"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







martes, 14 de septiembre de 2010

La moda del Bicentenario



Fernando Trujillo

Este año se celebra el Bicentenario de la independencia de México como todos ya saben, durante todo este tiempo nuestros gobernantes en conjunto con los medios masivos de comunicación nos han estado inflando de un patriotismo chabacano y despilfarrando el dinero del pueblo en un ostentoso festejo.
Es vomitivo y degradante el ver todo este circo que han convertido la gesta heroica de la Independencia, han explotado la historia para su propio beneficio usando un patriotismo de pacotilla que le recetan al pueblo a todas horas. Cuando pase esta moda todo este patriotismo será olvidado por el pueblo y sus gobernantes.
La pregunta es ¿Hay algo que festejar? México tiene una de las democracias más falsas y cínicas del mundo, mientras un millón de mexicanos no tienen para comer la elite plutocrática come langosta acompañada del vino más caro.
El narcotráfico está fuera de control, el norte del país se ha convertido en un campo de guerra y las ejecuciones incrementan sin que el gobierno la pueda parar, los secuestros y los asaltos no tienen freno pero nuestros gobernantes están más ocupados en asuntos triviales como los festejos del Bicentenario o aprobar los derechos de los degenerados sexuales.
Este festejo es una burla, una grotesca caricatura de las empresas televisivas afines al Sistema democrático, es una farsa cínica toda esta moda. Nos han presentado en la televisión a un México de cuento de hadas, el verdadero México es el que está sometido por el narcotráfico, la corrupción, la violencia y la pobreza.
La raza mexicana esta jodida, hundida en la mediocridad, el desempleo, la vulgaridad, la alienación y el miedo. La democracia liberal ha convertido a la raza mexicana en un pueblo dócil, sumiso y cobarde. Nos tragamos las mentiras del gobierno (y nos gusta hacerlo), preferimos ver un entretenimiento vulgar en tv en lugar de protestar y vivimos conformes con la mierda de democracia que tenemos.
Estamos orgullosos de toda esta mediocridad, le aplaudimos a nuestro gobierno por tres leyes insignificantes que aprueban, estamos conformes con ver a nuestros gobernantes en lujosos autos y ver por televisión los circos políticos que rayan en lo ridículo.
La burocracia tiene ahogado al pueblo, nuestro sistema burocrático es uno de los mas desorganizados y corruptos del mundo. ¿Alguien ha hecho algo para cambiarlo? Ninguno de nuestros políticos ha movido un dedo. Los políticos mexicanos están más interesados en pedir que se les suba su sueldo antes que en los intereses del pueblo.
La Historia Oficial nos asegura que somos un país libre, ¿Somos libres? Nos independizamos de España pero continuamos siendo una patria cautiva, somos un país cautivo por una elite neoliberal de masones que solo sirve a los intereses de las potencias extranjeras, nuestro gobierno es un títere del imperio yanqui. El trabajo de nuestra gente va para pagar los gastos de una deuda externa y los lujos de los plutócratas.
¿Algo que festejar? En el reciente Mundial mientras el país se enfrasca en una terrible ola de ejecuciones y violencia nuestro presidente se va a Sudáfrica a gritar “Viva México”, nuestros gobernantes son una partida de afeminados y pusilánimes que no sirven para nada.
El Bicentenario es una excusa para despilfarrar todo el dinero, así nuestro gobierno le da al pueblo la fiesta que quiere y continua manteniéndolo domesticado. Con desempleo y con el crimen organizado haciendo su voluntad pero aun así festejaremos pero lo que menos importa es la historia, lo importante es embrutecernos y fingir que somos libres.

Doscientos años atrás el pueblo liderado por la aristocracia criolla se enfrento y derroto a la burguesía española. Los héroes derramaron su sangre para forjar una patria y este sueño se logro cuando México se convirtió en un imperio bajo el mando de Iturbide.
Fuimos un imperio, nuestra tierra abarcaba Centro América hasta California pero la traición, la mezquindad y el egoísmo de unos cuantos destruyeron el ideal de imperio.
La masonería fiel a los intereses de los extranjeros destrono a Iturbide, fusilo a los héroes que lucharon por la independencia e impuso esta asquerosa republica democrática que tanto daño le ha hecho a México.
Pudimos haber sido un gran imperio pero ese sueño se esfumo, ahora somos esclavos de un sistema neoliberal que traiciona al pueblo en pos de sus propios intereses.
¿Libres? Tú puedes fingir que eres libre y seguir con esta moda del Bicentenario, yo no me trago ese cuento absurdo.
Una verdadera celebración será cuando nos libremos de esa ráela de traidores neoliberales, de la masonería y de este podrido sistema democrático.
Mientras tanto no hay nada que celebrar, aunque como siempre podemos fingir que somos libres y celebrar en esa farsa llamada Bicentenario.
Yo guardare luto por que todos los sueños e ideales de una gran patria están muertos, los ideales de Morelos, Guerrero e Iturbide han sido asesinados impunemente por una democracia de pacotilla y un patriotismo ilusorio. Ese es el México moderno donde no existen los ideales pero eso si tenemos democracia y derechos humanos.

¡Este Bicentenario no lo celebramos!

Agosto 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario