"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







lunes, 24 de julio de 2017

Suecia y el Ragnarok multicultural



Por Fernando Trujillo

En un video reciente en su canal Thulean Perspective llamado “I miss you Sweden” Varg Vikernes hablo de forma anecdótica como en su juventud recuerda que muchos noruegos admiraban y buscaban vivir en Suecia por ser un país próspero con una alta calidad de vida. En esta anécdota lamenta lo que se ha convertido el país nórdico en los últimos años.
¿Qué fue lo que sucedió? Suecia paso de ser un país sano y de primer mundo a ser un tercer mundo en Escandinavia y ostentar vergonzosamente el titulo de capital de las violaciones en Europa.
El siguiente artículo bien podría llevar el nombre de cualquier país europeo como Alemania, Italia, Francia pero es Suecia donde el liberalismo cultural más ha golpeado y donde el experimento de sociedad multicultural ha fracasado rotundamente.
Suecia junto con España son conejillos de indias donde se aplica toda la ingeniería social de la globalización (feminismo, aborto, inmigración masiva, etc.), una vez aplicado a esos país pasa a ser exportado a otras partes de Europa y el mundo.
La tiranía de la corrección política implantada por los poderes globalizadores tienen en Suecia su máxima expresión, la ultima es que los libros del personaje “Pippi Longstockie” han sido retirados de bibliotecas y librerías por tener palabras hoy consideradas “ofensivas”. Si hacen esto en Suecia el día de mañana van a retirar los libros de autores como Mark Twain, Lovecraft y Jack London por solo citar algunos, por tener un lenguaje que no cumple los lineamientos políticamente correctos.
Algunos paganos wotanistas acusan al cristianismo del actual apocalipsis sueco pero esto es un equívoco, la Suecia cristiana fue un país próspero, desarrollado, rico y pacífico, digo fue porque la actual Suecia no es nada cristiana, sino un país donde todas las religiones nocivas (como el Islam) son bienvenidas menos el cristianismo.
Las políticas liberales culturales y globalizadoras aplicadas a Suecia (y a Europa) son ajenas a la tradición cristiana y pagana, son ajenas a la identidad europea.
Para entender este apocalíptico escenario debemos remontarnos a los noventa cuando ante el inminente crisis económica Suecia y otros países nórdicos introdujeron medidas liberales en seguridad social, pensiones y sanidad lo que lo llevo a un florecimiento económico grande creando un estado de bienestar.
Sin embargo este estado de bienestar social trajo un tipo de hombre light:

“Así por ejemplo, durante décadas, el Estado socialdemócrata ha ido extendiendo por la sociedad sueca una mentalidad caracterizada por el materialismo, que ha reducido la vida humana a la satisfacción del bienestar material; la neutralidad moral, el relativismo y el subjetivismo respecto a las grandes cuestiones humanas; la indiferencia religiosa en una vida pública dominada por el socialismo; y sobre todo ello, la presencia permanente del Estado en todas las actividades de la vida social, relegando a familias y comunidades a meros receptores de servicios sociales.” (…)
“El éxito económico parecía, no sólo funcionar pese al hombre light, sino hacerlo precisamente gracias al carácter liviano de éste. Con esta lógica en marcha, el último paso, ante el éxito económico, fue extender decididamente el Estado de Bienestar de manera universal a los miles de inmigrantes que acudían a la llamada de los subsidios y las ayudas suecas. (Mañu, 2017)

Es por los noventa y principios de siglo cuando olas de inmigrantes en su mayoría islámicos vienen a Suecia atraídos por su sistema de asistencia universal, sus servicios gratuitos, su prosperidad y sus instituciones humanistas dándoles la ciudadanía y servicios sociales sin ver el peligro que estaba generando.
Hoy Suecia sufre las consecuencias de este estado de bienestar y este humanismo.

