"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







martes, 29 de mayo de 2018

Cuando la Verdad es perseguida




Por Fernando Trujillo

El pasado 25 de mayo el activista británico Tommy Robinson fue arrestado por las autoridades británicas debido a “organizar disturbios” junto al tribunal de Leeds donde en ese momento se estaban juzgando a veintinueve pakistaníes acusados de diversas violaciones. Robinson es autor de los libros Mohhamed’s Koran: Why Muslism Kill For Islam y Enemy Of The State, ha sido uno de los principales críticos de la islamización de Reino Unido y ha denunciado principalmente las redes de tráfico y prostitución de menores en manos de musulmanes dentro del país anglosajón.
Tommy Robinson ha sido sentenciado a trece meses de prisión, lo que sería una sentencia de muerte para el activista nacionalista ya que la mayoría de los prisioneros son musulmanes, hindúes o antifascistas.
Pero Robinson no es un caso aislado, criticar la islamización de Europa es causa de persecución policial y política. El liberalismo cultural se ha impuesto en los más altos niveles de la sociedad, las leyes son puestas al servicio de la corrección política y se persigue a quienes disientan.
Orwell tenía razón, estamos ante la tiranía del Pensamiento Único, este es la corrección política al servicio de los lobbies antirracistas, feministas y liberales quienes son las principales herramientas de las oligarquías financieras.
En España la líder del colectivo Hogar Social está padeciendo la “justicia” de su país por ayudar a su propio pueblo y denunciar la islamización.
Hace relativamente poco en la Pérfida Albión la periodista canadiense Lauren Southern junto con la youtuber católica Brittany Pettibone y el líder de Generation Identitare Martin Seller fueron arrestados, tratados como terroristas y posteriormente se les negó la entrada al Reino Unido, siendo que Lauren Southern al ser canadiense también es ciudadana británica, cosa que es (o debería ser) judicialmente no viable.
La razón fue que Lauren en las calles de ese país afirmo en una campaña que Ala era gay, esto como un experimento social ya que en una revista pro-LGBT se publicó un artículo donde se afirmaba que Jesús era gay. El experimento tuvo resultados, la policía británica detuvo a Lauren por “delitos de odio” y es que en la Pérfida Albión decir que Jesús fue gay es políticamente correcto y decir que lo mismo pero con Ala es un acto de racismo.
Tres jóvenes activistas son acusados de terroristas y deportados mientras que en ese país existen bandas de pederastas, barrios dominados por la Sharia, clérigos que predican la yihad contra la población blanca y son tolerados, protegidos por las leyes de ese mismo país. No se diga tampoco los casos de Pedro Varela, recientemente arrestado de nuevo y puesto en libertad, los miembros de las organizaciones nacionalistas Casa Pound y Amanecer Dorado quienes han pasado por arrestos y persecución política.
Orwell predijo que decir la Verdad (así con mayúscula) era un acto revolucionario, eso lo dijo en 1949 cuando publico 1984. Hoy es una realidad.

El arresto de Tommy Robinson pone de manifiesto que la corrección política es la ideología dominante en las naciones de Europa, que hay un proceso de tercermundizacion y aniquilación de las naciones llevado a cabo por las oligarquías y quienes se oponen son perseguidos mediáticamente y judicialmente.
Ni que decir en España del caso de Pedro Varela, han cerrado Librería Europa, han confiscado todos los libros y lo han encerrado en diferentes ocasiones. Mientras las bandas de musulmanes, africanos y sudamericanos acampan sembrando el miedo, asesinatos, venta de drogas y violaciones, porque para ellos hay “derechos humanos” y campañas mediáticas a su favor pero si denuncias el terrorismo y luchas por tu pueblo solo te esperara el desacredito y la cárcel.
El asesinato político no funciona, matar a un disidente hace que reivindiques su lucha, al asesinar a George Lincoln Rockwell lo volvieron un símbolo, al asesinar a aquellos dos militantes de Amanecer Dorado los volvieron mártires. Ellos prefieren la difamación, el encarcelamiento, la intimidación, el desacredito en los medios, como lo han hecho con Pedro Varela, con el fallecido Salvador Borrego, con Melissa R y ahora con Tommy Robinson.
Toda la sociedad europea es un chiquero, donde los que luchan por la Verdad son encarcelados, donde en un país como Irlanda, antes orgullosamente católica, hoy celebra con lágrimas y festejos la legalización masiva del aborto.
Europa occidental es hoy una vergüenza, ruinas de lo que fueron y son ellos mismos quienes se han estado destruyendo desde adentro. Londres con un alcalde musulmán que cínicamente afirma que deben aprender a vivir con el terrorismo y una fuerza policial más preocupada por ser antirracista que en cumplir con su deber.
Tommy ha recibido numerosas muestras de apoyo por parte de seguidores, grupos nacionalistas y por supuesto periodistas alternativos como los antes citados Lauren Sourthern y Brittany Pettibone, el youtuber y fisicoculturista nacionalista Marcus Follin (The Golden One) y por gente común harta de la progresía y la islamización de su patria.
Hasta el momento el activista permanece en la cárcel, el apoyo continua pero hasta el momento lo único que queda claro es que la Verdad está siendo perseguida.
Europa está bajo asedio y con ello todo el mundo occidental, el cristianismo, las tradiciones, la historia, la cultura todo se encuentra bajo asedio y desde adentro contaminada por los traidores.
Defender tu cultura y tu fe está siendo perseguido y no, no es una fantasía paranoica sino la realidad, Tommy Robinson es un ejemplo de ello.
Esta guerra cultural es contra el espíritu europeo, contra todo lo que Europa simboliza, sus enemigos están en la cúpula del poder abriendo fronteras y permitiendo la islamización de aquel antes glorioso continente.
Los hijos de Europa, sus mejores hijos son encarcelados, perseguidos y en el último caso asesinados, tal puede ser el destino de Tommy Robinson en estos días.
Este mismo mes en la Pérfida Albión se dieron encuentro dos momentos diferentes: la boda real que fue un evento televisado de forma masiva porque el príncipe se casaba con una joven no blanca y que fue visto como un triunfo del multiculturalismo por parte de elite inglesa y por otro el encarcelamiento de un hombre blanco, un hombre común que quiso hacer lo correcto. El mensaje es claro, la elite es portadora de la ideología de liberalismo cultural, de la islamización forzosa y de abrir las fronteras, el hombre común lucha por lo que queda de la Tradición y la Cultura.
La lucha de Tommy Robinson es la lucha de todos nosotros.

Mayo 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario