"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







viernes, 7 de julio de 2017

Cuando Brasil fue un imperio



Por Fernando Trujillo

Las guerras de independencia que sacudieron por completo la América Española fueron procesos que lejos de lo que el oficialismo nos cuenta, fue un terrible desastre para todos los hispanos, el resultado de esta independencia mal hecha fue la división de Iberoamérica en una serie de republiquetas inestables que hasta el día de hoy siguen peleándose entre ellas y sumidas en su patrioterismo artificial.
No obstante México y Brasil tomaron un camino diferente, el primero luego de once años de guerras civiles iniciadas por un sacerdote convertido en bandolero, tuvo su proceso de independencia en paz gestado por Agustín de Iturbide quien ofreció el trono de México a Fernando VII, sin embargo en una movida política tonta rechazo la corona. Iturbide fue proclamado como emperador pero este imperio tuvo una vida breve, al ser traicionado y posteriormente fusilado, el imperio fue abolido para imponer una república copia del sistema yanqui siguiendo los pasos del resto de los países Iberoamericanos, el resultado fue que durante los siguientes años México quedo hundido en una republiqueta inestable, con guerras civiles, invasiones, perdida de la mayor parte de su territorio, golpes de estado, endeudamiento, hasta que Porfirio Díaz subió al poder e impuso un orden por medio de la fuerza. Entre 1864 y hasta 1867 hubo un Segundo Imperio bajo la corona del emperador Maximiliano que sin embargo fue derrocado y fusilado por Juárez, imponiéndose nuevamente y hasta la actualidad el sistema republicano.
Brasil por su parte siguió un camino distinto a todos los otros, primero esta decir que el gestor de la independencia no fue un criollo resentido, sino un aristócrata, la figura de Pedro I quien proclamo la independencia del país, aun con su separación seguían compartiendo la misma familia real y la cultura portuguesa. A diferencia del resto del continente, Brasil continúo manteniendo la herencia europea como base.
La familia real era amada por el pueblo debido a su liderazgo con la independencia, sobre todo cabe resaltar la figura de la emperatriz María Leopoldina de Austria, esposa del emperador Pedro y miembro de la distinguida Casa de Habsburgo, mujer culta e interesada en las ciencias naturales, su amor por la belleza del país y su apoyo a la causa de independencia le ganaron el cariño del pueblo.
Pedro I continúo como emperador del país pero posteriormente tuvo que regresar a reclamar su trono en Portugal, tras una serie de luchas por el trono y regresos, abdico a favor de su hijo Pedro II con quien Brasil vivió su época de mayor esplendor.

Brasil como imperio fue una potencia emergente, tuvo una rápida industrialización y un increíble crecimiento económico al nivel de potencias como Estados Unidos, Inglaterra y Francia, tanto fue así que para el año de 1858 era una de las diez potencias más productivas del mundo.
El reinado de Pedro II conocido como el magnánimo fue un periodo que contrasto con el resto de países hispanos, tuvo estabilidad económica, conservo todo su territorio, hubo libertad de expresión—a diferencia de los otros países regidos por caudillos demagogos—una creciente industrialización, Pedro II fue un gobernante culto que mantuvo una amistad con personalidades como Richard Wagner, Luis Pasteur y Friederich Nietszche a quien dejo sorprendido por su erudición.
Pedro II fue un defensor de las artes, un hombre de gran cultura y figura principal del crecimiento económico y cultural del imperio. Bajo su reinado supo equilibrar los valores liberales y conservadores, mientras que otros países (como el México republicano) hubo diversas guerras civiles entre ambos bandos, el emperador Pedro supo cómo mantener el orden y evitar conflictos innecesarios.
El imperio salió victorioso en conflictos como la guerra con Uruguay y posteriormente la guerra de la Triple Alianza. Fue tanta la grandeza del imperio brasileño que el emperador Maximiliano lo tomo como ejemplo y como influencia al emperador Pedro, el sueño de Maximiliano fue crear un imperio con un gran desarrollo científico, artístico y militar, con una flota que dominara todo el Golfo de México.  Maximiliano tenía la idea de acercarse al Imperio Brasileño creando una alianza monárquica que fuera la hegemonía en el continente. Lamentablemente la oposición Estados Unidos y su desconocimiento del Imperio Mexicano terminaron con todos estos ideales al apoyar el bando republicano que terminaron con la caída de Maximiliano.
En 1867 el emperador Pedro lanzo una iniciativa para abolir la esclavitud, pese a ser una noble labor, esto le gano el resentimiento de las elites conservadoras que para ese entonces ya estaban albergando ideas republicanas.
Resulta irónico ver cómo fue un monarca quien abolió la esclavitud y como las elites republicanas guardaron un fuerte resentimiento hacia la monarquía, en 1888 la esclavitud fue por completa abolida pero eso le costó a Brasil su Imperio, un golpe de estado por parte de una clase burguesa y un ejército que querían imponer una república militar termino con el ideal monárquico en el continente.
Brasil se volvió una república y pronto se volvió una nación inestable como sus vecinos, con sus periodos buenos y malos hasta el día de hoy.
El emperador eligió el exilio antes que sumir al país en una guerra civil, murió dos años después y con el acabo una época de grandeza para el país.

