"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 12 de julio de 2018

Hacia un regionalismo




Por Fernando Trujillo

Al escribir esto es una tarde de verano, han pasado ya casi dos semanas desde la elección presidencial.
Amanece, todo lo que veo en la red social, en la televisión es sobre pura política, cada partido defendiendo a su candidato, noticias verdaderas y falsas sobre un candidato, un montón de imbéciles defendiendo a su candidato y a su partido en una red social. Salgo y encuentro afiches con el rostro sonriente de un político en cada casa o establecimiento, entro de nuevo a la red social, más noticias falsas y verdaderas, más gente peleándose por cual político es mejor, hablando de temas que ni entienden pero que se sienten expertos (afores, fobaproa, amnistía, etc.), todos se creen expertos y conocedores por leer información de redes sociales. En esto Eco tenía razón, las redes sociales crearon una generación de idiotas, lo peor es que son idiotas que se creen inteligentes.
Leo y escucho gente defendiendo la patria, la patria esto, la patria lo otro, afirman que van a votar por México, que todo México se está pasando a la izquierda como dice un spot publicitario en televisión (no se han dado cuenta que la izquierda siempre ha gobernado), así fueron estos días.
Me pregunto a que México defienden, la patria murió cuando fusilaron a tres hombres en el Cerro de las Campanas, todos los verdaderos patriotas fueron exiliados o fusilados pero no vale ahora hablar de esto.
Las elecciones terminaron, gano la misma partidocracia aunque muchos piensen lo contrario, la situación sigue siendo la misma, gente que ataca al nuevo presidente en redes sociales y gente que lo defiende a muerte. Es la misma basura pero nadie quiere darse cuenta que nadie gano, ninguno de esos tarados que fue a poner un papelito en una urna gano algo, solo gano la tribu política.
El estado mexicano desaparece estudiantes en las carreteras, roba tus recursos, te explota laboralmente, te tiene sumido en la inseguridad, el desempleo, la pobreza extrema, defiende a los criminales en lugar de las víctimas, se enriquece a costa del dinero y recursos de sus regiones y no, nada de eso va a cambiar con un nuevo partido en el poder.
¿Ese es el estado mexicano al que quieres salvar? El mismo estado que ha abusado y ha destruido sus regiones por pura avaricia, tendrías que preguntarte además ¿Vale la pena salvarlo? Malas noticias no lo vas a lograr, solo vas a continuar perpetrando el mismo estado corrupto y tiránico.
Fue el estado-iluminista mexicano el que en Yucatán destruyo la industria henequenera con las políticas comunistas de Lázaro Cárdenas, fue este mismo estado el que persiguió a los católicos, ejecuto a sacerdotes, permitió las violaciones masivas de monjas, ejecuto a campesinos y les arrebato sus tierras, fue este mismo estado el que ha estado asesinando indígenas de forma sistemática. El estado mexicano ha sido corrupto y tiránico desde su imposición.
¿La bandera? Esta bandera solo representa a este estado-iluminista-republicano, es ajena al alma e identidad del hombre hispano, nuestra bandera es la Cruz de Borgoña, símbolo de todos los pueblos de habla hispana, esa es la bandera bajo la cual los pueblos que conforman México estaban unidos pero esos tiempos ya pasaron, ya no estamos unidos sino sometidos por una bandera ajena a nosotros y un estado tiránico.
Cada región de México tuvo su propia bandera pero estas han sido olvidadas o relegadas para darle prioridad al máximo símbolo del centralismo mexicano que rige todo este territorio. Votando solo perpetuamos el sistema, siguiendo queriendo salvar una patria muerta solo le damos más poder, es por eso que debemos ir hacia un regionalismo.

No importa que hayas apoyado al partido ganador, tampoco importa que apoyes al partido de “oposición”, tu vas a tener que levantarte temprano para ir a trabajar, vas a tener que seguir pagándole impuestos al estado, tu posición social no va a cambiar, tu vida no va a cambiar, nada cambio.
Lo único que cambio es el color de la partidocracia, un cambio muy superficial pero lo suficiente para mantener contentos a la tribu de esclavos.
El estado mexicano es el Imperio de la Nada, un estado artificial sin cultura, sin identidad que destruye las identidades y autonomías de los territorios, que saquea sus recursos, no me siento identificado con esta república, con sus ciento veinte millones de alegres votantes, ni con ese monstruo de Frankenstein que llaman “identidad mexicana”.
El regionalismo es la verdadera oposición a este Imperio de la Nada, la búsqueda de la autonomía no únicamente económica sino cultural e histórica de cada uno de los pueblos que conformamos el territorio mexicano.
Mi patria son las montañas de Nuevo León, los montes y los mares de Yucatán, mi historia y cultura es la de mi tierra, la que mis antepasados forjaron y esa historia es superior a toda la historia oficial que desde el Imperio de la Nada nos forzan a aceptar.
No le debo culto a Juárez, Hidalgo, Allende, Cárdenas sino a los hombres que hicieron de mi tierra un lugar prospero, que construyeron sus ciudades, que pelearon por ella.
Yucatán peleo la Guerra de Castas por si misma contra indígenas sublevados aliados de los piratas ingleses en Belice, Nuevo León como reino independiente y más tarde republica siempre se mantuvo orgulloso y leal a sus raíces hispanas.
No necesitamos de su historia oficial, ni de su identidad artificial, nuestra historia e identidad es muy superior.
En un artículo anterior escribí que cuando ya no te sientes identificado con un país es que este ya no es tu país, fue lo mismo que le paso a Ezra Pound que harto de sus congéneres norteamericanos viajo a vivir a Italia, le sucedió al barón Unger Stenberg que cansado de la superficialidad y moderna Europa, de sus aristocracias ya aburguesadas y decadentes prefirió vivir en tierras asiáticas conviviendo con los mongoles a los que consideraba sus hermanos por encima de los decadentes europeos.
Los pueblos indígenas hace mucho que buscan la autonomía, Cheran ha mandado al diablo el sistema electoral y la política de partidos para su autogestión, no concuerdo con sus tendencias a la izquierda pero admiro su modo de seguir su propio camino, es tiempo que criollos y descendientes de europeos hagan lo mismo.
Así era en el Virreinato, los pueblos indígenas tenían su propia autogestión antes de que llegara la fallida independencia y los presidentes masones comenzaran a asesinarlos, como hasta ahora.
Ellos no le deben nada a esta republiqueta y hacen bien, solo espero que puedan superar ese marxismo que llevan.
Olvídate de esa basura humanista de que “todos somos uno”, la realidad es que las diferencias culturales y de otra índole existen, te guste o no, no somos lo mismo, podemos coexistir pero respetando nuestra diversidad cultural.
Nuestros principios deben ser hispanos y aristocráticos y esos principios están por encima de cualquier país artificial inventado por masones.
Nuestro camino debe de ser el del aristócrata del espíritu, el del guerrero, el del hombre libre y forjar nuestra propia autonomía. Somos hombres libres no electorado. Nuestra tarea es caminar hacia un regionalismo.


Julio 2018


Imagen propiedad de Orgullo NeoLeones




No hay comentarios:

Publicar un comentario