"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 23 de julio de 2015

Occidente una idea que debe ser superada



Por Fernando Trujillo

“No tengo ninguna esperanza en Occidente y ningún ruso debería tenerla…...la excesiva prosperidad y comodidad han debilitado su voluntad y su razón”

Aleksandr Solzhenitsyn

Hace una semanas en un foro de una red social (que no voy a nombrar porque no vale la pena hacerlo) surgió el tema de la legalización del matrimonio homosexual en México y uno de los participantes en dicho foro dijo “qué bueno que México se una al mundo occidental y civilizado”.  Esto me ha hecho reflexionar sobre el término Occidente ¿Qué significa hoy en día Occidente?
El término está asociado a la hegemonía de la cultura europea, en muchos de mis artículos me he referido a Occidente como parte de nuestra herencia y es cierto pero mi pregunta aun continua de pie ¿Qué significa hoy en día Occidente?
El vocablo comenzó a figurarse cuando Diocleciano dividió al imperio romano, en el imperio de Occidente y el imperio de Oriente, creando lo que era una división inexistente en el mundo antiguo. Con la caída del imperio romano de Occidente el término pasó a representar a Europa y su cultura.
La cultura de Occidente era el cristianismo medieval, la caballería, la aristocracia guerrera, el feudalismo, posteriormente seria el Renacimiento, las artes, la filosofía, la ciencia pero también fue el germen de la modernidad, de horrores como el protestantismo, el capitalismo, el racionalismo, el liberalismo, la Ilustración y el marxismo.
Al día de hoy Occidente ha adquirido nuevos significados, uno puramente económico y globalizador. En estos tiempos Occidente es todo lo que representa esa cultura global de entretenimiento y consumismo.
Occidental es el estilo de vida de los japoneses, de los surcoreanos, de los africanos, de los hindúes, que escuchan música pop, que ven Mtv y que comen en las grandes franquicias, occidentales son también los hispanos en Estados Unidos que les ponen nombres anglosajones a sus hijos y se consideran a sí mismos ciudadanos norteamericanos.
El Occidente cristiano que dio grandes aportes a la humanidad como lo son las catedrales, el arte renacentista, que forjo los reinos europeos y bajo esta fe se unieron estos pueblos para enfrentar al Imperio Otomano y vencerlo en la épica Batalla de Lepanto. Ese Occidente ha quedado destruido cuando los europeos y sus descendientes se perdieron en el materialismo y la indiferencia, cuando la fe paso a solo ser algo “retrogrado” y el relativismo moral (otro engendro de Occidente) tomo su lugar.
Occidente ha dejado de ser Europa, ha dejado del cristianismo, ha dejado de ser todo aquello que lo hizo grande para ser el monstruo globalizador, el gran parasito que destruye las identidades de los pueblos.

En la actualidad Occidente es la hegemonía norteamericana en el mundo, es la OTAN, es la Unión Europea, es Israel, es los derechos humanos, es el feminismo, el marxismo cultural, el lobby LGBT, el animalismo de PETA y otros grupos similares, es todas las modas y subculturas urbanas engendradas para destruir la identidad de un pueblo.
¿Cuál es el opositor a este Occidente? Es todo aquello que es cultura, identidad, ética, espiritualidad, es todos aquellos países considerados retrogradas y amenazados por la hegemonía global.
Es Rusia con su idiosincrasia conservadora, su iglesia ortodoxa, su fuerte sentido militar y patriótico en sus habitantes, sus cosacos, los eslavos endurecidos y rudos tras años de terribles dictaduras comunistas.
Es Corea del Norte, opuesto a su gemelo capitalismo con su estricto militarismo y patriotismo. Con esto no quiere decir que apoye el régimen de Corea del Norte sino que es un ejemplo de lo que es opuesto al Occidente moderno.
Estos dos regímenes se han mantenido fuera de Occidente, fuera de la “línea correcta” mientras que en las naciones en las que se ha implantado este modelo parasitario ha ido devorando su espíritu y cultura.
Pongamos el ejemplo de Japón, el modelo occidental implantado en Japón en 1945 ha destruido sus tradiciones, su espíritu samurái y lo ha vuelto un país hundido en la degeneración y el consumismo desbordado por la subcultura otaku*
Por supuesto India, Irán, Egipto, África no son occidentales (por más que el mundo globalizado así los quiera hacer ver) y ha sido este modelo el que los ha dejado en la ruina moral y económica.
¿Cómo hacer frente a Occidente? Primero rechazar este término, rechazar esta idea ya caducada que solo sirve para los intereses de una derecha neoliberal rancia, cambiarlo por europeidad y euro descendiente en los casos de Europa y América.
Intelectuales como Alain de Benoist, Juan Pablo Vitali, Claudio Finzi y Guillaume Faye quienes rechazan el vocablo Occidente como termino opuesto a Europa, gestar una nueva idea que se oponga a la posmodernidad occidental.
¿Es Iberoamérica Occidente? Nuestra América está representada por el criollo autentico hijo de esta tierra, por el gaucho, el charro mexicano, por el caballero portugués y por el mestizo, por los monjes que educaron a los indígenas en la fe católica, por los hombres que forjaron sus grandes ciudades, sus tierras y sus naciones.
América es el español, el portugués, el italiano, el francés y también es el indígena maya, el mixteca, el aborigen del Amazonas. No somos Occidente, somos Europa y somos la América pre-colombiana. Con esto no estoy dando un mensaje de multiculturalismo, cada una de estas etnias tiene su propia identidad y su propia conciencia racial que debemos respetar y mantener en un equilibrio.  
La cuestión real que se debe plantear es si existe otra cultura, algo que se oponga al Occidente político moderno, estamos en la fase terminal de una cultura, tal como Roma lo estuvo miles de años antes de sucumbir ante los bárbaros, tal como lo estuvo también el Egipto de los Ptolomeo antes de caer ante Roma. Los nuevos bárbaros están representados por el Estado Islámico, por esos eslavos “retrogradas” e “incultos”, por los norcoreanos mientras que en Occidente el pueblo y los gobernantes festejan por la aprobación del matrimonio gay en todo Estados Unidos.
No sabemos si esta nueva cultura que sustituirá a Occidente será la Cuarta teoría política de Dugin (que personalmente no lo creo) o algo que todavía no alcanzamos a visualizar pero lo que sí es un hecho es que se debe rechazar el termino Occidente, defender nuestra identidad cultural y en el caso de los europeos luchar por la identidad de ellos y sus descendientes en todo el mundo.
El fin de Occidente se está acercando pero todo final traerá un nuevo comienzo, después de la edad oscura vendrá una nueva edad, no sabemos si será algo bueno o malo pero será diferente a este Sistema.

Julio 2015

*Véase para más detalles mi texto Japón, de país samurái a país kawai)

                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario