"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







miércoles, 6 de abril de 2016

Jagermeister, el licor de los guardabosques nacionalsocialistas



Por Virginia Melchor.

Si ha estado en algún local de moda de la noche es posible que, sin saberlo, se haya convertido en un "maestro cazador". No por las dotes amatorias en la barra o sobre la pista. Es la traducción al castellano de Jägermeister, el famoso licor alemán que, normalmente servido en vaso de chupito, causa furor en los 'pubs'. 

Casi todos disponen de una "tap machine", una máquina frigorígica con dispensador, que lo mantiene bien frío, a unos -20º. A pesar de su reciente expansión en España, su peculiar pasado de cacería y milicia se remonta a 1934. Aquel año se acuñó el término Jägermeister en la Ley de Caza y Protección Animal aprobada por los nacionalsocialistas para nombrar a los guardabosques y altos forestales de la Administración pública alemana.

Curst Mast, gran aficionado a la caza, inventó la bebida para hacer más llevaderas las gélidas noches detrás de la presa. Su comercialización comenzó en 1935 y adquirió fama como remedio contra la tos y los problemas digestivos. La creencia generalizada de que contiene sangre de ciervo o alce no es cierta. Este brebaje está compuesto por 56 tipos de hierbas: desde principios botánicos conocidos como camomila, cilantro, lavanda, cardomo, naranja o nuez moscada hasta especies más exóticas como granos del paraíso, pimienta de Java, malvavisco o milenrama. Y es que esta fórmula aromática es tan secreta como la de Coca-Cola.

Las tropas nacionalsocialistas consumieron este licor durante la Segunda Guerra Mundial. Herman Goring, lugarteniente de Hitler, lo popularizó entre los altos mandos y se usó en el frente de batalla como analgésico e, incluso, como desinfectante en casos de emergencia, debido a su 35% de contenido alcohólico. Su característico logotipo (la cabeza de un ciervo con una cruz entre sus cuernos) es un homenaje a "San Huberto" y "San Eustaquio", patrones de la caza. En 1973, la bebida se convirtió en la primera marca que patrocinaba a un equipo de fútbol profesional, concretamente a Eintracht Braunschweig. Y en la década de los 90, ya se podía consumir en bares de toda Europa y Estados Unidos. En España acaba de ponerse de moda. 

La botella contiene un verso del cazador y escritor prusiano Oskar von Riesenthal: "Es el honor de un cazador proteger y preservar su juego, cazar con caballerosidad y honrar al creador y sus criaturas". Sirven estas palabras como decoración del recipiente. Nunca como recital para "cazar ligue" a altas horas de la madrugada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario