"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







lunes, 23 de noviembre de 2015

La sumisión de Europa



Por Fernando Trujillo

No es necesario que de un resumen sobre los trágicos atentados del viernes 13 de noviembre, todos a través de los medios fuimos testigos de lo ocurrido, por medio de las redes sociales seguimos las noticias sobre aquel nefasto día. Definitivamente no es necesario hacer escribir sobre lo que paso.
Así diez meses después del atentado a Charlie Hebdo una vez más Francia, cuna de los derechos humanos, de la democracia moderna, del altruismo progre fue víctima de aquellos a los que da asilo y defiende del “malvado” racismo.
También vimos las reacciones, en muchos indignación mientras que la mayoría en redes sociales se apresuraron a poner el símbolo asociado a la paz con la torre Eiffel, se creó un hasta con la frase Pray for Paris y miles de usuarios se pusieron los colores de la bandera francesa en sus fotos de perfil, todo tenía un mensaje de pacifismo y tolerancia. En los medios rápidamente comenzó a advertirse sobre la islamofobia y que el mayor peligro lo representaban los partidos de ultraderecha con el Frente Nacional de Le Pen a la cabeza, ignorando la Yihad sobre Europa.
Porque señores esto es una guerra, esto no comenzó este viernes 13, tampoco comenzó con los refugiados ni con el atentado a Charlie Hebdo, esta guerra siempre ha estado presente pero el mundo occidental se ha negado a verla.
Inmediatamente salieron comentarios hablando de que Francia lo merecía por sus bombardeos a países de medio oriente, las elites financieras lo merecen estoy de acuerdo pero no ciudadanos inocentes.
También salieron los teóricos de conspiraciones de internet, blogueros, intelectuales de izquierda para hablar de falsa bandera, autoatendados y conspiraciones imposibles del Mossad, la CIA y la ultraderecha. Al pareces esta gente vive en un mundo donde no existe el terrorismo islámico.
Entre todas estas reacciones encuentro muchas que hablan de pacifismo y de lucha contra la así llamada islamofobia, lo que podemos ver a qué grado de sumisión ha llegado Europa y el resto del mundo occidental.
En el mes de octubre la comunidad musulmana se quejó del tradicional festival Oktoberfest en Alemania, diciendo que era “inmoral” para ellos, dentro de sus comunidades imponen su propia Ley Sharia y critican con odio el vestuario de las mujeres europeas, la enseñanza en las escuelas, los festivales tradicionales, la cultura que les abrió las puertas, los hábitos alimenticios. Si, sé que no todos son como los estoy describiendo, sé que existen casos que son tolerantes y respetuosos pero son una minoría.
Actualmente tras los atentados los países europeos están cerrando las puertas a los refugiados, hay toque de queda en Francia, en Bruselas, donde la gente se ha encerrado en sus casas temerosos de los extranjeros a quienes abrieron las puertas, con miedo a otro atentado más sangriento que el de Paris.
Hace unos meses en Estados Unidos sucedieron los disturbios de Baltimore (ver mi artículo Baltimore y el conflicto étnico), ahora jihadistas masacran civiles inocentes una vez más en Francia, el choque de razas y civilizaciones se ha dado en toda la historia, se seguirá dando mucho tiempo después en el futuro pero el pensamiento occidental se ha sumido en un altruismo y optimismo que le ha cegado ante esta dura realidad.
Por mucho tiempo en occidente creyeron que el jihadismo, el conflicto en medio oriente era algo que no les tocaría, algo que existía en otro lugar alejado de su zona de confort pero siempre estuvo en sus ciudades, siempre estuvo y ha estallado.

Este año se publicó la novela Sumisión de Michel Houellebecq, por ahí leí que le llamaban de forma burlona “Los Protocolos de los Sabios de Sion del siglo XXI” pero eso no importa, Houllebecq con su crítica despiadada a la sociedad posmoderna me parece el Celine de nuestra generación, un escritor terriblemente lucido, crudo y genial.
Sumisión es una ficción política muy al estilo 1984 de Orwell, en ella se narra un futuro cercano donde Francia tiene un presidente musulmán que con una alianza con los socialistas logra vencer en las elecciones al Frente Nacional.
El protagonista llamado Francois no es un Winston Smith (un disidente en medio de un mundo controlado), es un ciudadano promedio que es testigo de los hechos de la novela, las elecciones, el ascenso de este carismático presidente, los cambios sociales.
Vemos una Francia (y a la vez una Europa) cada vez más cercana donde los europeos que se han convertido al islam gozan de mayores beneficios que los otros, donde la poligamia es algo normal—en un pasaje de la novela un compañero de Francois convertido tiene una esposa adolescente—para los conversos y en donde las mujeres han cambiado las faldas por los vestidos largos.
Francois no es un disidente, es alguien normal que mira pasivo todos los cambios sin el menor deseo de cambiar. También puede ser llamado jean Claude, Tristan, Alphose o cualquier nombre europeo, al cabo valdría siendo lo mismo. Es la representación del europeo blanco sumiso.
El tiempo es cíclico, la historia se va repitiendo y estamos viviendo en un mundo semejante al del imperio romano en decadencia, vemos una Europa decadente siendo rodeada de barbaros portadores de una virilidad y espiritualidad fuerte.
Cada vez que una civilización entra en una fase de decadencia aparece los barbaros como una forma de equilibrio, la Europa moribunda condenada por su excesivo altruismo y tolerancia enfrentada a las sociedades islámicas, barbaros con los instintos intactos y una fe vigorosa. Mientras los representantes del islam llaman a la Yihad, el Papa católico pide tolerancia para los musulmanes y acusa a los cristianos que usan armas de hipócritas.
Actualmente en la civilización europea no hay otro Charles Martel, no hay otro Vlad Tepes ni otro Juan de Austrias y de haberlos la mayoría de Francois los acusarían de “fascistas”.

¿Es el islam el futuro de Europa?
Vemos como la Unión Europea ha tomado el lugar del decadente imperio romano y como Isis y demás grupos musulmanes han tomado el lugar de los barbaros en este ciclo repetitivo que es la historia.
Por supuesto que los barbaros que conquistaron Roma posteriormente se convirtieron al cristianismo pero eso fue en otra época, en la nuestra el catolicismo se encuentra en debacle, sus iglesias abandonadas, su Papa llamando a la paz en vez de la espada y su doctrina cada vez más racionalizada dejando de fura los elementos espirituales.
Los jihadistas son musulmanes devotos, ellos luchan por razones espirituales, no les importa morir en batalla si con ello ganan una recompensa celestial, ellos tienen una fe incuestionable por la que pelear.
El cristianismo no tiene fuerzas para luchar contra el islam, está agotado y el islam es una fuerza feroz.
En la novela Sumisión vemos como la conquista del islam en Europa no es por la violencia sino que poco a poco se va haciendo presente sin que los cristianos tomen fuerza, la observan con desgana. Vemos como se apodera de las universidades, del estilo de vida, de la cultura. Es una conquista sin necesidad de las armas, ante la sumisión del europeo el islam se va colocando como victoriosa.
Varg Vikernes en su texto “Sobre el islam en Europa” habla sobre esta conversión de los europeos al islam tal y como sucedió con el cristianismo, también especula que en mil años vendrá otra religión en medio oriente que llegue a la Europa islámica como amenaza en un continuo ciclo de conquista religiosa.
Una fe moribunda va desapareciendo mientras que una fe fuerte se va expandiendo sobre su territorio, tal como está pasando en estos momentos en el mundo occidental.
Actualmente la OMS hablo de lo potencialmente cancerígeno que era el tocino y las carnes derivadas del cerdo—animal impuro en el islam—también hablo de lo peligroso que era el consumo de alcohol—adivinaron también peligroso en el mundo musulmán—lo que estamos viendo a estas alturas puede considerarse una victoria.
De seguir así los últimos bastiones del cristianismo serian la Europa Oriental—con un cristianismo ortodoxo más vigoroso y tradicionalista—y los pueblos de América Hispana.
No soy geopolítico ni profeta para decir que será así pero nos aproximamos a este escenario, por lo pronto si ustedes son como Francois les recomiendo que disfruten del tocino y el próximo festival del Oktoberfest porque con esto de querer agradar a la comunidad musulmana tal vez sean prohibidos.
Veremos cómo suceden los próximos acontecimientos pero no se puede negar más que estamos en una Yihad, que el islam está ganando cada vez más poder en el estilo de vida occidental y que el escenario de Sumisión es una realidad palpable.

Noviembre 2015




domingo, 15 de noviembre de 2015

El efecto cuento



El artículo que voy a tratar servirá para crear una historia, cuento o narrativa para crear cambios mágicos en su entorno y el entorno de otros si así lo desea. Las historias nos cambian cada día por muy mínimo que sea el efecto, todos podemos llegar a ver que nos enfrascamos en las historias, algunos creen en duendes, magos, aliens, hadas o incluso si llegamos más afondo las historias pueden marcarnos en demasía, muchas historias religiosas son tomadas como verdad, películas o teorías sirven de pensamiento para la mayoría, sino todas las personas(los textos mágicos también cuentan como historias, un ejemplo seria la wicca, sus dioses y diosas no sabemos si existan pero lo gente que cree en ellos y tiene resultados). 
Comencemos primero debes situarte tu en la historia que vas a hacer, también debes darte el poder del dios de la historia sino no habrá control de esta por lo tanto también debes ser el narrador omnisciente.
Creación de personaje principal (Tu persona)
-Se sigiliza tu nombre, ejemplo: Pedro. Quitamos las vocales= Pdr. Agregamos nuevas letras en el = Padurk. Dale cosas a este personaje que vayan contigo o puedes volverte otra parte de ti(alter-ego). Haz las cosas que haría este personaje.
Ya tenemos nuestro nombre en la historia ahora pasamos a formar el objetivo o meta que queremos alcanzar.
Creación de ayudante o personajes secundarios.
En esta parte podemos crear tanto personajes imaginarios o incluir en nuestra historia a alguna persona extra(amigo, amiga,etc).
Para crear el ayudante se usa el método de creación de servidor, para incluir a otra persona se hace lo mismo que la creación de personaje principal (sigilizar su nombre y darle sus cualidades)
Fijar la meta en la historia.
Supongamos que quieres pasar una materia, debido a que la historia es algo sacado de tu imaginación cambiamos la meta en este caso la materia por algo fantástico = un castillo. Ahora tu historia tiene tu meta, meterle mas cosas, un antagonista en este caso tu maestro (sigiliza también su nombre). Obviamente uno debe ponerse como ganador y como héroe en la historia para obtener exitosamente la meta.
Ponerle final a la meta.
Se crea el desenlace de la historia, por ejemplo nuestro héroe Padurk venció junto a sus amigos Sally y Molek (compañeros de la facultad) al dragón de lo abstracto(El profesor de matemáticas) y rescatar a Amelia (La calificación deseada para pasar).
 Espero que les sirva este método para hacer cambios en su entorno, respecto a mis resultados, he salvado a un amigo de una relación desastrosa, obtener buenas notas y encontrarme con personajes bastante extraños para mi progreso mágico.

Creado por Mr-S.