"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







viernes, 17 de agosto de 2012

Democracia americana



Por Fernando Trujillo


Hemos visto en mi anterior articulo (Democracia, derechos y circo mediático) que la democracia tradicional—y por lo tanto puramente aristocrática—tuvo su origen en la antigua Atenas pero la democracia moderna no tiene nada que ver con esta antigua forma de gobierno. Podría decir que la democracia tradicional y la democracia moderna son dos formas diferentes de gobierno, con diferentes orígenes. Este Sistema está fundado a base de desinformación, mentiras y manipulación mediática que se nutre con la ignorancia de un pueblo sometido.
Creemos en la ilusión de democracia, en las instituciones, en los bancos y sobre todo creemos en la triada liberal de “Libertad, igualdad y fraternidad” pero detrás de estas palabras se encuentra la dictadura más sangrienta de la historia.
Hagamos un pequeño repaso sobre la historia de la democracia antes de entrar en detalle, según los libros de la historia oficial la democracia actual tiene sus orígenes en la antigua democracia griega, que vivíamos en un periodo llamado oscurantismo en donde la iglesia y la monarquía sometían al hombre. Un grupo de pensadores llamados con el pretencioso nombre de “ilustrados” publica sus ideas sobre el hombre, la “igualdad” de todos los hombres, la “bondad natural” del hombre, la destrucción de la monarquía.
Las ideas de Voltaire, Rousseau y Montesquie fueron rápidamente extendidas en su tiempo y ayudaron a lo que sería las revoluciones francesa y americana. La democracia moderna tal como la conocemos tiene sus orígenes en esas dos revoluciones.
Estos movimientos fueron el génesis de la destrucción de toda una cultura y el comienzo de un sistema que hasta el día de hoy ha causado genocidios, opresión, crisis financiera y corrupción. Estas revoluciones por supuesto no fueron algo accidental, si sorprendieron al mundo en su momento pero fueron un trabajo planeado cuidadosamente por las logias masónicas.
Nace como producto de estas dos revoluciones y como hija de las ideas de la Ilustración el concepto de “democracia americana” ideología bajo la cual se pisa la soberanía de los pueblos y se inicia lo que es el Nuevo Orden Mundial.

La masonería fue la constructora del actual sistema y de la ideología americana, si uno es un buen observador vera que todo el movimiento enciclopedista—con el cual se generaron estas revoluciones—la declaración de Independencia, el concepto de derechos humanos tienen clara simbología masónica. Como ejemplo si uno se fija en la imagen de la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano” de 1789 podrá ver que por encima de todo está el símbolo del “Ojo que todo lo ve” símbolo de la logia de los Iluminati.
Estados Unidos como nación fue fundado por masones—no por piadosos protestantes como la historia oficial afirma—con el objetivo de crear una “tierra prometida” para el nuevo gobierno mundial. Desde su consolidación como nación los Estados Unidos se han ido expandiendo acabando con los pueblos nativos, robándole a México la mitad de su territorio, comprando territorios como el estado de Louisiana y por medio de guerras en las que tienen como consigna la idea de inculcar la democracia a los pueblos “sometidos”.
Así por medio de golpes de estado, terrorismo, guerras y sabotaje han ido imponiendo un modelo político y cultural influido por los ideales masónicos.
El pueblo americano esta unido bajo un ideal de democracia influida por la Doctrina Monroe. Esta doctrina de inspiración bíblica convierte al pueblo americano en el Pueblo Elegido, elegidos para imponer la democracia a las naciones.
El pueblo americano es un estado multirracial unido bajo esta fe en la democracia y en esta “misión sagrada” de convertir a los pueblos de la tierra en una democracia liberal de seres sin identidad, sin raza, sin patria y sin espíritu.
La imposición de la democracia americana en países catalogados de tercer mundo ha dado como resultado espantosas consecuencias tales como guerras civiles o un gobierno corrupto e ineficiente. Esto se debe a que imponer una única doctrina a todos los pueblos es un craso error que solo conducirá a la violencia y al fracaso.
No todos los pueblos han nacido para la democracia, cada pueblo debe organizarse según sus costumbres, su propia forma de gobierno y su propio sistema político.
Los pueblos son diferentes, las etnias y culturas que los habitan también son diferentes, el concepto de igualdad es una falacia que va en contra de las leyes de la Naturaleza que enseñan sobre la diversidad en la misma.
Bajo el lema de “Libertad, igualdad y fraternidad” el imperio yanqui ha cometido las peores atrocidades tales como los bombardeos a Dresden que acabaron con cientos de inocentes, las bombas atómicas a Hiroshima y Nagasaki que dejaron millones de muertos y consecuencias espeluznantes que hasta el día de hoy no se han borrado.
En la actualidad el imperio americano y su gran aliado Israel están en una guerra expansionista a través de medio oriente. Han ocupado Afganistan, Irak, Libia y están por someter a Siria, mientras que el presidente Bashar Al-Assad resiste y se mantiene en pie de lucha, los gobiernos judeo-capitalistas han iniciado un movimiento terrorista—movimiento rebelde para los medios—con el fin de sabotear a una nación.
La idea de destruir una nación desde adentro no es nueva, han estado haciendo lo mismo en América Hispana desde hace años. Las Farcs en Colombia, los Zetas en México, grupos paramilitares y carteles de narcotráfico son financiados y creados por la inteligencia americana, estos grupos son entrenados por agentes de la CIA y mercenarios del Mossad.
Ellos crean los problemas tales como guerras, crisis financieras, terrorismo para crear caos y terror en el mundo, ellos dan soluciones fáciles para que les creamos “salvadores” de esta manera mantienen su dominio.
Otra forma de colonización es más sutil y es el imperialismo cultural, los productos americanos llegan a todo el mundo, son consumidas en todo el mundo y nos hemos vuelto dependientes de ellos. McDonalds, los Simpsons, Coca-cola, videojuegos, el canal Mtv, Disney Channel, Hollywood, Nickelodeon todo esto forma parte de una cultura mundial creada para el consumo y que sustituirá—si no lo hizo ya—a las diversas culturas del mundo. Una cultura mundial para una dictadura mundial.

Los derechos humanos concepto nacido de las ideas de la Ilustración se basa en la falacia de que todos los hombres son iguales. Bajo este concepto las personas honradas son iguales a las mentirosas, los peores criminales y terroristas son iguales a los ciudadanos a los que asesinan, tienen los mismos derechos sin importar sus actos.
Las logias masónicas que fueron las constructoras de este concepto lo utilizan para defender a los criminales más sanguinarios, a los violadores, a las pandillas criminales y grupos paramilitares. Las asociaciones de derechos humanos defienden a las peores bajezas de la sociedad tales como secuestradores y homicidas a los que les contratan abogados, les pagan su fianza, los ponen como “víctimas de la sociedad” y los elevan a la categoría de mártires mientras que las víctimas son olvidadas. Si esta es la sociedad progresista y democrática en la que vivimos, en donde a un pederasta se le da protección en prisión, en donde asesinos en serie como Garavito salen libres, en criminales y asesinos salen libres bajo fianza.
Gracias a la idea de derechos humanos. Un hombre que le dispara a un vándalo para proteger su negocio es encarcelado, linchado por los medios mientras que el vándalo es puesto como un “muchachito confundido” ese amigo lector es la democracia en la que vives.
Todos los hombres son iguales, todos visten igual, todos consumen McDonalds y toman Coca-cola, todos ven los mismos programas, las mismas películas.
Una población masificada preparada para el Nuevo Orden Mundial. Tenemos un gobierno mundial (ONU), una religión mundial (new age), una forma de arte (el arte moderno masificador), una bebida mundial (Coca-cola) y por supuesto la democracia americana como una forma de gobierno mundial. De todos los regímenes que ha habido es quizás la democracia la que ha causado más holocaustos y derramamiento de sangre junto con los gobiernos comunistas, tal vez superando a este.
Desde el fin de la revolución francesa hasta la ocupación en Siria todo es un derramamiento de sangre en nombre de la democracia, tantas vidas y tantas naciones sacrificadas para que unos pocos gocen de la riqueza y del petróleo mientras usan los derechos humanos como justificación.
No obstante los Estados Unidos como nación se encuentran en decadencia, su crisis económica, sus continuas protestas en el interior, su inflación y la decadencia moral de su gente la están llevando a una inevitable caída.
América se encuentra moribunda no solo por una crisis sin precedentes, los índices de obesidad son altos, son una nación de gordos, de gente apática, el sueño americano los ha destruido espiritualmente.
Estamos siendo testigos de la muerte de un país cuyo final promete ser más catastrófico que el del Imperio romano y la Unión Soviética. No necesitan tener un gran enemigo en otro país, ellos mismos se están destruyendo desde adentro. La caída de las Torres Gemelas once años antes fue el presagio de su inevitable caída.

Agosto 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario