"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 10 de mayo de 2018

El mannerbund y la manada





Por Fernando Trujillo

El caso de un grupo de amigos autodenominado la Manada ha causado una gran controversia en España su país de origen así como en el resto del mundo, durante unas celebraciones este grupo de amigos (esta manada) violo en grupo a una joven de dieciocho años, lo que siguió fue una cobertura de la prensa así como la intervención de organizaciones feministas que como siempre usan estos casos para satanizar la imagen masculina. El caso de la Manada es similar al caso de los Porkys en México que también ha causado indignación social y también ha sido usado de estandarte por los grupos feministas para llevar a cabo su agenda política.
No voy a hacer una descripción minuciosa sobre los casos que involucran a las dos manadas, para eso están otras noticias y textos que siguen los asuntos de cerca, ambos casos por demás abominables han sido usados por las feministas para impulsar su agenda política, para ir denigrando la imagen del hombre heterosexual como un violador en potencia y mantener su influencia político-cultural de forma oportunista. También resultan tontos útiles aquellos “antifeministas” que han defendido tanto a la Manada en España como a los Porkys en México bajo la explicación que en ambas partes fue la mujer quien lo deseo. Este tipo de hombres solo refuerzan el discurso feminista y hacen quedar mal a los verdaderos críticos del mismo.
Usando ambos casos la narrativa feminista se mantiene fuerte, esto no se trata de hace justicia, se trata de poder.
Por supuesto las feministas (las de Europa más que nada) solo exponen los casos de violaciones en multitudes cuando se trata de hombres blancos, cuando se trata de inmigrantes musulmanes y africanos entonces guardan un cobarde silencio, el caso de la Manada fue usado por el lobby feminista en su lucha contra el hombre blanco pero no les importa para nada las mujeres europeas violadas por bandas de inmigrantes.
Lo que se ignora es que tanto la Manada como los Porkys son producto de la civilización moderna que no tiene nada de patriarcal o de tradicional, esta es una sociedad feminista donde abunda la hipersexualizacion, la pornografía, el sexo como objeto de consumo, celebraciones con excesos donde hombres embrutecidos con drogas y alcohol al ritmo de música reguetón y hip hop se vuelven manadas de bestias que tienen sexo con mujeres ebrias en callejones o a plena luz del día.
No, esto no es un argumento mojigato ni ultraconservador, la revolución sexual de los sesenta que supuestamente iba a traer más libertad y más entendimiento entre hombres y mujeres en realidad termino despojando a ambos sexos de sus roles naturales y volviéndolos esclavos de sus más bajos instintos.
El feminismo usa los casos de la Manada y los Porkys para ir denigrando las asociaciones de hombres, los grupos de amigos, mostrarlos como misóginos, violadores y cretinos.
Desde hace un tiempo los medios como Hollywood y la televisión muestran a los grupos de amigos masculinos (mayormente un grupo de hombres blancos) como machistas, agresores de mujeres y homosexuales, borrachos y cretinos, una imagen muy negativa. En varios casos no dudo que sea así pero es una generalización muy maliciosa.
Los actuales grupos de hombres son manadas, no en el mal sentido sino que los diferentes grupos humanos tenemos a reunirnos en manadas por así decirlo, grupos de amigos con los cuales compartimos características entre sí, las actuales manadas buscan solo sexo y alcohol, platicar, contar chistes misóginos y homofobos (según las feministas), esto no es malo por supuesto pero no debe ser todo en un grupo de camaradas.
Lejos de tener una manada, lo que los hombres debemos tener es un mannerbund.

Mannerbund viene del alemán y quiere decir “asociación de hombres”, puede confundirse con un grupo de amigos cualquiera pero su significado es más profundo.
Actualmente hay muchas manadas pero pocos o ningún mannerbund, una manada es un grupo con el que te vas a emborrachar, un mannerbund es mucho más.
Los Lobos de Vinland con sus rituales masculinos y su mística pagana, los colectivos vinculados a Operation Werewolf de Paul Waggener, inclusive los clubes de motociclistas son mannerbunds, grupos de hombres en donde impera una ética, la lealtad y el honor.
La manada es un grupo de amigos, el mannerbund es una hermandad de hombres, en una manada solo se reúnen a emborracharse o hacer algunas actividades, en un mannerbund entrenan, pelean juntos, realizan rituales masculinos de honor y sangre. En una manada sus miembros se degradan entre ellos, se entregan a sus bajos instintos y se hunden en todo tipo de vicios y conductas execrables, en un mannerbund es lo contrario, van hacia adelante, se acompañan en ser mejores tanto física como mentalmente y espiritualmente. La manada no tiene una espiritualidad, el mannerbund impera una espiritualidad, una mística que los guía. En una manada entran mujeres que actúan como marimachos, beben, escupen, pelean y tienen sexo con los otros hombres que la ven como una igual, en el mannerbund no participan las mujeres, estas se encuentran al lado de sus hombres pero mantienen sus roles como mujeres, no se meten en los rituales, en los entrenamientos, no van de caza o de juerga con ellos, mantienen su feminidad separada, mientras los hombres realizan sus ritos y su entrenamiento. En una manada existe la traición interna, las puñaladas por la espalda, en el mannerbund todos son hermanos, todos tienen un estricto código de honor que al romperse se castiga con el exilio o en algunos casos la muerte. En el mannerbund impera un Orden, en la manada impera un caos. La manada no tiene ninguna trascendencia, no tiene un propósito, el mannerbund es la base para crear un nuevo mundo, una nueva vida contraria al estilo burgués, en el mannerbund se busca la Trascendencia y la creación de un nuevo mundo, el mannerbund es la base del Imperium. La manada es democrática, se sube al tren de las modas, en el mannerbund impera una Tradición, es anti-igualatoria y meritocratica, los mejores son los que lideran.
La manada es producto del mundo moderno y democrático, el mannerbund viene del mundo de la Tradición donde impera el Orden, la Aristocracia y lo Trascendente. En el mannerbund se busca forjar héroes, guerreros, hombres nuevos, en la manada solo se busca fomentar y perpetuar los peores hombres.
El camino de los hombres es el camino de la pandilla o el mannerbund, los hombres siempre se van a juntar entre ellos, van a rechazar a las mujeres, ellos quieren un grupo de amigos y camaradas con los cuales compartir intereses en común y esos intereses son siempre asociados a la masculinidad.
Es obvio que ningún grupo formado por hombres es un mannerbund pero tampoco todos son como la Manada o los Porkys, sin embargo los grupos feministas meten a todos en el mismo saco y buscan una inclusión forzada en los colectivos formados por hombres.
Se busca integrar a las mujeres a grupos tradicionalmente formados por hombres y como he escrito antes los grupos formados por hombres son estigmatizados como una banda de violadores y cretinos.
Con esto se busca dos cosas: evitar la creación de un mannerbund y destruir su esencia o por lo menos denigrarla lo más que se pueda.
Un mannerbund es el antagonista del mundo feminista y de todo lo que representa, por eso se busca su estigmatización y prohibición. El mannerbund es una exaltación de lo masculino, es el camino de los hombres libres.
El caso de la Manada es repugnante, pero como hombre no tengo porque pedir perdón por la patanería de otros ni tengo porque volverme feminista. Soy hombre y estoy orgulloso de serlo, los grupos de hombres debemos dejar de disculparnos o sentirnos culpables por quienes somos.
Un hombre nunca debe sentir vergüenza de su género, un grupo de hombres no tiene por qué dejar de ser quienes son por los estigmas de otros.
Una manada debe evolucionar a ser un mannerbund, hombres libres no solo del feminismo sino de los vicios que la sociedad moderna acarrea.

Mayo 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario