo una criatura hipócrita y prejuiciosa pero ahora cobardemente detrás de un monitor opina, juzga y difama sin tener alguna consecuencia. Nuevamente una nueva inquisición.
Desde que a las masas se les dijo que tenían el derecho de opinar o de decidir a un gobernante estas lo han usado para darse aires de superioridad, de creerse mejor que cualquiera, se etiquetan a sí mismos de ateos, animalistas, librepensadores, opinologos, humanistas pero a pesar de estos aires de intelectualidad que creen tener continúan siendo una masa ciega, seguidora de modas y dogmas.
Lo único que logran es vomitar su rencor y desahogarse de las frustraciones de una vida vacía mientras que todo lo que publican queda registrado, todo lo que opinan sin conocimiento no significa nada para este sistema.
El más grande logro de las redes sociales ha sido mostrar al ser humano tal como es—sobre todo al ser humano de este siglo—una criatura mediocre, irracional y cobarde que ataca por la espalda.
Esto es lo que es esa inquisición digital formada por los usuarios de estas redes, pan y circo que sirve para sacar sus frustraciones en un momento efímero pero que al final no sirve de nada.


Mayo 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario