"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







viernes, 10 de febrero de 2017

Los Diarios de Turner, una reseña políticamente incorrecta



Por Fernando Trujillo

Publicada en 1978 por el nacionalista blanco William Pierce bajo el seudónimo de Andrew McDonald, Los Diarios de Turner es uno de los libros más censurados del siglo XX. Se le conoce como “La Biblia de la extrema derecha norteamericana” y cobro una fama negativa tras los trágicos atentados en Oklahoma perpetrados por Timothy McVeidt el cual supuestamente influyeron. Es posible que sea el libro más prohibido y desconocido del siglo pasado, más que el Mi Lucha de Adolf Hitler, este último se puede encontrar a la venta en librerías comerciales (eso si en ediciones con comentarios y notas con ataques hacia el autor) pero en cuanto a los Diarios existe un silencio total, no existen reseñas ni positivas y negativas, todo lo que encontraras serán comentarios negativos a su alrededor.
Si preguntas en una librería en México te dirán que no lo conocen, si preguntas en una librería en Estados Unidos—mala idea por cierto—el encargado te dirá que no lo tienen y te mirara como si fueras una especie de loco. La mejor forma de conseguir el libro es descargarlo de la red.
A todo esto ¿Qué va la novela? La historia se abre en el futuro (el año 2099 para ser exacto) pero esto es un preámbulo, cien años después del triunfo de una gran revolución blanca y para conmemorar el centenario se publican los diarios de Earl Turner uno de los primeros miembros de esta revolución que desde su perspectiva narra la lucha entre los nacionalistas blancos contra el Sistema multirracial.
Lo primero que puedo decir es que la estructura del libro, es parecida al Talón de Hierro de Jack London, ambas novelas se ambientan en un futuro utópico donde se encuentran unos diarios del siglo XX, en ambos desde la perspectiva de los autores de los diarios (Avis Everhard en el Talon y Earl Turner en sus Diarios) se van narrando las luchas entre dos fracciones, los rebeldes contra un Sistema opresor, la novela de London está escrita desde una idea socialista, el movimiento obrero contra las grandes oligarquías (el Talón de Hierro) mientras que en la novela de Pierce son los patriotas blancos contra el gobierno sionista. Es posible que Pierce se inspirara en la obra de London para su novela.
La historia comienza en los años noventa cuando el gobierno americano aplica la Ley Cohen que prohíbe la portación de armas para los ciudadanos, pisoteando lo que es la Segunda Enmienda, es entonces cuando hombres blancos empiezan lo que es una resistencia contra el orden establecido por medio de guerrillas, actos terroristas y por supuesto siempre buscando formas de escapar de la policía y el ejército.
Pierce narra con gran detallismo escenas de violencia, de balaceras, las descripciones de los muertos en ataques terroristas, torturas y asesinatos masivos casi rayando en el gore, dando un gran realismo a la narración y plasmando la crudeza de la lucha armada, sin estética ni tratando de endulzarlas, posiblemente a algunos les pueda disgustar estas descripciones pero si ya has visto películas gore o las escenas censuradas de los noticieros en Internet, estas escenas son menos violentas que todo lo que se ve en cine y televisión.
Personalmente para alguien que ha leído demasiadas historias sangrientas (American Psycho, Los Libros de Sangre, etc.) no tengo ningún problema con esto.
Los patriotas blancos son descritos sin ningún idealismo romántico, son una organización despiadada, saben que la lucha es de vida o muerte y no dudan en emplear la tortura, sangrientos ataques terroristas o ejecutar sin remordimientos a traidores, en una parte de la novela se ejecuta a un hombre de derecha por plantear la idea de negociar con el Sistema.
La Organización es un grupo que no permite dudas, no permite la debilidad entre sus hombres y mujeres, tienen una fe fanática en su misión y donde se es duro con los camaradas pero se debe ser más duro con uno mismo. Esta idea del fanatismo es parecida a la de Eva Perón en Mi mensaje donde elogia el fanatismo en una idea sobre el relativismo o la moderación. A la Organización no se le adjudica ninguna religión en particular (aunque se entiende que sus miembros son cristianos), siendo Pierce un agnóstico, su fe era en la raza blanca, la raza era toda su religión, Pierce fue el fundador de una religión llamada Cosmoteismo basada en el panteísmo racial blanco.