En el imaginario colectivo Suecia es un país con nieve, altas montañas, hermosas y sonrientes mujeres rubias, altos y apuestos jóvenes vikingos, pueblos de casas de madera con gente sonriente y trabajadora, tierra de mitos nórdicos, trolles y hadas.
Durante los años setenta Suecia era un país orgulloso, prospero, con un programa eugenésico—que en esa misma década abolió—esa es la Suecia a la que Vikernes se refiere en ese video y esa Suecia ya no existe.
Con el advenimiento de inmigrantes no blancos se crearon guetos y zonas donde impera la ley Sharia poblado por africanos y musulmanes, estos guetos son lo opuesto a los pacíficos y bellos pueblos suecos poblados por blancos.
Pero entre los blancos impera el feminismo, el proselitismo LGBT, el liberalismo llevado al extremo y subvencionado por el estado socialdemócrata, las feministas suecas igualan o superan por mucho en falta de ética a las españolas y holandesas. Es de ese país de donde viene el partido Iniciativa Feminista de corte de izquierda y anti-racista que ya tiene células en la Unión Europea y con una política exterior de corte feminista en toda Europa, posiblemente la más radical del continente.
Irónicamente y de forma hipócrita Suecia es conocida como capital mundial de las violaciones y todas ellas son por parte de musulmanes y africanos hacia las mujeres suecas, tan solo en 2014 se registraron 6, 620 violaciones a manos de refugiados.
No obstante las feministas guardan silencio ante estos hechos y hasta llegan a defenderlo como la diputada feminista Barbro Sorman que defendió a los refugiados musulmanes por violar mujeres debido a que era “parte de su cultura”.
Es también de Suecia de donde viene el así llamado “porno feminista” creado por la feminista Zara Kjellner y el colectivo New Level of Pornography enfocada en el placer de la mujer.
Así por un lado tenemos una sociedad blanca hundida en el feminismo y liberalismo cultural y por el otro una cultura invasora que odia la identidad sueca y vive parasitariamente de las ayudas sociales.
En este año el nivel de áreas peligrosas—léase habitadas por musulmanes—ascendió a 62 de 55 que eran el año pasado.
La tasa de crímenes violentos se ha elevado en un país que hasta hace unas décadas era uno de los más seguros de Europa, asesinatos, violaciones y la reacción más agresiva que puede haber es cancelar festivales de rock para evitar violaciones masivas.
En abril del presente año un atentado terrorista perpetrado con un camión en Estocolmo dejo como resultado la muerte de cuatro personas y quince más heridas pero no obstante las consignas que dan la bienvenida a los refugiados y la defensa del Islam por parte de ONGS y el mismo gobierno continúan.
El sistema sueco es además totalmente indiferente a esta situación, posiblemente más indiferente que los otros gobiernos de Europa, la policía no sabe qué hacer y el mismo gobierno le mete instrucciones “anti-racistas”.
Y es que son fuerzas externas las que están destruyendo Suecia—tal como lo señala Vikernes en su video—políticas exteriores de ingeniería social aplicadas a su rata de laboratorio, entre quienes promueven estas políticas esta la infame Bárbara Spectre líder de Paideia (Instituto Europeo de Estudios Judíos en Suecia) y que a través de su creación One Sweden dirige y promueve la inmigración masiva, el multiculturalismo y el feminismo. Spectre ha afirmado que Suecia es demasiado blanca y que por eso es necesaria llenarla de una población no europea.
No es un suicidio pero tampoco es un asesinato, es una mezcla de ambas, por un lado la ingeniería social aplicada por fuerzas exteriores y por otro lado la apatía y pérdida de identidad de los suecos lo que ha llevado a su país al Ragnarok.


En una carta dirigida a la Comisión de Seguridad Migratoria de la Unión Europea el experto en investigación sobre países desestabilizados Johan Patrick Engellau ha escrito:

“Me temo que es el final de la Suecia organizada, decente e igualitaria que hemos conocido hasta ahora. Personalmente, no me sorprendería si se produjera un conflicto en forma de guerra civil. En algunos lugares del país, la guerra civil probablemente ya ha comenzado, aunque la coalición de gobierno no parece haberse enterado”

La situación es que los nativos suecos ya no son los dueños de su propia tierra, ya son una minoría mientras que los inmigrantes en su mayoría musulmanes son los nuevos dueños de Suecia en complicidad con el gobierno.
Si el país es un experimento de ingeniería social, también es un ejemplo de la guerra racial que ya está en suelo europeo.
Por supuesto los suecos autóctonos todavía celebran el feminismo, las políticas liberales pero ya hay pequeños grupos y partidos de corte nacionalista que se han puesto en resistencia.
Como el Nordiska forbundet (Alianza nórdica) organización nacionalista, el colectivo nacionalista Soldiers of Odin que ya tienen su célula en el país, The Northen Brother agrupación nacionalista dedicado al entrenamiento físico y al que pertenece el youtuber nacionalista Marcus “The Golden One”, esta también Jonas Nilsson quien escribió un libro llamado “Anarco-Fascismo” aun no traducido al inglés pero que sigue los mismos lineamientos de Jack Donovan en su ensayo del mismo nombre.
En respuesta a los Soldados de Odín, grupos musulmanes se han organizado en su propio ejercito llamado Soldados de Ala para enfrentarse a los nacionalistas en las calles, soldados de Odín contra los soldados de Ala, los nombres son evocadores en la ya próxima guerra racial. El dios del desierto contra el arquetipo indo-europeo racial, dos arquetipos, dos Cosmovisiones del mundo enfrentadas en una guerra eterna.
Pero ¿Sera suficiente? No lo creo, Suecia irónicamente hace honor al nombre de Síndrome de Estocolmo, existe una valiente minoría de nacionalistas pero la mayor parte del pueblo autóctono apoya esta ingeniería social y da la bienvenida a los refugiados.
Es posible que en un futuro próximo Suecia y la mayor parte de Europa regrese al tribalismo, a vivir en tribus para alejarse de la decadencia del estado, la civilización regresa a la barbarie y de la barbarie nace la civilización (como dije en un viejo articulo), ante una nación moribunda solo queda regresar a vivir en tribus.
Este “anarco-fascismo” que pregonan Nilsson y Donovan es en últimas instancias ya la única alternativa del hombre sueco.
Suecia es un ejemplo de la total destrucción de la identidad de un pueblo, destrucción que se ha llevado a cabo en la totalidad de Europa y de la que no es ajena Iberoamérica, Estados Unidos y el continente asiático.
A Suecia le siguen Holanda, Francia, España, Inglaterra y el resto de los países nórdicos antes prósperos y pacíficos ahora inseguros y caóticos. Algo que le pasara a Islandia muy a mi pesar (un país al que personalmente admiro).
Pero mas que nada el ejemplo del multiculturalismo en Suecia es un ejemplo del fracaso de esta sociedad multicultural, gente pacifica y trabajadora como los suecos no pueden convivir con un pueblo con una cultura e identidades OPUESTAS a los suyos. Las diferencias raciales y culturales existen y cuando no son respetadas ocurre lo de Suecia.
Suecia y Europa están viviendo su propio Ragnarok pero recuerden que después del Ragnarok nórdico y del Apocalipsis cristiano viene siempre la nueva vida, un nuevo mundo y una nueva oportunidad.
De los nacionalistas depende que ese nuevo mundo no sea el Califato Universal.


Julio 2017


S.N (2017). Suecia se rinde ante la Sharia y le cede Estocolmo. [En red] Recuperado de https://gaceta.es/europa/estocolmo-sharia-20170704-0650/

Mañu, Elia Oscar (2017). El fracaso nórdico. [En red] Recuperado de https://gaceta.es/uncategorized/fracaso-nordico-izquierda-20170706-0650/








viernes, 7 de julio de 2017

Cuando Brasil fue un imperio



Por Fernando Trujillo

Las guerras de independencia que sacudieron por completo la América Española fueron procesos que lejos de lo que el oficialismo nos cuenta, fue un terrible desastre para todos los hispanos, el resultado de esta independencia mal hecha fue la división de Iberoamérica en una serie de republiquetas inestables que hasta el día de hoy siguen peleándose entre ellas y sumidas en su patrioterismo artificial.
No obstante México y Brasil tomaron un camino diferente, el primero luego de once años de guerras civiles iniciadas por un sacerdote convertido en bandolero, tuvo su proceso de independencia en paz gestado por Agustín de Iturbide quien ofreció el trono de México a Fernando VII, sin embargo en una movida política tonta rechazo la corona. Iturbide fue proclamado como emperador pero este imperio tuvo una vida breve, al ser traicionado y posteriormente fusilado, el imperio fue abolido para imponer una república copia del sistema yanqui siguiendo los pasos del resto de los países Iberoamericanos, el resultado fue que durante los siguientes años México quedo hundido en una republiqueta inestable, con guerras civiles, invasiones, perdida de la mayor parte de su territorio, golpes de estado, endeudamiento, hasta que Porfirio Díaz subió al poder e impuso un orden por medio de la fuerza. Entre 1864 y hasta 1867 hubo un Segundo Imperio bajo la corona del emperador Maximiliano que sin embargo fue derrocado y fusilado por Juárez, imponiéndose nuevamente y hasta la actualidad el sistema republicano.
Brasil por su parte siguió un camino distinto a todos los otros, primero esta decir que el gestor de la independencia no fue un criollo resentido, sino un aristócrata, la figura de Pedro I quien proclamo la independencia del país, aun con su separación seguían compartiendo la misma familia real y la cultura portuguesa. A diferencia del resto del continente, Brasil continúo manteniendo la herencia europea como base.
La familia real era amada por el pueblo debido a su liderazgo con la independencia, sobre todo cabe resaltar la figura de la emperatriz María Leopoldina de Austria, esposa del emperador Pedro y miembro de la distinguida Casa de Habsburgo, mujer culta e interesada en las ciencias naturales, su amor por la belleza del país y su apoyo a la causa de independencia le ganaron el cariño del pueblo.
Pedro I continúo como emperador del país pero posteriormente tuvo que regresar a reclamar su trono en Portugal, tras una serie de luchas por el trono y regresos, abdico a favor de su hijo Pedro II con quien Brasil vivió su época de mayor esplendor.

Brasil como imperio fue una potencia emergente, tuvo una rápida industrialización y un increíble crecimiento económico al nivel de potencias como Estados Unidos, Inglaterra y Francia, tanto fue así que para el año de 1858 era una de las diez potencias más productivas del mundo.
El reinado de Pedro II conocido como el magnánimo fue un periodo que contrasto con el resto de países hispanos, tuvo estabilidad económica, conservo todo su territorio, hubo libertad de expresión—a diferencia de los otros países regidos por caudillos demagogos—una creciente industrialización, Pedro II fue un gobernante culto que mantuvo una amistad con personalidades como Richard Wagner, Luis Pasteur y Friederich Nietszche a quien dejo sorprendido por su erudición.
Pedro II fue un defensor de las artes, un hombre de gran cultura y figura principal del crecimiento económico y cultural del imperio. Bajo su reinado supo equilibrar los valores liberales y conservadores, mientras que otros países (como el México republicano) hubo diversas guerras civiles entre ambos bandos, el emperador Pedro supo cómo mantener el orden y evitar conflictos innecesarios.
El imperio salió victorioso en conflictos como la guerra con Uruguay y posteriormente la guerra de la Triple Alianza. Fue tanta la grandeza del imperio brasileño que el emperador Maximiliano lo tomo como ejemplo y como influencia al emperador Pedro, el sueño de Maximiliano fue crear un imperio con un gran desarrollo científico, artístico y militar, con una flota que dominara todo el Golfo de México.  Maximiliano tenía la idea de acercarse al Imperio Brasileño creando una alianza monárquica que fuera la hegemonía en el continente. Lamentablemente la oposición Estados Unidos y su desconocimiento del Imperio Mexicano terminaron con todos estos ideales al apoyar el bando republicano que terminaron con la caída de Maximiliano.
En 1867 el emperador Pedro lanzo una iniciativa para abolir la esclavitud, pese a ser una noble labor, esto le gano el resentimiento de las elites conservadoras que para ese entonces ya estaban albergando ideas republicanas.
Resulta irónico ver cómo fue un monarca quien abolió la esclavitud y como las elites republicanas guardaron un fuerte resentimiento hacia la monarquía, en 1888 la esclavitud fue por completa abolida pero eso le costó a Brasil su Imperio, un golpe de estado por parte de una clase burguesa y un ejército que querían imponer una república militar termino con el ideal monárquico en el continente.
Brasil se volvió una república y pronto se volvió una nación inestable como sus vecinos, con sus periodos buenos y malos hasta el día de hoy.
El emperador eligió el exilio antes que sumir al país en una guerra civil, murió dos años después y con el acabo una época de grandeza para el país.

¿Qué diferencio a Brasil del resto del continente?
El ideal de Imperio se impuso sobre los ideales masónicos que generaron una serie de republiquetas hasta hoy en día inestables. Brasil conservo todo su territorio y fue una potencia, fue un proceso de independencia pacifico (salvo por algunas guerrillas) en el que la misma familia real participo.
Más que nada Brasil continuo manteniendo su herencia europea, siguió con su papel como la continuación de Portugal en el continente americano. Esta aceptación de su identidad europea contrasto con el odio de las recientes republicas hacia España.
Brasil además tuvo una alta población blanca que trabajo e hizo prosperar al Imperio, de 1872 a 1890 la población de origen europeo era entre 38% A 44%, mayormente en el imaginario colectivo vemos a Estados Unidos como la “tierra de las oportunidades” pero el Imperio Brasileño también fue una tierra de oportunidades, que recibió inmigrantes españoles, italianos y alemanes que fueron un gran aporte a la nación.

Resumiendo:

El proceso de independencia fue de paz y no de odio.

El Imperio mantuvo la identidad europea y católica frente al odio antieuropeo de las recientes republicas.

El Imperio mantuvo la unidad del territorio frente a la división de los otros territorios en republicas artificiales.

El Imperio creció en económica, cultura, poder militar mientras que todas las demás republicas se estancaron o cayeron en la inestabilidad política.

El Imperio recibió una inmigración europea que aporto buena genética y cultura a la nación mientras que las repúblicas como México expulso a su población europea en un nocivo patrioterismo.  

Hasta 1889 el emperador mantuvo el Orden, la Unidad y la Paz dentro de su nación mientras las otras repúblicas se hundían en golpes de estado y guerras civiles.

Brasil ha sido una economía dentro de todo estable, tiene un mejor nivel de cultura y educación como herencia del Imperio pero también padece los mismos problemas del sistema republicano incluyendo una tasa de criminalidad alta representado mayormente en las favelas (de mayoría negra), y con los gobiernos socialistas de Lula Da Silva y Rousseff su situación económica y social ha estado empeorando.
Mucha gente pide el regreso de la monarquía ante este clima de inseguridad política, la añoranza por el Imperio se hace fuerte en el pueblo pero hasta el momento el panorama es incierto.
Brasil represento el ideal de Imperio en tierras hispanas, tal como México pero con la diferencia de que pudo vivir un largo tiempo y con prosperidad.
Los Imperios de Brasil y México fueron grandes ideales, que cosa tan grande hubiera sido que ambos se hubieran unidos creando una hegemonía monárquica en el continente pero fue un sueño y un ideal que nunca fueron y que se han perdido.

Julio 2017

Fuentes: