"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







lunes, 6 de abril de 2015

Simo Hayha y la Guerra del Invierno



Por Fernando Trujillo

Hace unos meses que estuvo en cartelera la película American Sniper de Clint Eastwood que estuvo nominada a los premios Oscar y que dio mucho de qué hablar durante un buen tiempo. La mayor parte de las críticas no fueron a la historia en sí, fueron sobre la figura de Chris Kyle el francotirador más letal de la historia americana, los círculos pacifistas y progresistas acusaron a la película de hacer apología de un “asesino”, “racista”, “psicópata”, uno de ellos el egocéntrico y nauseabundo Michael Moore quien llamo a los francotiradores cobardes en su cuenta de twitter.
Si Chris Kyle exagero los hechos de sus hazañas, si solo buscaba fama o lo que sea esto no lo vamos a debatir porque no tiene caso hacerlo. Kyle posiblemente sea el francotirador más letal de Estados Unidos pero no del mundo, ese honor le pertenece a un finlandés.
Simo Hayha apodado “La Muerte Blanca” tiene algunos paralelismos con el famoso Kyle, ambos francotiradores, ambos letales, ambos lucharon en terrenos hostiles (el invierno y el desierto), la diferencia radica en que mientras que Kyle fue parte de una invasión Simo fue parte de la resistencia, un defensor de su país.
Simo Hayha nació un 17 de diciembre de 1905 en un pueblo agrícola de la región de Rautjarvi, situada entre la frontera de Finlandia y Rusia. Fue el segundo de ocho hijos de una familia campesina que se dedicaba a la caza, la ganadería y la pesca. De niño le gustaba jugar béisbol, la cacería y el tiro deportivo en la que sobresalió.
Dentro de la mentalidad moderna y la psicología existe la creencia que solo algún trauma infantil pueden hacer de un ser humano un asesino desalmado, un ser violento o en el caso de nuestro personaje un soldado, como si el instinto humano no importara pero lamento decirles que Hayha tuvo una infancia y adolescencia normal, no hubo ningún evento traumático ni ninguna patología temprana de la cual poder escribir análisis sensacionalistas.
Hayha no fue un psicópata, ni tuvo una infancia infeliz, como veremos en unos párrafos más fue un hombre que cumplió con su deber de defender la patria frente al enemigo.
En el año de 1939 mientras que Simo era miembro de la Guardia Blanca, comienza lo que se conocería como la Guerra del Invierno entre Finlandia y la Unión Soviética, un episodio desconocido por la mayoría pero también lleno de valentía y heroísmo.
Los soviéticos comienzan con su invasión siguiendo las ambiciones imperialistas de Stalin de extender el poderío comunista.
La Guerra del Invierno nos muestra la fuerza de voluntad, resistencia de un pueblo, de una comunidad pequeña frente a un enemigo más poderoso militarmente, más despiadado y con un arsenal más destructivo.
Esta historia derriba la mentira economista de que sin dinero no se puede hacer nada mientras que reafirma la teoría del manpower, del poder de los hombres, una comunidad pequeña pero con un pueblo sano, fuerte, de alta calidad genética puede hacer frente y derrotar a un enemigo más numeroso como sucedió en este caso.
Pese a ser un número inferior los finlandeses recurrieron al conocimiento de su terreno, a camuflarse en la nieve, ataques sorpresa. En este terreno se desempeñó Hayha como francotirador usando la mira de acero del propio rifle en lugar de la mira telescópica (ya que la luz solar se puede reflejar en el lente y señalar su ubicación), observando detenidamente a sus blancos, escogiendo cuidadosamente a su víctima, muchos militares ocultaban su rango por lo que Simo observaba a quien pudiera dar órdenes o se le diera un cierto respeto.
Sino usaba una variante finesa del fusil soviético Mosin Nagant aunque otras fuentes afirman que usaba el fusil Sako modelo 28-30.
Pronto entre las filas rusas comenzó a ser conocido como la Muerte Blanca debido a la letalidad de sus ataques, debido a las bajas que había entre sus tropas. En los tres meses que duró la guerra los finlandeses plantaron cara a un enemigo más numeroso llegando incluso a morir 8000 soviéticos durante la batalla conocida como el “Milagro de Kollaa”.
Durante los 105 días que duró la guerra Simo llego a acabar con las vidas de 505 soviéticos cifra oficial y hasta el momento insuperable aunque otras fuentes afirman que hubo más muertos.
Finalmente el día 6 de marzo de 1940 fue herido por una bala en el rostro dejándolo incapacitado por el resto de la guerra.
Finlandia pudo conservar su soberanía pero tuvo que ceder una parte de su territorio a la Unión Soviética como parte del acuerdo de paz.
Simo Hayha fue reconocido como héroe de guerra, Simo pasó sus días en los bosques con la cacería como pasatiempo sin buscar la fama por sus hazañas, solo vivir retirado en los bosques como cazador, murió en abril del 2001.
Los ambientes fríos dominados por la nieve, por un invierno hostil forman un tipo de hombre duro, inflexible consigo mismo y con los demás, un hombre ascético, de carácter sombrío, un superviviente nato, es en este tipo de climas donde hombres como Simo Hayha se forman. Por el contrario los ambientes tropicales, soleados forman un hombre diametralmente opuesto al anterior, un tipo de ser humano relajado, egoísta, materialista y débil de espíritu.
Fue esta dureza de espíritu, de carácter lo que llevo a los finlandeses a poder humillar al ejército soviético.
Como conclusión a este breve artículo podemos decir que Simo Hayha y los soldados finlandeses de ese periodo pertenecen a un ciclo heroico de carácter mítico que revivió en la época de los tanques y bombardeos, demostrando que la voluntad es más fuerte que el poder de la maquinaria más moderna.
Pertenecen a un mundo heroico que ya no existe alejado de este mundo tan viciado, Simo paso sus últimos días en los bosques como un héroe solitario y ascético, ajeno al sombrío mundo del siglo XXI.

Abril 2015




1 comentario:

  1. Disfruté mucho leyendo este artículo, gracias por aportarme algo valioso.

    ResponderEliminar