"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







viernes, 21 de octubre de 2011

La brujería como un camino iniciático




Por Fernando Trujillo


La brujería es una manera de entender el universo, de complementarse con él, ver el mundo a través de una perspectiva mágica es contemplar la vida y el cosmos en toda su majestuosidad. Nuestra existencia se basa en seguir una rutina: despertarse, desayunar, trabajar (o estudiar), ver la televisión, comer, continuar viendo la televisión, leer el periódico, dormir y el ciclo se repite todos los días.
A esta rutina la llamamos vida, esta cotidianidad diaria nos impide ver el universo en toda su complejidad, la mayoría de los seres humanos somos personas ordinarias con vidas ordinarias, nos movemos en ciudades siguiendo un horario de vida, desde que nacemos se nos traza un plan de vida: estudiar, trabajar, casarse, consumir, tener hijos, nietos y morirte, así de fácil. Nuestra realidad se basa en lo cotidiano, en lo que leemos en los periódicos, en lo que vemos en la televisión, cosas sencillas para entender la vida.
Al hombre común le gusta lo sencillo, una vida sencilla, un mundo sencillo e incluso un cosmos sencillo. Un dios y un diablo, los términos bueno y malo, moralidad e inmoralidad, heterosexualidad y homosexualidad, teoría de la evolución y creacionismo, cristianos y musulmanes. Nuestra sociedad ama los dualismos, las personas ordinarias les encantan estas simples divisiones, hacen que la vida sea algo muy fácil de seguir, entonces tenemos dos bandos y siempre consideramos que el bando en el que nos encontramos es el correcto. Un ejemplo muy fácil para el hombre occidental moderno existen dos grupos, el mundo occidental cristiano y capitalista el grupo correcto (en su concepción) y el mundo oriental musulmán y totalitario el grupo incorrecto. Esta división resulta facilona, conformista y absolutamente ridícula. Nosotros somos los buenos, ellos los malos, nuestra religión es la correcta la de ellos es equivocada, nosotros somos normales y los otros son raros.
El universo es mucho más complejo como para reducirlo a una dualidad, demasiado amoral como para tratar de ponerle etiquetas, en efecto llevamos vidas rutinarias y limitadas, vivimos de acuerdo a lo que entendemos por realidad.
La brujería es un camino iniciático, una llave para abrir las puertas de la percepción a un cosmos infinito pero hay que tener cuidado el camino de la brujería también puede llevarte a la locura si no se está preparado para abrir sus puertas.


La palabra brujería en el canon occidental está asociada al satanismo, al sacrificio de bebes y a las fuerzas del mal. Dejemos a un lado moralismos simplones, la brujería es mucho más antigua que la concepción de satanismo.
Las brujas veneraban al Gran Espíritu en su aspecto de dios con cuernos, el cual tiene muchos nombres entre ellos Cernunno, Pan, Baphomet o Dionisio. Esta deidad representaba todo lo que la iglesia consideraba pecado: sensualidad, alegría, rebelión, liberación, naturaleza. El dios con cuernos es un ser amoral que esta mas allá del bien y del mal como lo entendemos no puede ser etiquetado en una categoría de bueno o malo, algunas veces es una criatura benévola, otras veces como un dios seductor y otras veces se presenta como un ser tenebroso.
Al hablar de brujería estamos hablando de jugar con las fuerzas del cosmos, el universo nos invita a jugar, la gran mayoría han negado a escuchar esta llamada pero aquellos que se atreven deben tener imaginación y recordar que nada es real y todo está permitido.
Olvídate de pentagramas, ropa negra, grimorios, sistemas de reglas y estructuras mágicas, la magia es libre, cada quien crea sus propias reglas y cada quien destruye sus propias reglas. No necesitas nada de eso para poder seguir el camino de la brujería, solo debemos abrir nuestras mentes y aceptar lo imposible como posible.
Como camino iniciático la brujería requiere voluntad, en cualquier arte en donde se use la magia la voluntad es una pieza fundamental. Olvidarte de tus prejuicios, de tus limitaciones, tener la mente bien abierta.
Invoca a tus demonios internos y enfréntalos, invoca a tus personajes favoritos de tu infancia para que regresen a ti los buenos recuerdos, haz un hechizo para hacer feliz a alguien, dibuja tu propio sigilo, escribe poesía, un poema es un conjuro muy poderoso para romper las limitaciones y liberar nuestro espíritu.
El universo esta poblado de múltiples criaturas desde dioses paganos, ángeles, demonios, duendes, hadas, arquetipos pero a la hora de invocar no te olvides de la regla lovecrafniana: “No hagas un llamado a aquello de lo cual no te puedas liberar o aquello que después de que haber sido llamado pueda exigir a su vez algo más grande que tú mismo" (El Caso de Charles Dexter Ward)
Usar la brujería puede ser muy divertido, puede otorgarte conocimiento y satisfacción personal en tu propia vida pero también puede darte sustos terribles, puede hacerte dudar de lo que pasa a tu alrededor. En todo arte y en todo camino hay riesgos, la brujería no es la excepción pero nunca podrás liberarte de tus limitaciones si no lo intentas.

¿Crees que la brujería desapareció con el advenimiento del racionalismo? La sociedad industrial cree haber superado la brujería pero se equivoca.
La brujería no desapareció solo tomo otra mascara, creemos haber superado eso que llamamos superstición y sin embargo nos asusta y nos atrae.
Esta en tebeos, en programas de televisión, en libros, el arte de la brujería nunca se fue ¿Por qué? Creo tener una respuesta sencilla: porque mientras más avanzados estamos materialmente hablando, más necesitados estamos de espiritualidad.
Nuestro inconsciente nos pide creer en algo: en la virgen, en un dios, en un personaje de televisión, en algo omnipotente.
Es en nuestra sociedad tecnológicamente avanzada y racional cuando han aparecido más sociedades mágicas: wicca, Thelema, la Sociedad Vril, Amanecer dorado, teosofía. Algunas de ellas serias y otras un fraude.
El arquetipo de la bruja resurge en esta época desde la bruja malvada de la película El Mago de Oz, Sabrina la bruja adolescente, la bruja Frau Totenkinder de la popular saga de comics Fables o mi propio personaje Ana Laura Carrasco la amoral y sensual bruja de mi novela “La Hora de la Magia”. Ya sea como una anciana sabia o como una bella mujer el arquetipo de la bruja tiene una fuerte presciencia en nuestro tiempo.
Nuestra sociedad necesita la magia, a pesar de siglos de evolución nuestra civilización es aun cada vez más limitada y se pone más barreras que impiden ver mas allá.
El camino de la brujería es romper estos muros, traspasar de estas limitaciones, la brujería es una transgresión a todas estas limitaciones que la mente nos pone.
Tu vida la ves a través de los ojos de un muerto, esta realidad que se nos presenta es solo un fragmento de la grandeza del cosmos ¿Cuándo vas a despertar? El universo nos está invitando a jugar ¿Aceptas o no?

Octubre 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario