"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







viernes, 12 de diciembre de 2014

Europa: pagana y cristiana



Juan Pablo Vitali

Creo que el confesionalismo nos ha hecho mucho daño. El confesionalismo en la política, entiéndaseme bien, que por lo demás cada uno profesará su religión.
Europa no es una confesión sino una cultura, en la cual han florecido fenómenos religiosos. Europa ha sido pagana y ha sido cristiana. Pero eso no define demasiado, ya que cada pueblo europeo ha ejercido su paganismo o su cristianismo de diferentes modos. Y tanto paganos como cristianos europeos se han masacrado entre sí.
A América no ha llegado el paganismo europeo, pero el cristianismo que se profesa aquí tiene su propio perfil. Por otra parte, la espiritualidad sudamericana es un proceso dinámico y complejo.
La más antigua religión de los pueblos indoeuropeos fue precisamente el hinduismo: una religión que no hacía proselitismo. El proselitismo institucionalizado es una política, es confesionalismo.
Por lo general no me interesa si una persona que defiende a nuestro pueblo es o no religiosa en el sentido de las definiciones institucionales o de las etiquetas preestablecidas. Sólo le pido respeto a mis sentimientos y a mis inquietudes en tal sentido. No siendo cristiano, sé que el cristianismo ha formado parte de la cultura de nuestro pueblo por milenios. Y no me molesta ni podría molestarme, ya que el genio y la cultura de los nuestros ha vivido su historia enlazado con Cristo y el cristianismo. Pero no por eso me siento obligado a seguir esa religión. Detrás del cristianismo hay todavía muchos milenios más. Y como la espiritualidad es dinámica como la historia, puedo encontrar allí los elementos con los cuales me siento identificado sin sentirme anticristiano. Definirse por lo “anti” es triste y hace imprescindible al oponente en contra del cual nos definimos. En todo caso, si el cristianismo ha entroncado con el genio espiritual de una parte importante de nuestra gente, lo que amo y respeto es a nuestra gente y a su elección espiritual. No por eso dejo de tener yo la propia. No niego al cristianismo, solamente me molesta su costado totalitario.
En general, no soy yo como no cristiano quien tiene la necesidad de rechazar al cristiano, sino al revés. No me siento superior por mis búsquedas espirituales, pero tampoco quiero sentirme inferior. Y a menudo es difícil decir que uno no es católico entre católicos, aunque compartamos muchas cosas.
El espíritu religioso de los pueblos no se puede inventar. Ocurrió el paganismo y ocurrió el cristianismo. No sé qué ocurrirá ahora. Mi idea básica es que Europa desarrolló una gran cultura que nació en Grecia. No creo, como algunos neopaganos, que la decadencia haya sido culpa del cristianismo. En todo caso, Roma asumió el cristianismo y luego lo hicieron los pueblos del Norte. Si un pagano echa la culpa de algo así al cristianismo, utiliza el concepto de culpa que es una idea muy cristiana. Sería un contrasentido. Existió un largo proceso político y religioso que terminó con el paganismo tal como fue en la antiguedad, y lo incorporó de algún modo a la nueva religión. Unos dirán que para bien, otros que para mal. Hoy ese proceso ha quedado atrás. La supervivencia de la cultura europea como tal no encontrará una espiritualidad que se exprese igual que en el pasado. En nosotros está si esa nueva forma será para defender y construir juntos o para enfrentar y destruir separados. Poco margen de maniobra nos queda.
Y si la fe es un don de dios, yo agradezco a mis dioses la mía tanto como un cristiano agradece a su dios la suya. No obstante, somos parte de un mismo pueblo y de la supervivencia de ese pueblo es de lo que se trata. En todo caso necesitamos un número suficiente de grandes hombres que no tenemos. Con actitudes de totalitarismo confesional lo más probable es que no logremos reunirlos nunca más.

Fuente: El Manifiesto


No hay comentarios:

Publicar un comentario