Algo que también se ve en la novela es el rechazo del autor por los libertarios y grupos conservadores, en el transcurso de la narración Turner dice que estos grupos tienen algunas ideas en común con la Organización pero que al fin y al cabo siempre se alinean al Sistema, algo que se plantea es que los conservadores atacan constantemente a la Organización hasta el grado de acusarla de ser un organismo creado por el mismo Sistema para generar odio en la población y desaprobar sus ideas. El protagonista califica a este grupo como estúpidos.
Otro capítulo interesante es cuando el narrador conoce a una adolescente que es parte de unas comunidades “antisistema” conformadas por drogadictos, anarquistas y bohemios los cuales aprueban superficialmente las acciones de la Organización e incluso algunas de estas células realizan ataques similares pero Pierce deja claro que estos grupos nunca van a poder ser aliados de su causa.
El ritmo de la novela va aumentando y las escenas de acción son cada vez más violentas, la lucha entre ambas fracciones se va volviendo más encarnizada, durante parte de la novela los patriotas toman toda California y realizan una purga racial, incluyendo la ejecución de celebridades de Hollywood a los que acusan de traidores raciales.
Las ideas plasmadas por Pierce son un fuerte radicalismo, el orgullo racial, la acción violenta contra el Sistema y un ascetismo del patriota blanco, un fanatismo ciego en su causa, ideas que lo han convertido en un best seller entre grupos nacionalistas.
Dejando a un lado las ideas políticas y raciales Los Diarios es una novela atrapante, vitalista, muy sencilla en su lectura, de no haber una fuerte censura políticamente correcta creo que sería un best seller entre el público amante de la ciencia ficción y de la ficción distopica en general.
¿Recomiendo leerla? Aun si te desagradan las ideas del autor te la recomiendo como una lectura llena de acción, posiblemente te llegue a gustar o la tires a la basura.
El libro no es para todos los gustos, los sensibles no soportaran muchas de sus escenas y otros les disgustaran las descripciones raciales, debo decir que no es un libro para todos pero si se tiene la suficiente mente abierta para leer otro tipo de lectura muy diferente a lo que los best sellers nos tienen acostumbrados puedes encontrar en los Diarios el libro que te guste.
¿Puede inspirar ataques terroristas? Balaceras o el llamado terrorismo doméstico siempre se encontraran chivos expiatorios, los videojuegos, la música de Marilyn Manson, los tebeos, la prensa sensacionalista le encanta usar el satanismo y el nacional socialismo para tener audiencia, el acto despreciable de McVeidt no fue culpa de una lectura sino de una mente trastornada y otros factores más profundos que por supuesto la prensa no se molestó en investigar.
¿Debe estar prohibido? Prohibido o no los Diarios es un libro que se difunde de manera secreta, se leerá con la prohibición o no, pediría que se publique abiertamente pero sería hablarle a oídos sordos, algunos libros están mejor en la oscuridad.
¿Es una novela abominable? Eso depende de que tan políticamente correcto o incorrecto seas, en una sociedad donde puedes encontrar todo tipo de literatura aborrecible resulta una hipocresía que los Diarios estén prohibidos pero como dije algunos libros están mejor en la oscuridad, si eres lo bastante atrevido entraras a ella y tomaras su lectura.
Porque en la oscuridad solo los que se atreven a dejar el mundo luminoso de lo políticamente correcto pueden entrar y descubrir un conocimiento prohibido. Ahí están los Diarios como otros tantos libros prohibidos esperando a ser leídos, solo se tiene que dejar de lado los prejuicios políticamente correctos.
Recordando a Oscar Wilde, las obras no se juzgan moralmente, sino como buenas o malas. Juzgando Los Diarios de Turner puedo decir que es una buena novela.


Febrero 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario