"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







miércoles, 28 de febrero de 2018

Juárez y Cárdenas los enemigos





Por Fernando Trujillo

La historia de México (la historia oficial por supuesto) está repleta de “héroes” prefabricados, hechos alterados, mentiras, para aquellos que hemos leído e investigado a fondo sobre la historia del país es una realidad que detrás de esa historia que nos inculcan en las escuelas, los medios y que sostiene el discurso político han enterrado la otra cara de la historia, no solo eso, esta historia oficial es un discurso centralista que deja de lado (por no decir borrar) la historia de los estados.
Los presidentes Benito Juárez y Lázaro Cárdenas del Rio son los símbolos que representan a la republica centralista, ambos glorificados por este sistema, ambos paradigmas de los valores democráticos. Por supuesto existen muchos otros “héroes” prefabricados pero son ellos dos quienes consolidaron el republicanismo masónico.
El primero Juárez destruyo todo el ideal de Imperio, si alguien realmente mato al México hispano fue el, el juarismo impuso todo el actual sistema político, los políticos que le siguieron fueron sus continuadores. Cárdenas fue el hombre que consolido el partido gobernante, consolido el sistema partidista moderno y toda su maquinaria burocrática.
Irónicamente ambos son ídolos de la izquierda mexicana, tanto Juárez como Cárdenas son vistos como ejemplos de democracia y honestidad, algo realmente ridículo y que demuestra una gran ignorancia por parte de la izquierda, cuando Juárez fue el introductor del capitalismo en el país y Cárdenas fue el creador del PRI.
No es el objetivo de este artículo el hablar de los hechos detrás del mito, para eso hay una gran variedad de lecturas que desmitifican a ambos personajes, lo que aquí se plantea es ver a los dos personajes como tótems sagrados del actual centralismo mexicano y del mexicano moderno.
Primero decir que el culto a Juárez y Cárdenas es una inversión al culto a los héroes de la antigüedad, ni Juárez ni Cárdenas tenían atributos heroicos, más que las mentiras y glorificaciones creadas a su alrededor para darles un aire casi divino. Esta parodia del culto al héroe por supuesto no es exclusiva de México, sino que en todo el mundo democrático se da, la democracia fabrica a los héroes que la historia y la naturaleza le niegan.

El escritor veracruzano José Luis Ontiveros decía que México solo tuvo dos periodos de excelencia que consistieron en los imperios de Iturbide y Maximiliano, en realidad el México hispano y católico murió en el Cerro de las Campanas junto al emperador, Miguel Miramón y Tomas Mejía, un europeo, un criollo y un indígena, los tres elementos que componen la América Hispana.
Juárez combatió la idea de un Imperio y todo lo que este representa (Unidad, Aristocracia, una civilización que va a lo alto), durante el periodo de 1862 a 1867 del Segundo Imperio Mexicano se vivió la lucha entre el espíritu de Roma y el espíritu de Cartago.
El espíritu romano de Aristocracia y Jerarquía representado por el partido conservador y el Segundo Imperio, mientras que por otro lado estaba el espíritu cartaginense de mercantilismo y democracia representado por la masonería mexicana y el yanquismo. El choque entre ambas Cosmovisiones dio como resultado la derrota del sueño de un Imperio y el triunfo del México liberal, centralista y masónico.
No nos engañemos, México murió con el Segundo Imperio, lo que siguió después ha sido el republicanismo centralista, todos los gobernantes, todas las administraciones que han seguido han sido herederas del juarismo.
Entre estos continuadores se encuentra el general Porfirio Díaz que a pesar de la excelencia de su gobierno y de todos sus logros como la prosperidad económica fue un continuador del juarismo, Díaz fue un colaborador en la destrucción del Imperio y consolido ese republicanismo masónico, el oficialismo histórico y el centralismo. No cabe duda que Díaz supo reunirse con una elite de intelectuales y hombres capaces conocidos como Los Científicos y supo poner orden pero fue un representante del republicanismo. La única diferencia entre Díaz, Juárez y Cárdenas, es que días fue derrocado en una revolución y fueron los hijos de esta revolución (entre ellos Cárdenas) quienes para justificar su guerra colocaron al general como un villano.
Lázaro Cárdenas un mediocre general fue el brazo derecho de Elías Calles en su guerra contra los cristeros, al que más tarde desterró y se convirtió en un paladín populista de las clases más desfavorecidas.
Hombre afín a las ideas comunistas, el mito de Cárdenas que arrebato tierras a los hacendados (opresores en el lenguaje socialista) y se las entregó a los campesinos. Estos es una mentira descarada, Cárdenas arrebato las tierras a sus dueños, para que el estado se las apropiara imitando la forma soviética del koljos, tierras que pertenecen al estado y en el que la masa campesina es peones.
Por medio de las mafias agrarias persiguió y sometió a quienes se opusieron, se persiguió y elimino a los remantes cristeros, a los opositores políticos, tácticas ya usadas por el comunismo en aquellos años.
Cárdenas trato de hacer un ensayo comunista en Yucatán, algo que en su día fue denunciado por el líder carrancista Luis Cabrera Lobato y por el abogado conservador yucateco Gustavo Molina Font.

Sobre este ensayo comunista Luis Cabrera dijo: “...pienso que la colectivización de la propiedad en nuestro país nos conducirá, como ha sucedido en Rusia, a la más absurda y tiránica de las dictaduras; y porque creo que esa colectivización es contraria a los ideales de la libertad… por los cuales lucho el pueblo mexicano, me he considerado obligado, como mexicano y como revolucionario, a combatir públicamente la tendencia oficial, que ahora ya se confiesa , de cambiar las bases de nuestra organización social y económica, consignadas en la Constitución de 1917, y de substituirlas por un régimen de propiedad colectiva de los bienes de la producción, que es absolutamente contrario al que propugno la Revolución de 1910 a 1917….Nosotros hicimos la revolución para dar al campesino tierra y trabajo. Pero sobre todo, libertad. Para emanciparlo, para redimirlo, para librarlo de la esclavitud de latifundio. No para cambiarlo de amo.” 

El abogado Gustavo Molina Font declaro: “El general Lázaro Cárdenas se proponía hacer una nueva Revolución de tendencias claramente marxistas, cuyo acto inicial debía consistir en el establecimiento, a manera de ensayo, de una especie de colonia comunista en el Estado de Yucatán”

Estas denuncias se encuentran en los libros Un Ensayo Comunista en México de Luis Cabrera y La Tragedia de Yucatán de Gustavo Molina Font.
En agosto de 1937 se dio la Reforma Agraria Integral en Yucatán a pesar de la oposición de los hacendados, Cárdenas dispuso de sus tierras dividiendo los campos en ejidos, arrebatando proporciones de tierras de las haciendas, expropiando las maquinas henequeneras, lo que pertenecía a los yucatecos ahora pertenecía al Estado mexicano. Si a alguien se le debe la destrucción de la industria henequenera y el campo yucateco ese es Lázaro Cárdenas que demostró una vez más que el comunismo es un fracaso.
Estos personajes tienen monumentos, escuelas y calles con sus nombres, se celebran sus hazañas (glorificadas como ya se ha dicho) en los colegios y actos cívicos como un perpetuo adoctrinamiento.
El actual estado mexicano es una síntesis entre el juarismo y el cardenancismo, fueron estos dos presidentes quienes han influido en todos los gobiernos posteriores en la forma de hacer política. El populismo casi marxista, la demagogia, el centralismo y la cara de ser una democracia benigna.
Juárez el traidor, el capitalista, el asesino del Imperio, el aliado del yanquismo, por otro lado Cárdenas el comunista, el destructor del campo y sus tradiciones, el populista. Ambos representan lo peor de México, uno mato todo ideal de Imperio, el otro mato ese campo tradicional y conservador, ambos anti-cristianos y ambos representantes de la masonería la gran enemiga de identidades nacionales.
Reivindicados por el gobierno centralista y por historiadores pagados por ese mismo gobierno, por los colectivos de izquierda que no quieren un cambio real en el país sino continuar con el mismo modelo inútil de hace casi doscientos años.
Pero más allá de las fronteras mexicanas Juárez y Cárdenas son enemigos de toda la Hispanidad, totemes que representan ese México centralista, corrupto y republicano que continua vigente.
El estado mexicano desde sus raíces es juarista y cardenancista, tratar de salvar al estado mexicano es una tarea condenada al fracaso, porque si otro grupo llegara al poder siguiendo el actual estado solo sería un continuador más de los enemigos de la Hispanidad.
Los totemes de Juárez y Cárdenas representan al México actual en todas sus formas, es por eso que una lucha cultural y política meramente contra el gobierno no sirve, es por eso que todos esos colectivos que critican al gobierno federal solo son meros continuadores (algunos sin saberlo, otros con plena conciencia) de sus formas y de su espíritu.
México es Juárez y Cárdenas y luchar para salvarlo, es salvar el espíritu de los enemigos de la identidad hispanoamericana.

Febrero 2018

Lapointe, Marie (S.A). La reforma agraria de Cárdenas en Yucatán (1935-1940). [En red] Recuperado de http://www.colmich.edu.mx/relaciones25/files/revistas/021/MarieLapointe.pdf

S.A (2017). Libro: Un Ensayo Comunista en Mexico. [En red] Recuperado de https://panquetzaliztlionsp.blogspot.mx/2017/09/libro-un-ensayo-comunista-en-mexico.html



1 comentario:

  1. Con todo respeto, este artículo me parece una estupidez, dices que Juárez mató al México "hispano", México nunca fue hispano, el primer estado mexicano (la cultura olmeca) nació en el 1500 aC, 2026 años antes de que España tan siquiera existiese, decir que hubo un México hispano es como decir que hubo un Japón nórdico o una Francia árabe ¿ves lo estúpido que suenas? Ahora explícame ¿por qué crees que hubo un México hispano? ¿Por el mestizaje? Eso es un mito inventado en 1904 por el chileno Nicolás Palacios Navarro y popularizado por Vasconcelos en 1925, el mestizaje fue desmentido en 1946 por un inmigrante japonés llamado Fumihiro Kobayashi quién estableció que en el Imperio Español los matrimonios mixtos eran ilegales y redesmentido en 1981 por el científico ruso Grigory Petrov quién estableció que sólo el 0.3% de los mexicanos lo son.
    Ahora, por mí puedes hablar mal del Benemérito las veces que quieras, pero, ¿podrías darme una razón del por qué fue el mal encarnado? Claro, sin repetir las mismas cosas que ya han repetido hasta el cansancio pseudo-historiadores como Salvador Borrego (Juárez nos vendió a los gringos, Juárez era represor y blah blah blah), los dos emperadorcetes a los que tanto admiras nunca hicieron nada bueno por este país más que arruinarlo y venderlo a España, Iturbide no sabía nada de política y Maximiliano, pues, era un vago que sólo sabía embriagarse y andar con prostitutas.
    Con Cárdenas, pues estoy de acuerdo, para mí Cárdenas era un idiota que arruinó nuestro país con la nacionalización del petróleo y con su modelo económico soviético, pero tengo un problema con eso, ¿de dónde sacas que era antihispano? Calles promovió la inmigración española, apoyó a España en una guerra que al pueblo mexicano no le competía y le dio casa y comida a refugiados españoles mientras los mexicanos morían de hambre, así que, ¿podrías decirme que le ves de antihispano?

    ResponderEliminar