¿Qué diferencio a Brasil del resto del continente?
El ideal de Imperio se impuso sobre los ideales masónicos que generaron una serie de republiquetas hasta hoy en día inestables. Brasil conservo todo su territorio y fue una potencia, fue un proceso de independencia pacifico (salvo por algunas guerrillas) en el que la misma familia real participo.
Más que nada Brasil continuo manteniendo su herencia europea, siguió con su papel como la continuación de Portugal en el continente americano. Esta aceptación de su identidad europea contrasto con el odio de las recientes republicas hacia España.
Brasil además tuvo una alta población blanca que trabajo e hizo prosperar al Imperio, de 1872 a 1890 la población de origen europeo era entre 38% A 44%, mayormente en el imaginario colectivo vemos a Estados Unidos como la “tierra de las oportunidades” pero el Imperio Brasileño también fue una tierra de oportunidades, que recibió inmigrantes españoles, italianos y alemanes que fueron un gran aporte a la nación.

Resumiendo:

El proceso de independencia fue de paz y no de odio.

El Imperio mantuvo la identidad europea y católica frente al odio antieuropeo de las recientes republicas.

El Imperio mantuvo la unidad del territorio frente a la división de los otros territorios en republicas artificiales.

El Imperio creció en económica, cultura, poder militar mientras que todas las demás republicas se estancaron o cayeron en la inestabilidad política.

El Imperio recibió una inmigración europea que aporto buena genética y cultura a la nación mientras que las repúblicas como México expulso a su población europea en un nocivo patrioterismo.  

Hasta 1889 el emperador mantuvo el Orden, la Unidad y la Paz dentro de su nación mientras las otras repúblicas se hundían en golpes de estado y guerras civiles.

Brasil ha sido una economía dentro de todo estable, tiene un mejor nivel de cultura y educación como herencia del Imperio pero también padece los mismos problemas del sistema republicano incluyendo una tasa de criminalidad alta representado mayormente en las favelas (de mayoría negra), y con los gobiernos socialistas de Lula Da Silva y Rousseff su situación económica y social ha estado empeorando.
Mucha gente pide el regreso de la monarquía ante este clima de inseguridad política, la añoranza por el Imperio se hace fuerte en el pueblo pero hasta el momento el panorama es incierto.
Brasil represento el ideal de Imperio en tierras hispanas, tal como México pero con la diferencia de que pudo vivir un largo tiempo y con prosperidad.
Los Imperios de Brasil y México fueron grandes ideales, que cosa tan grande hubiera sido que ambos se hubieran unidos creando una hegemonía monárquica en el continente pero fue un sueño y un ideal que nunca fueron y que se han perdido.

Julio 2017

Fuentes:







No hay comentarios:

Publicar un comentario