"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







miércoles, 10 de agosto de 2011

Espiritualidad y arte



Por Fernando Trujillo


En la actualidad existe una tendencia dentro del arte que es la del ateísmo, ser ateo dentro del mundo del arte está de moda, criticar la religión (sobre todo la cristiana) está de moda más que nunca. Creer en la ciencia, en el progreso, en la democracia y en la economía son los nuevos valores del artista del siglo pasado y de este.
Se ha creado dentro del mundo cultural moderno una lucha entre el arte y la espiritualidad. La mayoría de los “intelectuales” modernos se han propuesto a criticar cualquier forma de espiritualidad acusándola de ser un obstáculo para el progreso humano. Estos nuevos “intelectuales” se ponen la etiqueta de ateos como una moda, por qué ser ateo en nuestra época significa ser liberal y de mente abierta.
La gran mayoría de estos “artistas” han despreciado cualquier tipo de espiritualidad (a la que llaman “superstición”) para ser adeptos de un frio racionalismo. Estos nuevos “artistas” son creyentes en la ciencia y el progreso tecnológico, tienen como sus dioses a Marx, Lenin, Einstein, Freud y Ayn Rand entre otros promotores del ateísmo y del mundialismo.
Entonces cambiaron el espíritu por lo material, por el dinero, la tecnología, el racionalismo científico y una democracia burguesa más orientada en conseguir votos que en ayudar al pueblo.
Estos nuevos “intelectuales” pertenecen a una burguesía atea que se jacta de “pensar por sí misma”, que se hace seguidora de nuevas modas y que se dice liberal.
A todo esto queda la pregunta ¿Está peleado el arte con la espiritualidad? Para cualquier artista moderno la espiritualidad es un impedimento en el arte. Si esto fuera cierto ¿Por qué ha habido grandes obras basadas en la espiritualidad? El arte pagano, el arte medieval, el arte del Renacimiento, el romanticismo, el simbolismo todo ese arte influido por la espiritualidad son tan solo un ejemplo de que esta no es un freno en el arte si no que es parte esencial del arte.
El arte es la expresión de los sentimientos más elevados del hombre, no tiene sentido enfrentar el arte y la espiritualidad, ahora cuando hablo de espiritualidad me refiero a un sentimiento superior a este mundo, la creencia en algo superior que libere al hombre de sus cadenas materiales.
Hablar de un arte sin espiritualidad, es hablar de un arte vacio, hecho para vender, que no despierta ningún sentimiento en el alma humana.
Es estúpido y hasta presuntuoso calificar el arte moderno como la “culminación del arte” al mismo tiempo que desdeña el arte antiguo calificándolo de primitivo. Quien hace esta afirmación no es un verdadero artista si no un idiota.
Desgraciadamente en nuestro tiempo hay muchos cretinos con pretensiones artísticas que desdeñan el arte antiguo y religioso, calificándolo de inferior y sin valor al mismo tiempo que admiran el arte moderno, un arte que en su mayoría es sin trascendencia espiritual y sin contenido.

La gran mayoría de los artistas modernos alegan que el ateísmo y la ciencia son una superación para el progreso de la humanidad. Mientras que comparan cualquier creencia religiosa o espiritualidad con superstición.
La expresión marxista “La religión es el opio de los pueblos” ha sido una influencia muy fuerte dentro del arte moderno. Diversos movimientos culturales del siglo XX adoptaron un fuerte rechazo a cualquier tipo de espiritualidad muchas veces acusándola de ser “fascista” o “primitiva”.
El progreso es el siguiente pasamos de una dictadura religiosa a la dictadura de la ciencia, en donde no se puede cuestionar el progreso científico ni los avances en la tecnología quien lo hace es de “mente cerrada” o un “fanático”.
El ateísmo por otro lado es mucho más opresivo e intolerante de lo que cualquier religión pudo haber sido antes. Es una doctrina que no libera si no que atrapa al hombre en las redes del racionalismo.
Si no existe un ser o un ideal superior entonces el hombre es esclavo del dinero, de la ciencia, de la razón, de una vida ordinaria e industrializada.
Una existencia sin poder soñar o sin poder creer en algo es el infierno y un arte sin espiritualidad es un arte sin trascendencia.
Así tenemos a un ejército de artistas modernos que cada año sacan una nueva galería, una nueva muestra de sus esculturas y todo su arte es olvidado en poco tiempo.
Porque no expresa nada más que la pretensión del que se dice artista, no tiene sentimientos y carece de sensibilidad.
El ateísmo es una falacia por que el hombre necesita creer en algo, esta necesidad no es únicamente biológica si no que es también emocional y espiritual. El objetivo del ateísmo es eliminar cualquier tipo de creencia en lo sobrenatural pero esta necesidad de creer es parte del código genético del hombre y eso no se puede cambiar.

El arte es un camino para una trascendencia espiritual, que une al hombre con la iluminación y que lo ayuda a descubrir su propia divinidad interior.
Desde tiempos inmemoriales el arte ha estado unido con la religiosidad, desde el arte de los paganos, hasta las catedrales medievales, pasando por la escultura y pintura del Renacimiento. Las esculturas de los antiguos dioses no son producto de mentes “primitivas” si no de mentes y espíritus elevados.
Las catedrales medievales, las representaciones artísticas de vírgenes y ángeles son el producto de espíritus sensibles conectados con una forma de religiosidad.
El arte hindú está influido por completo por la espiritualidad budista e hinduista, está en su música, en su literatura y en sus templos. La misma religiosidad budista se encuentra en que cada templo del Tíbet. No es de extrañar que el gobierno comunista de China se haya empeñado en destruir templos y burlarse de las creencias religiosas de su gente. Las mentes pequeñas no entienden (y odian) a las almas más elevadas.
El arte islámico está totalmente complementado por el Corán, se puede ver en sus mezquitas, en sus artesanías, en su pintura, hay una enorme influencia religiosa en su arquitectura y en sus libros.
Puedo dar el mismo ejemplo en Japón, los indios americanos y otras naciones del mundo pero llegamos a la misma conclusión que el arte y la espiritualidad son parte de un Orden Total que eleva al hombre.
No estoy diciendo que para ser un verdadero artista es requisito creer en Dios. La espiritualidad tiene muchos caminos y la Divinidad es poseedora de múltiples aspectos, algunos de ellos son bondadosos mientras que otros son crueles, algunos son masculinos y otros femeninos. La Divinidad es un Todo así como el arte.
El arte moderno es en su mayoría basura por que el hombre se ha alejado de la Divinidad y al alejarse de ella ha perdido su alma.
En este tiempo el arte se ha racionalizado, se ha hecho un arte de masas, creado para vender o para ganar algún premio pero sin trascendencia.
Las galerías de arte moderno están llenas en su totalidad de pinturas y esculturas vacías de contenido. No inspiran nada en el alma, ninguna emoción ni ningún sentimiento y que serán olvidadas en la siguiente exposición.
Nuestro tiempo está dominado por Pollock, Picasso, Miro, Warhol y las corrientes abstractas, impresionistas y cubistas. Este arte ha sido creado para satisfacer las necesidades de su tiempo y de su gente pero no para perdurar a través de los siglos.
Si miramos la obra de Pollock o Miro estaremos viendo la corrupción y el vacio del alma del hombre de nuestro tiempo.
La fealdad de este tipo de arte es al mismo tiempo la fealdad del alma humana, de un ser vil e incompetente, insatisfecho con su propia existencia.
Los imitadores de Andy Warhol y de la escuela impresionista llenan las galerías con esculturas hechas de basura, cuadros llenos de manchas, una lata de sardinas abierta y a toda esta basura se le llama arte moderno.
En galerías, incluso en las mismas calles podemos encontrar unas cajas apiladas una sobre otra y lo llaman arte, un bote de basura con un grafiti al que llaman arte y unas latas de sopa una sobre otra a lo que llaman arte.
Si expresas que todo esto es basura seros tachado de ignorante pero si dices que es muy artístico serás considerado una persona culta.
¿Alguien recuerda al artista que expuso la otra semana? ¿La galería de la semana pasada? ¿Alguien recuerda la expo de culturas del mes pasado? Este tipo de arte y quienes lo crean están destinados al olvido.

En realidad el arte moderno no es una evolución como sus defensores quieren hacernos creer, si no una involución. El arte moderno es el más primitivo de todo el arte, es una vuelta a la pintura rupestre de los cavernícolas.
Los cuadros impresionistas nos recuerdan a los dibujos de nuestros antepasados con la excepción de que estos expresaban algo.
Todo el arte moderno que va desde la escultura, la pintura, la literatura, arquitectura está condenado a ser olvidado. Porque cada corriente es una nueva moda que va pasando ya no con el paso de los años si no de los días.
Un arte hecho para trascender es una obra hecha para la eternidad, no para una civilización en crisis o una civilización en su apogeo si no para perdurar a través del tiempo. A pesar de los siglos aun nos fascina la Venus de Milo o nos quedamos maravillados con la arquitectura de los templos hindúes.
Arte y espiritualidad son un Todo, una unión perfecta que ha existido desde tiempos antiguos. ¿Por qué cambiar esto? El arte nos acerca a la belleza, a la armonía con el universo y a la Divinidad.
Si Gaudí, Rodin, Wagner, Tolkien, Heidegger, Dalí, Papini, Lawrence y Norman Rockwell han sido creadores de un arte hermoso que rebasa las barreras de nuestro tiempo es porque tenían una fe y una espiritualidad más allá del progreso industrial y la ciencia moderna.
Miremos las pinturas del Renacimiento y miremos las pinturas impresionistas, en las primeras vemos a un ser humano sensible y elevado mientras que en la segunda vemos a un hombre vacio y caído.
El arte es amor, espiritualidad, rebelión, belleza, transgresión, honor, valor y ante todo es la redención a un mundo en crisis.
Urgen nuevos artistas quienes combatan al arte burgués, conformista e inhumano, que formen un nuevo camino entre el hombre y lo divino.

Agosto 2011

4 comentarios:

  1. El ateímo y la espiritualidad son perfectamente compatible.Es mas, la espiritualidad es la actividad humana encaminada hacia la sublimación del individuo y esto no es patrimonio de ninguna religión.

    ResponderEliminar
  2. El ateímo y la espiritualidad son perfectamente compatible.Es mas, la espiritualidad es la actividad humana encaminada hacia la sublimación del individuo y esto no es patrimonio de ninguna religión.

    ResponderEliminar
  3. "El ateísmo y la espiritualidad son perfectamente compatibles". Para el ateo, Dios (el Espíritu) no existe, pero son "perfectamente compatibles"...

    Jejeje...me encantan...

    ResponderEliminar