"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







lunes, 20 de diciembre de 2010

Santa Claus: Una Deidad de Nuestros Tiempos



Por Aaron Leitch (Khephera)

Siéntete en libertad para reír. Es uno de sus mensajes tangenciales. Sin embargo, te asombrará descubrir que Santa Claus es una Deidad moderna que satisface cada uno de los requisitos que se requieren para ser una forma divina. La manera en la cual nosotros las personas de estos tiempos modernos tratamos con Santa Claus, y la Navidad en general, es exactamente la misma utilizada en los ritos para los Dioses de la antigüedad. Esto nos puede proveer un estupendo campo de acción en el cual probar nuestros métodos para tratar con cualquier Dios que escojamos. Por lo menos, esta fórmula neo-pagana ofrece un deslumbrante contraste a nuestros sistemas clásicos.



Ahora bien, éste no va a ser un ensayo sobre el nacimiento y la historia del mito de Santa Claus. Es bastante bien conocido que Santa tiene un muy viejo y distinguido (y podría agregar pagano) - patrimonio. Ahora demostraré cómo es que él puede ser de hecho considerado un Dios.



En primer lugar, es lo suficientemente viejo. Él no es tan joven como para ser una creación nueva (como Cthulhu). Ni puede ser el alma de alguien recientemente fallecido. Sin embargo él fue una vez un humano vivo. Su persona produjo tal impresión en las personas que lo rodeaban, que aún después de Su muerte la gente siguió honrándolo. En esencia, el fantasma mismo de Kristopher Kringle (nombre tomado de series y filmes americanos) fue capturado luego de Su muerte, y nunca le fue permitido escapar. Honrando este espíritu, la gente le dio fuerza y alimento. Ahora él es bien conocido y venerado alrededor del mundo, de ésta manera él se asegura el estatus de un Dios.

¿Cómo adoramos esta Deidad hoy? Comenzamos por reservarle un Día Sagrado cada Navidad. "Oh -dice la mayoría de la gente- sabemos que es para honrar el Nacimiento del Hijo de Dios". O, como algunos saben, el Dios Sol. Pero, recuerda tu infancia: Jesús podría haber sido el Sol de Dios. Pero el Nombre de Dios en esa fecha era "Santa Clause" (o Papá Noel). Su Imagen estaba en todas partes. Tú anhelaste Su llegada. Tú le escribiste cartas e incluso ofreciste oraciones. Arriesgaría decir que a ninguno de nosotros, los niños, alguna vez nos importó acerca de algún tipo que supuestamente había nació ese mismo día dos mil años atrás. Era en Santa en lo que estabamos obsesionados.



¡Pero no estábamos solos! ¡Nuestro Dios aquí no carece de sacerdocio. Asi como tampoco le faltan adoradores! Él ciertamente tenía Profetas; Hombres que asumirían Su forma y tendrían completa autoridad para hablar en nombre del Dios. Los vimos en las esquinas de la calles, las vimos en los centros comerciales. En las grandes tiendas estaban en lugares donde podíamos pedir una entrevista y así poder preguntar sobre lo que el Dios tenía que decir acerca de nuestros deseos. Esta era una sencilla y básica adivinación. Todos sabíamos que no era el Santa verdadero, pero todos jugamos nuestros papeles para la adivinación a fin de que el Profeta correctamente pudiese conjurar la esencia de Santa y pudiese hablar con Su voz. Incluso las dementes cantidades de azúcar que comimos en esos días ayudaron a alterar nuestra conciencia.



Pero Santa tiene otros Sacerdotes también. Son anónimos tal como monjes que constantemente llevan sus túnicas puestas sobre sus cabezas. Hoy sabemos que estaban allí, pero cuando éramos niños pequeños no lo sabíamos. Todavía creímos que el Dios Mismo se estaba manifestando físicamente y realizando los milagros de la mañana de Navidad. No sabíamos que había sacerdotes que podían conjurar el ser de Santa a fin de que él pudiera usar sus cuerpos humanos para realizar los milagros. Estos innominados eran, claro está, nuestros padres. Cada Nochebuena nos mandaban a la cama, y ellos mismos pretendían hacer lo mismo. Entonces, entrarían en el Templo y realizarían el papel de Santa. Dejarían los regalos, y beberían la leche y comerían las galletas. Algunas veces dejarían la "prueba" que "Santa" había estado allí.



Una Nochebuena, cuando yo tenía nueve años aproximadamente, me desconcertó un sonido de cascabeles proveniente desde más allá de mi ventana cuando intentaba dormir. Vivía en Florida, así que por supuesto que estos no eran los sonidos usuales de la estación invernal. Sabía que no había ningún coche en las cercanías, y que nadie pasaba caminando o corriendo con ellos, pues el sonido había sido demasiado breve. Pero había sido lo suficientemente largo para ser obvio de que eran cascabeles. Por supuesto que mi desconcierto duro poco. ¡Hasta los dieciocho o diecinueve años! La única razón que mi desconcierto no haya durado hasta el día de hoy, es porque una Navidad cuando estaba en casa de mis padres, vi a mi madre hacer esto a los niños que estaban en la casa (entre ellos mi propio hijo). Sólo espero que esto haya afectado a esos niños tanto como me afectó a mi.



Éstos son los sacerdotes de Santa tanto del santuario interior como los profetas exteriores. El Templo del que hablo, es probablemente evidente ahora, era tu sala de estar. Estaba decorado en colores muy especiales, con adornos de formas y materiales singulares. El acebo (agrifolio, cardón, cardonera, aquifolio, cebro) es sagrado para nuestro Santa, como lo es el muérdago, y al muérdago se lo asoció con ritos importantes. La imagen de Santa tenía que estar allí, así como también su árbol sagrado. Cada decoración colgada en ese árbol, y en el Templo, tenía una razón de estar allí. Cada uno tenía sus propios rituales y tradiciones, lo cual reflejaba la cultura e historia familiar. Las instrucciones para todo esto no eran menos precisas que las que uno puede encontrar en Exodo cap. 30, donde el Tabernáculo de Adoración fue esbozado.



Santa estaba listo para ser alimentado. No con cualquier cosa, sino que concretamente con la leche más pura y galletas. O al menos algunas de sus variaciones. Éstas eran consumidas por uno o ambos sacerdotes del santuario interior de tu culto particular (la familia). Las galletas y el ponche de huevo es una Eucaristía para los adoradores.



Incluso le cantamos canciones dedicadas a él en el Templo con el específico propósito de invocar e intensificar Su presencia en el cuarto. Esto iba en aumento constante todo el perído pre-navideño hasta que diesen las doce de la Nochebuena, donde las invocaciones estarían acompañadas por ritos muy específicos en la más santa de las noches. Había rituales muy complejos que tuvieron que ser ejecutados en la Nochebuena, finalizando cuando los adoradores se iban a dormir.



Más que a dormir, extasiados en sueños visionarios. La escrituras enseñan que deberíamos visualizar confites (idea extraída de un film clásico americano). Nunca pudimos. Aun más intrincados y específicos eran los ritos que tenían que ser realizados a la mañana siguiente.¡Una descripción de eso podría llenar capítulos!


No sólo esto, sino que también Santa podría estar ofendido con nosotros y haber seguido su camino sin molestarse en pasar por casa. El mal comportamiento de los niños estaba en el tope de esa lista. Aunque, también se le podría ofender bastante con una actitud "avara" o "aguafiestas" (Grinch en inglés). Podíamos leer acerca de esa clase de actitudes en nuestra literatura sagrada . Ellas nos convertían en una persona solitaria y triste, y alejada de todo lo que Santa tenga para ofrecer. ¡Pero esas historias, a fin de cuentas, siempre acababan con el villano convertido en un hombre de Dios! Por supuesto, nuestra Sagrada Escritura divina agregaba mucho más que eso. También incluía a nuestros héroes sagrados Frosty (muñeco de nieve, típico personaje navideño americano) y Rudolph por ejemplo. Y las instrucciones para las visiones de los confites (Visions of Sugarplum).



Cuando niños, durante la estación de Navidad, todos los días y en todos los aspectos vivimos, amamos, y adoramos a Kristopher Kringle. Nos ofrecimos a él en fe pura, en amor perfecto, y en confianza total. Fue tan simple. No había rodeos. No había tablas de correspondencias. Los rituales a todo lo largo de la sagrada estación no eran técnicos, eran devotos. Y eran algo que estaba tan arraigado a ti que nunca pensaste mucho acerca de ellos. Esto es semejante a la honra que los paganos ofrecían a sus Dioses. Nosotros los Neo-paganos tenemos la posibilidad de ir mucho más lejos. Aceptaré otro desafío y afirmaré que me comería mi procesador de texto si alguna vez encontrase alguna prueba de que nuestra observancia moderna de la Navidad tiene alguna diferencia con la manera en la cual los cultos antiguos funcionaban.



Por consiguiente, me acojo lo antedicho para referirme a lo que yo llamo el "Modelo Santa". En cualquier momento que te sientas con la necesidad de honrar a un Dios o Diosa específico, quizás sería útil que primero colocases el Modelo Santa sobre Ellos. Ve cuánto conocimiento careces del Dios en cuestión antes de que comiences con los trabajos. Daré un ejemplo. Primero, déjame darle más relieve al Patrón, o Modelo Santa.

Santa posee todo lo siguiente:

•Imágenes Sagradas
•Días Festivos
•Numerosos y muy concretos Ritos y Rituales.
•Eucaristía específica (para otros Dioses, esto incluiría algo semejante al Bautismo y operaciones relacionadas).
•Alimentos sagrados, plantas, colores, así como también árboles.
•Templo específico preparado con objetos sagrados como decoración.
•Tradiciones, mitos, y ritos asociados. Cada uno a ser correctamente realizado.
•Música y bailes específicos. Incluso instrumentos musicales concretos.
•Adivinaciones, visiones, y peticiones para obtener ayuda o bendición del Dios.
•Mitología y Escritura sagrada.
•Ofensas y "pecados" en contra de los mandatos del Dios. O, haciendote a ti mismo ritualmente impuro.
•Un sacerdocio organizado que cuida de la mayor parte de los detalles anteriormente citados, realiza los ritos más importantes y secretos, y son también nuestro enlace directo con el Dios a través de sus invocaciónes.
•Conciencia alterada.
•Completa dedicación, lealtad y amor hacia la Deidad. Si el día consagrado al Dios no se siente como la Navidad, es porque entonces estas haciendo algo incorrectamente.
No creo que ninguno de los puntos arriba citados estén ausentes de los cultos dedicados a los viejos Dioses. Imagina a una persona de aquí a cinco mil años intentando atisbar la Navidad a partir de lo que lee en, tal vez cuatro o cinco copias subsistentes de nuestros modernos libros sobre estos festejos. O quizás sólo comentarios y citas cortas de generaciones que nos subsiguieron acerca de nuestra actual Navidad. ¡O tal vez (peor aún!) ¡De antiguos comerciales televisivos que hayan sido recuperados! ¿Piensas tú que ellos captarían lo que nuestros niños sienten hoy? Esta no puede ser llamada una situación afortunada y es eso lo que tú tienes en contra cuando tratas de restablecer contacto con uno de los Dioses antiguos.

Cuando negociamos con otro Dios aparte de Kristopher Kringle, tenemos que preguntarnos con cuánto de los puntos arriba citados somos capaces de cumplir? ¿Cuánta información podemos recobrar de aquellas épocas y del culto al Dios (en libros de arqueología), y cuántos puntos de nuestro Modelo quedarán sin cumplir?



Supongamos que tenemos el deseo de honrar al Marduk de Babilonia. ¿Con cuántos de los puntos podrías cumplir? ¿Qué es lo que comprende nuestro conocimiento actual de Marduk? ¿Días festivos? Sí, tenemos conocimiento acerca de unos cuantos de ellos. ¿Ciertos ritos y rituales? No, sólo podemos asociar a Marduk con los recitados de apertura de algunos ritos de exorcismo, y eso es todo. ¿Alimentos específicos, plantas, sacrificios, y otros materiales? Aparte de Lapislázuli (al cuál Marduk es a menudo asociado), ninguno. Al menos, sabemos a lo que él se parece en una de sus figuras. Conocemos a lo que él era directamente adverso; es decir, lo qué él consideraba pecado en contra de sus mandatos? ¿Disponemos de algúnas de esas directivas? ¿Conocemos la manera correcta de obtener contacto con él: la música, los bailes, los implementos específicos usados? No sabemos nada de todo esto. Y, por si esto fuera poco ¿puedes hablarle en su lengua materna? Apostaría que la mayoría de nosotros tendría que decir que no en este último punto. Todo esto aun no cubre la entera lista de arriba, pero es seguro que pone las cosas en perspectiva. En lo que se refiere a comparar a Marduk con Santa: ¡Vemos lo poco que realmente sabemos de Marduk!



El cambiar esto requiere duro trabajo y dedicación de toda una vida. Horas pasadas en las bibliotecas escudriñando y reescudriñando textos arqueológicos y antropológicos; Tanto de libros en los estantes como de artículos de publicaciones de arqueología. Haz todo lo posible por completar y cumplir con todos y cada uno de los puntos en el Modelo antes citado antes de que comiences con tus prácticas. Sopesa aquellos con los que tú no podrías cumplir, y qué es lo que podría hacerse en su lugar.



Debería yo a estas alturas aceptar también que hay otros patrones que pueden ser usados aparte del "Modelo de Santa". También podrías ponerte a estudiar profundamente la historia del hombre Jesús de Nazareth. Rastréale desde las épocas en que él era un simple hombre mortal, hasta el tiempo en que su espíritu fue elevado a la categoría de divinidad por sus seguidores. Toma nota de las tradiciones que surgieron en torno a aquella ascención. Podría ser divertido poner el mismisimo Modelo de Santa sobre esto cuando termines.



De hecho, hay ciertamente otro Patrón completamente desarrollado, escrito para ti, y disponible dondequiera. Simplemente estudia los últimos cuatro libros de la tora (es decir los primeros cinco libros del Viejo Testamento de la Biblia). Mantén en mente todo el tiempo de que lo que tú estas leyendo fue escrito por personas perfectamente paganas, y que los métodos que se describen son típicos de cualquier culto a los Dioses del Oriente Medio antiguo, lo cual era prácticamente lo mismo en cualquier parte del mundo (antes del tiempo de monoteísmo).



¿Eres capaz de tal clase de métodos, al menos hasta cierto punto?









Nota de la traducción: Éste es un fragmento de un artículo más extenso titulado "Los Dioses Antiguos y el Neo-Paganismo" a ser próximamente publicado en su totalidad en Zona de Caos. Por razones mágicas se ha mantenido el nombre Santa Claus en lugar del comúnmente usado en nuestra lengua Papá Noel.



Traducido por Kaosmos


Ensayo tomado de Zona caos http://zonadecaos.com/Articulos/Santa.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario